La relación LIBRA-CAPRICORNIO

Resultado de imagen para gifs de parejas negras

Los desafíos que se cruzan en el camino de las personas influidas por cualquiera de las configuraciones de signos solares 4-10 son considerables. Pero la prueba por la que deben pasar las almas en la cual ambas personas nacieron bajo un signo cardinal (de liderazgo) es aún más formidable. Las vibraciones 4-10 cardinales son: Aries-Cáncer, Aries-Capricornio, Cáncer-Libra y Libra- Capricornio. Cuando las tensas vibraciones 4-10 acosan a dos amigos, parientes, socios, amantes o consortes de signo mutable, éstos triunfan sobre las dificultades y cosechan las recompensas en forma de un sólido (y casi siempre urgentemente necesario) desarrollo de caracteres… o se distancian y separan gradualmente… o viven «dobles vidas» («comunicándose» bastante estrepitosamente en el interín cuando disputan, porque todos los signos mutables son «comunicadores»). Cuando dos «organizadores» de signo fijo se enfrentan con la influencia 4-10, alcanzan la armonía mediante ese tipo de supremo esfuerzo recíproco que genera una nueva confianza y satisfacción interior… o se eluden tenazmente el uno al otro lo más que pueden… o se alejan a «reorganizar» sus vidas, y nunca vuelven. Sin embargo, cuando dos personas de signo solar cardinal entran juntas en la competición 4-10, se conforman con un empate en el cual el control de la relación se reparte equitativamente entre ambos… o un «líder» conquista netamente al otro «líder» en una victoria arrolladora (pero desafortunada), y deja al vencido tristemente derrotado. Este último aceptará su destino convirtiéndose a la larga en un seguidor introvertido y renuente (situación siempre anómala para una persona cardinal) o al fin conseguirá zafarse definitivamente, reconquistando así la confianza en sí mismo que perdió en el curso de esta relación.

Obviamente el final empatado es la meta ideal para Libra y Capricornio así como para todas las combinaciones cardinales. Por supuesto, nunca es fácil hace; durar el «empate». Alguien reclama un recuento… y es posible que los dos participantes se vean obligados a ir a las urnas (al punto de partida o a lo que sea) más de una vez para confirmar la votación en virtud de la cual se distribuyen la popularidad y la autoridad por partes iguales. Pero ciertamente esta alternativa es mejor que las otras. Es cierto que los maestros del Karma exigen mucho de quienes unen sus vidas mediante los complicados hilos 4-10. Sin embargo, como ya he dicho, las recompensas que cosechan los victoriosos son mucho más halagüeñas que las conferidas a las combinaciones de compatibilidades más «afortunadas». Una cosa es cierta. Si conocen a una pareja 4-10, como Libra y Capricornio, y sus miembros les dicen que su asociación ha sido feliz armoniosa durante muchos años, pueden estar seguros de que se cumple una de las condiciones siguientes: a) los aspectos luminarios (Sol y Luna) y ascendentes entre sus horóscopos están en conjunción, en sextil o en trígono; b) uno de ellos fue adoptado y le dieron una fecha de nacimiento falsa; o c) estos dos terráqueos merecen el respeto y la admiración que se reserva habitualmente para los héroes y heroínas, porque han plasmado sus respectivas personalidades y caracteres en el molde del desinterés y la tolerancia necesarios para adaptarse a sus actitudes y motivaciones totalmente distintas, con la amalgama de autocontrol y compasión que es la materia prima de la santidad. Es posible que no sean literalmente santos, pero estarán más próximos que la mayoría de las almas atribuladas a ese nivel de autodisciplina y auténtica dicha interior. La sumisión, la humildad y la abnegación son sinónimos de la plétora de paz y de otras formas de serenidad interior y exterior, pero pocos lo creen antes de haberlo intentado… ¡y como no lo creen, muchos no lo intentan!

Claro que el experimento puede ser monótono y triste si sólo una persona lo intenta, y la otra no coopera. El martirio es tremendamente aburrido, si las dos personas no se sacrifican juntas. Entonces el desenlace no es justo: el halo conquistado produce la sensación de una faja de hierro y no tiene mucho brillo. Las alas también son un poco pobres de plumas y bastante enclenques. Es difícil ajetrearse sólo para alcanzar la categoría de santo o ángel. Además, si no se actúa con prudencia, la «dulce humildad» puede cruzar el límite que la separa del masoquismo. El límite es muy sutil, y el masoquismo no es sinónimo de santidad, aunque los perfeccionistas y remilgados digan lo contrario. Capricornio es un signo solar femenino, regido por un planeta masculino (Saturno). Libra es un signo solar masculino, regido por un planeta femenino (Venus). Esto ayuda muchísimo a los hombres, mujeres y niños Libra y Capricornio a lograr una aleación armoniosa en su relación, porque cada uno lleva la aleación en sí mismo, y puede intercambiarla. La aleación apropiada de las cualidades «femeninas» de dulzura, paciencia y sensibilidad con las cualidades «masculinas» de energía, firmeza e idealismo.

Ahora que la Balanza de Libra oscila acunada por la suave brisa del dichoso equilibrio, toda sonrisa y hoyuelos… y ahora que Capricornio admite sabiamente con una complaciente inclinación de cabeza que la paz es mejor que el conflicto… estamos en las mejores condiciones para el comienzo de la carrera entre estas dos personas competitivas. Por tanto, será una competición muy amistosa hasta el emocionante final, que se resolverá mediante el estudio de la fotografía. (Libra querrá estar seguro —o segura— de su belleza, si ha de haber un fotógrafo cerca, en tanto que la Cabra gruñirá que eso no importa, pero se mirará disimuladamente en el espejo para verificar si su corbata está derecha, o —si se trata de una Cabra mujer— si su cabello está razonablemente bien peinado.)

Sin embargo, es posible que el «comienzo en buenas condiciones» de estos dos no dure mucho. Ellos no son los responsables. Los que deberán entonar con razón el «mea culpa» son sus planetas regentes. ¿Cómo podría ser injusto Libra? ¿Cómo podría ser imprudente o precipitado Capricornio? Ambos son muy buenas personas. No, la culpa recae sobre los insoportables planetas regentes. Éstos causan todos los problemas. En honor a la verdad, Venus y Saturno no son precisamente lo que un astrólogo llamaría camaradas del espacio. La Venus de Libra es propensa a la permisividad afable, a la tolerancia liberal, a veces a los excesos de prodigalidad y placer, y de cuando en cuando a un poco de desidia. El Saturno de Capricornio es propenso a la disciplina rígida, a la inflexibilidad conservadora y nunca a los excesos de ninguna naturaleza, y menos que nada a los del placer, con una marcada tendencia a la economía del bolsillo, de las emociones y del comportamiento. En cuanto a la desidia (que para la Cabra típica es sinónimo de holgazanería y de despreocupación por el deber), pocos capricornianos son culpables de dejar para mañana lo que pueden obligarse a hacer hoy. Si circunstancias que escapan a su considerable control impusieran un aplazamiento, no derrocharían tiempo y energía valiosos en disputas, debates, discusiones, llantos, frustraciones, indecisiones o cualesquiera otras de esas estrategias y defensas típicas de Venus. Sencillamente se resignarían (temporalmente) a los dictados del Destino, murmurando uno de los aforismos preferidos de Saturno, como: «El tiempo está de nuestra parte», «la paciencia es una virtud», «el que mucho abarca poco aprieta», y así sucesivamente.

Entonces Libra agregará los aforismos preferidos de Venus, como: «¿No te parece que éste es un hermoso día?», «mañana será mejor», «todo se arreglará», «no te preocupes por el futuro», «las cosas marchan bien», «seguramente tendremos un final feliz», «hay un arco iris a la vuelta de la esquina», y finalmente, pero no porque sea menos importante, la eterna frase favorita de Libra: «Toda nube tiene un ribete de plata». Estas filosofías particulares de Saturno y Venus, por lo menos, armonizan deliciosamente, y cada una de ellas aporta la dosis justa de luz y de sombra para componer un cuadro claro e interesante (todos los cuadros son planos cuando están pintados en una sola dimensión), y deben reconocer que los aforismos precedentes no se contradicen entre sí, sino que más bien se complementan y se enriquecen recíprocamente. Aunque parezca que reflejan enfoques distintos, en realidad reflejan el mismo, aunque polarizado. Como, por ejemplo: ¿La botella de vino está mitad vacía o mitad llena? ¿El fin del día es el comienzo de la noche… o el comienzo de la noche es el fin del día? ¿El despertar por la mañana es el comienzo del adormecimiento… o el dormirse por la noche es el comienzo del despertar? Cuando una mujer lleva cuatro meses y medio de embarazo, ¿ha pasado la mitad de la concepción o está a mitad de camino del alumbramiento? ¿La gente toma vitaminas para mantenerse sana, o para no enfermarse? Todo depende de que vuestro enfoque sea pesimista (cauto- capricorniano) u optimista (esperanzado-Libra). Si lo intentan «a medias», probablemente se encontrarán de cabeza en el punto intermedio entre la cautela de Capricornio y la esperanza de Libra.

Una virtud de la fusión de estas dos almas cardinales consiste en que como unidad proyectan ciertamente una magnitud descomunal de poder. Mejor dicho Poder. Con p mayúscula. Ambos tienen una voluntad de hierro para obtener lo que anhelan, para llegar a donde van y para someter a los demás a sus deseos. Por supuesto, utilizan medios muy distintos para alcanzar estos fines, pero lo que vale es el resultado. (¿O acaso lo que vale es el primer término de la ecuación?) Una vez que Libra y Capricornio han resuelto sumar sus fuerzas y marchar más o menos en la misma dirección, pueden lograr, entre los dos, prácticamente todo lo que quieran, ya se trate de una ambición personal, de un sueño privado conjunto… o de una sacrosanta misión de misericordia encaminada a llevar la dicha a los demás. Como Libra es simbólicamente (y a menudo literalmente) «el juez», y Capricornio simboliza en astrología la ley y la autoridad, la sabiduría de la edad y la experiencia, es posible que estos dos proyecten su atención combinada sobre una multitud de problemas afligentes de este planeta. Hay que terminar con la inseguridad en las calles y con el aterrador aumento de la criminalidad infantil. Nadie lo niega. ¿Pero es ésta la solución para acabar con el problema? ¿Cómo obtiene un niño de 13 años un arma de fuego? La obtiene de los adultos. ¿De dónde sacan los niños la idea de la violencia, de los tiroteos, de las mutilaciones, de los asesinatos? De la televisión. La Balanza de Libra nunca encontrará «justo» ni «lógico» el hecho de programar las mentes juveniles con imágenes vívidas, de mostrar un ejemplo negativo ante chicos impresionables, que siempre han imitado (y siempre imitarán) para aprender, y de castigarlos luego por ser eficientes computadoras humanas y por reaccionar precisamente como se lo han inculcado sus padres y las cadenas de televisión. La mentalidad sensata de Capricornio tampoco juzgará sabia ni profunda una solución tal como la prisión perpetua. Quizá los dos puedan solicitar orientación a sus planetas regentes para sugerir una nueva forma de despejar las tinieblas, en lugar de hacerlas más espesas. Es posible que sumando la justicia misericordiosa y la compasión de Venus al instinto infalible del «Dispensador de Karma», Saturno, para cargar la culpa inequívocamente donde corresponde, el Bronx —y el mundo— podrían convertirse en lugares más dignos en los cuales vivir. No he dicho existir. He dicho vivir.

Guiándose por el consejo de Gilbert y Sullivan, en virtud del cual «el castigo debe adecuarse al delito», podrían empezar por defender la aprobación de una ley que imponga cadena perpetua no a los niños, sino a determinados programadores y directores de televisión que son, en gran medida, los culpables de los delitos de los jóvenes, desde el momento en que fingen inocencia, alegan que sus programas no tienen un efecto negativo mensurable sobre el auditorio, y se niegan a aceptar el gran peso de la responsabilidad que les corresponde por la deformación masiva de la mente humana. Entonces, con los auténticos criminales entre rejas, como lo exigen la justicia y la seguridad, se podría re-programar dichosamente a los jóvenes. No es exagerado afirmar que Libra y Capricornio pueden generar juntos una energía y un poder enormes con fines positivos, cuando optan por combinar sus vibraciones y remontarse a la altura del desafío 4-10 de su asociación (en lugar de eludirlo). Es posible que los Libra hagan perder la paciencia mientras toman una decisión, pero cuando nivelan los platillos de oro de su Balanza y por fin la toman en firme, no bromean. Nunca deja de ser profunda, y verdaderamente digna de todos los vaivenes a los que nos sometieron antes. El sueño eterno de Libra: la paz. Los dones eternos de Capricornio: la paciencia y la sabiduría.

Toda Cabra es artista, pero casi todos los capricornianos se sienten silenciosamente inspirados por los cuadros, al igual que la mayoría de los Libra. Estos dos también comparten el gusto por la música. Ambos son más aficionados a «los maestros» de todas las formas de arte que al lenguaje más moderno de la expresión artística. Hay excepciones, como siempre, pero son raras. A Libra le encantan los muebles finos y elegantes y los objetos hermosos, ya se trate de sillas y mesas o de porcelanas y cristales. Capricornio admira la artesanía, los artículos que no son sólo bellos, sino que fueron confeccionados para durar más que unos pocos meses cuando los llevas a casa. Libra el juez (o los jueces) y el (o la) Cabra se encontrarán alegre y afectuosamente a mitad de camino entre estos dos puntos de vista. Capricornio manifestará más interés por la etiqueta del precio y la utilidad práctica de todo, desde la ropa hasta las alfombras, en tanto que Libra prestará más atención a los colores y la tela, a la impresión general de equilibrio… y a la satisfacción estética. Hay muchas áreas en las cuales estos dos encontrarán más puntos de contacto que de conflicto cuando inviertan trabajo y tiempo en hacer la distinción. Sin embargo, es posible que Capricornio no pueda ocultar su desaprobación por el eterno optimismo y los vaivenes de indecisión de Libra. Pero probablemente, después de todo, Libra volverá a unir la circunspección de la Cabra con burbujas de esperanza de colores suaves… Capricornio hará que Libra se sienta aplomado y cómodamente protegido… ambos mirarán al mañana, que por supuesto será mejor… comprenderán que tienen al tiempo de su parte… volverán a cohesionar de alguna manera su asociación… y correrán nuevamente hacia la meta donde una foto dirá quién ha sido el ganador.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas un análisis de tu relación de pareja puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Sinastría de Almas

La Sinastría de Almas: esta nueva Sinastría incluye todos los asteroides del amor que la hacen más profunda y completa. Valentin (447) Adorea (268) Niño (4580) Juno (3) Alma (390) Karma (3811) Amor (1221) Unión (1585) Destino (6583) Compañero (8490) Caballero (29391) Cupido (763) Lujuria (4386) y más. También analizamos si se trata de relaciones de almas o llamas gemelas o afines como Eros y Psique, Orfeo y Eurídice, Zeus y Hera. O se trata de relaciones tóxicas o kármicas a través de Nessus y Deyanira, Plutón y Perséfone, Eco y Narciso, Asmodeo Y lilith como las parejas mitológicas. Esta es una gran oportunidad para que conozcas las fortalezas y debilidades de tu relación y saber si se trata de un vínculo predestinado.

$75.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.