La relación ESCORPIO-ACUARIO

…Son muy bravos y difíciles de abordar. Sí, lo son. Los dos. Y por eso, desde el principio, diré que no voy a tomar partido por ninguno de estos signos solares en cuadratura de la configuración de vibraciones 4-10. A lo largo de este capítulo, me propongo permanecer en el medio, neutral. Pensándolo mejor, es posible que el medio literal no sea un lugar seguro. Una está al descubierto y expuesta a recibir todo lo que estos dos se arrojen recíprocamente, ya se trate de palabras, bates de béisbol, bumeranes, yoyos, frisbees, insultos, cumplidos, furia, respeto… las cosas más inesperadas. Sin embargo, para seguir adelante, tratando siempre de mantenerme valerosamente en el medio, debo admitir que los Acuario son muy bravos, innegablemente, y que los Escorpión son difíciles de abordar, indiscutiblemente. Por tanto, en consecuencia, esto es: como combinación, el Aguador y el Águila son en verdad muy bravos y difíciles de abordar. Por separado o juntos, pero sobre todo juntos. Una se pregunta cómo estos dos se las apañaron para unirse, en primer lugar. Una también se pregunta si es sensato que estos dos se unan, en segundo lugar. La cuadratura entre sus signos solares genera patentemente un cierto grado de tensión (por ejemplo. cada uno cree que el otro juega con medio mazo de barajas, tiene sorbido el seso y está completamente loco…), pero en astrología, la tensión es sinónimo de energía (también en física, y por consiguiente, aún más en metafísica). Así que digamos que existe mucha… esto… energía (somos prudentes) en cualquier configuración de signos solares 4-10, como Escorpión-Acuario.

El problema es… no, tratemos de adoptar una actitud positiva… la cuestión es: ¿Qué harán el Águila y el Aguador con este tremendo flujo de tensión (quiero decir de energía) que circula entre ellos? ¿Lo canalizarán en conflictos absurdos… o en ese tipo de energía poderosa que hace que los molinos de viento giren, que los barcos naveguen, que los trenes marchen, que los pájaros vuelen… y que las naves espaciales rompan la barrera del tiempo? El solo hecho de que alguien mire la vida por un extremo del telescopio, y tú la mires por el otro, no es razón suficiente para que riñan. Si se tratara del mismo telescopio, comprobarán que se están contemplando el uno al otro. (Bueno, qué tal! ¡Qué casualidad, encontrarse precisamente a ustedes, en medio de un telescopio!) Por supuesto, un par de ojos parecería más pequeño, y el otro más grande, porque así están hechos los telescopios, pero tú no eres un telescopio. Tú eres un Acuario, y no deberías tener una visión tan deformada de todos los Escorpión, tomándolos por granujas furtivos, conservadores, crueles y mezquinos. Y tú eres un Águila, que debería dejar de tener una visión tan deformada de todos los Aguadores, tomándolos por individuos cuyo hábitat natural es la jaula de los monos, en el zoológico, si bien los monos podrían protestar, disgustados. Este tipo de energía no le haría dar ni media vuelta a un molino de viento, no movería un tren de la estación, ni levantaría a un pájaro de la rama de un árbol, con alas o sin ellas.

Quienes hayan visto la película “Encuentros cercanos del tercer tipo”, cualquier rincón del mundo, recordarán la duda, el recelo la cautela con la cual los científicos de la Tierra y los seres humanos comunes miraban a las criaturas que salían de la Gran Nave Madre. Las veían como extraños coágulos de gelatina, seres raros, quizá bastante inofensivos aunque no podías estar seguro de ello, con formas anómalas y pertrechados con un número ignoto de filosofías posiblemente excéntricas. Es precisamente así como el Escorpión típico ve al Acuario típico, tanto si el Aguador ha salido de la Gran Nave Madre como si ha salido de cualquier parte. Acuario tiene una visión igualmente incierta de Escorpión. Estos sujetos parecen relativamente afables y tranquilos, pero nunca sabes bien qué es lo que piensan, y esos escasos y raros Escorpión locuaces y alegres son aún más inquietantes, porque sabes, sencillamente, que tienen que estar ocultando algo. Además, todos poseen esa extraña mirada que te hace sentir que un rayo láser penetra en tu Tercer Ojo… y para ser sinceros, en todo tu cuerpo. Siempre parecen estar a la defensiva. Son tan susceptibles que nunca sabes cuál de tus palabras podría hacer aflorar esa mirada, y has oído historias extravagantes acerca de lo que son capaces de hacer para vengarse si les pisas la cola. Se entiende que estos dos se aproximen el uno al otro con los cinturones de seguridad bien abrochados. Acuario lleva un paracaídas, por si acaso, y Escorpión lleva escondida una pistola de agua, por si acaso. No le servirá para nada. La pistola de agua. Acuario no es un signo de Fuego que puedas extinguir rociándolo con agua. Acuario es un signo de Aire, y toda tu Agua de Escorpión no bastará para ahogarlo.

A diferencia de lo que ocurre con el Fuego y el Agua, el Agua y el Aire no son mutuamente capaces de destruirse el uno al otro. En verdad, el Agua y el Aire tienden a desentenderse el uno del otro, en el mejor de los casos. Observen cómo se desplaza el aire sobre un arroyo, un lago, un río, un océano, un estanque o una charca. No sabe que el agua está ahí abajo, ni le importa. Piensen en cómo el agua de lluvia cae a través del aire, a través de él, si les place, sin siquiera pedirle permiso, como si el aire no existiera. Sin embargo, cuando los elementos Aire y Agua se suman en forma de dos signos solares, y trabajan en verdadera armonía el resultado puede ser estimulante, vivificante y embriagante como el aroma de la lluvia fresca, mezclado con el aire de primavera, al caer sobre el heno o el césped recién cortado. ¿Existe en la Tierra una fragancia más maravillosa y preñada de milagros que esta? No es necesario que vivan en una granja o en el campo para que su respuesta sea afirmativa. Las aceras húmedas de la ciudad, sobre las que acaba de caer la lluvia, asociadas con el aire cálido de primavera, surtirán el mismo efecto vertiginoso sobre el alma sensible. Espero (seriamente) que este párrafo les haya hecho entender que la asociación entre Acuario y Escorpión encierra muchas posibilidades de belleza, cuando ambos se esmeran. Esto exige un poco de abnegación, pero vale la pena intentarlo.

Muchas veces, como les sucede a los 4-10 de cualquiera de los signos solares, el Aguador y el Águila confluyen en una asociación profesional o familiar. Mucho más a menudo que en una relación amistosa o romántica, aunque esta última, si bien es menos frecuente, también puede ser beneficiosa una vez que hayan limado las aristas. Una vibración 4-10 exige un esfuerzo adicional, y quizás es por esto que encontramos tan a menudo la combinación en situaciones que no dejan muchas otras alternativas: por ejemplo, en las asociaciones empresarias y los parentescos consanguíneos… lo cual demuestra que, cuando se trata de sincronizar estos asuntos, todas nuestras personalidades superiores son más sagaces que nosotros, pobres títeres, cuyos hilos ellas manipulan, pues no confían en que siempre optemos por la alternativa correcta para el bien de nuestras almas. Un pasatiempo del que Escorpión y Acuario disfrutan (o tal vez debería decir que les resulta irresistible) cuando están juntos, consiste en sondear sus respectivos secretos. Ambos son detectives natos, y ninguno puede vivir sin saber qué es lo que activa los mecanismos del otro. Se desmontarán recíprocamente, como si fueran las ruedecillas de un reloj. Escorpión empleará una táctica sutil, engañosamente despreocupada, y Acuario empleará una táctica circunstancialmente grosera y siempre muy franca.

Estoy seguro de que los Acuario que lean esto protestarán, aduciendo que no les interesan los asuntos ajenos, y que por tanto no son fisgones. Es cierto: no les interesan para hacer circular chismes o para emitir juicios de valor, pero sí tienen mucho interés en verificar las cosas, en acumular datos, por así decir. Lo que ocurre es que, si bien tanto a Escorpión como a Acuario les gustaría sonsacarse recíprocamente el mayor número posible de secretos, ninguno de los dos quiere que le descifren sus misterios. Obviamente, ésta es una situación preñada de posibilidades diversas. Cada asociación individual es distinta, pero normalmente el Escorpión le lleva una pequeña ventaja al Aguador a la hora de destapar los secretos ajenos, al mismo tiempo que se las apaña para guardar bajo llave sus propias excentricidades y peculiaridades personales e íntimas. No siempre, pero sí en la mayoría de los casos. Otra pequeña dificultad que deberán superar consiste en que tanto Escorpión como Acuario son signos fijos. Fijo significa «un poco más acá del límite de la obstinación». Pero cuando digo «más acá», hablo desde el lado que corresponde al exceso. Por ejemplo, significa inconmovible. Difícil de mover de una posición. El problema, creo, es evidente. La solución exige que uno de ellos, o ambos, tengan la Luna o el ascendente en un signo mutable. Esto ayudaría muchísimo. Prácticamente no existe otra solución. Pero generalmente la sabiduría de las estrellas garantizará que por lo menos uno de ellos esté influido por posiciones planetarias mutables a la hora del nacimiento. (Por supuesto, fijo también significa estable y duradero, así que, como todo lo demás, tiene su lado positivo.)

Una diferencia entre estos dos consiste en que Escorpión tiene muy, pero muy buena memoria (sólo la del Toro es mejor, en tanto que el Cangrejo está en el tercer lugar), y Acuario apenas consigue recordar si dejó estacionado su auto. Sin embargo, esta distracción del genio de Urano viene bien para olvidar viejas heridas. El Aguador típico raramente alimentará un rencor o se esforzará por vengarse. A Escorpión le convendría imitar este rasgo de Acuario. Del otro lado de la valla, Escorpión es un experto en el refinado arte del autocontrol, y aunque no siempre, generalmente domina sus emociones. A Acuario le convendría imitar la compostura y el aplomo del Plutón de Escorpión porque el Aguador medio disfruta de muy poco autocontrol y puede acometerlo un ramalazo de cólera en la misma forma inesperada en que cae un rayo (aunque normalmente se extingue con idéntica rapidez). Escorpión es propenso a gastar el dinero más lentamente que Acuario (aunque hay excepciones), y generalmente sabe dónde y cómo lo ha gastado, en tanto que es posible que los Acuario no recuerden si lo gastaron, si se lo robaron o si lo dejaron por azar en una estantería del subsuelo. Los Acuario siempre extravían las llaves del auto y la casa, a veces a razón de una por día. Escorpión no se atrevería a perder a menudo su llavero, porque de éste cuelgan por lo menos cincuenta llaves, incluidas las de la nevera, el armario de la ropa y el cuarto de baño. (A los Escorpión les encanta cerrar las cosas con llave para protegerlas de intrusos anónimos. Así se sienten seguros.) Sea como fuere, con todas sus cualidades entretejidas y enredadas y sus hábitos encontrados, la asociación entre Escorpión y Acuario es, potencialmente, un experimento y una experiencia interesante para ambos, e incluso para los testigos y espectadores inocentes. Es educativa… esclarecedora.

Existe una cualidad que Plutón y Urano confieren tanto a Escorpión como a Acuario… una palabra que describe la influencia de estas estrellas sobre la personalidad de ambos: son «imprevisibles». Esta misma palabra sintetiza perfectamente todos los resultados posibles de cualquier prueba de compatibilidades entre ellos. Pero ni Escorpión ni Acuario lo aceptarían de otra manera. El Águila y el Aguador no son de los que disfrutan apostando a algo seguro.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas un análisis detallado de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta. Se cancela vía PayPal desde cualquier parte del mundo.

Amada Astral

Sinastría de Almas

La Sinastría de Almas: esta nueva Sinastría incluye todos los asteroides del amor que la hacen más profunda y completa. Valentin (447) Adorea (268) Niño (4580) Juno (3) Alma (390) Karma (3811) Amor (1221) Unión (1585) Destino (6583) Compañero (8490) Caballero (29391) Cupido (763) Lujuria (4386) y más. También analizamos si se trata de relaciones de almas o llamas gemelas o afines como Eros y Psique, Orfeo y Eurídice, Zeus y Hera. O se trata de relaciones tóxicas o kármicas a través de Nessus y Deyanira, Plutón y Perséfone, Eco y Narciso, Asmodeo y Lilith como las parejas mitológicas. Esta es una gran oportunidad para que conozcas las fortalezas y debilidades de tu relación y saber si se trata de un vínculo predestinado.

$75.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Coaching de amor o parejas

Con estas consultas trabajamos todos los temas que te inquieten con respecto a tu relación o el amor en tu vida.

$33.00

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .