Hombre LIBRA Mujer SAGITARIO

La protección afectuosa y el tierno amor de un hombre Libra pueden ser una experiencia muy terapéutica para la mujer Sagitario que ha sido desilusionada por un hombre Géminis o Virgo, o que quizá ha sido profundamente herida por una flecha imprudente de otro Sagitario. La devoción del Libra puede borrarle del corazón buena parte del dolor remanente, que le causaron antaño otros amantes más insensibles y desconsiderados. Pero quizá haya que posponer un poco el Paraíso, porque el primer problema que a menudo reclama insistentemente solución en una relación amorosa entre estos dos es el siguiente: ¿Hasta dónde debe llegar? ¿Debe ser sólo un trance mágico, destinado a diluirse en el recuerdo como un milagro que nunca fue comprendido cabalmente? ¿Se trata sencillamente de una de esas incursiones inexplicables en la locura, instigadas por una química poderosa? Después aflora la terrible alternativa: ¿Deben vivir juntos, y esperar que el tiempo determine sus sentimientos, consolidándolos o destruyéndolos, y en caso de que sea así, deben vivir juntos secretamente, o públicamente? ¿O acaso deben casarse inmediatamente, y desentenderse de tantas cavilaciones? La situación puede ser más complicada aún. Quizás él, o ella, ya está casado, y separado, legal o emocionalmente, de otro consorte. ¿Esta necesidad mutua que experimentan es sólo una pasión fugaz, o es suficientemente auténtica como para que le permitan romper el compromiso con la anterior pareja, que ha estado en el limbo?

Puede ser peor. Quizás uno de ellos, o ambos, se han divorciado hace varios años, o incluso hace muchos años, y no los inquieta que su amor pueda provocar una ruptura definitiva con otra persona. En cambio se les plantea el problema de saber si uno de ellos, o ambos, deben arriesgarse a contraer un segundo matrimonio cuando el primero implicó un error tan grave y penoso, que les causó desdicha y aflicción. Cuando la mitad de la pareja es un Libra, a menos que estos dos se hayan conocido en la adolescencia, es muy probable que un matrimonio anterior, o varios, influyan sobre la decisión de «amar o no amar». Los Libra casi siempre se casan jóvenes, y en la mitad de los casos la relación es afortunada. En la otra mitad, no lo es. (La Balanza de Libra debe estar nivelada, incluso en el área de las estadísticas generales.) Es posible que ella no haya estado casada antes de que se conocieran. Por supuesto, siempre hay excepciones, pero normalmente las chicas Arquero no se precipitan a contraer vínculos legales como suelen hacerlo los hombres Libra. Están demasiado encariñadas con su libertad. Sin embargo, es casi seguro que si no ha tenido esposos, sí ha tenido otros amores antes de conocer al hombre Libra de voz melosa que la ha envuelto en el mullido edredón de su sonrisa (nuevamente, a menos que estén aún en la escuela secundaria, y quizás incluso entonces, porque Sagitario siente tanta curiosidad y es tan aficionada a experimentar respecto del romance como respecto de todas las otras fases y facetas de la vida). En verdad, el hombre Libra que ama a esta mujer tiene más probabilidades de conservarla si se conocen después de que ella haya madurado emocionalmente. Ser su primer amor puede convertirse en una experiencia fascinante y conmovedora, de esas que es posible que el hombre recuerde durante el resto de su vida… pero no siempre da el resultado apetecido, a saber, la perdurabilidad.

El corazón de ella necesita sazonarse para poder entender y valorar un amor duradero. No se trata de que ella tome el amor a la ligera, cualquiera que sea el número de amoríos por los que haya transitado con esos ojos ingenuos, confiados, tan desmesuradamente abiertos y sin embargo tan ciegos a las realidades de la naturaleza humana. En razón de la dualidad y de la naturaleza buscadora de verdades de su signo solar, algunas mujeres Sagitario toman atajos emocionales por el camino de la búsqueda, atajos éstos que oscilan entre la promiscuidad y la soltería o los votos monásticos. Pero en este capítulo nos ocupamos de la mujer Sagitario promedio, moderada, que ha posado su exquisito (pero ligeramente torpe) pie sobre la Balanza del hombre Libra. (Los Libra son tremendamente aficionados a todo lo que sea moderado.) Este tipo de chica Sagitario rara vez es frívola o despreocupada respecto del amor. Cada vez que ama, cree de todo corazón que ésa debe de ser la primera vez que dos personas experimentan semejante prodigio. Cada vez que tropieza con una aventura romántica, desea sinceramente que el amor sea auténtico y eterno, como en los cuentos de hadas que acostumbraba a leer. En este sentido, difiere ligeramente del hombre Sagitario medio, para el que la durabilidad de la relación no es una prioridad absoluta. (Al Arquero masculino hay que seducirlo para que desee cosas eternas.)

El hombre Libra enamorado de esta encantadora y conmovedora chica payaso debe recordar que el hecho de que esté regida por Júpiter implica que tiene, simbólicamente, maquillaje teatral en la sangre. Muchos Arqueros son actores o actrices profesionales (así como muchos Libra son abogados, jueces, policías, escritores o propietarios de librerías). Aunque ella no sea literalmente actriz, es «histriónica», y si bien no siempre tiene conciencia de ello, es capaz de montar escenas capaces de ganar el premio de la Academia, escenas éstas por las cuales la vida nunca le concede un Óscar. Ama, confía, cree, se esfuerza con todo su idealismo y su tenacidad fogosos, y después cae en el desengaño amoroso sin que haya ninguna red para sostenerla, porque Sagitario prefiere jugar su felicidad a todo o nada en lugar de cargarse con el lastre de excesivas medidas de seguridad. Caer sin una red que amortigüe el golpe es doloroso. El corazón de esta mujer ostenta más heridas, magulladuras y cicatrices que las que deja traslucir su personalidad radiante y optimista, porque ya sea secretaria, científica o cantante, aleja ficticiamente la tristeza con su considerable talento de actriz, ayudado por su alegre sonrisa. Cuando su alegre sonrisa de Júpiter se encuentra con la sonrisa devastadoramente deslumbrante de un hombre Libra, la habitación en la que se encuentren no necesitará iluminación artificial. Estos dos la alumbrarán con tantas bujías, que la medianoche parecerá mediodía. Ésta no es una forma exagerada de humor astrológico, sino algo muy cierto.

Si alguna vez un Libra y una Arquera asaltaran un banco (aunque no es probable que lo hagan, porque Libra no terminaría de decidir dónde estacionar el auto para la fuga. y Sagitario tropezaría con el maletín del dinero y dejaría caer el revólver)… pero si efectivamente asaltaran un banco, harían fulgurar la combinación de las sonrisas de Júpiter y Venus, y probablemente el cajero les entregaría el dinero, les devolvería la sonrisa y los despediría con un alegre ademán. Forman una pareja contagiosa, irresistible. Quizá no tan irresistible, pero sí casi… y sobre todo en su relación recíproca. Una vez que hayan resuelto todos esos problemas del debemos-o-no-debemos, y del cuándo- debemos-y-cómo-debemos, este hombre y esta mujer podrán sacar de su amor suficientes dividendos de felicidad como para no tener que asaltar un banco… ni reanudar la búsqueda de alguien con quien compartir sus vidas. Por supuesto, tendrán que ocuparse de ello, como todos los demás, pero con mucho menos esfuerzo. Disponen de todos los elementos indispensables para transformar el romance en un amor perdurable. Pueden contar con el hecho de que la armonía natural de la naturaleza humana les allanará el camino. Otro factor bienaventurado de su relación, como de todas las vibraciones 3-11, consiste en que serán buenos amigos, además de amantes. Esto fue lo que los acercó inicialmente el uno al otro: metas y simpatías similares, ideales comunes y la necesidad de cambio y emoción. Todos los auténticos amantes son amigos, pero no todos los amantes que son amigos seguirían siendo amigos si dejaran de amarse en el sentido romántico de la palabra. Probablemente Libra y Sagitario sí.

La amistad siempre incorpora una dimensión valiosa al vínculo emocional entre un hombre y una mujer. Y nunca deja de profundizar su experiencia sexual conjunta. No obstante la actitud impulsiva. a veces descuidada, de la mujer Sagitario respecto de la emoción vehemente, será inusitadamente considerada, dulce y femenina con su afable amante o marido Libra. Su vigorosa amistad genera entre ellos una fuerte dosis de verdadero afecto que convierte su unión física en una forma feliz de coparticipación. Cuando la relación sexual entre dos personas es dichosa, franca y libre, el resultado es hermoso. Como la atmósfera despejada y fresca de otoño, entibiada por el Sol, cuando el cielo está tan azul que te parece que alguien ha derramado turquesas líquidas en tus ojos. La intimidad de la unión física con alguien que realmente amas, y que también es un amigo, te hace sentir limpio, lavado y descansado… y bien. El amor entre Júpiter y Venus siempre tiene una cualidad especial. Ellos captan, más que la mayoría de las otras parejas, cómo el milagro del amor hace que ambos se sientan excepcionalmente bondadosos, dulces y generosos, en condiciones de ver más claramente sus sueños… tal como se sienten los poetas cuando capturan la emoción en palabras. Esto lo hace el amor. Hace que el hombre y la mujer deseen abrazar el mundo, en lugar de abrazarse sólo el uno al otro, para abarcar a todos los demás en su dicha; hace que todo lo negativo parezca un poco más positivo; hace que el miedo al mañana parezca ridículo… y que casi todas las extravagancias parezcan posibles. Los Libra y los Sagitario son más capaces que la mayoría de la gente de comunicarse verbalmente, el uno al otro, este tipo de sentimientos. Y el hecho de expresarlos prolonga su duración.

Estos dos saben cómo hablar entre sí. Es posible que riñan tanto como cualquier otra pareja, y quizás incluso más a menudo y con más violencia, pero lo importante es que hablan. Cuando discuten francamente sus agravios, sus celos, sus adaptaciones sexuales, sus preocupaciones económicas y sus quejas mutuas han dado un paso importante hacia su resolución… y a veces, el solo hecho de hablar respecto de estos problemas los hace desaparecer. Los desacuerdos entre Libra y Sagitario terminan frecuentemente entre acoplamientos y risas. La operación de aprender a conocerte a ti mismo será menos dolorosa si alguien que te ama tiene la sinceridad suficiente para colocar el espejo de la verdad delante de tus defectos. te hizo sentir el último hombre que amaste? por qué, avergonzada de mi propia identidad. Supongo que me hada sentir confundida.

LIBRA: ¿Qué es lo que hace que te sientas menos confundida respecto de tu propia identidad?

SAGITARIO: Tú. Cuando estoy contigo, no me disgusta ser como soy. Él hacía que me sintiera menos parecida a mí misma, y tú haces que me sienta más parecida a mí misma.

LIBRA: Así es como tú también me haces sentir. No menos parecido a mí mismo, como me hacía sentir ella… sino más parecido a mí mismo. Es estupendo que alguien te haga sentir feliz, y no avergonzado, de ser como eres.

SAGITARIO: ¿Te parece que eso es el amor?

LIBRA: No estoy seguro. Pero sí sé que eso es lo que es nuestro amor. Lo supe desde el principio.

SAGITARIO: ¡Oh, no! Tardaste una eternidad en resolver lo que haríamos. Casi volví junto a mi ex. Por lo menos él sabe lo que quiere.

LIBRA: No eres justa. Yo sé muy bien lo que quiero.

SAGITARIO: No eres el más indicado para acusarme de no ser justa. ¿Fue justo que me dejaras en la incertidumbre mientras te ibas a otro lugar para decidir si querías casarte conmigo o no?

LIBRA: No fue a cualquier lugar.

SAGITARIO: No me importa a dónde fuiste. ¡Ojalá vuelvas allí y me dejes en paz!

LIBRA: ¿Cómo ?

Habrá momentos en que la forma contundente en que ella le señala sus faltas —como la de trabajar horas extraordinarias y dejarla sola— lo irritará y lo encolerizará tanto que durante unas noches trabajará hasta más tarde aún, para enseñarle quién es el que manda. Habrá momentos en que la vacilación de él la fastidiará, porque ella es más impulsiva, más rápida a la hora de saber qué es lo que desea. Entonces ella le dirá que se decida, que organice su vida, porque si no ella lo abandonará. Él le contestará que no es justa, quizás irá solo a algunas fiestas… y quizás ahogará sus cuitas en alcohol o comida hasta que su Balanza vuelva a nivelarse. El necesita un hogar bien administrado, tranquilo, apacible y descansado, tanto como necesita el aire para respirar. Ella desdeña la rutina monótona del trabajo doméstico (aunque puede ser una deliciosa anfitriona). Es posible que él se queje de que el volumen de la TV o la música está demasiado alta, de que en la cocina hay un desbarajuste, y de que las cortinas no hacen juego con las colchas, ¿por qué las compró ella? Ella le contestará que, para tratarse de un maniático de la pulcritud, él también es desordenado, y que no se pasará la vida siendo su criada. Pero entonces lo discutirán, y la armonía volverá a vibrar entre ellos. La presencia física de él ejerce un maravilloso efecto apaciguador sobre el desasosiego de ella, y a él le encantará enseñarle a ser más paciente cuando todo le sale mal. La presencia de ella le produce una excitación que le hace olvidar las cosas, entre las que se cuenta su irritación indecisa por trivialidades, y éste es un tipo de amnesia saludable. Gracias a la intervención del juicio equitativo de Libra y de la filosofía de Sagitario, algunas de sus pláticas pueden generar ciertas observaciones socráticas muy sensatas sobre las relaciones humanas… como cuando analizan a las personas que creyeron amar antes de encontrarse el uno al otro.

Es hora de dejarlos. Están implicados en un típico comportamiento Fuego-Aire. Dentro de más o menos una hora, se hallarán entregados a una reconciliación apasionada que les hará olvidar por completo que las cortinas no hacen juego con la colcha. Después, él la ayudará a lavar los platos mientras el equipo propala su canción favorita: «Tú iluminas mi vida»… ¡Una canción de Júpiter-Venus como no hay otra!

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más del amor en tu vida o de tu relación de pareja, puedes escribirme para una consulta personalizada.

Amada Astral 

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: