Hombre CAPRICORNIO Mujer ACUARIO

Imagen relacionada

La relación amorosa entre este hombre y esta mujer puede deslizarse sobre ruedas durante mucho tiempo, hasta que ella suelta un comentario humillante e incomprensible delante de un grupo de amigos o de su sacrosanta familia… o resuelve desbaratar las cosas repentinamente porque ha cambiado de opinión o de planes. Entonces el capricorniano se pondrá ligeramente nervioso, situación ésta muy rara, porque las Cabras casi nunca están nerviosas, como ya lo saben a esta altura. Cuando una chica Acuario se ponga nerviosa, —y es muy posible que esto le ocurra después de estar sujeta a períodos inexorables de disciplina y monotonía saturninas— tal vez se coloque cabeza abajo o agite las orejas ansiosamente. Esta señal centelleante de Urano indica que está ofuscada e inquieta. Lo primero que ella debe aprender cuando se relaciona con este hombre es a amar y respetar a la familia de él tanto como a la suya propia. Más aún que a la suya propia. Esto es indispensable, tanto si su familia es idílica como si se asemeja a la de los Borgias. Él no es ciego a los defectos, faltas y vicios de su familia, pero esto no importa. El capricorniano se sentirá obligado a venerar a sus padres y a exigir que todos quienes estén en su presencia los veneren, cualesquiera que sean sus debilidades. De lo contrario, se siente culpable. Racionaliza o pasa por alto los defectos de su familia. Será mejor que la mujer que espera que le abra las puertas de su corazón también los pase por alto. Es posible que él se sienta obligado a encontrarles algún defecto, ocasionalmente, pero preferirá que las críticas emanen de él, y no de los «extraños». Por supuesto, es innegable que esta lealtad filial es admirable, sobre todo porque deja entrever cuál será su actitud futura respecto de ella y de sus propios hijos. No los tendré en suspenso. Será la misma devoción inalterable, a menos que su Venus tenga un aspecto muy negativo, en cuyo caso este hombre podrá convertirse en un tirano no sólo glacial, sino también circunstancialmente promiscuo… con una peculiar circunspección.

Pero las chicas Acuario no deben desanimarse, porque muy pocos capricornianos tienen un aspecto negativo de Venus, e incluso aquellos sobre los que recayó esta maldición planetaria a la hora del nacimiento generalmente se las apañan para controlarla con la ayuda de la autodisciplina de hierro de Saturno. Como ésta es una configuración de signos solares 2-12, la relación será influida, de alguna manera, por un marcado interés recíproco en el dinero o en la seguridad financiera, así como por la abnegación. Además, él la admirará en secreto, porque intuirá que ella está en condiciones de inculcarle una sabiduría inefable que él aún no ha aprendido (y está en condiciones de inculcársela, ¡vaya si lo está!), en tanto que ella tolerará afablemente sus depresiones y abatimientos ocasionales e inexplicables, y sus cíclicos accesos de mojigatería y melindrosidad, porque su propia alma guarda el recuerdo de haber pasado por la experiencia de Saturno en alguna vida anterior. Igualmente, ella no tiene la intención de pasar su existencia presente atada por estos sofocantes lazos de cautela. Ésta es la vida de la que dispone para realizar experimentos con las maravillas del mundo, y toda chica Acuario alimenta este anhelo en el fondo del corazón, aunque sólo le dé rienda suelta por la noche, en el plano astral… cuando simula dormir. Él es Tierra y ella es Aire, así que sus motivaciones básicas tienen poco en común. A menudo, estos dos emprenderán un negocio juntos… o la lumbre, el hogar y la familia serán el punto focal de su relación, y una vez enamorados, ambos tratarán de pasar por alto las obvias diferencias entre sus naturalezas y personalidades. Si uno debe amoldarse al otro, lo más probable es que se amolde ella, y no la Cabra. Ésta no es la única alternativa, pero si la más probable. Los capricornianos se fraguan en la arcilla de su imagen terrenal a una edad muy temprana. Acuario, que pertenece al elemento Aire, es más dúctil, más adaptable a las circunstancias… más maleable. (Igualmente, ella nació bajo un signo fijo y en algunas circunstancias puede desplegar una obstinación inesperada.)

Pero normalmente, si ella debe cambiar para conservar su amor, pues cambiará, aunque el cambio es tan consustancial a los Acuario, que no debemos alabar excesivamente su carácter por el hecho de que proceda así. Para esta mujer, se trata de un proceso natural. El cambio no es un proceso natural para la Cabra. El capricorniano les teme a los grandes cambios de ocupación (carrera o profesión), residencia y amistad. En tanto que ella ansía conocer nueva gente y se siente dichosamente cómoda entre todo tipo de personas, él se resiste a comunicarse con alguien que no pertenezca a su familia inmediata o al estrecho círculo de sus pocos amigos íntimos, con la mayoría de los cuales se relacionó en su infancia. Por consiguiente, su vida social conjunta podría ser un poco inconsistente, y siempre existe la posibilidad de que a ella la obsesione la sensación de que le falta algo. Bueno, he dicho que lo más probable es que sea ella, quien cambie para adaptarse al molde de él. Es cierto. No me retractaré. Pero también les he advertido que Acuario es un signo fijo. De modo que ella descubrirá la forma de manejarlo y manipularlo, al mismo tiempo que parece someterse dulcemente a todos sus deseos. ¿Así que les parece un poco taimada? No, sólo se trata del talento de Urano para hacer congeniar lo incompatible en una forma bastante seductora, confusa, muy sutil… que generalmente no se nota en la superficie. Es posible que al principio ella no reconozca su propio desasosiego después de haber encadenado sus sueños a los hábitos y deseos más mundanos de él. Más tarde aquel empezará a manifestarse de distintas maneras… cuando ella vuelva a la escuela para diplomarse, cuando visite su ciudad natal a solas durante lapsos cada vez más largos, cuando adopte un hobby como la música, el canto, la danza o la astrología para absorber parte de su energía desperdiciada… o cuando reitere ansiosamente que desea tener un hijo. Todos éstos son cambios. Y Acuario tiene fe en el cambio. A juicio de la Aguadora, el cambio oportuno en el momento oportuno puede resolverlo todo.

Lo que los une inicialmente es a menudo la vibración invisible de integridad que ella emite, como si fuera una señal de radio. Los capricornianos no soportan a las mujeres frívolas, vulgares, agresivas o fundamentalmente deshonestas. Así que él capta la señal, investiga, resuelve finalmente que ella está dotada de las mismas cualidades de veracidad y honestidad que lo caracterizan a él y, después de un lapso decoroso, le hace una propuesta. Sea lo que fuere lo que le propone (y generalmente será una sociedad comercial o el matrimonio… o ambas cosas), siempre dejará pasar un lapso decoroso. Las Cabras no actúan impulsivamente. Lo que él no comprende es que, aunque se trate de una mujer íntegra, la suya es una forma individualista de integridad. Los Acuario son, sobre todo, leales consigo mismos (también sinceros consigo mismos), siempre fieles a lo que interpretan que es la verdad… pero esto no concuerda exactamente con la integridad de Saturno y con su hábito tradicional de honestidad. Capricornio se ciñe a las reglas. Acuario también, es cierto, pero a sus propias reglas privadas e individuales. Otro elemento que probablemente también los hizo confluir al principio fue la belleza de la Aguadora. Todas las mujeres que vibran en la frecuencia de Urano tienen una belleza sobrenatural, frágil, como una bruma matinal o un arco iris de verano… que primeramente está aquí, y después se torna invisible… para volver más tarde, y que tiene rasgos claramente definidos, que recuerdan un poco los de una diosa griega. Es probable que sus ojos también lo hayan hipnotizado. No hay ojos como los de Acuario: soñadores, misteriosos, siempre dotados de esa mirada remota y perdida desde hace mucho tiempo en el mañana. (Sí, he dicho «perdida desde hace mucho tiempo en el mañana». Se trata de un problema de tiempo. Todos los Acuario entienden la teoría einsteniana del tiempo.) Los ojos de él están fijamente enfocados sobre (y en) el día de hoy… cándidos y serios, muy distintos de los de ella. La diferencia atrae.

Las ideas neuróticas del capricorniano típico sobre el trabajo de «su mujer» podría generar conflictos entre estos dos (a menos que la Luna o el ascendente de la chica Acuario esté en un signo de Tierra, para armonizar con la imagen más sosegada de la Cabra). La mayoría de los hombres Cabra miran con malos ojos a las mujeres profesionales. Algunos de ellos hacen algo más que mirarlas con malos ojos: les prohíben terminantemente que se dediquen a semejantes actividades, y sólo permiten que la dama trabaje en la empresa familiar. Algunos capricornianos están tan atados a los estereotipos masculino-femeninos, que tienen la firme convicción de que todo hombre que se casa con una profesional próspera, lo hace movido por el interés económico… aunque sea obvio que su amor es recíproco. Este tipo de capricorniano se empecina en creer que aquel hombre sólo finge amarla. Tiene que ser por dinero. Aunque él mismo amara sinceramente a una profesional próspera, estaría igualmente convencido de que su propia motivación es la codicia… aunque ella fuese muy bella, deseable o inteligente, y aunque él le tuviera un gran afecto. Lamentablemente, alguna que otra Cabra padecerá esta rara aberración de Saturno, que le impedirá creer en el amor entre el hombre y la mujer si aquél no se ciñe a un esquema preconcebido, que data, más o menos, de la era de los dinosaurios. A menos que su capricorniano tenga la verdadera obsesión de vetar la independencia femenina, es posible que la Aguadora (nacida, recuerden, bajo un signo fijo) admire extrañamente sus ideas un poco anticuadas. Al fin y al cabo, se enamoró de él porque podía contar con que lo encontraría casi siempre en el mismo lugar, a diferencia de lo que ocurría con todos los hombres que conocía, y que eran tan imprevisibles como… bueno, como lo es ella misma (o como lo era, antes de que la Cabra la moldeara a su imagen y semejanza).

La mujer Acuario, con sus propias cualidades camaleónicas de suspenso y con sus corazonadas intuitivas y sus procesos mentales alterados, busca a menudo en su compañero lo fiable, lo formal y lo seguro. Es una paradoja, pero como he señalado reiteradamente en otras secciones de este libro, todos los Aguadores son paradojas vivientes. Quizá la atrae la estabilidad en razón de la fijeza básica de Acuario. Al fin y al cabo, lo que es fijo es fijo, aunque nunca lo adivinarías a juzgar por su conversación ambigua y su conducta abstracta, que hacen que te sientas como si estuvieras en un balancín al mismo tiempo que das vueltas en la noria gigante de un parque de diversiones. Generalmente sus reyertas girarán en torno de situaciones ajenas: episodios o personas con los que ella tiende a ser tolerante… y él tiende a ser implacable. Sin embargo, por mucho que se amolde, la Aguadora llevará la batuta a la hora de discutir, con su encanto dulcemente persuasivo de elemento Aire… pues parecerá sugerir. Así, la mujer Acuario gana al final casi todas las disputas o confrontaciones con la Cabra terca, práctica, quizá porque ella divierte y confunde, y todo esto lo hace con la mayor naturalidad, sin exigir, limitándose a sugerir cuando los demás no la escuchan. No es raro que todos piensen que él es el auténtico mandamás. Si sus soles y lunas están en oposición o cuadratura, es posible que él se despierte en una mañana lluviosa y comprenda por fin que lo están manipulando delicadamente, que rechace un papel tan poco masculino… y que estudie la posibilidad de separarse. La rumiará durante mucho, mucho tiempo. El capricorniano no hace nada deprisa, y menos aún cuando se trata de destruir un hogar, pues esto lo desquicia. La separación o el divorcio también le dolerá a ella. Sin embargo, a la larga, la chica Acuario se adapta a la relación descalabrada más rápida y fácilmente que cualquier otro signo, excepto Géminis, Piscis o Sagitario.

El divorcio, como el matrimonio, es esencialmente un cambio… y el cambio nunca asusta a esta chica tanto como a otras. Desde el punto de vista sexual, la unión de Capricornio y Acuario puede dejar algo que desear. No siempre. Sólo a veces. Acuario es un signo masculino, y lo rige el planeta, también masculino, Urano… por muy dulce que sea ella cuando habla. Al principio, los humores cambiantes de su mística innegablemente femenina, con sus vibraciones masculinas contradictorias, excitan al capricorniano, pero es posible que más tarde sólo lo irriten. De alguna manera, a él se le escapa la verdadera esencia de ella. En cuanto a él… bueno, al comenzar el romance su sensualidad terrenal la atrae irresistiblemente, y después puede convertirse en una carga muy pesada… porque el ideal que ella tiene de la expresión sexual es mucho más etéreo, y exige una preparación imaginativa y cerebral para la unión física concreta. Pero, por supuesto, el amor puede transformar todos los senderos escabrosos en el camino que conduce al país de Oz. Basta un poco de magia. De modo que si ponen verdadero empeño podrán superar estos obstáculos, a medida que cada uno de ellos satisface las necesidades muy distintas del otro, mediante la aptitud de la Cabra para el afecto paciente y afable… y mediante la aptitud de Acuario para entender tolerantemente la naturaleza humana, y sobre todo la de él. Suponiendo que sus aspectos Sol-Luna sean armoniosos, la relación se profundizará gradualmente a lo largo de los años, hasta que cada uno suministre lo que le falta al otro. Ella se hará más segura y estable… menos inquieta y anhelante. Él se hará menos rígido-frígido, más libre y abierto. Se parecerán cada vez menos a sí mismos… y cada vez más al otro… y se fusionarán tan íntimamente que sus amigos empezarán a verlos como una persona, una unidad de medida, y no dos individuos. Obviamente, éste no es un estado natural para Acuario, pero si se lo equilibra cuidadosamente, los resultados pueden ser maravillosos. La mayoría de las personas olvidan con cuánta desesperación la Cabra anhela silenciosa y secretamente poder retozar y juguetear. Sólo la retiene el adusto Saturno.

El sentido del humor y la risa de las Cabras, su bella sensibilidad y su intuición telepática, son iluminadas por un corazón cariñoso que ansía liberarse. Sufren los habituales accesos de timidez y apocamiento de Saturno… y hay días en que cavilan melancólicamente, al borde de la desesperación, sin ninguna razón visible. Pero la Acuario puede ser deliciosamente paciente y esperar el plácido arco iris que ella sabe que no tarda en refulgir en su aura… y que este siempre reaparece. La mujer Acuario que ama a un capricorniano debería ponerle grilletes de cuando en cuando al Saturno que hay en él, cogerlo por la mano y desafiarlo: «¡Eh, tú! ¿Quieres venir a chapotear en un charco, a jugar al escondite con las tortugas, a construir una casa sin paredes… y a reírte de nada?». Es posible que el tímido hombre Cabra se dé una sorpresa a sí mismo, al acompañarla. Pero si le pregunta: «¿Cómo puedes construir una casa sin paredes?», la luna de miel habrá terminado… y el amor también. Aun así, puede renacer milagrosamente y esa es la especialidad de los Acuario.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu propia relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta personalizada.

Amada Astral 

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: