Hombre VIRGO Mujer ACUARIO

Una cosa es bastante segura (aunque pocas otras lo son, entre estos dos). Virgo y Acuario no prolongarán un contrato durante toda la vida si no los une un auténtico amor, lo cual se puede deducir de sus signos lunares y de otros intercambios planetarios mutuos de sus horóscopos. La regla rara vez se aplica con tanta frecuencia a todas las otras configuraciones de signos solares 6-8 como a ésta, por las peculiaridades de sus naturalezas. Cualquier otra cosa que no sea un amor verdadero y profundo (como una «amistad» de la era de Acuario, con una dosis de sexo) jamás durará. Imposible. Podrías decir que esto también vale para todas las otras parejas en general, nacidas bajo cualquier estrellas, pero se equivocan. Muchas combinaciones de signos solares convivirán durante años, mientras comparten el respeto mutuo y una empatía reconfortante, por falta de la energía, el deseo o la necesidad acuciante de entablar una relación más profunda con otra persona, y se conformarán con algo aceptablemente apacible, aunque no se trate de la «gran pasión» soñada en la juventud. Éste no es el caso de Virgo y Acuario. Los Virgo cortarán las amarras emocionales (que en el mejor de los casos los hacen sentir incómodos) si éstas empiezan a devanarse y a reducirse a la nada. Sólo un romance especial y significativo puede hacer que Virgo se comprometa, desde el principio. Si descubre que se ha equivocado, se encerrará en un silencio terco, negándose a seguir compartiendo su corazón…, y, no siempre, pero sí en la mayoría de los casos, continuará así durante el resto de su vida. Como Virgo es de todas maneras, básicamente, un solitario, ¿por qué habría de ir nuevamente contra su naturaleza? Se da por satisfecho con haberse evadido del primer fracaso conyugal. Prefiere vivir solo, jalonando su soltería con amoríos circunstanciales y frívolos, en lugar de arriesgarse a tener otro fracaso en una existencia compartida que, aunque marchara por buen camino, le produciría una vaga sensación de inquietud.

Cuando el amor desilusiona a un hombre Virgo, el desencanto sólo les demuestra a su mente y su corazón analíticos que su sospecha original, instintiva, de que en este planeta no existe algo parecido a una relación casi perfecta fue correcta, así que ¿por qué habría de cortejar un desengaño seguro y repetido? Se equivoca, por supuesto, ¿pero alguna vez intentaron probarle a un Virgo que está equivocado? En cuanto a los Acuario, el Aguador típico (hombre o mujer), una vez que ha reconocido su error, no vacilará en continuar la búsqueda amorosa, y cambiará las viejas relaciones por otras nuevas hasta encontrar un facsímil razonable del primer romance idealizado de su juventud (que pudo haber sido un idilio en la escuela primaria o un enamoramiento precoz en la escuela secundaria, al que se aferró tan tenazmente que tal vez fue la causa oculta por la cual el primer amor o matrimonio auténtico, adulto fracasó. ¿Quién quiere compartir a su consorte con un fantasma?). Algunas —no todas, pero sí algunas— chicas Acuario son capaces de tener salidas verbales bastante subidas de tono cuando tratan de sacudir a un hombre Virgo para que éste se fije en ellas o cuando tratan de arrancarlo de su constante y fastidiosa declaración de independencia emocional con un comportamiento inesperado y muy extravagante. Puesto que asistimos al despuntar de la excéntrica era de Acuario, cuando las vibraciones del imprevisible Urano bombardean en distinta medida a todos los jóvenes, cualesquiera sean sus signos solares, no puedo afirmar con certeza que las moderadas procacidades lanzadas por la representante de un sexo que tradicionalmente tiene una imagen de «azúcar y canela y todo dulzura» lo harán ruborizar y demolerán sus ensueños románticos… pero en los «viejos tiempos» previos a la revolución sexual, los hombres Virgo tendían a mirar con malos ojos a las mujeres que empleaban un lenguaje obsceno o exhibían un comportamiento poco convencional. No olvidemos que el símbolo de Virgo continúa siendo la Virgen, y que ésta representa una esencia innata de su naturaleza interior que ni siquiera los tiempos cambiantes pueden cancelar totalmente.

Ahora bien, no se apresuren a inferir que acuso a la chica Acuario de ser grosera. No es así. Sólo se trata de que generalmente es más extrovertida y franca que sus hermanas de otros signos solares (excepto Sagitario). No sólo más extrovertida y franca, sino también más independiente, poco convencional, imprevisible, insólita… y sencillamente más loca y excéntrica. A las mujeres Acuario no les interesan en absoluto la opinión pública o los chismes, y se rigen sólo por su propia pauta interior de honestidad y decencia. Vivir la vida ateniéndose a los dictados de la sociedad sería, para todas las Aguadoras, el colmo de la hipocresía. La magnitud de la veta de desprejuicio uraniano es variable, pero no deberán hurgar mucho para encontrarla presente en la vida personal de las mujeres Acuario aparentemente más aplomadas, circunspectas y convencionales. Los vecinos siempre se horrorizan, junto con los parientes, cuando una esposa Acuario callada, aparentemente dócil, abandona súbita e inesperadamente a su pareja para hacerse bailarina, pintora, actriz… o para abrir una estación termal en Siam. El hombre Virgo tiene un rasgo curioso. Puesto que ha nacido bajo lo que la astrología denomina uno de los «signos solares humanos» (simbolizado por la Virgen «humana»), cuando se enamora no lo guía el instinto animal, del cual carece, de manera que al principio, como pertenece al elemento Tierra, se repliega en el bosque fresco de su yo más profundo, hasta haber tenido tiempo de analizar estos nuevos sentimientos. A la mujer que lo ama tal vez le resultará útil saber que los Virgo suelen temer a, y desconfiar de, lo que más desean. La mujer Acuario tiene un rasgo curioso. Puesto que ha nacido bajo lo que la astrología denomina uno de los «signos solares humanos» (simbolizado por el Aguador «humano»), cuando se enamora no la guía el instinto animal, del cual carece, de manera que al principio, como pertenece al elemento Aire, se repliega en las nubes de su yo más profundo, hasta haber tenido tiempo de analizar estos nuevos sentimientos. Al hombre que la ama tal vez le resultará útil saber que las Acuario suelen temer a, y desconfiar de, lo que más desean.

Ya ven que esta pareja concuerda bien en algunos aspectos, por lo menos. Ninguno de los dos se destaca por su vehemente afición al matrimonio. Hay más solteros de ambos sexos entre estos dos signos solares que entre los nacidos bajo la influencia de las otras diez estrellas. Sin embargo, una vez que los Acuario han seleccionado cuidadosamente al consorte apropiado y han resuelto casarse, generalmente arremeten de cabeza. Éste no es casi nunca el modelo matrimonial de Virgo, así que es posible que sus relojes románticos estén ligeramente desfasados y que deban sincronizar sus idiosincrasias para llegar al altar. Mejor dicho, intentarán tomarlo a risa, pero ni Virgo ni Acuario están predispuestos a la hilaridad cuando se trata de una cuestión tan seria como el amor… ni tampoco cuando se trata de una cuestión aún más seria (para ellos) como lo es el compartir sus sacos de dormir, sus cepillos de pelo, sus cuentas bancarias, sus vitaminas, sus gérmenes de trigo y su dulce soledad. Dejando de lado la liberación femenina, se ha dictaminado sabia y correctamente que la ternura de la mujer escasea en los hombres, pero que cuando un hombre es tierno, lo es más de lo que jamás podría ser una mujer. Esto es doblemente cierto cuando se trata del hombre Virgo, tanto en la unión ilícita como en la ratificada legal y socialmente. (No he dicho ratificada espiritualmente, porque todo amor verdadero está ratificado espiritualmente, dentro o fuera del matrimonio.) La ternura de este hombre puede ser algo casi tangible, que abarca todas las áreas de su relación con la mujer que ama temporal o definitivamente, incluida el área de la expresión sexual. Muchas mujeres considerarían que ésta es una cualidad digna de veneración, un rasgo precioso y reconfortante en un amante o marido. Pero la chica Acuario sólo acepta con placer y gratitud la ternura de su compañero en la consumación física del amor durante un lapso específico. Después necesita un cambio. Prefiere que todas las experiencias sean fugaces, no demasiado perdurables, para poder saborear su dicha y pasar después a la siguiente.

Por supuesto, hay algunas experiencias que vale la pena repetir varias veces, y la ternura se cuenta indudablemente entre ellas, pero es posible que ella pretenda compartir con él esta forma de hacer el amor sólo periódicamente, sustituyéndola de tiempo en tiempo por otras pruebas sexuales —desde la pasión primaria hasta el éxtasis de la entrega sensual— para desembocar en el delicado y controlado método oriental tántrico de la unión sexual-espiritual. (No me refiero al aspecto degradante del Tantra que enseñan algunos gurús concupiscentes, partidarios de practicar el intercambio de parejas cuando el consorte carece de las «cualidades estéticas» apropiadas para este acoplamiento sensible, sino a la forma pura y auténtica que asumió el Tantra antes de que lo deformaran estos discípulas descarriados y promiscuos.) Para preservar el interés y la vulnerabilidad a la seducción de esta dama de Acuario (porque la verdad es que al fin y al cabo a ella tanto le da internarse en el bosque y cantar a coro con una ardilla como entregarse a la sexualidad por la sexualidad misma), él deberá recordar que ella experimenta una necesidad básica de cambio en todas las actividades. El problema reside en que al hombre Virgo típico le resulta difícil emular la naturalidad… o cualquier tipo de naturalidad que implique la entrega del yo total. La mujer Acuario no debe esperar que su hombre Virgo alterne de una noche a otra las técnicas que emplea para hacer el amor. Apenas si puede lidiar con esta responsabilidad más o menos de un mes a otro, y una vez traspuesto este límite su afabilidad puede trocarse en mal humor. Ella tampoco deberá olvidar nunca que es más probable que lo estimule un aire virginal, de pureza y decoro femenino, dentro o fuera de la cama (que le permitirá desempeñar cíclicamente los papeles de hombre de la jungla y gurú tántrico), y no el uso de vituperios hirientes.

El blasfemar y otros hábitos excéntricos, como el de dar volteretas mientras escucha el pronóstico meteorológico por la radio (esto es lo que he dicho) no son, categóricamente, las tácticas ideales para ayudarlo a conservar su carisma de ternura, que es, al mismo tiempo, su atractivo romántico más cautivante y perdurable… así como el que ella misma encontrará finalmente más satisfactorio y gratificante después de que hayan ensayado todos los otros (incluidos probablemente unas pocas pruebas experimentales y solitarias de soltería). Como todos los Acuario le llevan muchos años luz de ventaja al resto del mundo, y están muchos párrafos más adelantados en las discusiones normales y en las conversaciones comunes, es posible que la Aguadora lo deje atónito cuando él le formule una pregunta acerca de una mota que vio en la taza y el platillo que ella acaba de lavar, y ella se dispare alegremente formulándole a su vez una pregunta sobre naves espaciales. (La palabra «platillo». Verán, ésta fue la que puso en marcha el mecanismo.) Aunque parezca que los Acuario buscan información cuando nos interrogan, lo que hacen en realidad es tratar de averiguar qué es lo que sabemos. Ésta es la razón por la cual ella siempre contesta las preguntas de él con otras preguntas. Es una experta en el bello arte del diálogo socrático solapado (Sócrates era indiscutiblemente un Acuario), y es posible que utilice este talento desconcertante cuando hayan reñido, y hayan acordado separarse por un tiempo… convencida, al emplearlo, de que su Virgo distanciado no puede ver sus verdaderas intenciones ocultas detrás de este juego. (La Aguadora no ha estudiado sus signos solares. Virgo puede atravesarlo todo con la mirada.) Por ejemplo, mientras estén separados, reflexionando cada cual por su lado y procurando decidir si romperán cabal y definitivamente o si intentarán reconciliarse, es posible que ella le escriba una carta de prueba, que rematará con una de sus sagaces preguntas socráticas: «Espero que, suceda lo que sucediere, podamos seguir siendo amigos. ¿Siempre seremos amigos, no es cierto, cariño?».

Claro que el hombre Virgo es suficientemente perspicaz como para captar el verdadero sentido de esta taimada pregunta de Acuario: se trata de una técnica de Urano para poner a prueba su mérito romántico. Si él realmente desea recuperarla, cuando conteste su carta deberá contraatacar (enérgicamente) con la misma sutileza socrática de ella, escribiendo: «No, no podremos seguir siendo amigos. Rotundamente no. Entre nosotros habrá amor, o nada. Tú ya lo sabes. Sólo pretendías comprobar si yo también lo sabía, ¿no es así, cariño?». ¿Ahora comprenden cuál es la estrategia? Limítense a contestar la pregunta de la Aguadora con otra pregunta, tal como lo hace ella. Esto la sacará de quicio y le enseñará una lección. Si ella también desea recuperarlo, realmente, le telefoneará, y después correrá a buscarlo con un frasco de vitamina C para sus resfriados, sin detenerse a jugar en el trayecto con las ardillas. Le están tomando el tiempo… y no es el momento oportuno para llegar nuevamente tarde.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

 

Anuncios

5 Comments

  1. Mi hombre es virgo y yo mujer acuario y es una relación fantástica, lo amo como jamás he amado, le devolví a él la fe en el amor y él a mi la seguridad, la protección, la proyección, la ternura; yo lo saco de su seriedad y excesiva preocupación; le doy la ternura, alegría de vivir y seguridad que él necesita y él me aterriza de mi viaje a las nubes, de verdad es la relación más linda y pura basada en la comunicación abierta y la confianza mutua; yo lo adoro y admiro de forma paralizante, mucho más allá de lo imaginable, por su perfección, nobleza, todas la virtudes que pueden haber, es el hombre más adorable del mundo; les aseguro que Virgo y Acuario si funciona a largo plazo y definitiva si se basan en la comprensión, confianza, lealtad y respeto a sus costumbres, fidelidad inquenbrantable, lo acompaño en su dedicación al trabajo; él solo necesita mi apoyo, compañía, amor incondicional, y ayudarlo a trabajar, es el hombre perfecto para mi. Mi admiración y amor por él supera toda expectativa y su ternura y preocupación por mi bienestar es a toda prueba. Para mi es una relación perfecta. Jamás imaginé llegar a amar de la forma que siento por mi maravilloso hombre Virgo. El es único, lo mejor entre todos los hombres.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: