Hombre CAPRICORNIO Mujer PISCIS

La mujer Piscis que ama a un hombre Cabra no encontrará un análisis caracterológico más completo del síndrome de Saturno que el precedente, para meditarlo. Éste la ayudará a decidir si las bienaventuranzas compensan los desengaños. Naturalmente, no todos los capricornianos tienen semejantes obsesiones respecto de la posibilidad de que sus mujeres trabajen. Hay muchos hombres de Saturno de otro tipo, que piensan que es colosal que sus mujeres estén atareadas y tengan un empleo remunerado. No hacen ninguna objeción. Hay que afirmar que casi todos los capricornianos que aceptan que sus esposas trabajen, por apremios económicos, proceden así de mala gana, mientras sueñan interiormente con una época en que las circunstancias eliminarán la necesidad de que las mujeres que aman se ajetreen fuera de casa. Desde luego, hay excepciones, como siempre, pero a pocos hombres Cabra los regocija auténticamente el pensar en el empleo o la carrera de sus esposas… si son sinceros consigo mismos. Y una vez que sean sinceros consigo mismos, quizá verán la luz y cambiarán de actitud definitivamente, desde dentro… con emociones más felices para ambas partes.

La actitud del capricorniano disgustará menos a la mujer Piscis que a la mayoría de las otras. Ésta es suficientemente tolerante y sensible como para comprender que los instintos que provocan la inflexibilidad de él también le confieren las cualidades que tanto la atraen. De la misma fuente brotan el espíritu protector y la fiabilidad de la Cabra, su bondad para con ella… y su lealtad inconmovible y su devoción para con quienes ama. La estabilidad de él serena el ánimo inquieto de ella. La confianza de él aplaca las inseguridades de ella. La conmueven sus modales formales, generados por la soledad que pesa sobre él. Ella ve que su adustez exterior es la defensa con que intenta ocultar su tristeza y su nostalgia. La mujer guiada por Neptuno puede intuir maravillosamente que sólo un gran corazón permitiría, o podría permitir que un hombre se fije metas tan difíciles… que sólo una fuerza y una voluntad descomunales ambicionarían, o podrían ambicionar, el autocontrol que el hombre regido por Saturno pretende lograr. Sus accesos de depresión y silencio no la ofuscan como ofuscarían a otra mujer, sino que aumentan su amor por él, porque la estimulan a buscar la forma de sonreír y de provocarlo y de alegrarlo para disipar sus angustias con la dulzura de sus modales femeninos… con la natural aceptación de su personalidad saturnina… y con su obvio respeto por las virtudes de él (casi siempre superiores a las de la mayoría de los otros hombres). El amor de Piscis está templado por la misericordia y por la sabiduría más profunda de la objetividad. Al cabo de un tiempo ella lo hará cambiar, muy gradualmente, hasta que él termine por comprender y saber que puede relajar las normas estrictas que se impone a sí mismo (y a veces a los demás) sin que nadie lo critique por ello. Para entonces, él habrá ingresado en el período de su vida que corresponde a la inversión cronológica, típicamente capricorniana, y empezará a abrir su corazón y su mente a las posibilidades de todo tipo de libertad, de su espíritu, y de su propio comportamiento. Estará dispuesto a viajar con ella, a ser más despreocupado e informal… a invertir tiempo en oler las flores y perseguir el viento… a dejar aflorar el entusiasmo por la aventura y por nuevos horizontes.

Cuando Saturno mitiga las restricciones de la disciplina, las Cabras son inmensamente encantadoras y deliciosas, y cuando se zafan de los esquemas de conducta que se imponen a sí mismas, recuperan su auténtica personalidad afable. Como sucede en todas las combinaciones de Tierra y Agua, el amor físico entre la chica Pez y el hombre Cabra puede convertirse en una experiencia profunda y fecunda para ambos. De alguna manera. El capricorniano se renueva después de una unión sexual satisfactoria con la mujer Piscis en la que ha aprendido a confiar. La súbita sensación de dicha que experimenta al cabo de la intimidad compartida se refleja obviamente en la vivacidad de su talante, en el fulgor visible de sus ojos, como si acabara de redescubrir la inocencia y el placer, libres de preocupación y culpa. Ella también es feliz, porque la felicidad de la mujer Piscis siempre está en proporción directa con la dicha que puede brindar a los demás. El silencio es casi siempre la base del acto de amor entre Piscis y Capricornio: un silencio elocuente hecho de comprensión y de un sentimiento profundo que no se puede traducir en palabras. Estos dos se buscan recíprocamente con una seguridad espontánea y sana que hace que sus cuerpos y sus mentes se fusionen en ‘un himno silencioso de paz, satisfacción y sosegada calma.

Si existe un aspecto adverso entre los Soles, Lunas y ascendentes de sus respectivas cartas, su compatibilidad sexual seguirá siendo más positiva que negativa, aunque la «calma» y el «silencio» que reinan entre ellos durante la expresión física de su amor podrían trocarse a veces en polaridades de frialdad y hastiada indiferencia. Esto sucede cuando él antepone el deseo físico a la consideración por las necesidades más románticas de ella… o cuando ella se niega a responder con suficiente pasión a la naturaleza más terrenal de él. Pero si ponen empeño, estos dos enamorados, influidos como lo están por la vibración 3-11 de amistad y comunicación fluida, pueden dialogar, y el resultado feliz será una mayor consideración y comprensión de sus respectivas y diferentes necesidades. Si discuten francamente lo que el otro realmente pretende lograr en el ámbito de un amor cabal, les resultará sorprendentemente fácil resolver este tipo de problemas. El área de tensión más frecuente entre estos amantes o consortes Piscis y Capricornio residirá en la tendencia de ella a ser sensible, y en la de él a ser insensible. Es posible que ella lo encuentre demasiado frío e incomprensivo, en tanto que es posible que él la encuentre demasiado esquiva, reservada y emocionalmente vulnerable… lo cual lo pone nervioso y despierta su aprensión: teme mostrarse tal como es porque piensa que podría lastimar sus sentimientos. Deberán solucionar estos conflictos apenas afloran, sin dejar que se acumulen y formen una barrera que dificultará gradualmente el diálogo sincero. Porque cuando Piscis se siente frustrada, experimenta a menudo la tentación de recurrir a las fantasías… o a la «evasión» más directa llamada divorcio. Y cuando el hombre Cabra está muy desconcertado, puede experimentar la tentación de recurrir a una terca y glacial desaprobación que se traduce cruelmente en sus palabras y sus actos, y que sólo sirve para empeorar las cosas. Muchas de sus áreas de problemas emocionales serán iluminadas por la posición de sus Lunas y ascendentes en sus horóscopos. Si la Luna o el ascendente del hombre Cabra está en Virgo, por ejemplo, es posible que en lugar de disgustarse porque su mujer Piscis desea aferrarse a su empleo, él sea más proclive a considerar que el hecho de trabajar es un gran privilegio para ambos sexos. Si su Luna o ascendente está en Libra o Acuario, tomará con mucha más jovialidad y generosidad la carrera de su dama de Neptuno, y quizás incluso llegará al extremo de aprobarla, aunque la profesión elegida la obligue a viajar de cuando en cuando. Éstos son capricornianos excepcionales, pero hay bastantes en el mundo.

Es fácil que el hombre Cabra que ama a una chica Pez se deje engatusar por su dulce feminidad. Hay otros aspectos de esta mujer que él debería conocer. Para empezar, pertenece al elemento Agua, y esto significa que es capaz de erosionar la tenacidad de la Cabra, no mediante violentas exigencias emocionales, sino mediante la presión invisible de la persuasión perseverante y consecuente y de la sugerencia sutil. El Agua es el más fuerte de todos los elementos, sencillamente en razón de su pasividad, que al final desgasta todas las formas de resistencia. Ella también puede ser caprichosa e irritable, aunque casi nunca o nunca agresiva. A él le resultará difícil extraerle una respuesta directa cuando quiera saber qué es lo que piensa y siente realmente. Los regidos por Neptuno refinan la táctica de la evasividad hasta convertirla en un arte raro, porque es una de las pocas defensas que tienen contra las intromisiones en su intimidad. Hay momentos en que a él le parece que ella intenta eludir el tema… o eludirlo a él. Así como habrá momentos en que a ella le parecerá que él es demasiado posesivo y sofocante, y que no le concede libertad para sustentar sus propias ideas. Pero sólo se trata de nubes pasajeras, y no de una oscuridad permanente. A las reyertas entre este hombre y esta mujer, guiados por la vibración armónica 3-11, siempre puede seguirlas, como a un chubasco circunstancial, el arco iris de la reconciliación… con tal que se acuerden de levantar la vista hacia la indulgencia, en lugar de bajarla hacia la futilidad. Nunca nadie vio un arco iris en el suelo. Éstos aparecen en el cielo… allí donde los globos, los pájaros y los sueños vuelan libremente… sin que los inmovilicen las cadenas de la autocompasión, el miedo y el pensamiento dogmático. La sensación de volar es maravillosa. Al Pez y a la Cabra les parecerá una experiencia regocijante, si la ensayan. Juntos. Es triste volar solo. Todos necesitan un camarada del espacio.

Adaptación de Linda Goodman

Si necesitas información de tu propia relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta personalizada.

Amada Astral 

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Consultas de Tarot sobre el tema que desees

Te ofrecemos varias tiradas de tarot que se adaptan a lo que necesites.

$25.00

Anuncios

2 Comments

    1. Bello o bella desconocida, este copia y pega es de un pdf de internet, por eso se coloca adaptación porque no se sabe si el texto es igual al original. Ahora sí tú confirmas que es idéntico, genial. En buena hora. Bendiciones para ti.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: