El Diablo: sagrado deseo y bajas pasiones

Muchos se asustan cuando en el tarot aparece esta carta. La verdad es que esta es una de las tarjetas del tarot más interesante que existe, por su simbología, porque su imagen suele ser bastante fuerte, pero no tanto lo que significa. Si bien es cierto que su significado no todo es positivo, tampoco engloba un significado negativo. En primer lugar, porque la función del tarot es conducirnos a través de sus consejos hacia la reconstrucción de nuestras experiencias de vida, partiendo de los mensajes que las cartas nos emiten.

El Diablo está inscrito en el imaginario colectivo como la representación suprema del mal, como la antítesis de Dios, de la luz y lo bueno. En este caso, no se trata de esa representación judeocristiana del demonio, sino un concepto intrínsecamente psicológico. No podemos olvidar que su origen es totalmente divino, lucifer es un ángel caído.

La figura nos muestra a un demonio sentado en un trono, con dos figuras humanas atadas a unas cadenas. El Diablo es mitad hombre y mitad animal. Su aparición en una tirada de tarot, es una invitación a trabajar las obsesiones, a traer a la luz aquellas cosas que nos hacen sombras y que nos mantienen atados, como la pareja en la imagen, a nuestras propias creencias, porque si vemos con detenimiento, las cadenas no están realmente aprisionando a la pareja, porque pueden liberarse cuando lo desean. Entonces, esta carta trata de aquellas cosas que nos limitan, ataduras que nos labramos por nuestras propias creencias. Su vínculo a lo terrenal, nos pide que traslademos nuestras ideas a un plano de mayor evolución, que trascendamos la frontera hacia lo espiritual, lo sagrado, que es en sí mismo la propia imagen de la carta.  

Significado

Esta carta nos habla de las bajas pasiones, de sufrimiento por aquello que nos obsesiona. Nos advierte de la presencia en nuestras vidas miedos, de aquello que nos arrastra a sentimientos que nos pesan como cadenas, pero que están todos sumergidos en lo más profundo de nuestra psique.

No hay desesperanza total, el hecho de las cadenas sueltas nos señalan que podemos encontrar un camino, una manera de zafar los contextos que nos producen infelicidad y encontrar el ascenso de las situaciones difíciles que nos tocan vivir.

Así mismo, nos indica que existe un fuerte apego a lo material. Es decir, el apego material de manera obsesiva puede ser dañino, porque nos estanca finalmente o nos lleva a buscar conseguir satisfacer nuestras necesidades por cualquier medio, aun cuando estos no se correspondan con valores éticos.

Si se trata de una persona, nos indica que se trata de alguien con una fuerte personalidad, dominante, que intenta controlar a las personas y las cosas a su alrededor por cualquier medio.

El Diablo indica que podrás obtener el resultado que deseas, pero debes tener cuidado con los medios para conseguir tus objetivos. Recuerda que toda acción tiene consecuencia y que el fin no siempre justifica los medios.

En el amor

El Diablo nos habla de pasión y desenfreno, pero de vínculos emocionales más débiles. Se trata de una relación que está motivada por la atracción física. También nos dice que en esta relación uno de los miembros de la pareja puede resultar más dominante, celoso, vanidoso o competitivo. Evalúa bien la relación y busca la manera de armonizar de la mejor manera.

En el trabajo

Buen mensaje en cuanto al trabajo nos deja esta carta, pues nos habla de pasión por lo que se hace, pero debe evitarse la obsesión por el mismo. También puede señalar que hay cuidarse de fiar demasiado en compañeros o socios.

Dinero

El Diablo es de buen augurio, pues nos indica que es un buen momento para inversiones, llegar a acuerdos y establecer sociedades. No obstante, debes tener cuidado con las inversiones que realices, así como las personas con las que te puedas asociar.

Salud

Nos habla de superación de problemas de salud, regeneración, recuperación. Pero también te pide que debes tener cuidado con las actividades sexuales, las cuales debes llevar con moderación y no tener relaciones sexuales sin protección, si se trata de parejas ocasionales o poco conocidas.

Invertida

Esta carta es muy positiva cuando se invierte en condiciones generales, aunque hay aspectos que invertida no lo son tanto. Pero en general, trae aspectos muy valiosos. Especialmente, esos aspectos que en vertical nos hablan de apegos y obsesiones, en esta posición se ven revertidas.

De igual forma, los aspectos que marcan el apego material en la posición vertical, en esta posición se disuelven y el significado puede llegar a ser bastante opuesto.

En el amor, indica una relación que no está muy marcada por la pasión, puede auspiciar conflictos, temores, incluso rupturas.

A nivel de trabajo, nos refiere la posibilidad de cambios, tensiones en el trabajo, problemas de comunicación, envidias. Se requiere prudencia.

A nivel de finanzas se requiere tener mucho cuidado para evitar estafas. No es buen momento para invertir.

En cuanto a la salud, nos habla de recaídas, debes cuidar tu salud sexual y reproductiva. Evita el estrés.

Correspondencia astrológica

A nivel astrológico, esta carta se relaciona con el planeta Saturno. También con las energías marcianas que rigen el signo de Aries.

Para consultas de tarot, ingresa en el link de nuestra tienda:

REDES SOCIALES

Sigue mis redes sociales y ayúdame a seguir creciendo.
amadaastral@gmail.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.