Hombre LIBRA Mujer CAPRICORNIO

Resultado de imagen para parejas futuristas

Curiosa y desgraciadamente o (afortunadamente; en verdad no puedo decidir si es lo uno o lo otro, y tampoco puede Libra) esta relación por lo demás tensa y desafiante influida por la configuración de signos solares 4- 10, está agraciada por un factor intrínseco más que positivo, que posiblemente el hombre Libra y la chica Cabra no usufructuarán. Tomando en cuenta, claro está, la cantidad normal de excepciones que confirman la regla, el hombre Libra pertenece a uno de los seis signos solares —los otros son Aries, Géminis, Sagitario, Acuario y Piscis— cuyos representantes masculinos (si no son una de las raras y perversas excepciones) suelen aceptar muchas de las reivindicaciones que postula el Movimiento de Liberación Femenina, si no todas. ¿Por qué no? Es justo. Es equitativo. Es tolerante y adaptable al cambio, ya sea en su propia esfera personal, o en el área más vasta de la reforma social generalizada. Es considerado, lógico, razonable, y está plácidamente dispuesto a escuchar a todos los bandos opuestos, incluidos los bandos opuestos del conflicto masculino-femenino de la era de Acuario. En la otra oscilación del péndulo, la mujer capricorniana nació bajo un signo cardinal de liderazgo (igual que él) y debe conducir algo o a alguien en algún momento… en alguna dirección. Le gusta estar a cargo de su propia vida, y de todas las cosas y de todas las personas que pueda guiar y disciplinar con esa actitud de «abuelita sabelotodo» que flota alrededor de ella (y que empezó a flotar alrededor de su aura cuando tenía aproximadamente seis años). Está maravillosamente dotada para ser una profesional capitalizada, es una estupenda ejecutiva, y se las apaña para sacarlo todo serenamente adelante, con una técnica prudente y realista, ya se trate de sufrir y deslomarse para mantener cohesionado un hogar sin padre en un gueto, y de ser un colosal y reconfortante bastión de estabilidad y salvación para todo el mundo… de dirigir una tienda de antigüedades, una estación de servicio (es lo que hacen algunas chicas Cabra) o una empresa de camiones… de dictar las reglas para una agencia de Bolsa… de administrar un lavadero de autos o una escuela de entrenamiento para perros pastores. Con su voz y sus modales educados (cualesquiera que sean sus verdaderos antecedentes) y su aplomado sentido común, está divinamente pertrechada para ser una profesional de éxito. Ahora fíjense en su hombre Libra… más bien propenso a ver con buenos ojos que su mujer trabaje o tenga una profesión. ¿No dirían que éste es un factor más que positivo para su relación? Lo más probable es que la responsable de que no siempre le saquen provecho sea ella.

Aunque ella necesita conducir —puesto que, como dijimos más arriba, es cardinal, igual que Libra— la capricorniana típica es reacia a conducir desde la primera fila, espectacularmente. La Cabra (macho o hembra) prefiere ser la «araña» replegada en el rincón, que tira de los hilos entre bastidores y hace que las cosas sucedan, sin bulla ni fanfarria. A la chica Cabra le resulta difícil encontrar en el mundo de los negocios el puesto de mando discreto que ella busca. Las cosas aún no han progresado tanto como para generar la situación ideal. Con excepciones muy raras y afortunadas, a la mujer capricorniana generalmente sólo le quedan dos opciones en la carrera tras el éxito: a) un puesto subordinado y mal remunerado, porque es mujer, o b) un cargo digno de sus aptitudes, al que sólo puede tener acceso si arremete agresivamente y si se hace acreedora a la atención de todos (por ejemplo, del Business Week y de Hacienda) una vez que ha llegado. Como se niega a obedecer órdenes mansamente, a ser un pequeño engranaje de la maquinaria, y como el tipo de liderazgo al que aspira no está en la cúspide del poder donde debería renunciar a su intimidad personal, la chica Cabra típica, bastante tímida, encuentra su sitio en la profesión artística o en algún otro tipo de actividad «solitaria» análoga… o resuelve convertirse en la «araña del rincón» dentro de su hogar, donde, para satisfacer las ambiciones de su signo solar tejerá discretamente sus redes estratégicas, en un segundo plano, «conduciendo» y manejando a su pareja, sus hijos, sus parientes y amigos con tanta sutileza, que éstos casi no lo notarán.

Aquí los tenemos, entonces. Un hombre Libra jubilosamente dispuesto a permitir que su dama trabaje fuera de casa… y una mujer capricorniana que prefería convertirlo a él en su profesión. ¿Conocen el axioma que dice que «detrás de cada triunfador se oculta una mujer»? A menudo es una capricorniana. Las Cabras no derrochan su tiempo valioso en algo menos que el éxito. Si esta mujer ambiciosa guía a su hombre, ciertamente no lo guiará hacia el fracaso. Cuando lo ayude a lograr algo, fuera lo que fuere, tendrá la vista puesta en el resultado más fructífero. Lo que sucede es que tal vez él prefiera que ella obedezca sus instintos cardinales fuera del hogar, y no dentro de éste. A él le encanta ser el hombre al que ella es fiel y leal, el hombre que ella ama y venera y protege (de sí mismo), pero es posible que lo subleve la idea de que ella lo convierta en «la carrera de su vida». Él pertenece al elemento Aire, y la primera lección que la mujer «terrenal debe aprender acerca del hombre «aéreo» que ama (sobre todo del signo de Aire cardinal) es que el «aire» busca la libertad de movimientos, y sencillamente no soporta las restricciones… porque éstas lo vuelven rancio. Más aún: apenas le levanten la tapa, se fugará. Dejen que un hombre de un signo de Aire revolotee y sueñe en paz, que merodee mentalmente, siguiendo las brisas de sus preferencias, y se mantendrá, dichosamente, más o menos cerca. Intenten embotellarlo o encajonarlo, y se volverá agresivo, discutidor y rencoroso… y se encrespará fácilmente, trocándose en un tornado o un huracán de cólera. Después se lo llevará el viento.

Si ella está sinceramente arrepentida y realmente quiere recuperarlo, es posible que él vuelva. Ella deberá ser equitativa, confesar su error y pedirle que comprenda su punto de vista. No, modifiquemos esto. Está bien que confiese su error y le pida comprensión. Probablemente él reaccionará como un perfecto ángel. Pero quizá no sea prudente pretender, por lo menos abiertamente, que él vea las cosas como las ve ella. Tratándose de un Libra, siempre es un error hacer hincapié en la defensa de una visión determinada de cualquier problema, si pretenden que él transija. Enumeren todos los elementos positivos de un enfoque, y este hombre empleará instintivamente toda su energía mental, todo su razonamiento deductivo y su lógica brillante (de los cuales, crean, por favor, está generosamente provisto) para nivelar la Balanza mediante una defensa elocuente del enfoque opuesto… cualquiera que éste sea. Poco importa de qué lado creía él que estaban sus simpatías, anteriormente. Cambiará de idea (aunque se trate de una vieja convicción) sólo para ganar un debate interesante. En el desafío de la controversia hay algo que parece hipnotizarlo, hasta hacerle olvidar literalmente cuál era la posición que él defendía al comenzar el «debate». Éste es el talón de Aquiles de Libra, y pocos se dan cuenta de ello. Personalmente, opino que es avieso e injusto aprovecharse de la debilidad del signo solar de este pobre hombre, pero podría haber circunstancias atenuantes cuando el fin justifique los medios. En estos casos, la chica Cabra sagaz tomará el partido de él hasta el fin, aclarará que ha cometido un error garrafal, recitará una especie de monólogo (difícil para una capricorniana, pero podrá practicar observando la destreza verbal de él) con todas las razones por las que él está en lo cierto y ella está tremendamente equivocada, sin concederse la mínima tregua, y cuidando que su argumentación parezca obviamente parcial e injusta con ella. El resultado será milagroso. Él quedará inerme, no podrá resistir los fuertes instintos «juidiciales» de su signo solar, y empezará a señalarle a ella todos los defectos de su argumentación, le demostrará de qué manera es injusta consigo misma, se ofrecerá a cargar por lo menos con la mitad de la culpa, y terminará precisamente donde ella quería que terminara: formulando una declaración verbal en la que manifestará comprender qué es lo que él ha hecho para agraviarla y preocuparla, qué es lo que determinó que ella se comportara en una forma tan posesiva y malhumorada.

El Libra apenas tendrá conciencia de lo que sucedió, y lo único que sabrá es que, de alguna manera, ha empezado a ver honestamente como tal se justificaban los sentimientos de la Cabra. Muy pronto él recuperará su personalidad normal, dulce y sentimental, le pedirá perdón y la exhortará a confiar en un nuevo comienzo. Entonces el Libra lucirá su tremenda sonrisa de Venus. Y ocurrirá lo que tenía que ocurrir: la avalancha resucitada de estremecimientos recordados, el anhelo familiar. Y la aflicción, también. Al comprender el dolor causado, involuntariamente, pero que fue una reacción al dolor… por ambas partes. A la aflicción siempre la sigue la compasión, la necesidad abrumadora de perdonar y ser perdonado. Una mujer capricorniana puede resistir (si quiere) toda tentación de poner a prueba el alma humana. Pero ni siquiera ella puede hacer frente durante mucho tiempo al fulgor deslumbrante de la sonrisa de Libra. Responderá con su propia sonrisita tímida, sus ojos y su corazón se ablandarán simultáneamente… y volverán a florecer las rosas en la nieve de enero. Sin embargo, es posible que ella no se derrita en sus brazos inmediatamente, si en su interior caen aún los copos de nieve. El Libra deberá emplear toda su ternura y su simpatía para corregir su repliegue frígido, después de que la ha hecho sentirse rechazada. Así como ella deberá desplegar toda su tierna persuasión para curar las heridas que infligió en la naturaleza optimista de él con sus modales fríos, de desaprobación. Pero esta mujer puede ser sorprendentemente dulce cuando confía en el hombre con el que hace el amor. A ratos su armonía sexual será esquiva. Sin embargo, podrán alcanzarla cuando ambos se esfuercen generosamente por averiguar qué es lo que necesita el otro, reconozcan las diferencias de deseos, y traten de corregirlas sinceramente… suavizando los rasgos que ofenden e imitando sus respectivas cualidades que admiran individualmente. La influencia restrictiva de Saturno puede determinar que ella parezca demasiado reservada y fría ante el hombre Libra romántico y locuaz. Como ella aborda el acto sexual con una lenta sensualidad, el ligero y aparentemente etéreo desapego de él puede dejarla con una sensación de vacío, y con el anhelo de una pasión más tangible. Pero si él se empeña, se regocijará y asombrará al descubrir el afecto y el sentimiento insospechados que ella lleva ocultos dentro de sí, y le bastará tener paciencia para hacerlos aflorar. Y ella comprobará que es mucho lo que puede enseñarle a este hombre acerca de la profunda materialidad de la unión física y la intimidad sexual, y que él está conmovedora-mente ansioso por aprender de ella. Ambos saldrán beneficiados si intentan parecerse más el uno al otro. Ella deberá tratar de ser más expresiva. Él deberá tratar de concentrarse más durante el acto amoroso. Entonces todo saldrá bien. El hombre Libra lleva en sí una reserva insondable de sentimiento, y sin embargo puede ocurrir que no sea suficientemente sensible a los secretos silenciosos de su mujer capricornio.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja o del amor en tu vida, puedes escribirme y solicitar una consulta personalizada.

Amada Astral

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Anuncios

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: