La relación VIRGO-PISCIS

Resultado de imagen para parejas rockeras

Los Peces han nacido bajo una doble influencia femenina: el signo solar femenino de Piscis, regido por el planeta Neptuno, también femenino. Los Vírgenes también han nacido bajo la influencia de Mercurio, un planeta masculino. Enseguida salta a la vista que los Vírgenes les llevan una pequeña ventaja a los Peces, en el sentido de la iniciación activa o positiva (o sea, masculina). Esto no significa, empero, que los Piscis echen algo de menos. Todos los Peces piensan que, en el mejor de los casos, la iniciación activa consume energías y es cansadora, y preferirían no tener que cargar con la necesidad astrológica de «iniciar activamente» algo en particular. De modo que están muy contentos de poder dejar a Virgo las vibraciones masculinas de Mercurio. Igualmente, los Piscis deben tener siempre presente que los Virgo están en condiciones de recurrir tanto a las armas masculinas (Mercurio) como a las femeninas… así que pueden ser muy arteros. (Claro que los Piscis también pueden ser más que un poco esquivos, dada la influencia evasiva de Neptuno.) Si he hablado de «armas», ello se debe a que el Pez y la Virgen representan la configuración de signos solares 7-7, de oposición. No se trata en verdad de que Piscis y Virgo estén en guerra entre sí, sino de que cada uno de ellos posee determinadas cualidades que el otro (aunque sólo sea en el plano inconsciente) no tiene, envidia y desearía adquirir. Para empezar, los Virgo poseen el talento de ordenar las tarjetas mentales. Pueden seleccionar, archivar eficientemente y localizar, cuando los necesitan, datos detallados sobre toda clase de personas, situaciones, preocupaciones, problemas y frustraciones. Todo está pulcramente asentado. Las cuentas de banco de Virgo tienen casi siempre un balance correcto entre las entradas y las salidas (con las excepciones que confirman la regla, como las de los Vírgenes que tienen signos lunares o ascendentes Piscis). Generalmente los Virgo pagan las cuentas en la fecha del vencimiento, llegan al trabajo puntualmente o con unos minutos de adelanto, duermen el número apropiado de horas cada noche (cuando no se sienten mal de salud o las preocupaciones no les producen insomnio), escriben sin tardanza sus corteses cartas de rutina, conservan sus ropas y artículos personales en un orden más o menos sistemático… y cuidan que sus carro, sus dentaduras y todo lo demás sea controlado con regularidad para prevenir posibles deficiencias. Pueden descubrir la mancha circular de un cuello de camisa a cien metros de distancia, y suelen medir escrupulosamente el blanqueador y el detergente que echan en la lavadora, para no pecar por exceso ni por defecto. Rara vez les ponen multas por aparcar incorrectamente o por conducir a demasiada velocidad… y nunca derrochan excesiva energía en actividades contraproducentes, como pueden serlo el soñar despierto, el distraerse, el relajarse y el tomárselo con calma. (Tampoco tienen fama de dilapidar excesivas sumas de dinero.)

El Piscis típico es la verdadera antítesis de todo lo precedente. Por lo que concierne al orden estricto, la mayoría de los artículos personales de un Piscis se asemejan a una pintura abstracta de Picasso. En cuanto a la pulcritud de sus moradas, ya sea que vivan en una habitación, en un apartamento, en una casa o en una mansión, la residencia de vuestro Pez típico es más o menos tan pulcra como un cuadro de Dalí: el caos absoluto. Un encantador, hermoso desbarajuste de confusión total, veteado con los colores del arco iris. Pero sólo en el ámbito de la pulcritud. Fuera de él, siempre reina una contradictoria pero inconfundible sensación de paz y sosiego, hipnóticamente tentadora, en pleno desorden de Piscis. De cuando en cuando, claro está, tropezarán con un súbdito de Neptuno, como un Pez soltero de Colorado que yo conozco, cuya casa siempre está lista para que los fotógrafos de una revista de decoración doméstica irrumpan sin aviso previo… pero él tiene varios planetas en Virgo, y un ascendente Virgo. La astrología sigue afirmando que la mayoría de los hogares Piscis son como un ovillo de cintas de colores: una delirante trama de calidez, intimidad, té y simpatía, y desorden informal, donde no todos los rincones y recovecos están escrupulosamente desempolvados. ¿A quién le importan unas motas de polvo en los rincones y recovecos? (Los Peces tienen muchos secretos de distintas dimensiones arrumbados en sus rincones y recovecos, y quizá no quieren que Virgo los moleste con su plumero.) En realidad, todas aquellas cualidades de Virgo enumeradas más arriba no son hábitos que los Peces deseen adquirir… conscientemente. Sin embargo, en lo más recóndito, saben que saldrían ganando si dedicaran un poco menos de tiempo a soñar despiertos y a relajarse, si holgazanearan un poco menos, y si fueran un poco más ordenados en el plano mental y más pulcros en el plano emocional… respecto de sus autos, del cuidado de sus dientes, de sus cuentas bancarias o de lo que fuera. Sencillamente no les gusta confesarlo. Pero lo intuyen, y es por ello por lo que los Peces se sienten fascinados por los Virgo. Mejor dicho, se sienten fascinados por el sexo opuesto de su signo solar opuesto, o sea de Virgo, pero es posible que estén un poco nerviosos en compañía de Vírgenes de su mismo sexo, que parecen lanzarle a Piscis un desafío tácito de competición.

No hay nada en el mundo que ponga más nervioso e incómodo a un hombre o mujer Piscis que la sensación de que pretenden que compita, de alguna manera, con alguien. Competir es una actividad que casualmente les parece a ellos «contraproducente»… un derroche de tiempo y energía. Como ambos nacieron bajo signos mutables, Virgo y Piscis se dan a menudo la sorpresa mutua de apañárselas para comunicarse muy bien, aunque estén compitiendo, no obstante las enormes diferencias de sus personalidades antagónicas. Además, ambos son un poco reticentes y reservados con los extraños. No sería justo (¿Qué hace Libra aquí? ¿Quizá nos ayuda a reconciliar al Pez y el o la Virgen?)… Como decía, no sería justo (Libra hace un ademán de asentimiento, con una sonrisa radiante de aprobación) dejar de señalar que el Pez también posee cualidades que a los Vírgenes les convendría imitar… y no correremos ningún riesgo si apostamos que Virgo, a diferencia de Piscis, lo sabe en el plano consciente. La mente de Virgo es tan perspicaz y está tan alerta que no deja casi nada en el inconsciente. Los Virgo extraen todos sus pensamientos y sentimientos del subsuelo, por así decir, y los verifican periódicamente para asegurarse de que no han omitido, descuidado ni extraviado nada. Así que generalmente los Vírgenes tienen dolorosa conciencia no sólo de la vaga envidia que experimentan cuando están en presencia de los Piscis, sino de lo que la causa. Se trata del talento de Neptuno para soñar despierto y desear, y para hacer luego que esos sueños y deseos se materialicen mediante una suerte de extraña alquimia neptuniana, ya se trate de hacer aparecer mágicamente en la avenida un espacio donde aparcar, o de contraer felices nupcias, o de ganar el premio Nobel de la Paz, y a veces el Pulitzer. Virgo frunce el ceño. Bueno, ¿pero cómo lo logran? ¿Se rocían con polvo de hadas?

Tu conjetura ha dado en el clavo, Virgo… como sucede con frecuencia (y el buen Dios sabe que así debe ser, dada la forma en que analizas y vuelves a analizar todas las posibilidades antes de aventurar dicha conjetura). Los Peces consiguen que sus sueños y deseos se materialicen mediante el simple procedimiento de afirmar continuamente su fe en la bondad esencial del «todo» (el inconsciente masivo, colectivo) y en la sabiduría eterna de la paciencia resignada. (Los Virgo tampoco marchan a la zaga en el área de las pautas de paciencia, pero nadie calificaría esta paciencia de «resignada».) Lamento decirles esto, Vírgenes, pero lo logran gracias a que no fastidian y ofuscan sus sueños y deseos hasta hacerlos desaparecer en las sombras de la futilidad. En verdad, estas características de Neptuno resultan ser los ingredientes principales del polvo de hadas. Virgo manifiesta admiración e interés, pero continúa perplejo. ¿Dónde se puede comprar más o menos una pizca de este polvo de hadas? ¿Y acaso es tremendamente caro? Has errado el tiro. Lo siento. Sé cuánto aborreces errar el tiro. Pero eso es lo que has hecho. En primer término, uno nace con un acopio de polvo de hadas, o nace sin él. Si has nacido con él (como le sucede a Piscis), tanto mejor… pero también puede ser tanto peor, porque quien posee una dosis invisible de polvo de hadas irradia en su aura un determinado color que los malvados y los pequeños entes aviesos del plano astral captan con facilidad, y que los incita a atormentarte con billones de problemas diversos para poner a prueba tus méritos. También se empecinan en tratar de robarte el polvo de hadas. Verás, ésta es la antigua ley metafísica en virtud de la cual la luz atrae a las tinieblas. En segundo término, si no has nacido con él, evidentemente deberás apañarte para conseguir de alguna manera una pizca, al menos para las emergencias, y el método más seguro para garantizar que no la hallarás consiste en preguntar el precio y preocuparte por el desembolso. Apenas inicias ese exasperante mantra monetario, la sustancia desaparece, porque el polvo de hadas es muy aficionado a llevar la contraria (casi tanto como las hadas mismas, que pueden ser en verdad increíblemente antagónicas cuando se sienten de humor para las travesuras). Para obtener el polvo de hadas lo mejor es asociarse íntimamente con un amigo, colega, pariente, amante o consorte Piscis.

Ahora bien, debo ceñirme a la verdad y a los hechos (o Virgo nunca me lo perdonaría), confesando que, si bien los Peces tienen una abundante reserva de polvo de hadas mágico, y si bien generalmente se resisten a permitir que sus sueños y deseos se «pierdan en las sombras de la futilidad», al mismo tiempo incurren periódicamente en la culpa de someterse a aprensiones, temores y timideces sin nombre. No me acuses de confundirte, Virgo. Piscis es un signo solar de dualidad, ya sabes. Oh, ¿uno de ésos? Sí. Uno de ésos. A Piscis lo representan dos peces, no uno… y peor aún, los Peces simbólicos nadan en diferentes direcciones. No es nada fácil vivir tironeado en diferentes direcciones al mismo tiempo. A ti, como Virgen, te haría perder la cabeza que te tironeen en dos direcciones simultáneamente. No sabrías qué ruta analizar en primer término. De modo que deberías tributar tu compasión a todos los Peces que conoces. Dios sabe que ellos siempre hacen fluir su compasión entre todos los demás con tanta perseverancia, que ciertamente necesitan que se la tributen también a ellos, para levantarles el ánimo de cuando en cuando. Tomemos, por ejemplo, la sensibilidad de Piscis. Los Peces son asombrosamente sensibles y precognitivos. Pueden leerte la mente y el corazón antes de que pronuncies una sola palabra. Ya seas un amigo o un desconocido. Captan tus vibraciones y absorben las alegrías y penas emocionales, las euforias y depresiones de todos los que están a pocos metros de ellos. En un sentido, esta facultad es una bendición. Hace que el Pez sea compasivo, sagaz, comprensivo y telepático. En otro sentido, puede ser una maldición. La facultad de ser sensible a los pensamientos y sentimientos de los demás, ya sea que estén en la misma habitación o a cierta distancia, trae consigo un peligro constante, por una razón astrológica concreta. El don de la «sensibilidad» o la telepatía nunca aparece (y esto incluye a las personas de todos los signos solares que tienen configuraciones planetarias sensibles en sus cartas natales) sin estar acompañado por el rasgo gemelo de la imaginación vívida… y de la creatividad excepcional en potencia. Aunque ésta no sea estimulada en la infancia, y por tanto quede encubierta, está infaliblemente latente en la personalidad de los Piscis (o de cualquier persona sensible de cualquier signo solar). Por ello los Peces sensibles deben estar siempre en guardia para no permitir que la imaginación poderosa y los talentos creativos que todos ellos poseen en alguna medida (tengan conciencia o no de ello) deformen las «imágenes» que reciben constantemente de los demás, y velen sus impresiones con tonos y matices posiblemente engañosos. La imaginación, como el fuego, es «una buena servidora, pero una mala ama».

Existen pocas posibilidades de que Virgo permita semejante deformación. Por tanto, los Vírgenes pueden prestar una gran ayuda a Piscis, y la oportunidad de prestarla seduce a los Virgo, en razón de que ésta es su misión capital en la Tierra. Pueden señalarle cortés y afablemente al Piscis en qué caso una determinada imagen, impresión o idea no es tan negativa como el Pez supuso al principio, colaborando con el regido por Neptuno para que éste haga aflorar todos los colores radiantes de sus ideas, después de retocar lo negativo con la realidad (una realidad que es casi siempre más promisoria de lo que parecía superficialmente). ¡A los Virgo les sucede lo más maravilloso cuando proceden así! Salen de una sesión de diván, reconfortante y relajante, con un Pez (que a veces necesita desesperadamente consuelo, el mismo que Piscis suministra tan generosa y humildemente a los demás) sintiéndose bastante felices y alegres y bien, por dentro. Entonces, súbitamente, en la mitad de la noche, Virgo nota que sus manos parecen ásperas. En verdad, todo el cuerpo del Virgen o la Virgen, de pies a cabeza, parece… bueno, no inmaculadamente limpio y reluciente. ¿Cómo es posible esto, si antes de meterse en cama se duchó como todas las noches? Así que Virgo corre al cuarto de baño para lavarse las manos, ¡y oh, sorpresa! Ha ocurrido un milagro. Las manos del Virgen o la Virgen están cubiertas con una sustancia brillante, titilante, fina, semejante a pequeñas escamas de estrellas. Polvo de hadas. El Pez se lo transmitió por contacto. Y no le costó un céntimo. Ahora Virgo también tiene un toque de magia, como el Piscis… ¿y no será divertidísimo? Todo porque le brindó a un pez triste y solitario una pizca de la misma compasión y la misma «atención» auténticamente sincera que el Pez concede tan generosamente a los demás, y tanto, necesita para sí mismo (o para sí misma). Así es como se obtiene el polvo de hadas. No lo venden en las tiendas. Ahora que Virgo tiene su dosis del misterioso elixir de Neptuno, hay que recordar qué es lo que sucederá inevitablemente a continuación. Igual que en el caso de Piscis, el aura de Virgo se cubrirá instantáneamente con vetas de ese extraño color que les informa a los trasgos del plano astral que por ahí anda alguien que oculta una reserva secreta de polvo de hadas… y antes de que pase mucho tiempo, Virgo enfrentará las mismas pruebas por las que pasa Piscis, y se enredará, como el Pez, en las madejas de las diversas aflicciones, intrigas y complejos problemas de los amigos, de los seres amados, de los vecinos y de los desconocidos. ¡Estupendo! Piscis no podría otorgarle a Virgo un don más preciado que éste. Imaginen. Cien nuevas preocupaciones para analizar y resolver eficientemente, como sólo un Virgo puede hacerlo. ¿Ven? Virgo ya ha danzado jubilosamente hasta el escritorio, y está escribiendo urgentemente, como de costumbre, una nota de agradecimiento a Piscis.

Querido Pez: Muchísimas gracias por la velada. ¿Estás seguro de que no te debo nada? Realmente no debes regalarlo todo, como lo haces. Tu comportamiento es generoso y tierno, pero recuerda que «la caridad bien entendida empieza por uno mismo». Sea como fuere, sentía la necesidad impostergable de informarte cuánto te agradezco todos los nuevos problemas queme has permitido compartir contigo y con tus amigos. Nadie me hizo un regalo tan prodigioso desde aquella Navidad en que yo tenía tres años, y Santa me dejó un enorme auto desarmable bajo el árbol. Tardé meses, literalmente, en descubrir dónde encajaban exactamente todas las piezas. Ése fue el instante más feliz de mi vida, hasta ahora. Espero que te sientas mejor, después de nuestra pequeña charla. Te visitaré dentro de pocos días, para ver si necesitas algo y si puedo prestarte alguna otra ayuda. Nuevamente, gracias.

Afectuosamente

P.D. Acabo de comprender cuán emocionante era creer, antaño, en Santa, el Conejo de Pascua, los druidas, los trasgos, los gnomos y las estrellas que te conceden los deseos. Me has hecho recordar mis viejos sueños, e incluso me has enseñado que tal vez valen realmente algo, aun después de tantos años. Quizá los desempolvaré un poco. Durante todo este tiempo que pasaron en el sótano debieron de acumular una cantidad tremenda de polvo. Espero que ninguno de ellos se haya roto. Claro que supongo que podría pegarlos cuidadosamente. ¿Crees que alguien lo notará? Ahora debo cerrar esta carta, porque son casi las doce menos dos minutos y medio de la noche, y he puesto el despertador para las cinco de la mañana, porque debo llegar al trabajo a las ocho. ¿Sabes qué podría hacer? Podría tomarme mañana un día libre, relajarme y hojear algunos libros que tenía ganas de leer. Dios mío. Este licor es muy fuerte. Embriagante, de veras. Probablemente también es sano. Apuesto a que incluso ayuda a regularizar el intestino, y es posible que elimine mi indigestión nerviosa. Sencillamente deberás permitir que te lo pague de alguna manera, o por lo menos deberás autorizarme a hacer una donación a tu obra de caridad favorita. De lo contrario me sentiré terriblemente culpable por haberlo aceptado.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja puedes escribirme y solicitar una consulta. El pago se hace vía PayPal desde cualquier parte del mundo.

Amada Astral

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: