La Relación LIBRA-ACUARIO

Libra sopla burbujas constantemente, y Acuario las revienta sin parar. Al principio todo esto es histéricamente divertido, desbordante de alegría, como un juego. Pero después de un tiempo el juego se agota. Entonces Libra se pone de mal humor, y a Acuario lo enfurece que no lo comprendan. Libra acusará a Acuario de ser terco. (Es cierto: Acuario es un signo fijo.) Acuario acusará a Libra de ser autoritario. (También es cierto: Libra es un signo cardinal de liderazgo.) Después de este intercambio de verdades, Libra intentará ser equitativo, confesará ser un poco autoritario, y se disculpará con tanta dulzura que el Aguador se sentirá mezquino al seguir insistiendo en que no es terco (o terca). Sin embargo el Acuario continuará siendo mezquino al no reconocer este defecto de su carácter, porque a las personas nacidas bajo un signo solar fijo casi siempre les resulta imposible convencerse de que sus faltas no son virtudes. Además, Acuario opina que estas discusiones son una pérdida de tiempo. La gente se entiende entre sí o no se entiende. Si no se entiende, ni siquiera debería hablar. Debería despedirse con un ademán y alejarse camino abajo. En este caso, no debería derrochar energías en reyertas. La vida está demasiado llena de cosas interesantes para hacer. Así es como Acuario gana las discusiones. (Estas personas son desmedidamente prácticas cuando se trata de malgastar movimientos, y son un poco egoístas cuando se trata de contemplar un punto de vista distinto del suyo propio.) Lo que debería haber dicho es que así es como Acuario gana las discusiones con la mayoría de las personas. No le resultará tan fácil ganar si su interlocutor es un Libra. Muy pocos individuos superan a Libra en discusiones, debates o controversias.

Los Acuario tienen una táctica para ganar una contienda con el sombrero. Se lo encasquetan y se van. Ésta es una estrategia que el Aguador tal vez empleará cuando intuya que Libra está ganando mediante la lógica pura. Como ambos pertenecen al elemento Aire o mental, cuando no estén implicados en una disputa verbal estarán aguzando sus finos intelectos con conversaciones productivas, que nunca son menos que estimulantes y desafiantes, tanto cuando excitan como cuando inspiran. Además, como sobre ambos influye la vibración de la configuración de signos solares 5-9, un desacuerdo entre Libra y Acuario casi nunca será grave o duradero. Siempre tendrán una base emocional e intelectual para disculparse y empezar de nuevo. Aún en el caso de los rarísimos Libra y Acuario que se separan y dejan de ser amigos íntimos, que finalmente interrumpen por algún motivo una relación cotidiana, es muy probable que ninguno de los dos le guarde rencor al otro ni hable mal de él, porque independientemente de lo que ambos digan o hagan, en el fondo, se entienden entre sí mejor que con la mayoría de las otras personas que conocen. A menudo Libra y Acuario sustentan un interés común por los niños, los animales, la educación superior, los viajes a países extranjeros, la religión, la filosofía y las artes. Sus soles están en trígono, y esto les suministra sueños e ideales entrelazados, independientemente de las diferencias personales que puedan tener de tiempo en tiempo. Lo admita o no el Aguador, éste (o ésta) reconoce y respeta el hecho de que Libra siempre se esfuerza por ser equitativo e imparcial. Lo admita o no Libra. éste (o ésta) reconoce y respeta la virtud de tolerancia de Acuario y los objetivos humanitarios de Urano. La admiración y el respeto inevitables siempre flotan entre ellos, aun cuando la atmósfera que los rodea esté enardecida por una confrontación intelectual. La compatibilidad básica es resistente y sana, porque estos dos comprenden sus respectivas motivaciones, aunque a menudo intenten negarlo acaloradamente.

Quizá haya circunstancias en que la conducta excéntrica de la persona regida por Urano altere temporalmente el delicado equilibrio de la Balanza de Libra. Cuando los Acuario están enfadados tienden a comportarse de una manera muy emocional, y en estos trances la tensión puede enfermar literalmente al Libra. Las personas regidas por Venus necesitan de la armonía, y la tensión puede afectar seriamente a sus nervios. Tal vez haya otras circunstancias en que la tendencia de Libra a contemplar siempre las dos alternativas de un problema sea interpretada por los Acuario como una prueba de deslealtad. Como ya he dicho, los Acuario creen que hay una sola alternativa: la suya. Las opiniones de un signo fijo son, quizá naturalmente, más fijas que flexibles. Los Acuario son en verdad totalmente desprejuiciados y tolerantes, excepto cuando se trata de un enfrentamiento personal emocional. La mayoría de los Libra —excepto aquellos que tienen un aspecto muy negativo en el Sol natal de sus horóscopos— poseen, merced a la influencia del manso planeta Venus, lo que Hemingway llamaba «indulgencia bajo presión». Ésta vendrá bien cuando a Acuario se le queme imprevistamente un fusible de Urano, porque los Aguadores son susceptibles a los impulsos eléctricos del cosmos, y sea lo que fuere lo que hagan, probablemente lo harán en forma impulsiva y súbita. La persona Libra provoca a menudo los mismos problemas que desea evitar, por su renuencia a desentenderse de ellos. Después de un típico estallido eléctrico de comportamiento excéntrico, los Acuario normalmente desaparecen, y se niegan a comunicarse en absoluto durante un determinado lapso.

Si los dejan en paz, terminan por olvidar qué fue lo que los ofuscó y retoman su habitual personalidad chalada, encantadora y fascinante. Pero es posible que Libra continúe reclamando una explicación o siga tratando de conquistar una victoria decisiva en el contexto del desacuerdo, en lugar de permitir que éste quede perdonado y olvidado. Los Acuario no soportan que los acorralen para exigirles una respuesta. Se sienten como una mariposa atrapada en un frasco, y ésta es una sensación muy incómoda. A los Libra no les fastidia para nada que los acorralen y les exijan una respuesta. Esto les suministra una oportunidad maravillosa para pesar los pros y los contras, ejercicio que les resulta inmensamente estimulante, siempre que todos sigan siendo corteses y considerados y nadie se ponga a gritar groseramente. Sus reacciones individuales respecto del conflicto y la controversia constituyen una importante diferencia básica entre ellos, pero una vez que lo comprendan, y que lo tengan en cuenta, Libra y Acuario podrán flotar por un hogar, un aula, un laboratorio, una cápsula espacial, una oficina o un granero sobre las nubes algodonosas de la cooperación mutua. Libra puede inculcarle aplomo y serenidad a Acuario, y el Aguador puede enseñarle a Libra que en el mundo nada es blanco o negro, lo uno o lo otro, sino que todo es gris, una mezcla. Por tanto, la tolerancia es el único medio para equilibrar la vida en cualquier balanza. Acuario es el inventor de nuevas ideas. Libra es el arquitecto que las diseña para el uso práctico. Es fácil ofender la susceptibilidad de Libra. Sin embargo, la mente humana aún no ha concebido algo capaz de ofender la susceptibilidad de Acuario. Absolutamente nada espanta a un Acuario, en tanto que cualquier idea, conversación u objeto que no tiene pintadas encima flores de colores suaves ofende los gustos refinados de Libra. Es muy natural que el Acuario, por el hecho de ser un Aguador y de estar también hondamente preocupado por el futuro del planeta, se entusiasme por el sensato concepto ecológico de algo así como el inodoro sin agua.

El Aguador le explicará excitadamente a Libra que éste es el único medio para salvar a todas las aguas de la Tierra de la contaminación que avanza a pasos agigantados, en razón del constante crecimiento demográfico y del consiguiente aumento de las toneladas de desechos que se vuelcan todos los años en los lagos, ríos, arroyos y océanos. A medida que se entusiasme con el tema, el Acuario expondrá la teoría de que el gobierno debería aprobar una ley en virtud de la cual todos los hogares estarían obligados a utilizar un retrete sin agua, dejando que el coste se descontara de la suma adeudada a Hacienda en el curso de ese año por cada persona que instalase dicho dispositivo para sustituir el actual sistema de agua corriente, que despilfarra el precioso líquido y lo contamina. —¡Piensa un momento! — exclama Acuario—. Es totalmente inodoro, y los únicos residuos que una familia de seis personas debería eliminar una vez por año equivaldrían a un bote de café lleno de cenizas (también inodoras) que se esparcirían sobre el césped del jardín para que todo crezca mejor y más rápidamente. Ahora bien, a Libra le encantaría adherirse a cualquier iniciativa que contribuya a la preservación del «equilibrio» ecológico, pero la descripción detallada de algo tan escatológico asociado con el grosero proceso de evacuación probablemente lo (o la) hará ruborizar furiosamente, y una expresión de extremo disgusto cruzará por los rasgos bellos y apacibles de Libra. —Está bien, está bien —Acuario se encoge de hombros coléricamente—, si prefieres seguir utilizando aguas contaminadas por los residuos corporales de otras personas, para beber y bañarte, y si quieres garantizar que tus nietos, y quizás incluso tú y tus propios hijos, no tendrán una gota de agua pura para beber dentro de una o dos décadas, sigue pulsando el botón de tu retrete, y rociando tu baño con aromas artificiales de clavel envasado en botes de aerosol que destruyen la capa de ozono que rodea la Tierra, pero recuerda que yo te lo he advertido. A este planeta lo salvarán las turberas y el abono natural y el estiércol, y no los lujos perfumados, los baños de burbujas y toda tu música y tu arte refinados.

El Aguador se va impetuosamente, y deja atrás a Libra que debe tumbarse y recuperarse de tanta fealdad, en un estado próximo al colapso nervioso por el suplicio de tener que sopesar mentalmente los platillos marcados: Supervivencia y Día del Juicio Final. Pocos minutos después, el Aguador regresa súbitamente, y grita a voz en cuello: ¡HE DICHO ESTIÉRCOL! —y después da un portazo y se va nuevamente. Los hoyuelos de Libra se borran, en estado de shock. Así es como Acuario gana una discusión. La indecisión oscilante de Libra ofuscará a Acuario, así como la tendencia uraniana de los Acuario a dar un giro de ciento ochenta grados, después de tomada una decisión (Libra jamás procede así), pondrá histérico a el o la Libra. Decídete! —vocifera Acuario. —Bueno, yo por lo menos no cambio de idea, una vez que he tomado una decisión como lo haces tú —replica Libra a la defensiva, pero suavemente. —¿Cómo podrías saberlo? —contraataca Acuario—. Nunca en tu vida has tomado una decisión. Libra sonríe radiantemente. Mil bujías, un millón de soles, iluminan la habitación. —¿Acaso no he decidido ser tu amigo? Y nunca lo he lamentado. Otras personas pueden pensar que estás loco, pero a mí me parece que eres un genio. ¿Te dije que he encargado un retrete sin agua? Acuario calla, avergonzado. Libra vuelve a sonreír, y sus hoyuelos aparecen y desaparecen. —Caray, lo siento mucho —murmura al fin el contrito Aguador—. A veces digo las cosas más disparatadas. Realmente no sé qué haría sin ti. (Y así es cómo Libra gana las discusiones.) Se necesita estudio.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas realizar tu sinastría de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta. Se cancela vía PayPal desde cualquier parte del mundo.

Amada Astral

Sinastría de Almas

La Sinastría de Almas: esta nueva Sinastría incluye todos los asteroides del amor que la hacen más profunda y completa. Valentin (447) Adorea (268) Niño (4580) Juno (3) Alma (390) Karma (3811) Amor (1221) Unión (1585) Destino (6583) Compañero (8490) Caballero (29391) Cupido (763) Lujuria (4386) y más. También analizamos si se trata de relaciones de almas o llamas gemelas o afines como Eros y Psique, Orfeo y Eurídice, Zeus y Hera. O se trata de relaciones tóxicas o kármicas a través de Nessus y Deyanira, Plutón y Perséfone, Eco y Narciso, Asmodeo Y lilith como las parejas mitológicas. Esta es una gran oportunidad para que conozcas las fortalezas y debilidades de tu relación y saber si se trata de un vínculo predestinado.

$75.00

 

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

 

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

 

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.