Carnavales: poniendo la máscara a tus deseos ocultos

El carnaval es una celebración que tiene lugar inmediatamente antes de la cuaresma cristiana que inicia con el Miércoles de Ceniza, y que tiene fecha variable (entre febrero y marzo según el año). Tradicionalmente comienza un jueves (jueves lardero) y acaba el martes siguiente (martes de carnaval). El carnaval combina elementos tales como máscaras, disfraces, grupos que cantan coplas, desfiles y fiestas en la calle. A pesar de las diferencias que su celebración presenta en el mundo, su característica común es la de ser un período de permisividad y cierto descontrol. En sus inicios, probablemente con un cierto sentido del pudor propio de la religión, el Carnaval era un desfile en que los participantes vestían disfraces y usaban máscaras. Sin embargo, la costumbre fue transformando la celebración hasta su forma actual.

El origen de su celebración parece probable que esté en las fiestas paganas, como las que se realizaban en honor a Baco, el dios romano del vino, las saturnales y las lupercales romanas, o las que se realizaban en honor del toro Apis en Egipto. Según algunos historiadores, los orígenes de esta festividad se remontarían a la Sumeria y el Egipto antiguos, hace más de 5000 años, con celebraciones muy parecidas en la época del Imperio romano, desde donde se expandió la costumbre por Europa, siendo llevado a América por los navegantes españoles y portugueses a partir de fines del siglo XV.

La máscara y la sombra 

Estas fechas son especiales para meditar sobre nuestras sombras, aquello que queremos ocultar de nosotros mismos ya que el carnaval nos permite dar rienda sueltas a nuestros deseos más recónditos. Es por eso que vemos tantas personas disfrazadas y entregadas a los placeres sensuales, ya que se ha asociado estas fechas con los excesos y la falta de control.

La sombra, nuestro lado oscuro, es uno de los arquetipos básicos con el que precisamos entablar un vínculo en el camino del auto-conocimiento.

Todos los seres humanos nacemos con la tendencia innata a desarrollar una sombra, compuesta por características personales que han sido rechazadas y reprimidas y que no registramos como propias, pese a percibirlas  con gran claridad en el mundo externo.
Mencionar a la sombra suele generar rechazo y temor, ya que creemos que está poblada únicamente por aspectos negativos, que nos hacen sentir malos y culpables. Sin embargo, además de contener lo que hemos rechazado, reprimido o proyectado, incluye talentos y dones de diversa índole que aún no hemos desarrollado a nivel consciente.
Es por eso que vemos a tantas personas “esconderse” tras máscaras por estos días para ser quienes no se atreven a ser en la cotidianidad, mientras que hay otros que no se las quitan nunca y andan por la vida con un “alter ego” de forma permanente o para ocultar sus verdaderas ideas y opiniones, así como su verdadero yo.

La sombra no es algo patológico, ni algo que deba ser remediado: es una parte integral de la naturaleza humana. Referirnos a la sombra como nuestro lado oscuro no es un término peyorativo, sino que alude a que no está iluminada por la luz de la consciencia.

En el teatro griego los actores utilizaban una máscara – llamada persona –  para ocultar sus verdaderas facciones y encarnar al personaje a representar.

La máscara personal comienza a desarrollarse en la infancia, en el seno de la familia. Nuestros padres nos indicaban que no fuéramos celosos, o egoístas, exigían que fuéramos siempre buenos y obedientes y, a fin de complacerlos y para obtener su amor, ocultamos todo lo que les desagradaba.

Este proceso continúa luego con otras figuras significativas – familiares, maestros, amigos… A medida que nos vinculamos con sectores cada vez más amplios de la sociedad en que vivimos, se produce una acomodación desde nuestra forma natural de ser hacia el cumplimiento con las reglas y demandas del mundo externo. Adoptamos ciertas cualidades, actitudes y conductas que conforman nuestra persona: máscaras que representan diversos roles y que excluyen otros aspectos que se convierten en parte de la sombra.

La máscara tiene su origen en las expectativas de la sociedad y/o la percepción que tenemos de éstas: es la forma en que nos mostramos frente a los demás, resaltando o destacando los rasgos propios que aceptamos y que, a nuestro parecer, nos proporcionarán el mayor grado de aprobación externa.

Esta  “cara” que utilizamos para enfrentar al  mundo es útil y necesaria. Nos permite ser identificados en base a características tales como nuestro estado civil, la actividad laboral y el estatus socio-cultural, y nos ayuda a funcionar de manera apropiada en distintas situaciones.

El problema radica en el no saber cuánto tiempo o con quién sostener estas máscaras, hasta que termina convirtiéndose en algo insano, que nos controla y determina.

Si deseas ayuda con algunos de estos temas, puedes escribirme y solicitar una consulta.
Amada 

Las sombras en nuestra Carta Natal

Con esta consulta, descubrimos esos aspectos en nuestra Carta Natal que reflejan nuestras sombras o energías más oscuras, las emociones intensas e incómodas, nuestros demonios internos.

$43.00

Narrativa terapéutica

Este método de terapia te invita a vivir un proceso interesante de usar la narrativa para reescribir nuestra vida. Desde un punto de vista introyectivo y proyectivo apuntaremos a generar las coordenadas para que puedas abrir tu vida a la creatividad y a los mitos que forjaron tu vida desde tu infancia, así como a definir el personaje que eres y el que quieres ser.

$15.00

Sesiones de Coaching y Consejería Profesional

SESIONES DE COUNSELLING A través de estas sesiones te ofrecemos apoyo sobre cualquier situación difícil que puedas estar atravesando y te acompañamos en tu camino con una serie de consejos y recomendaciones.

$20.00

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .