La relación ESCORPIO-SAGITARIO

Resultado de imagen para imagenes de parejas viajeras

Todo lo relacionado con Sagitario es siempre franco, cordial y directo. Todo lo relacionado con Escorpión es a veces franco, cordial y directo… en la superficie. Sí, Arqueros, hay en verdad muchos Escorpiones a los que se puede describir, igual que a ustedes, como individuos cordiales, espabilados, simpáticos y francos, se den cuenta o no de ello. Supongo que sencillamente tendremos que dedicar tiempo a probar estas afirmaciones, así que será mejor que empecemos ahora mismo, para tener un poco de paz. Es muy cierto que muchos Escorpión comparten (superficialmente) la espabilada, simpática, extrovertida y cordial franqueza de los Sagitario. La diferencia consiste en que, cuando se trata de Sagitario, «Lo que ves es lo que ganas», en tanto que, cuando se trata de Escorpión, lo que ves es categóricamente lo que no vas a ganar. Jamás. Es difícil decir con exactitud qué es lo que sí vas a ganar. Esto varía, y depende. Pero puedes estar seguro de que no será lo que esperas, o lo que la personalidad exterior del Escorpión puede inducirte a creer que será. Todo hombre, mujer o niño regido por Plutón usa una máscara. Todos los días son la Víspera de Todos los Santos. Ellos reproducen con sus amigos, socios, parientes, amantes y consortes las travesuras de ese día. Cuando les haces una mala jugada o cuando eres culpable de algún otro agravio semejante que puede justificar la cólera del Águila, la represalia que se toma a cambio puede ser relativamente inofensiva. Tal vez te desinfle los cauchos o su venganza puede ser un poco más cruel, como cuando te echan del empleo en el momento en que menos lo esperas, o cuando te encuentras con que te niegan inexplicablemente un crédito bancario.

Hasta llegar a la más escalofriante y temible de todas las venganzas de Plutón: caer víctima de un hechizo que los hace totalmente invisibles para los ojos del Águila. Ésta no los ve ni los oye. El Escorpión herido (o encolerizado, que es lo mismo), pasará sencilla y fríamente a tu lado, como si fueras una valla de madera, un cubo de basura vacío (vacío y no lleno), un poste de teléfono que se empina indefenso, con la sensación de tener siete metros de altura, flaco, solitario y erizado de astillas… o un insecto diminuto, como una hormiga, tan pequeño e insignificante que corre peligro de que alguien lo aplaste bajo su bota descomunal. (¿Adivinan a quién pertenece la bota?) Ésta es una idea general de lo que tiene de negativo el hecho de no recibir precisamente lo que ves de Escorpión. También hay un lado positivo y feliz, y el Sagitario que se mezcla con un Águila en esta configuración de signos solares 2-12 puede hacerse acreedor a la parte positiva o a la negativa. Pero antes de describir lo que tienen de positivo las vislumbres sorprendentes ocultas detrás de estas máscaras de Plutón, ocupémonos por un momento de Sagitario. Los Arqueros nunca se acercan sigilosamente a Escorpión desde atrás, como las Águilas se lo hacen a ellos. Sagitario no tiene nada de furtivo. Es suficientemente honesto como para matarte de frente (simbólicamente, se entiende), delante de cualquiera que esté por casualidad allí… o pasando de largo. Sagitario no le clavará a Escorpión el aguijón de un acto de venganza. El aguijón será verbal, estentóreo, y claro, enfático y contundente. Muy contundente. (O sincero, franco, veraz… pueden elegir el término que más les plazca.) Como Escorpión es capaz de perpetrar actos muy aviesos cuando ha sido herido o menoscabado o lastimado de alguna manera, emocional o financieramente, y como Sagitario sólo pica con palabras, podría parecer que, en última instancia, los Arqueros son realmente los menos peligrosos.

Esto es lo que podría parecer, pero no es necesariamente lo cierto. Porque, verán el Escorpión sólo toma represalias mediante esa técnica de Plutón cuando Sagitario lo ha hecho víctima de un procedimiento negativo, en tanto que el Arquero puede dispararle al Águila esas flechas verbales lacerantes, quemantes, dolorosas, sin la menor justificación. No tiene por qué haber una causa. En verdad, cuanto más dichoso se sienta el (o la) Sagitario, tanto más probable es que apunte con su arco y dispare. Cuanto más espabilados y alegres se sienten los Arqueros, tanto más propensos son a sentirse cordiales y locuaces… gregarios, por así decir. Es posible que los Sagitario no se aproximen por la espalda, pero quizás Escorpión preferiría que procedieran así. Sería menos público. No siempre, pero sí en general, los dardos zumbantes del Arquero son bienintencionados, y rara vez llevan el propósito de herir. Pero a pesar de ello, hieren. Cuando Sagitario le dice al Águila, delante de un grupo de personas, entre las que se cuenta la esposa del Águila en cuestión: «¡Eh! Repíteles a todos la historia que me contaste acerca de aquella vez en que tu vieja amiguita se presentó en tu despacho, el mes pasado, y te provocó para que la llevaras a cenar», el Arquero no procede con malicia, sino que sólo desea compartir con sus amigos una anécdota hilarante. El desenlace de la historia consiste en que el Escorpión no llevó a su antigua amiguita a cenar, pero es posible que su esposa se retire de la fiesta, sola, antes de que él pueda explicarlo. Para el Arquero no es tan traumático soportar la travesura del Escorpión que le ha desinflado las cuatro ruedas, como lo es para éste tener que enfrentarse más tarde en casa con su esposa, después de haber sido víctima de un Sagitario juguetón, inocente e inofensivo. Por supuesto, la cosa no terminará allí. Al día siguiente, el pobre Sagitario se convertirá en un insecto, en un poste de teléfono astillado o en lo que sea, para el Águila ofendida. Sólo el cielo sabe por cuánto tiempo. Probablemente hasta que Escorpión piense que Sagitario ha sufrido suficientemente por sus pecados, y éste puede ser un lapso muy prolongado, que depende de la magnitud de la falta.

Resultado de imagen para gifs de parejas mar

Otro ejemplo es este: Un día estaban comiendo en un restaurante un Escorpio y un Sagitario y el Águila había engordado recientemente unos kilos, no demasiados, quizá tres o cinco, y no se notaba mucho, pero estaba muy susceptible. (Los Escorpión son muy susceptibles respecto de todo.) Sagitario se levantó de la mesa que compartían y empezó a retozar alegremente por todo el salón, saludando a sus amigos… y al cabo de pocos minutos el Arquero le gritó jocosamente a Escorpión, de un extremo al otro del atestado comedor: «¡No pidas uno de esos helados de chocolate con crema batida! ¡Recuerda cuántos kilos debes perder!». Un súbito silencio cayó sobre los comensales. Pasaron aproximadamente diez segundos de reloj. Entonces el Águila le gritó a su amigo Sagitario a través del salón, con su voz profunda y potente: « ¿Debo decirle al camarero que cargue tus gastos en mi cuenta, pues a ti te han cortado el crédito hasta que pagues tu deuda?». Todas las miradas se volvieron hacia el Arquero sonrojado y humillado. ¡Ah, sí! El lema de Escorpión es: «Ojo por ojo, diente por diente».

Si bien los Escorpión pueden ser despiadados cuando los han lastimado realmente y se sienten obligados a dar al culpable una lección inolvidable, las Águilas también pueden ser increíblemente leales y ferozmente protectoras respecto de cualquiera que haya sido bondadoso con ellas. Ésta es otra sorpresa que el Arquero descubrirá probablemente tras la máscara de Plutón que luce Escorpión: la identidad de un amigo tierno y cariñoso, capaz de desplegar una vehemente lealtad, que seguirá acompañándolo cuando todos los amigos interesados hayan ahuecado el ala. El Sagitario que aprenda a controlar su lengua en compañía del Águila, nunca encontrará un puerto más seguro que el que le brinda Escorpión a la hora de la tormenta. Estas personas arriesgarán literalmente la vida por una causa noble, o para defender a alguien que estiman de cualquier tipo de daño o peligro. Pero el Arquero que no puede quedarse quieto o que no cuenta hasta diez (mejor, hasta veinte) antes de espetar abiertamente comentarios hirientes que ofenden el aplomo y el amor propio del Escorpión, recibirá la pena justa o será expulsado definitivamente del círculo magnético de Escorpión. Cuando un Escorpión se harta, todo termina. Es el fin. Como nadie puede pronosticar con seguridad o exactitud cuánto hace falta para empujar al Águila a esta decisión rara pero definitiva, implacable, fría e irreversible, el Sagitario deberá andarse con tacto y no fiarse demasiado de su suerte. En esto consiste el problema. Los Arqueros siempre se fían demasiado de su suerte. A menudo obtienen ganancias fabulosas de todo tipo porque se atreven a ir más allá de lo que aconseja la prudencia. Pero no con Escorpión. Hay algunos elementos que estos dos tienen en común. Uno, es la necesidad de conocer todas las respuestas. En el caso de Sagitario, esto se llama «espíritu de indagación». En el de Escorpión se llamaba… bueno, es sencillamente una necesidad devoradora de saber, una compulsión que lo empuja a sondear lo enterrado, lo oculto y lo misterioso, a husmear secretos. «Curiosidad» es una palabra demasiado suave.

Como ya he dicho, las Águilas tienen conciencia de que saber es poder, y andan en pos de todo el poder que están en condiciones de acumular. Los Sagitario siempre andan formulando preguntas contundentes, incluso groseras, exigen respuestas lógicas, quieren saber el «por qué» de todo, nunca descansan hasta que los han convencido. Escorpión tiene una política más sutil para descubrir la verdad, con idéntico fervor pero con un deseo encubierto. Es bastante divertido observar cómo los dos se esfuerzan por averiguarlo todo el uno respecto del otro. El Arquero está resuelto a arrancar la máscara protectora de Escorpión y Escorpión no cejará hasta descubrir el último vestigio del carácter íntimo del Arquero y de sus diversos papeles histriónicos. A los Sagitario les encanta interpretar papeles distintos, de cuando en cuando, pero sólo por diversión, y no con fines siniestros. Les gustaría hacerte adivinar «¿Quien soy yo hoy?», pero les entretiene suministrar pistas, y finalmente confiesan qué es lo que se han propuesto con sus simulaciones. Tanto Sagitario como Escorpión disfrutan generalmente con la práctica de deportes competitivos, si son representantes típicos de sus signos solares. En esto se parecen, sobre todo los Arqueros y Águilas varones (también muchas de las mujeres). En lo que difieren es en la actitud frente a la derrota. Sagitario tiene fama de ser un perdedor admirablemente bueno, normalmente valeroso y optimista, con esperanza de «ganar la próxima vez». Escorpión es un pésimo perdedor, y frecuentemente dice (casi en serio) que prefiere morir antes que perder. Para el Águila, el hecho de no ganar es un pecado mortal.

Sobre la asociación de estos dos influye la vibración 2-12, y por tanto es imposible negar que Sagitario puede darle a Escorpión muchas lecciones de libertad, optimismo, audacia y sinceridad consigo mismo, que al Águila le disgustará vehementemente aprender. Sin embargo, la situación se suavizará un poco merced a la tolerancia de la memoria kármica de Sagitario por los defectos y debilidades de Escorpión porque el Arquero recuerda inconscientemente lo que implicaba abordar la vida con tanta pasión, con tanta sensibilidad, y esta vez procura evitar semejante carga emocional abrumadora. He aquí la razón por la cual Sagitario es generalmente despreocupado, disfruta de la vida con más informalidad, se toma el tiempo necesario para dar algunas volteretas y para ver todo lo que puede del mundo… y por la cual se niega a tomar las cosas realmente en serio, exceptuando a aquellos escasos Sagitario que se dedican a la vida religiosa (pero pocas veces antes de completar una búsqueda emocionante). El Sagitario medio tampoco se dejará atar de buen grado, durante esta encarnación, a los fuegos del hogar (especialmente en su juventud), con las ligaduras del poderoso sentido del deber y la obligación, típico de Escorpión. Los Sagitario desean vagar montados en el viento, desean gozar de libertad para responder al llamado de la aventura alucinante. Sin embargo, comprenden sinceramente la filosofía distinta de Escorpión. De alguna manera, los Arqueros compadecen hondamente a las Águilas cuyos vuelos son frustrados tan a menudo, o a veces son cancelados, por las responsabilidades, los temores secretos, y las promesas formuladas que es imposible violar… en aras del honor de Plutón. Pero los Sagitario no deberían proclamar su compasión en voz alta, con aire de misericordia. Nadie se atreve a decirle «Me produces pena» a un Escorpión.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas un análisis detallado de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Sinastría de Almas

La Sinastría de Almas: esta nueva Sinastría incluye todos los asteroides del amor que la hacen más profunda y completa. Valentin (447) Adorea (268) Niño (4580) Juno (3) Alma (390) Karma (3811) Amor (1221) Unión (1585) Destino (6583) Compañero (8490) Caballero (29391) Cupido (763) Lujuria (4386) y más. También analizamos si se trata de relaciones de almas o llamas gemelas o afines como Eros y Psique, Orfeo y Eurídice, Zeus y Hera. O se trata de relaciones tóxicas o kármicas a través de Nessus y Deyanira, Plutón y Perséfone, Eco y Narciso, Asmodeo y Lilith como las parejas mitológicas. Esta es una gran oportunidad para que conozcas las fortalezas y debilidades de tu relación y saber si se trata de un vínculo predestinado.

$75.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .