Hombre ACUARIO Mujer PISCIS

Resultado de imagen para relaciones de pareja tumblr

Pueden fiarse de que la chica Piscis comprenderá instintivamente lo que las doncellas menos sensibles, menos perceptivas, pasarán a menudo por alto. No obstante su extravagancia, su conducta innegablemente rara, la forma curiosa en que agita las orejas; no obstante su distracción, y la expresión ausente de sus ojos… este hombre nació bajo la influencia de un signo masculino, y lo rige, además, un planeta masculino. Además de todo esto, es un idealista, protector de los débiles. Nadie está en mejores condiciones que el hombre Acuario para desempeñar el papel de hombre. Puede parecerse inesperadamente a Flash Gordon, o a Clark Kent: capaz de desplegar mucho valor en las garras de la calamidad, y por tanto, muy bien pertrechado para defender a su dama en todo momento. Es un hombre entre los hombres, de esos que hacían desmayar a las mujeres en las películas. El actor Clark Gable, que interpretó a Rhet Buttler en Gone With The Wind, era un signo solar Acuario. El resultado es bastante satisfactorio cuando su mirada ausente se posa casualmente sobre una chica de Neptuno. La feminidad de ésta contrasta hermosa y marcadamente con la masculinidad de él. Recuerden que Piscis es un signo femenino, y que a ella también la rige un planeta femenino. Generalmente estos dos experimentan la acción del magnetismo básico de la naturaleza a los pocos minutos de haberse encontrado. Si hay una mujer capaz de apartar el interés de un Aguador de su hobby, o sea de la contemplación de la gente y de todo tipo de investigación, para encauzarlo hacia otra indagación de naturaleza más personal, en un plano más íntimo, esa mujer es la chica Pez. Como he señalado antes, por regla general los hombres Acuario no están tremendamente obsesionados por la atracción entre los sexos. Sin embargo, cuando el hombre Acuario se encuentra con una chica Piscis, es posible que de pronto adquiera una aguda conciencia de su sexualidad (para no hablar de la de ella), lo cual hará que se comporte de una manera muy extraña. Sí, más extraña que la normal, lo que puede determinar que sea en verdad muy extraña. Tal vez su conducta le haga pensar que él le tiene antipatía.

Ella no debe dejarse despistar sólo porque: cuando se le cae su suéter blanco de angora él lo pisotea con sus botas enlodadas; él la lleva al teatro y después se va a la galería a rumiar sus palomitas de maíz a solas (sólo porque ha olvidado dónde estaban sentados); le telefonea y le pregunta si puede sacar a pasear su perro, sin invitarla a acompañarlos; o infla una bolsa de papel y la revienta junto a su oído, y después ríe histéricamente, cuando ella se estaba preguntando si había notado su nuevo perfume. Él lo ha notado. ¡Claro que sí, claro que sí! Por eso infló la bolsa de papel y la reventó. Para ocupar sus manos, cuando éstas ansiaban estirarse y acariciarle suavemente la mejilla. ¿Qué pensarían sus compañeros, sus camaradas, todos sus amigos? Esas tonterías son propias de sentimentales románticos, no de hombres como él. Espera. Ya cambiará. La dama Piscis que se duerme llorando porque el hombre Acuario del que se enamoró la trata con (calculada) indiferencia, como si ella lo enfriara totalmente (cuando en realidad lo enardece tanto que ha olvidado en qué año vive), debería aprender de memoria estos pocos versos de un poema que escribí una vez respecto de este tipo de situación.

Ahora debo irme…

no me retengas con tus ojos

ni proyectes así tu corazón al otro extremo del cuarto porque si lo haces se

destrozará el mío

¿que si te amo? Claro que te amo

por eso debo irme… antes de que sepas cuánto *

Estos dos harán el amor bastante bien en un plano mental. En verdad, en su luna de miel. Sí, incluso en su luna de miel. Una vez que la chica de Neptuno toma conciencia de las simulaciones románticas de este hombre, y deja de llorar y empieza a seducirlo, él está perdido. Durante la luna de miel, es posible que pasen muchísimas horas tratando de encontrar la solución de problemas absurdos, como, por ejemplo: Si sus sendos relojes desgranan el tiempo en direcciones opuestas, a un ritmo determinado, ¿cuánto tardarán en marcar la misma hora? Él recurrirá al álgebra, ella recurrirá a la meditación. En su confuso estilo de Neptuno, ella comentará que es imposible que eso ocurra, porque su abuela le enseñó que la suma de dos males nunca es un bien. El no la escuchará. Estará atareado con sus cálculos. Entonces, en su «confuso estilo de Neptuno», ella le preguntará si la respuesta debería ser: Cuando los dos relojes marquen la misma hora… ¿o la hora correcta? Por supuesto, este tipo de pregunta neutralizará todos los cálculos escrupulosos del Aguador, que arrojará su sacapuntas al suelo en un arranque uraniano de frustración. Ella permanecerá tan tranquila como pueda, y en su «confuso estilo de Neptuno», le sonreirá con expresión soñadora, y después murmurará que, cuando se trata de hacer el amor, «cualquier momento es el correcto». A él se le pondrán rojas las orejas, sonreirá, se quitará su reloj… las luces de su habitación se apagarán… y…

Generalmente no me apresuro a describir en un tramo tan avanzado de la sección la relación física entre las parejas de las diversas configuraciones de signos solares, pero cuando se trata de un hombre que es todo hombre, y de una mujer que es toda mujer, estas cosas empiezan pronto. Realmente no es necesario ruborizarse (ambos se ruborizan fácilmente) con los pormenores del goce que encontrarán en su compatibilidad sexual. Todo será como la Naturaleza dispuso que sea, y esto implica una fusión fluida y armoniosa de dos individuos distintos en la unidad explosiva del acoplamiento. Sólo si existiera un aspecto de tensión entre sus luminarias (Sol y Luna) o si hubiera otras posiciones planetarias negativas entre sus natividades, este hombre y esta mujer tropezarán con alguna dificultad para alcanzar la auténtica dicha mediante la compenetración de su unión física. Creo que será mejor que lo dejemos así, porque tanto a Piscis como a Acuario les disgustan las menores intromisiones del Hermano Grande… o de la Hermana Grande, en su vida privada. Por supuesto, no es justo que procedan así, porque ella es experta en obtener abundante información telepática acerca de todas las personas que conoce, y él es capaz de investigar cada «hola» de sus amigos (e incluso de los desconocidos) e inferir toda su vida personal de esta sola pista. De cuando en cuando la mujer Piscis, que no es perfecta, hará involuntariamente algo que desencadenará la ira imprevisible de su Aguador. A todos los Acuario les resulta difícil no complicar las cosas. En lugar de hacer caso omiso, como debiera, de cualquier reyerta que aflore entre ellos, dada la naturaleza hipersensible de ella, el Aguador se siente tentado de remover cielo y tierra hasta demostrar que él tiene razón y ella está equivocada. Digamos, por ejemplo, que viven en el campo y tienen un huerto de grandes dimensiones. Un día, él plantará unas semillas de flores cerca de las coles y los tomates, poniendo en práctica alguna complicada técnica de cultivo que no se ha molestado en comunicarle a ella. Otro día, ella estará regando las coles, verá los brotes, y los arrancará, creyendo que se trata de hierbajos.

Él abrirá las compuertas a una de sus tormentas eléctricas de Urano y ella se replegará en un agraviado silencio, con los ojos empañados y las manos trémulas. Si ella comete el error de insistir en que se trata de hierbajos, para defenderse, él cogerá seguramente uno de los brotes que ella arrancó y lo plantará en una salivadera de bronce. Lo cuidará secretamente, le hablará, le cantará el «Flower Drum Song», lo rociará con abono para plantas… y cuando florezca un hermoso pensamiento de aterciopelados pétalos amarillos y purpúreos lo depositará frente al tazón de cereales de ella, sobre la mesa de la cocina, en un soleado mediodía, y dirá triunfalmente: «He aquí uno de los hierbajos que omitiste destruir durante tu purga». Ella correrá escaleras arriba, dará un portazo, y llorará, porque él se tomó tanto trabajo para demostrarle su error… y probablemente él no entenderá por qué está tan alterada. Así es como la influencia desquiciante de Urano perturba a veces la delicadeza de la vibración de Neptuno. Después de algunos años de convivencia, él aprenderá a posarse con más suavidad sobre el tierno corazón de ella, y ella aprenderá que él no la ama menos sólo porque se obstina tanto en probar que tiene razón en las grandes cosas y en las pequeñas. Pero hasta que ambos aprendan, sufrirán bastante. Como sucede en todas las configuraciones de signos solares 2-12, ella es más tolerante con él de lo que lo serían los demás, porque Acuario representa para Piscis la duodécima Casa del Karma, donde ella residió hace menos tiempo del que le gustaría recordar, incluso inconscientemente. Ella no desea volver a semejante concentración en la investigación y la curiosidad, porque en su existencia actual ha progresado hasta el punto de aceptar muchas cosas sólo por fe, pero recuerda las trampas que acechan a la experiencia de Urano, y se compadece, pues su personalidad superior está familiarizada con ellas.

Ella representa la próxima lección que él debe aprender en la escala de la evolución humana, y el Aguador no está seguro de querer inscribirse en el curso. Pero él espía de vez en cuando el libro de texto, a través de los ojos de ella… y aprende mucho gracias a su ejemplo. A menos que Venus tuviera un aspecto negativo a la hora de su nacimiento, la mujer Piscis se ahorra la tortura de los celos que acosan a algunas de sus otras hermanas astrológicas. Pocas veces sospechará que él le es infiel, y esto sólo basta para allanar muchas de las escabrosidades de su relación. De todas maneras no hay mucho que recelar de este hombre (a menos, por supuesto, que en su horóscopo, Venus o Marte tenga un aspecto negativo, cosa que sucede de tiempo en tiempo), porque el Aguador típico encuentra suficiente énfasis en la relación hombre-mujer con una sola compañera, sin correr en busca de complicaciones. El romance y la pasión física son estupendos: él no tiene nada contra el uno o la otra, y en verdad los ha investigado y ha verificado que son sorprendentemente satisfactorios en todo sentido… pero no existe mucho peligro de que se concentre en ellos con exclusión de todos los otros placeres de los que puede disfrutar con ella, y prácticamente no existe ningún peligro de que flirtee con la vecina, aunque ésta venga a su casa en biquini para pedirle las tijeras de podar. Posiblemente disfrutará del espectáculo, y hostigará un poco a su mujer Piscis después de que se vaya la vecina, pero a continuación volverá a su actividad más reciente, que puede consistir en promover su candidatura a gobernador del estado, en leer a Sherlock Holmes, en confeccionar los planos de su nueva casa dotada de calefacción solar, o en alimentar a su cotorra.

Ella sonreirá, y también se ajetreará, ayudándolo cuando la necesita, pero dejándolo por lo demás a solas con sus pasatiempos intelectuales. Es casi maravilloso estar enamorada de un genio, y ser amada por él. La vida puede ser un poco demencial, pero nunca monótona. Ella nunca sabe qué esperar a continuación. Por ejemplo, ahora mismo, él le ha dicho que mire en el cajón inferior de la cómoda. Ella mira, extrañada, y encuentra una gorra con borla, de angora blanca, y una bufanda que hace juego, «¡Sorpresa!», exclama él, y le hace un guiño. «Es hermosa —responde ella—, ¿pero cuál es el motivo del regalo?».

ACUARIO: No hay ningún motivo. No es un día especial ni nada. Sucede que ayer recordé aquel día en que pisoteé tu suéter de angora blanco con mis botas enlodadas, hace siete u ocho años, cosa que tú ni siquiera mencionaste.

PISCIS: Pero ha pasado mucho tiempo desde entonces. Eres un encanto, al pensar en eso después de tanto tiempo, en un día corriente, sin ninguna razón especial. ¡Gracias! Es realmente hermoso. Una magnífica sorpresa para la mañana de un miércoles. En realidad, hoy es su aniversario de bodas, y él no lo recuerda ni remotamente (en el plano consciente). Pero ella no le dirá una palabra. Se limitará a sonreír, a arrojarle un beso tierno… y a regar los pensamientos purpúreos que florecen sobre el antepecho de la ventana.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta. Se cancela vía PayPal desde cualquier parte del mundo.

Amada Astral

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

 

2 Comments

  1. De verdad eres Increible, describistes mi relacion con mi pareja al 200% gracias ahora puedo entender muchas attitudes que antes pensaba que no tenian solucion.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .