Mujer CAPRICORNIO Hombre CAPRICORNIO

Cuando un hombre capricorniano reciba un regalo, si bien se sentirá tímida y secretamente complacido, lo aceptará, empero, con un ligero recelo y lo examinará con cautela… incluso cuando lo que le regalen sea el amor. Por tanto, si la Cabra parece tratar el regalo de amor de la chica capricorniana con un poco de desconfianza, y si lo examina con mucho cuidado, antes de aceptar su lealtad y de retribuirla con su propia entrega total, ella no tendrá realmente derecho a ofuscarse excesivamente. Ella trata exactamente de la misma manera el regalo de amor que le hace él. Es cuestión de saber quién es el primero en capitular y entregar su corazón, y quién lo recibe. Cualquiera de los dos que tome la iniciativa en esta vibración 1-1 deberá sufrir la pena de que el otro acepte con cautela. Pero alguien tiene que tomar la iniciativa en algún momento. Un hombre y una mujer que se sienten fuertemente atraídos no pueden continuar acechándose el uno al otro en silencio hasta el fin de los tiempos. Es raro que los capricornianos se enamoren a primera vista, o de la noche a la mañana… o incluso después de unos pocos días, semanas o meses. Puede ocurrir, claro está. Cualquier cosa puede ocurrir cuando el elemento de la naturaleza humana está sumergido en el romance, pero el chico y la chica Cabra necesitan normalmente un lapso respetable para admitir que han perdido su autocontrol hasta el punto de necesitar a otra persona, y que se han dado el lujo de depositar en manos de otra persona el poder de concederles la felicidad… o de negársela, según cómo sea. Generalmente los capricornianos no ceden las riendas del poder, sin una larga y dura contienda previa. A un capricorniano no le gusta necesitar. La Cabra piensa que «necesidad» es sinónimo de «debilidad».

A pesar de toda su sabiduría y su sentido común, al hombre y la mujer capricornianos no les vendrían mal unas pocas lecciones sobre el tema de las emociones humanas. Tienen que aprender a reconocer el papel importante que desempeña la «necesidad» en el verdadero amor. Podría parecer presuntuoso que una simple Carnero intente enseñar algo a los regidos por Saturno, pero incluso ellos precisan un ocasional curso de refresco sobre los imponderables del corazón. El hecho de amar, y de ser amados en cambio, nos permite aproximarnos gloriosamente a los niveles más altos de felicidad de nuestras bien llamadas personalidades superiores. El hecho de amar no basta, por sí mismo. Tampoco es suficiente el hecho de ser amado, sencillamente. La reciprocidad es el ingrediente indispensable de cualquier receta romántica, la levadura, el fermento… sin el cual las emociones se morirán de hambre por falta de un alimento completo. Otra forma de decir «amar, y ser amado en cambio», es: «necesitar, y ser necesitado en cambio». Aunque el orgullo del hombre y la mujer de Saturno por su autonomía luche desesperadamente contra esta noción, el amor y la necesidad son gemelos idénticos… menos en el contexto de la necesidad de cosas materiales. Todos, y especialmente los capricornianos, saben que uno no tiene por qué amar a su banquero, aunque por cierto lo necesita, de cuando en cuando. Ni a su dentista. Ni a su mecánico de autos. Ni a la compañía de teléfonos. Es cierto que necesitamos tremendamente a la compañía de teléfonos, pero no conozco a nadie que ame realmente a esa matriarca codiciosa, rica como Midas, autoritaria y monopolista.

Cuando digo que «necesitar» es sinónimo de «amar», hablo de necesitar en un sentido emocional, en el contexto de necesitar algo relacionado con el corazón, y no con objetos de valor intrínseco. Sin embargo, en virtud de la ley del macrocosmos-microcosmos (lo que sucede arriba, sucede abajo), la necesidad de tipo material es la que produce las parejas llamadas «extraños compañeros de cama» en la política y en otras áreas de la vida. Ustedes los capricornianos deben recordar que, para poder amar, la persona amada debe ser de alguna manera vulnerable, debe tener alguna debilidad que sólo su fuerza puede sustentar, que sólo su compasión puede relegar al olvido… en síntesis, debe necesitarles. Para ser amados, ustedes mismos deben ser de alguna manera vulnerables, deben tener alguna debilidad, que sólo la fuerza de la persona amada puede sustentar, que sólo su compasión puede relegar al olvido, sin por ello dejar de amarlos… en síntesis, deben necesitar a esa persona, así como ella debe necesitarlos a ustedes. Sólo cuando ambos compañeros experimentan e intercambian mutuamente la necesidad, el amor empieza a prosperar. Un milagro tan delicado como el del amor puede desequilibrarse muy fácilmente, en un sentido u otro. Es imposible amar cuando lo único que sentimos es respeto y admiración por alguien, pero no encontramos en él —o ella— puntos vulnerables que hacen que esa persona nos necesite, y que por tanto hacen que nos sintamos necesitados. A la inversa, es igualmente imposible amar cuando lo único que sentimos por la otra persona es comprensión o compasión, pero no encontramos nada en ella para respetar o admirar, nada que nos haga necesitarla para que nuestra propia dicha sea completa. Este tipo de intercambio de necesidades es la que determina que el amor deba ser un camino de dos direcciones… para que no se reduzca simplemente a un encandilamiento no retribuido por parte del hombre o la mujer. Fin de la disertación de la Carnero a la Cabra.

Ahora que hemos demostrado, espero, que la necesidad es necesaria, hemos eliminado el mayor obstáculo del camino del hombre y la mujer capricornianos que se interesan auténticamente el uno por el otro. Una vez que aprendan que la necesidad mutua es permisible, e incluso deseable, estarán listos y dispuestos a confesarse tambiénmutuamente que se han enamorado. El obstáculo siguiente, que tiene asimismo respetables dimensiones, aunque nunca es tan descomunal como el primero, consiste en la situación peliaguda que aflora cuando sus familias no se llevan bien. Éste es un problema complicado. Aquí lo tenemos a él, listo para aceptar el don de amor de su capricorniana, después de haber verificado cuidadosamente su perdurabilidad…Aquí la tenemos a ella, lista para comprometerse con su Cabra para toda una vida, después de haberse asegurado de que será una pareja fiel, de que ganará suficiente dinero para mantenerlos a flote y de que será un buen padre, que cuidará que a sus hijos no les falten el alambre para enderezar los dientes ni las vitaminas apropiadas. y que puedan concurrir a una buena universidad… y la familia de él amenaza con echarlo todo a perder con su actitud emocionalmente inmadura respecto de la familia de ella. Si el primo de él, y el tío de ella se niegan a concertar una tregua, es posible que los dos capricornianos no cancelen sus planes matrimoniales por ello, quizá… pero tal vez tomarán esa medida trágica y drástica si los antagonistas son parientes más próximos, como sus hermanos, mamá o papá. Es aconsejable que las Cabras de uno y otro sexo verifiquen la compatibilidad entre sus respectivas familias antes de tomarse las cosas en serio, si quieren que su relación sea estable y esté libre de problemas.

Será raro que las discusiones por asuntos de dinero perturben la unión entre un hombre y una mujer capricornianos. Si son Cabras típicas, las únicas reyertas que tendrán por dinero girarán en torno de la elección del banco más seguro para guardarlo, y del plan de capitalización más fiable (a menos que la Luna o el ascendente de uno o de ambos esté en un elemento de Fuego o de Aire, en cuyo caso quizá tendrán algunas discrepancias). La razón por la cual la mujer capricorniana típica se entiende tan bien con el hombre capricorniano consiste en que él no sólo es tan calladamente ambicioso como ella, sino que además es posiblemente el único hombre preparado para enfrentar las arremetidas exteriormente implacables de ella, al mismo tiempo que intuye su ternura oculta y que la valora como mujer. La chica Cabra es asombrosamente autónoma, lo cual ahuyenta a los hombres que interpretan esta cualidad como una amenaza a su desvarío de que las mujeres son el sexo débil. El caso de este hombre es distinto. Él admira su tenacidad y su fuerza, su negativa a permitir que los sentimientos gobiernen sus decisiones o su vida, y el hecho de que busque la felicidad en el mismo lugar donde lo busca él, excavando el terreno sólido y seguro. La chica Cabra casi nunca se permite un comportamiento ultra-femenino, excesivamente sentimental, a menos que su corazón la coja por sorpresa cuando está distraída. Esto es precisamente lo que quizá haga el hombre Cabra, si no lo hace su corazón: pillarla cuando está distraída. El hombre medio regido por Saturno modera sus emociones tan instintivamente, tiene un sentido tan desarrollado de la oportunidad romántica, es tan paciente y está tan dispuesto a esperar el momento correcto, que es posible que ella le permita convertirse en una parte integrante de su vida, pensando que sólo son amigos… hasta que comprenda súbitamente que él es mucho más que otro camarada capricorniano, con el que puede discutir sus sueños prácticos.

Pero los sueños, sueños son, prácticos o no, con una poderosa influencia sobre las emociones. Y cuando esta chica encuentra a alguien cuyas aspiraciones son tan sublimes como las suyas, que sonríe afablemente junto con ella cuando algo es realmente divertido en lugar de reírse estentóreamente de cualquier tontería, que no le miente nunca, y que tiene una manera de mirarle serenamente los ojos con los de él tan sosegados… alguien que puede ser tierno sin ser bochornosamente emotivo, que es amable con la familia de ella (y con la de él), que sabe reparar su propio auto (y el de ella) cuando se avería, y que tiene una respetable cuenta bancaria conectada con sus planes para el futuro… cuando se cumplen todas estas condiciones, en una luminosa tarde en que él esté remendando las botas de ella, lo reconocerá como la encarnación de uno de esos sueños, y quizá del más importante. Es probable que cuando ella despierte lentamente para tomar conciencia de la verdad de las cosas, él ya la haya seleccionado —privadamente— como la mujer a la que desea ver convertida en madre de sus hijos, en guardiana de su hogar (el que va a construir y figura en su programa cuidadosamente calculado para el futuro), y como la única chica a la que alguna vez le permitiría usar su muy valorada sierra de cadena para cortar madera. El estará preparado para el momento en que ella se dé cuenta de que lo ama, y ya hará mucho tiempo que estará esperando que en sus ojos brille una nueva luz. Sabrá exactamente lo que ésta significa.

Más aún, sabrá exactamente lo que debe hacer al respecto. Mientras aguardaba, urdía planes para este momento, así que será imposible que dé un traspié. Todo lo que diga, y lo que haga, será perfecto. Algo que tiene excelentes posibilidades de ser «perfecto» entre ellos es la expresión física del amor. Ésta puede ser una manifestación cataclísmica de sentimientos profundos, una forma de desahogar toda la emoción que ambos controlan tan estrictamente en otras facetas de sus vidas… con otras personas. El jubiloso descubrimiento de que pueden dar rienda suelta a sus emociones en la intimidad de su relación sexual es comparable con la euforia que debió de experimentar Colón cuando divisó tierra. El hecho de poder liberar tus deseos interiores y controlados, pero insistentes, con alguien en quien confías, con alguien que te entiende totalmente, dispensa paz y satisfacción a la mente y el cuerpo. Es posible que no descubran de la noche a la mañana este tipo de satisfacción fundada sobre la demostración física de su amor. Lo mismo les sucede a este hombre y esta mujer, cuando ven las primeras señales de bondad y afecto mutuos. La paciencia y la ternura son bloques resistentes para construir la pasión. Pocas Cabras masculinas o femeninas son celosas por naturaleza, pero sí son posesivas. No es lo mismo. Si no están atentas a este problema potencial, es posible que gradualmente se vayan poseyendo la una a la otra hasta el punto de perder los beneficios de la libertad individual. Cuando hablo de «libertad individual», no me refiero en absoluto a las teorías permisivas que sustentan en este contexto los fanáticos del «matrimonio abierto». La libertad individual no ha de ser necesariamente la libertad para entregarse a la experimentación sexual con múltiples personas. Un compromiso emocional entre dos seres que incluye este tipo de «libertad» no es tal compromiso, sino un autoengaño. Cuando hablo de libertad individual me refiero a la sabiduría que permite que las dos personas asociadas en una relación salvaguarden su individualidad, pues sólo así podrán continuar siendo excitantes, interesantes y estimulantes la una para la otra. La mujer y el hombre capricornianos que tienden a sofocarse recíprocamente, deberían colgar sobre su chimenea uno de esos posters que dicen: Si hay algo que amas muchísimo, déjalo en libertad. Si no vuelve, nunca estuvo destinado a ser tuyo. ¡Si vuelve, venéralo eternamente!

Todas las configuraciones de signos solares 1-1 generan un énfasis exagerado en las cualidades positivas y negativas del signo, y por tanto los dos capricornianos deberán tomar conciencia de que lo mejor puede ser enemigo de lo bueno. Lo «bueno» de su cautela, al duplicar su intensidad entre ambos, puede convertirse en una restricción peligrosa, capaz de sepultar lenta pero seguramente sus sueños bajo toneladas de tierra. Su circunspección innata con los extraños, hipertrofiada, puede determinar que quienes están en condiciones de convertirse en excelentes amigos los vean como una pareja en verdad muy fría. La combinación de sus propensiones a ser económicos, naturales de Saturno, puede ahogar sus posibilidades de llegar a la cima de la montaña, volviéndose como un búmerang contra sus ambiciones compartidas… y aplazando la materialización de sus planes. Sería muy saludable para su relación que se arriesguen de cuando en cuando, cualesquiera sean las probabilidades adversas. Los capricornianos tienden a buscar perseverantemente la «burbuja reluciente» de la fama, y después la rechazan por temor a que estalle. Este tipo de restricción autoimpuesta sepulta muchos de sus ensueños más brillantes bajo montañas de cautela innecesaria. Es inútil pedirles al hombre y la mujer capricornianos que se arriesguen en la vida hasta el punto de cancelar sus pólizas de seguros y de reconocer que éstas reflejan miedo al futuro, en lugar de confianza. Casi no hay un capricorniano sobre la faz de la Tierra que no tenga una póliza de seguros puesta al día sobre su propia vida, sobre la de su esposa y sus hijos, sobre su hogar, su salud, sus autos, su sierra de cadena, la máquina de coser o el tablero de dibujo de ella, la foto de sus familias con marco de plata, los retratos al óleo de sus bisabuelos… y todo lo demás de valor material que sea posible asegurar contra pérdida o robo. No iríamos a ninguna parte si tratáramos de convencer a este hombre y esta mujer de que deben confiar en el mañana o si les recordáramos que la forma más eficaz de asegurar y garantizar que ocurrirá algo malo consiste en esperar o temer que ello ocurra… y que la salvaguarda más fiable para que nunca ocurra nada malo consiste en la seguridad interior de saber que no ocurrirá… y no iríamos a ninguna parte porque las Cabras regidas por Saturno no entenderían este tipo de consejo espiritual. (Tampoco lo entenderían muchos Cangrejos de Cáncer, Toros de Tauro o Escorpiones.)

Entonces, les recordaré en cambio que ninguna de esas compañías de seguros que han enriquecido sus arcas gracias a que suministran a la gente una sensación de seguridad porque prevén todas las grandes y pequeñas preocupaciones que puede concebir la mente humana, ha sido capaz de imaginar la forma de lucrar ofreciendo una póliza de seguros sobre el amor. Como los mismos enamorados controlan el destino de su amor, el elemento humano determina que ésta sea una especulación demasiado arriesgada. En el amor no se garantiza la devolución del dinero… ni hay grandes indemnizaciones en efectivo en caso de pérdida, robo, accidente o muerte-de-la-relación. Apuesto a que nunca pensaste en esto, ¿eh, Capricornio? Imagínalo. Lo más valioso y precioso que tienes en el mundo… no está asegurado. Una verdadera tragedia. Pero no lo será, a menos que tú permitas que lo sea. En realidad, el amor es tan fácil de garantizar contra daños futuros como todo lo demás que vosotros dos siempre habéis procurado asegurar, incluidas vuestra salud, vuestra propiedad y vuestra vida. No hay que pagar primas mensuales. El nombre de la póliza es: Fe. No la encontraréis anunciada en las páginas amarillas pero sí la encontraréis si buscáis dentro de vuestros corazones bajo la «M»… de Milagro.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta personalizada.

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Anuncios

2 Comments

  1. Que historias tan bonitas . la verdad que siempre leos las historias de Capricornio con otros signos y son tan ciertas .quien sea que se invento estas historias gracias .. Me ayudan a entender mi relacion y porque no funcionan con siertas personas .

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: