La relación CAPRICORNIO-PISCIS

El Pez Piscis se siente a menudo cómodo y seguro en la serena presencia de Capricornio, como los oseznos cuando se acurrucan para pasar el invierno durmiendo sobre sus troncos. Quizá parezca raro comparar al Pez con un oso, pero éste es el efecto que ejerce sobre Piscis el planeta regente de Capricornio, Saturno. Como a ellos los rige el planeta Neptuno, resbaladizo, sutil y esquivo, los Piscis encuentran muy reconfortante la sólida estabilidad de Saturno, que los hace sentirse oseznos (o mamá o papá oso). A la inversa, en la serena presencia de Piscis, las Cabras de Capricornio experimentan a menudo una sensación festiva, flotante… como si fueran burbujas de jabón refulgentes liberadas a merced del aire. Quizá parezca raro comparar a la Cabra con una burbuja de jabón, pero éste es el efecto que ejerce sobre Capricornio el planeta regente de Piscis, Neptuno. Como a ellas las rige la inflexible y exigente disciplina de Saturno, las Cabras encuentran muy fascinante y cargada de promesas de libertad la soñadora y relajada distensión de Neptuno, que las hace sentirse como si fueran burbujas de jabón. Así que aquí los tenemos, al Pez y la Cabra, mágicamente transmutados por su proximidad recíproca en un oso y una burbuja. Es muy hermoso, ¿no les parece? Todos los Piscis y capricornianos deberían meditar durante un largo rato acerca de los dos párrafos precedentes, hasta que les queden definitivamente grabadas todas las ventajas que pueden extraer de su asociación, y hasta comprender el enorme valor de los dones intangibles pero preciosos que pueden intercambiar. Esta noción los ayudará a superar fácilmente los problemas que experimentarán, de cuando en cuando. Pero detengámonos a analizar durante un poco más de tiempo los elementos positivos de compatibilidad, antes de abordar los peligros contra los que deben precaverse.

Existe a menudo una maravillosa empatía serena inherente a esta configuración de signos solares 3-11, porque vibra a través de los elementos Tierra y Agua. Esta asociación enriquece muchísimo la esencia Tierra de Capricornio, y permite que la esencia Agua de Piscis encuentre un lugar seguro adonde fluir. En razón de esta doble recompensa, se parece a la influencia de Tierra y Agua de la configuración de signos solares 3-11 que también experimentan Piscis-Tauro. Tauro-Cáncer, Cáncer-Virgo. Virgo-Escorpión Escorpión- Capricornio. Las Cabras se sienten extrañamente más seguras con un Pez que con la mayoría de los signos solares, exceptuando Escorpión, a la hora de rebelarse contra la natural conducta restrictiva de Capricornio. Aunque las Cabras se llevan muy bien con Tauro y Virgo, es posible que se sientan considerablemente menos proclives a plantar cara en compañía de los Toros y las Vírgenes que en compañía de Piscis. A la inversa, por alguna razón el Pez se siente más protegido de las experiencias duras y lacerantes de la vida en compañía de la Cabra que en compañía de la mayoría de los signos solares, con excepción de Tauro… y encuentra más coraje para superar la natural conducta introvertida de Piscis. Aunque los Peces también se entienden bien con Escorpión y Cáncer, es posible que se sientan un poco menos protegidos, así como menos valerosos, con los Escorpiones y los Cangrejos que con la Cabra. Por tanto, Capricornio y Piscis fueron hechos, en muchos sentidos, el uno para el otro. Si uno de ellos tiene un signo lunar o ascendente en conflicto con el otro, intercambiarán ocasionalmente sapos y culebras. Pero, por lo demás, estos dos se sentirán mucho más felices y armoniosos que ofuscados y tensos, durante su convivencia.

Como Piscis y Capricornio sienten y piensan lo mismo respecto de la mayor parte de los grandes temas, sus diferencias de opinión son relativamente menos frecuentes que sus momentos de cooperación y transacción plácida, casi espontánea. Incluso en aquellas áreas en que discrepan, se turnarán para convencerse cuidadosamente de la conveniencia de adoptar el enfoque contrario. A veces es la Cabra la que consigue rectificar las ideas confusas o embrolladas del Pez; en otras circunstancias, es el Pez el que consigue aplicar el empecinamiento de la Cabra. Por ejemplo, si entablaran una discusión sobre temas polémicos como la astrología y la religión, probablemente no podrían dejar de chocar en cuestiones de principios, porque Capricornio defiende tenazmente la tradición y la autoridad, recela de lo abstracto, y no es tan instintivamente comprensivo y sensible como Piscis. En este caso, será generalmente el Pez el que enmendará afablemente las ideas equivocadas de la Cabra, aunque en otros contextos será la Cabra la que hará virar tesoneramente el pensamiento del Pez, igual número de veces, para hacerlo coincidir con el suyo. En verdad, es casi inevitable que en un momento u otro estos dos discutan ambos temas, porque Saturno es el defensor del statu quo, y Neptuno gobierna (junto con Plutón) la astrología y la religión. (Júpiter se ocupa sobre todo de la filosofía de la religión, Plutón de su misterio, Neptuno de su misticismo.) Por tanto, es razonable suponer que esta asociación influida por Saturno y Neptuno abarcará una buena cuota de discusiones sobre estos temas, discusiones que Piscis ganará casi siempre.

PISCIS: ¿No crees que la religión deja a la gente en la estacada, al no suministrarle el sentido de la continuidad de la conciencia individual?

CAPRICORNIO: ¿Qué significa eso? A veces eres tan abstracto que no puedo seguir tus razonamientos. ¿Por qué no hablas en términos claros y sencillos, accesibles para una persona corriente?

PISCIS: Lo intentaré. Lo que quiero decir es que la reencarnación, que es la base de la astrología, es la auténtica verdad de la existencia, y que todas las iglesias han expurgado esta sabiduría de sus enseñanzas. No puedo expresarme en términos más claros y sencillos.

CAPRICORNIO: ¿La reencarnación? Ni siquiera la discutiré contigo. Es demasiado ridícula para considerarla, siquiera.

PISCIS: (que sólo finge capitular… ¡taimado Neptuno!) Está bien. Siempre podremos discutir la reencarnación en algún otro momento, y cuando la discutamos, te diré algunas cosas que seguramente te harán cambiar de idea, pero por ahora hablemos de la religión y la astrología.

CAPRICORNIO: Eso no es mejor. La astrología. Quizás es incluso peor.

PISCIS: (hace caso omiso de Capricornio, como si no lo —o la— hubiera oído) ¿Sabes que casi todas las religiones enseñan que la astrología es un pecado, y no permiten que sus fieles la investiguen siquiera?

CAPRICORNIO: Si quieres conocer mi opinión, te diré que ciertamente se justifica que procedan así, dada la charlatanería que impera en ese campo. No las censuro. La astrología tiene tan mala fama, que la Iglesia Católica les exige la confesión formal a los fieles que han sido contaminados por ella, antes de autorizarlos a comulgar.

PISCIS: Todo arte y ciencia, y no sólo la astrología, lleva implícitos elementos de charlatanería, así que esto no prueba nada, ni a favor ni en contra. Pero me alegra que hayas mencionado la comunión. Este ritual consiste en ingerir una hostia que simboliza el cuerpo y la sangre de un simple carpintero, que a su vez era astrólogo, lo mismo que sus maestros, los esenios, entre los que pasó los dieciocho «años perdidos» de su vida, hábilmente expurgados de las escrituras.

CAPRICORNIO: ¿Cómo es posible que Jesús haya practicado la astrología, cuando la Iglesia Católica, y todas las otras religiones, la han definido como una peligrosa creencia en el control de las estrellas y los planetas sobre el destino humano?

PISCIS: (sonríe afablemente) Ya veo. ¿Así que sólo se debe permitir que el dogma eclesiástico controle el destino humano? Probablemente no te das cuenta de que los mismos Padres de la Iglesia tienen plena conciencia de que se estudia astrología con el fin diametralmente opuesto… para enseñarnos que sólo podamos eludir el control de las estrellas cuando comprendemos su poderosa influencia, porque entonces podemos utilizar nuestro libre albedrío para guiar nuestro destino. El conocimiento de la astrología nos emancipa del control planetario… pero también nos emancipa de la-dictadura moral del dogma eclesiástico, y ésta es la verdadera razón por la que han deformado y difamado deliberadamente la definición de astrología.

CAPRICORNIO: El problema consiste en que eres sencillamente anticatólico. También alimentas prejuicios contra las religiones protestantes.

PISCIS: (suavemente, sin antagonismo) De ninguna manera. Los católicos y los protestantes no son los únicos que inculcan a sus fieles ideas falsas acerca de la astrología… o que ocultan los hechos. El judaísmo también ha negado las raíces que ésta tiene en la Cábala hebrea, que es una de las fuentes más ricas de sabiduría astrológica y numerológica. Y la iglesia mormona califica a la astrología de ‘«obra del diablo».

CAPRICORNIO: Acabas de perder la discusión. Todos esos mormones son personas muy corteses y pulcras y bien cepilladas… decentes y respetuosas de la ley. Ellos creen en la santidad de la familia, y yo también.

PISCIS: (que vuelve a sonreír afablemente) A veces el aspecto exterior engaña. ¿Así que es indispensable estar bien afeitado para alcanzar la iluminación y la salvación? Esto elimina a Lincoln, Moisés, Jesús, los Apóstoles y otras incontables personas de la lista de los virtuosos. Es cierto que los mormones veneran el círculo familiar, ¿pero sabías que su fundador, Joseph Smith, afirmaba que había tenido una visión según la cual todas las religiones distintas de la mormona son «una abominación» para el Señor? Ahora la Cabra se queda callada, y el Pez continúa serenamente.

PISCIS: Sólo desde 1978 la Iglesia mormona ha autorizado a los negros a desempeñarse como sacerdotes. Antes, los mormones enseñaban que «los africanos son indignos», y que su piel más oscura es una señal de la desaprobación de Dios.

CAPRICORNIO: Bueno, por lo menos reconocieron finalmente su error.

PISCIS: Sí, lo reconocieron. Uno de ellos, por lo menos. El presidente de los mormones, Spencer Kimball, ha dado muchos pasos importantes en dirección a la verdad y la tolerancia. Sin embargo, incluso él afirma actualmente, de manera categórica, que es «absolutamente imposible» que algún día las mujeres sean autorizadas a enseñar o predicar en las iglesias. Pero creo que él hace lo que puede… y que algún día también se mitigará esta creencia. El mormonismo tiene muchos elementos buenos y positivos. Muchos más que actitudes negativas. La mayoría de sus principios son sanos y sensatos.

CAPRICORNIO: Escucha… he decidido que después de todo no tienes prejuicios. Cuéntame algo más sobre la astrología y la reencarnación. Y Piscis gana la discusión, como casi siempre. El o la Pez produjo una fuerte impresión sobre el intelecto normalmente inflexible del o de la Cabra al exhibir la tolerancia y la compasión típicas de Neptuno, al abstenerse de lanzar ataques ofensivos o emocionales, y sobre todo al rematar el diálogo con las palabras «sano» y «sensato» (dos de los términos eternamente favoritos de Capricornio, que les producen a los regidos por Saturno una sensación inconsciente de seguridad). Se necesita paciencia para hacer cambiar de idea a la terca Cabra, pero Piscis está dotado de mucha paciencia, más una abundante reserva de la simpatía y la afabilidad necesarias para apartar a un signo de Tierra de una convicción que sustenta desde hace mucho tiempo.

Es indudable que los Peces de Neptuno, cualesquiera sean su edad y su sexo, tienden a ser remolones y, a veces, demasiado flexibles. Este tipo de actitud turbará tremendamente a la Cabra típica, que no remolonea casi nunca en actividades de pequeña o gran envergadura, y que frecuentemente es demasiado inflexible. A un observador independiente le resulta fácil ver que ambos se beneficiarían si el uno adoptara parte de la naturaleza del otro, pero a Piscis y Capricornio no les resulta tan fácil comprender lo obvio. Si el o la Piscis es uno de esos raros hombres o mujeres tipo ballena, él (o ella) podrá subyugar a la Cabra, hasta que el capricorniano experimente frenéticamente el pánico que acomete al individuo que no sabe nadar, y que se hunde por última vez, sin poder soportar su estancia en un territorio tan esquivo y cambiante como ése en el que el Piscis ballena ha hecho entrar a la Cabra mediante engaños, donde no hay nada sólido a lo cual aferrarse, ni ningún lugar a la vista donde hacer pie… donde no hay nada abajo excepto traicioneras arenas movedizas. Pero si el Pez es un Piscis típico, el peligro es otro. Entonces siempre existe la posibilidad de que la Cabra más fuerte controle y domine a la persona de Neptuno hasta que el Piscis se convierta en una mera sombra de Capricornio, y sufra en silencio una pérdida alarmante de identidad personal. Un Pez asustado puede valerse de evasiones… o puede desaparecer sencilla, silenciosamente, sin pronunciar una palabra de advertencia… porque los regidos por Neptuno escaparán finalmente de la prisión espiritual, de una manera u otra. Es inevitable. Y ninguna de las vías posibles de evasión es agradable o deseable. Pero éstos son casos extremos de asociaciones Neptuno-Saturno desafortunadas, que sólo se producen cuando otras posiciones planetarias entre sus cartas natales son negativas. Mucho más a menudo, Piscis y Capricornio entablan una amistad perdurable (sobre todo si sus luminarias estaban en posición armoniosa a la hora del nacimiento), ya sean condiscípulos, amantes, vecinos, compañeros de trabajo o parientes.

Tienen muchas más semejanzas que diferencias, e incluso estas últimas se complementan generalmente bastante bien. Normalmente, disfrutarán de la misma música y se reirán de los mismos chistes. El humor de Capricornio es sutil y apacible y casi siempre hace aflorar una sonrisa en las facciones expresivas del Pez. De pronto, la magia vuelve a chisporrotear entre ellos, cuando el Pez se convierte en un osezno, y la Cabra en una burbuja de jabón, en tanto que los dos se tornan nuevamente más afectuosos y serenos. Los dejaremos así, ¿qué les parece? Las multitudes ponen nerviosos a Capricornio y Piscis. Están más cómodos con unos pocos amigos íntimos, cenando tranquilamente en casa.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas un análisis detallado de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una Sinastría.

Amada Astral

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: