Hombre LIBRA Mujer LIBRA

Resultado de imagen para parejas viejitos modernos

Libra es un signo solar masculino, regido por un planeta femenino: Venus. Esto significa, con absoluta sinceridad, que está en la naturaleza de los individuos Libra de ambos sexos el no ser cabalmente masculinos ni femeninos. En cambio comparten casi por igual las cualidades masculinas y femeninas, a veces incluso en la configuración física del cuerpo, y a menudo en el tono de voz… que también tiene un poco de lo uno y lo otro. Y que nadie lo tome a mal. Esta distribución equitativa determina simplemente que las mujeres Libra sean criaturas inusitadamente hermosas y muy sentimentales… y que los hombres Libra sean criaturas inusitadamente bellas y muy fuertes, aunque los hombres Libra también son desusadamente (y seductoramente) sentimentales, en tanto que las mujeres Libra son desusadamente (y admirablemente) fuertes. Ya ven cuán confuso se vuelve esto. Para entenderlo, hay que trazar una línea divisoria en alguna parte. El hecho de que ambos ostenten esas electrizantes sonrisas de Venus, que pueden irradiar luz durante un mínimo de cien años, no facilita las cosas. Para abordar directamente la razón por la cual le adjudiqué al hombre Libra el primer lugar en el encabezamiento, diré que alguien tiene que ceder en esta situación, y para ser justos, la que tiene que ceder es la mujer Libra. Si ama sinceramente a su hombre Libra, le asignará, por lo menos, igual jerarquía en su relación, y permitirá que su masculinidad salga inobjetada e indiscutida, para que él pueda valorar las cualidades femeninas de ella, y amarla como un hombre ama a una mujer. Nunca es prudente invertir el orden del esquema de la Madre Naturaleza. A veces es necesario que la chica Libra, aunque parezca a menudo la personificación cautivante de todas las mujeres, desde Eva hasta Cleopatra, se recuerde a sí misma cuál de los dos es realmente el hombre. Esto no le resultará demasiado difícil, una vez que comprenda la importancia que reviste para su relación, porque esta dama ha sido agraciada con más encanto natural, tacto instintivo y talento de dulce persuasión que los que podrá utilizar en una sola vida. La astrología no le aconseja que acceda modestamente a las exigencias de él, ni que estimule sus tendencias machistas, sino sólo que atempere su fortaleza interior con un poco de dulzura exterior, y que se abstenga de demostrarle con demasiada frecuencia que está intelectualmente a la par de él, si no por encima de él, en algunas cuestiones. Todo se nivela.

Como ambos son signos mentales de Aire, y por tanto necesitan recurrir constantemente a la expresión verbal de sus ideas y opiniones, estos dos no estarán en condiciones de eludir largas discusiones periódicas, que podrían transformarse en serias controversias. No todas, pero sí la mayoría de sus controversias podrían evitarse, si acordaran debatir sólo los temas en los que no pudiera existir ningún desacuerdo entre personas racionales. Así sus polémicas serían ejercicios de esclarecimiento mutuo, en lugar de ser únicamente pomposas digresiones verbales, de esas que amenazan generar conflictos entre ellos. Esto es lo más seguro, y hay centenares de temas entre los cuales elegir, temas en los que incluso los Capuletos y los Montescos podrían ponerse de acuerdo. Con un esfuerzo mínimo, este hombre y esta mujer podrían entablar una relación mentalmente estimulante, y al mismo tiempo pacífica y emocionalmente segura. Tanto el hombre Libra como la mujer Libra están habitualmente dispuestos a transigir para lograr la armonía. Su naturaleza los induce a cooperar, excepto cuando está en juego algo que a su juicio implica un problema ético o moral. Entonces ambos son igualmente renuentes a cambiar de opinión. Si uno de ellos supone que el otro (o la otra) lo está tratando incorrectamente, o si una situación le parece injusta, es posible que tempestades de indignación y huracanes de cólera sustituyan a la «transacción» y la «cooperación>, habituales de Libra. Los Libra siempre son locuaces cuando están agitados. No es probable que él o ella se arrincone, mohíno y taciturno, ni que se repliegue en silencio. Lo que sí es probable es que ventilen sus agravios, hasta zanjarlos, de una manera u otra, aunque de cuando en cuando esto les ocupe toda la noche… lo cual no es una buena idea, porque ambos necesitan descansar y dormir más que la mayoría de las personas, y cuando los privan de reposo y de sueño, sus mentes Libra, normalmente aguzadas y alertas, se embotan y aturden. Sí, incluso se vuelven ilógicas.

Este tipo de debate al estilo Libra dará un resultado feliz: reforzará el lazo que los une, sin tensarlo… y tal vez también nos favorecerá a los demás, porque es posible que resuelvan hacer algo agresivamente positivo con respecto a los temas en torno de los cuales giran sus cavilaciones. Hay una multitud de temas que dos amantes Libra pueden utilizar para estrechar su relación, temas acerca de los cuales dos habitantes cualesquiera de la Tierra deben coincidir necesariamente, sin elegir otros que seguramente generarán disputas egoístas, que harán menguar su amor hasta reducirlo a sentimientos heridos, sentimientos que después se disolverán gradualmente en la indiferencia… y en el vacío de la apatía. Como sucede en todas las relaciones de la configuración de signos solares 1-1, el hombre y la mujer Libra deben comprender que la combinación de sus caracteres, personalidades y rasgos similares les impone la obligación de estar alertas ante el peligro de que se dupliquen sus respectivas tendencias negativas. Ambas personas influidas por la vibración 1-1 deben tomar más precauciones entre sí que con los demás, para no poner énfasis en aquellas cualidades propias de las que no se enorgullecen. Tendrán que precaverse de no estimular en el otro la afición de Libra por las fiestas, que podría desembocar en varias formas de exceso y disipación; ni el gusto de Venus por las golosinas, que podría desembocar en un doble problema de obesidad (a ella le encanta preparar pasteles, y a él le encanta comerlos, y viceversa); ni, como ya he dicho, el espíritu polémico de Libra que, si no se controla y si no se reencauza por canales positivos, puede desembocar en conflictos perennes, los cuales desembocarán a su vez, finalmente, en una serie de problemas que pueden ir desde la alergia física mutua hasta sendos colapsos nerviosos en los pabellones masculino y femenino del hospital, porque los conflictos continuos pueden lesionar gravemente la estabilidad mental y la salud emocional de Libra. En último término, pero no porque sea menos importante, la propensión compulsiva de Venus al romanticismo puede determinar que los vientos de la infidelidad y los celos arranquen de cuajo el techo del nido confortable donde se alojan estos dos periquitos. Si necesitan ser románticos, deberán intercambiar todos los mensajes entre ellos dos, y deberán conformarse con coquetear el uno con el otro.

El resultado será excitante: su amor seguirá vivo y continuará conmoviéndolos mucho después de que las parejas de otros signos solares hayan caído en la pereza emocional y, por consiguiente, en el aburrimiento romántico. Desde luego, en una relación 1-1 también encontramos la cara buena de la moneda: el refuerzo de las cualidades positivas y favorables de Libra. Probablemente estos dos nunca padecerán por falta de cumplidos, generalmente serán muy considerados con sus respectivos sentimientos y disfrutarán de muchos gustos en común, que a menudo girarán en torno de la música y la pintura, o de otras formas del arte, las largas caminatas y muchas lecturas. Un matrimonio entre dos Libra produce casi siempre una biblioteca de grandes dimensiones y una colección de discos. Lo pasarán maravillosamente yendo al cine, compartiendo luego sus opiniones sobre el diálogo, los actores, la dirección, la iluminación, el trabajo de cámara y el argumento. Los Libra son críticos natos, especialmente si tienen un signo lunar o ascendente Virgo o Géminis. Pero deberán mantenerse alejados del bar del teatro. Libra es el signo de la belleza, y aunque esto significa que todos los Libra son, de alguna manera excepcionalmente hermosos o apuestos, y poseen por lo menos un rasgo perfecto, también significa que aprecian la belleza ajena y cuando uno de ellos, o los dos, ya no tienen atractivos físicos para la vista, es posible que miren en otra dirección buscando lo que le falta a su compañero o compañera. Sin embargo, el hombre o mujer Libra que se descarría temporalmente, casi siempre se siente incómodo. Incluso la infidelidad mental ofende inconscientemente el sentido Libra de la moral y la justicia… y los obliga a volver a sus respectivas sonrisas familiares e íntimas, y a sus hoyuelos, entre torrentes de lágrimas. Los Libra siempre sollozan en las bodas, y lloran al asistir a los finales felices.

Si se pudiera analizar en un laboratorio la química sexual de su relación, se comprobaría que está compuesta por un 70 por ciento de afinidad mental, un 20 por ciento de afecto y sentimiento… y un 10 por ciento de pasión física. No se engañén. Este 10 por ciento puede contener una fuerza más poderosa, según el análisis cuantitativo, que el mismo porcentaje de pasión entre otros hombres y mujeres. Los ingredientes combinados de la afinidad mental, el afecto y el sentimiento actúan como catalizadores perfectos en una fórmula para la satisfacción sexual. El amor de Libra siempre está impregnado por la magia de la imaginación, y esto mantiene abierta su unión física a toda clase de posibilidades de cambio y variación. Su acto amoroso nunca será monótono, nunca se pondrá rancio. Es más probable que sufra los efectos de períodos de comportamiento esquivo y desapegado cuando él se sofoque bajo un cúmulo de trabajo… cuando ella consagre toda su atención a una actividad fuera del hogar o cuando convierta las faenas domésticas y la maternidad en una carrera que consume todo su tiempo. Pero cualquiera que sea el lapso durante el cual el hombre y la mujer dejen dormir en estado latente su deseo recíproco, éste seguirá siendo eternamente vulnerable, y el ademán o el incidente más minúsculo bastará para reavivarlo. Podría ser algo tan frágil como la fragancia de la colonia con que ella acostumbraba a perfumarse, que él nunca ha olvidado, y que ella ha usado para rociar despreocupadamente su cabellera porque se la regaló en Navidad una vecina, sin sospechar que sería un auténtico afrodisíaco… o un poema que uno de los dos descubre en un libro, y que les hace evocar la noche en que él se lo susurró hace mucho tiempo, o una vieja carta de amor, imprevistamente hallada en un cajón… o el aroma de la escarcha y las manzanas que flota en el aire en un día dorado y azul de octubre, en la temporada de fútbol… y siempre la eclosión de sentimiento que nunca deja de colmar sus corazones (y cuerpos) hasta desbordar, cuando escuchan la música de «su canción».

En ningún tramo de este sistema solar hay un hombre y una mujer Libra que no hayan adoptado una canción especial, a los pocos días de conocerse, canción ésta que se convierte, a partir de ese momento, en un símbolo sagrado del júbilo que experimentaron al amarse por primera vez, y cuyo poder nostálgico sobre sus emociones aumenta a medida que pasan los años. Los Libra son tan sentimentales como un saquito de lavanda, guardado en un cofre en el desván. El hombre Libra típico generalmente es un triunfador, desde el punto de vista material, ya sea que se dedique en forma independiente a una carrera especializada, o que se instale en un puesto de autoridad invulnerable, a la cabeza de una gran empresa. Pocas veces durará mucho, o será completamente feliz, como empleado, recibiendo órdenes, porque Libra es un signo cardinal de liderazgo, y necesita llevar la batuta. Durante los períodos forzosos, no optativos, en los que trabaja como empleado, es posible que sea excepcionalmente autoritario en casa, porque debe mandar a alguien. (Pero casi siempre lo hará con dulzura.) La mujer Libra típica es una anfitriona prodigiosa. Su hogar no será una choza miserable ni un cubículo caótico. Sus talentos y su buen gusto lo convertirán en un oasis de paz y encanto, en un refugio armonioso poblado de vibraciones amables y bellas, capaces de reconfortar el espíritu atribulado. Es excepcionalmente serena y aplomada en los momentos de crisis (aunque después se desplome en los brazos de él, cuando haya pasado el peligro), vehementemente leal, y gozosamente adaptable al cambio. Los sueños de él son los de ella, y es suficientemente fuerte y abnegada como para convertirlos en realidad en aras de este hombre cortés que ella ama, y que es muy inteligente, a menudo caprichoso, pero siempre optimista y confiado en que el mañana será mejor… por lo cual se parece a ella.

Ella es una de esas mujeres que harán cualquier sacrificio para que su hombre egrese de la universidad, para que obtenga su diploma de médico o abogado, para que materialice su sueño de ser actor, escritor, artista o músico… o para que llegue a directivo de una compañía de aviación o de una tienda de dulces. Todo lo que él desee para sí, ella también se lo desea, con idéntico fervor. Él es uno de esos hombres que le entregarán románticamente a su mujer un diamante o un poema (ocaso importa realmente que sea lo uno o lo otro?) porque una tarde de otoño (mientras volaba a reunirse con ella después de un viaje de negocios) captó una verdad inesperada: que sin «el puño de hierro enfundado en el guante de terciopelo» de su dama Libra,no podría vivir.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja o del amor en tu vida, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades. La versión básica sin asteroides tiene un costo de 35$

$65.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales (tránsitos y perfil amoroso de ambos) y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$55.00

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .