Mujer SAGITARIO Hombre CAPRICORNIO

Resultado de imagen para fotos de parejas policías

¿Así que te gusta la verdad, por mucho que duela, no es cierto, Sagitario? ¿Crees en la sinceridad, cualquiera que sea el precio que haya que pagar en forma de sufrimientos, eh? Muy bien, prepárate. Tú lo has pedido. Aquí lo tienes. Tal vez haya en la Tierra unos pocos capricornianos que quedaron desdichadamente huérfanos en la cuna o en la infancia (experiencia realmente desquiciante para este signo solar), y quizá haya también unos pocos varones Cabra que guardaban un rencor feroz a sus padres y que se fugaron del hogar para incorporarse a una feria ambulante cuando apenas eran unos jovenzuelos. Quizá son alrededor de media docena. En todo el planeta. Pero a menos que haya nacido con la Luna y Saturno muy «mal aspectados» en su carta natal, el capricorniano medio (ese del que probablemente estás enamorada) sustentará a su familia más o menos como una estatua. Que esto le sirva de advertencia a la alegre y confiada chica Sagitario que piensa que su Cabra la ama por encima de todo lo que hay en el Universo. La ama, sí. Incluso es posible que la adore, que le regale un pimpollo de rosa en el día de su aniversario (cuando el florista liquide a mitad de precio), que le permita pilotar su auto (el de él, y si accede a ello es porque la ama realmente). Pero no es y nunca será, para él, lo más importante que hay en el Universo. Este honor le corresponde a su familia, y le seguirá correspondiendo mientras a él le quede aliento. Tanto si es una carga porque no se llevan muy bien, como si es un deleite porque se trata de un hato de gente muy divertida… la familia es la familia. Es posible que el capricorniano que ha sido irreparablemente herido por sus hermanos o sus padres no se quede eternamente en su hogar, pero llevará las cicatrices consigo durante toda la vida. La Cabra no se aferrará necesariamente a la casa donde residen sus padres, como el Cangrejo. Incluso es posible que los capricornianos se muden de la ciudad o el estado donde viven los suyos. Pero, tanto si está cerca como si está lejos de ellos, es tan difícil destetar a este hombre de su familia como aflojar pega loca. Y loca es la chica que intenta lo imposible.

Para la Arquera, la familia es ciertamente algo formidable, que innegablemente conviene tener a mano cuando necesitas pedir prestado dinero, o cuando te hace falta un alojamiento de emergencia en uno que otro fin de semana, pero es probable que su individualismo la haya inducido a cortar precozmente las amarras que la unían al hogar, y a correr en pos de la lejana música del organillo. Si esto implica dejar la familia atrás y mantener el contacto mediante una postal esporádica, paciencia. ¿Acaso no está previsto que los pájaros abandonen el nido? En verdad, en la Naturaleza, los padres ansiosos empujan literalmente al polluelo fuera del nido, para que aprenda a volar y sobrevivir. Sagitario opina que ésta es una teoría pedagógica sensata y excitante. A Capricornio le parece brutal, horripilante e insensible. Esta sola idea hace palidecer a la Cabra. Qué espanto. ¿Quién los alimentará y los cuidará cuando llegue el invierno? No a los polluelos, sino a los padres. Es Cáncer quien se cuida de que lo cuiden. A Capricornio le preocupan sus familiares, no porque él necesite protección, sino porque cree que ellos la necesitan. Es distinto. El resultado final es el mismo: tanto Cáncer como Capricornio se resisten a separarse de sus familias. Pero el motivo dista mucho de ser el mismo, y los motivos son los que cuentan. ¿Pueden imaginarse lo que sucede con un progenitor capricorniano y un hijo Cáncer… o viceversa? Es alarmante, alarmante de veras. Lean la sección Cáncer-Capricornio y verán. Pero todavía no. Aún no hemos rescatado a esta pobre Arquera de las ideas románticas que sustenta acerca de su amada Cabra. El capricorniano no es agresivo. La mayoría de ellos son conmovedoramente anticuados y galantes. Éste no es un hombre que la levantará en vilo con un alarido de Tarzán y la transportará a la jungla para seducirla junto a una laguna somnolienta a la luz de la luna. ¿Y si su mono estuviera mirando… o si un gorila desconocido pasara casualmente, durante un paseo de medianoche? Los capricornianos son muy decorosos y circunspectos, siempre se preocupan —al menos hasta cierto punto— por «el qué dirán». Esto no significa que él no sea romántico. Sólo significa que es posible que su romance esté teñido (en las etapas iniciales) de timidez.

Pero cuando él aventure una sonrisa apocada… cuando sus ojos serenos titilen mientras dice algo íntimo en un lenguaje cifrado que sólo ellos dos entienden, la mujer Sagitario que lo ama le encontrará una notable semejanza con un héroe de la jungla, aunque no se balancee colgado de una liana mientras habla. Todos los otros hombres de su vida le parecerán monos: torpes y desvergonzados, prepotentes e inmaduros. Si hay un defecto que el hombre capricorniano no tiene, éste es la inmadurez. En verdad, su madurez emocional es lo que ella más necesita de él, y hay que reconocerle el mérito de comprenderlo. Los hombres Cabra casi nunca se comportan como chiquillos, aunque lo sean cronológicamente. Los que se comportan de forma inmadura, son atormentados por su conducta más de lo que podría atormentar a quienes los rodean, porque es ajena a su misma naturaleza. Se sienten como si estuvieran prisioneros dentro de un cuerpo que se comporta de una manera tan distinta de la que corresponde a su propia esencia, que la situación se torna realmente alarmante y trágica. El hecho de no ser fiel a la esencia del propio signo solar es una señal de alarma de tremenda magnitud. Un Virgo holgazán, un Leo tímido, un Piscis autoritario… un Tauro extravagante… y así sucesivamente… pueden encaminarse en una dirección errada, con muchas aflicciones en perspectiva. Si la Arquera debe recriminarle a su amante capricorniano la forma en que se comporta a ratos, convendrá que controle su tendencia instintiva a hablar francamente y sin eufemismos. Podrá salvar los sentimientos de él, y su relación, si estudia un diccionario de sinónimos y utiliza cabeza. A la larga le ahorrará muchos disgustos y tribulaciones a su corazón si practica una especie de juego semántico cuando se encoleriza. He aquí un ejemplo. ¿De qué otra manera se puede decir egoísta? Individualista. ¿De qué otra manera se puede decir frío y cruel? ¿Qué tal sensato, pero insensible? Tacaño es una palabra dura. Económico o ahorrativo es más amable. En lugar de remilgado, ¿qué tal cuidadoso y respetable? Y siempre así. Si ella le grita: «¡Eres egoísta! ¡Eres frío y cruel! ¡Para colmo, eres tacaño y remilgado!», lo perderá (y perderá la oportunidad de madurar bajo su tutela enérgica y paciente). Es más suave, menos crudo y lacerante, decir sencilla, serenamente: «A veces eres muy individualista. ¿sabes?

También eres quizá demasiado práctico, económico y cuidadoso. ¿Te das cuenta?». (Aunque entre dientes lo acuse de ser un monstruo tacaño. egoísta y cruel.) Cuando le formule sus quejas en este tono, es probable que él tome nota, mentalmente, de que debe pulir un poco sus aristas, y quizás incluso sonreirá. Sí, sonreirá. Es asombroso ver cómo a la gente la complace oír la descripción de una cualidad dudosa de su signo solar (si se evitan las palabras crudas), aunque dicha cualidad sea la que otros consideran negativa. Díganle a un Tauro que es impulsivo, y fruncirá el ceño. La misma palabra deleitará a un Aries. Díganle a un Leo que es orgulloso, y sonreirá. La misma palabra ofenderá a un Virgo. Díganle a un Géminis que es cambiante, y asentirá sonriendo. La misma palabra les hará acreedores a una picadura de resentimiento de un Escorpión. ¿Cambiante él? Imposible. Díganle a un Cáncer que es conservador, y lo interpretará como un elogio a su naturaleza cauta… pero díganle a una Sagitario que es conservadora, y les contestará que vayan a sentarose sobre una torta de vaca. Etcétera, etcétera. Lo que es un defecto para los ojos de los demás, es una virtud desde el propio punto de vista. Y felicitémonos de que sea así, porque si no nadie podría vivir consigo mismo, ¿correcto? ¡Correcto! (Aries siempre tiene razón y nunca se equivoca. ¿Piensan que soy egocéntrica? ¡Yo soy Aries y opino que ésta es una cualidad magnífica! Si la juzgan negativa, es sólo porque están celosos.) Es indudable que el capricorniano puede parecer frío, porque teme exhibir sus emociones en forma demasiado pública. Podrían pisoteárselas (y a veces la mujer Sagitario es capaz de hollar el corazón con mucha fuerza). Pero no es totalmente egoísta. Es cierto que puede ser muy considerado consigo mismo, pero si le repites constantemente que es egoísta sólo conseguirás que finalmente se ponga a la altura de su fama.

La persona que amas se adapta gradualmente a la imagen que tienes de ella, en tu corazón y tu cabeza. ¿No lo sabías? Se trata de una ley metafísica impecable respecto de la interreacción de las emociones humanas dentro de la poderosa esfera vibratoria del amor. Hablando de amor, esto nos lleva al sexo, porque es imposible separar con éxito ambos elementos en la relación emocional entre un hombre y una mujer. El sexo aislado lleva a la enfermedad del espíritu y al vacío mortal. El amor aislado, sin sexo, es insatisfactorio y solitario… porque el amor y el sexo son gemelos. La compatibilidad sexual de esta configuración de signos solares 2-12, hecha de Tierra y Fuego, será tan buena o tan mala como lo determine la acomodación de otras facetas de su personalidad. Inicialmente, existe una compulsión de tocar, un poderoso sentimiento de curiosidad por parte de ambos, que refuerza el magnetismo de su química recíproca. Él es tan… distinto. ¿Cómo será en el papel de amante? (Distinto de ella, quiere decir.) Ella es tan… distinta.. ¿Cómo será el hecho de poseerla totalmente? (Distinto de él, quiere decir.) Es innegable que semejante curiosidad mutua genera una poderosa atracción sexual entre ellos. Sólo más tarde, cuando su amor ha pasado la nueva etapa y ha entrado en la familiar, el aspecto físico de la relación puede empezar a perder su atractivo. La curiosidad satisfecha embota la expectación trémula. Pero si él pone un poco más de imaginación… si ella pone un poco más de paciencia… aprenderán que la familiaridad no tiene por qué engendrar necesariamente el desdén. La familiaridad puede aportar una rara forma de cálido afecto y de profunda pasión que la sola curiosidad por lo extraño no alcanza a tocar. Él debe precaverse contra la torpeza emocional de hacer el amor y después dormirse rápidamente… o de practicar una amalgama sexual desprovista de palabras tiernas. Ella debe vigilar su tendencia a incurrir en torpezas verbales, como la de asestarle un flechazo de verdades dolorosas uno o dos segundos antes de que él la abrace. Entonces la Arquera se quejará de su «frialdad», cuando ha sido ella quien extinguió sus intenciones eróticas con un cubo de agua helada.

Sus planetas regentes cuentan la historia. El de él es Saturno, y Saturno puede ser injustamente restrictivo. El de ella es Júpiter, y Júpiter puede ser exagerado y abrumador. Cuando Saturno y Júpiter combinan sus vibraciones, estos dos planetas pueden producir (literalmente, en astrología) terremotos. Cada planeta posee un tipo de poder distinto, pero ninguno de los dos es flojo ni aburrido. Él debería escuchar una insinuación planetaria y debería tratar de hacer madurar la naturaleza impulsivamente apasionada de ella transformándola en un éxtasis más profundo y satisfactorio, cuidando de no congelar sus deseos en el ínterin. Ella debería comprender que él arde en deseos de que alguien descorra el cerrojo de su prisión saturnina de cautela… de que alguien como ella lo libere emocionalmente, para poder abandonar su prudencia y disfrutar de la pasión que experimenta más intensamente de lo que ella supone… en lo más recóndito de su ser. Éste es un hombre que se siente más cómodo cuando está encaramado solo (o con ella) en la cima de una montaña que cuando está andando por las bulliciosas y atestadas carreteras de la vida. Necesita una dosis de fama y éxito mundano. (Mientras no tenga que firmar autógrafos, cosa que aborrecería.) En la medida en que esto le sea negado, necesita que su mujer le tribute una dosis igual de reconocimiento respetuoso por sus logros públicos y privados. Ésta es una necesidad vital, y nunca se puede hacer demasiado hincapié en ella. Él admira y envidia a los célebres, a los triunfadores, y por tanto siente que ha fracasado si no ha llegado por lo menos a la cumbre de una modesta colina. No hace falta que sea el Everest. La clave de sus humores es su desencanto consigo mismo, con su grado de progreso… la distancia que separa su historial concreto de su meta interior. La mujer Sagitario no comparte esta necesidad silenciosa y controlada, pero desesperada, de llegar a lo alto de la montaña, pero sí necesita saber que las flechas de esperanza refulgente que dispara con su arco jupiteriano de fe e idealismo dan ocasionalmente en el blanco. Su corazón inquieto necesita de vez en cuando que una de esas flechas dé milagrosamente en el centro del blanco, pues de lo contrario decaerá su espíritu fogoso. ¿Y qué es una Sagitario sin fuego ni espíritu? Cuando él esté mohíno porque su éxito sigue oculto en la bruma… y cuando ella esté melancólica porque sus sueños tardan demasiado en materializarse… deberán partir en avión rumbo a algún lugar remoto y exótico, donde flote una pizca de magia en el aire. A veces sucede que un viaje compartido hace asomar nuevamente las estrellas de los deseos para un hombre Cabra y una Arquera que han dejado de despedirse por la noche con un beso.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta personalizada.

Amada Astral 

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

13 Comments

  1. Soy mujer sagitario, el primer capricornio
    en mi vida que amé se transformó en
    vil celotipico, y fue un desastre esa relación.
    El siguiente otro capricornio que fue el amor
    de mi vida fue una persona que describes casi al cien por cien, entre otros dos capricornios que
    También ame pero no como este último que
    Describo que usted describe. Dios, porqué cuatro capricornios en mi vida? YO NO LOS
    BUSQUÉ, ellos me buscaron y fue aparatosas
    Estas cuatro relaciones. No fueron unas tras otras
    Fueron a lo largo de mis 53 años 😔

    Me gusta

  2. Hola pues yo etenido una relacion con un capricornio el cual actua c9mo si yo no le importo y no le interesa mis cosas pero eso si si yo me retiro me busca lo raro es k ni el numero de telefono de el meda solo por face se comunica elimine mi face por k ya no quiero ser mas su juguete hoy si y manana no como k eso me pone mal

    Me gusta

  3. Me encantó! Estoy con un capricornio hace mas de 7 años, siento que no me ama pero está pendiente de mi, me siento en un punto que odiiiiioooo que se guarde todo y se lo he gritado, llorado, suplicado que no sea así , pero también he sido muy dura y presisamente por eso ha de actuar cerrado, nunca me ha faltado el respeto más yo a él si, LO AMOOOO no me daré por vencido!!! ( Debo ser menos cruel y tener más paciencia.) Un intento más no me hará daño, llegaré hasta donde mis fuerzas alcancen!! Gracias por el artículo, tengo ganas de llorar! 🤦

    Me gusta

  4. me siento sumamente identificada este capricornio me tiene loca, me marea, es como que si y como que no. siempre esta incluso cuando yo termine la relacion para salir con otro sagi como yo … pero cuando las cosas con el sagi no salieron bien… ahi estaba el crapi como siempre aguantando estoico y yo que me derrito, pero no se quiere comprometer y yo que aguanto la respiracion para no mandarme unas de las mias y alejarme o alejarlo … nose que hacer !!!!! concejo ??

    Me gusta

    1. Gracias! el texto le pertenece a la famosa astróloga Linda Goodman. Así como dices, ellos son muy realistas, prácticos, sólidos, así que hay que ser muy pacientes con ellos. Sobre todo si eres un signo de fuego bella.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .