La relación VIRGO-SAGITARIO

Como Virgo es un signo de Tierra, cualquiera pensaría que los y las Vírgenes deberían saber todo lo relacionado con la Tierra, así como saben prácticamente todo lo demás. Pues no es así. Y aunque Sagitario es un signo de Fuego, los Arqueros tienen una cierta afinidad estilo Robin Hood con el bosque de Sherwood, así como con los bosques bautizados con otros nombres. Por consiguiente, Sagitario está en condiciones de demostrarles a los afables Virgo varios tipos de «magia de tierra». Sobre todo porque aman a los animales, que están tan estrechamente sintonizados y alineados con la Naturaleza, sincronizada con los ritmos de la Tierra. Y también porque no temen ensayar nuevas ideas. Por tanto, es posible que los Sagitario descubran toda clase de lecciones «terrenales» de gran beatitud para dictar a los Vírgenes. Tomemos, por ejemplo, la música. Todo en el Universo, en el sistema solar íntegro, responde infaliblemente a su propia clave individual, o nota, o seminota, o cuarto de nota, o dieciseisava parte de nota… y así sucesivamente. Todas las cosas y todas las personas. Incluso los edificios y los puentes. A veces, cuando escuchas una sinfonía, una nota determinada, o una combinación de notas dentro de un acorde, sentirás un escalofrío en la nuca, un estremecimiento o un pequeño temblor, durante una fracción de segundo. Has sido «tocado» por tu vibración personal, y tu cuerpo físico responde a ella. En la ciencia de la metafísica, teóricamente (y prácticamente), cuando tu propio «sonido» o «tono» o «nota» musical vibre en su timbre preciso, exacto (los Virgo entenderán la necesidad de precisión), te afectará tan poderosamente que, interpretado con suficiente agudeza (o potencia) y sostenido durante suficiente tiempo, podría matarte. (El alma la seguiría, abandonando el cuerpo.) A la inversa, en el sentido positivo, si lo interpretaran (o si sonara) con suficiente suavidad, y lo sostuvieran exactamente durante el lapso apropiado tal como lo mediría Virgo, podría trasfigurarte de alegría y paz hasta tal punto que «levitarías» literalmente como lo hacían los «santos».

El nieto del compositor Félix Mendelssohn experimentó con estos conceptos bastante afines a Virgo, fundados sobre el hecho conocido de que, cuando un cantante emite una determinada nota, en un determinado tono, el sonido triza instantáneamente el cristal. Su investigación le hizo comprender que el pasaje de la Biblia donde está escrito que cuando Josué hizo sonar una nota determinada, en un tono preciso, en el «cuerno de carnero», las murallas de Jericó «se desplomaron» debe interpretarse en un sentido literal. Cuando un grupo de soldados marcha al compás en dirección a un puente frágil, el jefe ordena cambiar el paso, porque el ritmo de todos esos pies, machacando juntos la Tierra, podría destruir o dañar realmente la estructura del puente. Por tanto Mendelssohn llegó a la conclusión de que los ejércitos encabezados por Josué se aproximaron a las murallas de Jericó marchando acompasadamente: miles de pies al unísono, generando en la Tierra una vibración poderosa (y particular), de modo que cuando Josué (que tenía conocimientos metafísicos) hizo sonar entonces la nota precisa en el cuerno de carnero, la combinación de las vibraciones de los pies en marcha con el «sonido» individual de la estructura de la muralla misma hizo que las murallas de Jericó respondieran y «se desplomaran» tal como estaba programado. El sonido por sí solo, en el tono y la frecuencia vibratoria apropiadas, tiene el «poder y la gloria» (y la energía) necesarios para mover materialmente piedras o rocas inmensas. Éste es el misterio-sepultado-en-la-antigüedad, la verdad esotérica que se oculta detrás de las legendarias fórmulas Sésamo ábrete y Abracadabra (aunque nos han sido transmitidas con deformaciones, y ya no son puras y precisas). ¡Así que ahora saben cómo fueron levitadas esas gigantescas rocas para construir la Gran Pirámide de Gizeh! En forma musical y melodiosa, bajo la dirección de Osiris. (No de Keops: éste vino más tarde, y plagió creativamente al gran Osiris.)

A los Virgo los fascinará la exactitud y precisión de esta sabiduría musical de la metafísica (contenida en el gran misterio de La música de las esferas) y a los Sagitario los excitarán todas las posibilidades de aplicar los ideales de Júpiter. El Arquero podrá preguntarle al o la Virgen: «Puesto que todo tiene su propia “clave”, ¿cuál supones que es la clave de la Tierra?» Si Virgo lo ignora, el Arquero podrá responder sin riesgo: «Re bemol». Entonces, por supuesto, Virgo se empeñará en que Sagitario lo pruebe. Los y las Vírgenes son muy hostiles a las generalizaciones, y desaprueban enérgicamente toda forma de exageración. Como la exageración es uno de los muchos talentos de Sagitario (el planeta regente del Arquero, Júpiter, es sinónimo, en astrología, de la expansión), si Sagitario desea impresionar a Virgo, siempre deberá estar preparado para apuntalar cualquier aserto indiscriminado, jupiteriano, con pruebas sustanciales, concretas. Sin embargo, paradójicamente, los Centauros también son compulsivamente veraces, porque Sagitario es uno de esos exasperantes signos solares «dobles» de dualidad. Mitad caballo, mitad humano. La mitad humana es la veraz, en tanto que a veces la mitad equina violenta un poco la verdad. Así que es importante saber con qué mitad del Centauro de Sagitario tratan en un momento dado. Respecto de la situación del «re bemol», tratan con la mitad humana puntillosamente veraz y gloriosamente imaginativa. (No, Virgo, la imaginación no es incompatible con la veracidad. La imaginación y la verdad son compañeras del alma. Ninguna de las dos podría existir sin la otra.)

Ahora que Sagitario le ha transmitido a Virgo una parte de la sabiduría mágica de la Tierra y la ha corroborado con pruebas, esperemos que en el futuro los y las Vírgenes respeten un poco más las excentricidades y los entusiasmos espontáneos del Arquero. Y ahora que Sagitario ha aprendido que los milagros del Sésamo ábrete y el Abracadabra, para no mencionar los de la construcción de la Gran Pirámide, nunca se podrían haber materializado sin la precisión y exactitud de Virgo respecto de los sonidos musicales,esperemos que los Arqueros dejen de zaherir a los Vírgenes por su tendencia a medirlo todo, por su proclividad a la perfección y por sus actitudes críticas, a veces bizantinas. Al fin y al cabo, los Virgo no hacen más que ser fieles a la esencia depuradora de su signo solar. Si no tuviéramos a los Virgo a mano para poner en orden nuestras mentes y nuestras intenciones, viviríamos en medio de un caos y una confusión lamentables. La música no sería melodiosa y sosegante, sino una mezcolanza de notas desapacibles y acordes chirriantes… sin Virgo. Gran parte del cariño y la protección respecto de la brutalidad humana que han recibido nuestros hermanos animales, nuestras hermanas aves y las criaturas de la vida marina han provenido de las vibraciones de Virgo, Sagitario (y Acuario) emitidas sobre la Tierra, vibraciones que les han impartido la fe necesaria para hacer ese gesto conmovedor y experimental de cooperación y amor.

Sagitario y Virgo nacieron bajo signos mutables, y por ello los Vírgenes y los Arqueros pueden comunicarse, en general, fácilmente, ya sea que comuniquen la crítica de Virgo y la franqueza de Júpiter… o la comprensión amistosa. La comunicación fácil es el primer paso que conduce a la comprensión de los distintos criterios y enfoques del uno y el otro. Es indudable que estos dos hablarán mucho, alternadamente…y también se desplazarán mucho, aunque Virgo es más sedentario y propenso a quedarse en un lugar más tiempo que Sagitario. En ocasiones, los Vírgenes de ambos sexos empiezan a experimentar impacientes accesos de descontento, la compulsión de interrogarse y deambular… de cambiar viejos esquemas y hábitos, y de explorar el mundo (así como de explorarse a sí mismos), para verificar con qué sorpresas se encuentran. Esto es sencillamente estupendo, porque a los cordiales Arqueros les encanta la compañía sociable, mientras trotan alegres y curiosos por el inexplorado bosque de Sherwood de la vida, a caballo o a pie, en avión o en tren. Si ambos consiguen superar con éxito los desafíos de la configuración de signos solares 4-10 que los pone a prueba, la asociación del Centauro con él o la Virgen encierra la promesa de recompensas excepcionales para los dos. Virgo le enseñará a Sagitario buenos modales, cortesía y paciencia, en tanto que Sagitario le enseñará a Virgo el valor de la generosidad de espíritu, de la imparcialidad, de la tolerancia… y sobre todo, ¡de la gloriosa libertad! Es posible que los espectadores tengan la impresión de que él o la Virgen y el o la Centauro forman decididamente una «extraña pareja», pero, al cabo de un tiempo, Sagitario le enseñará a Virgo a no preocuparse por lo que la gente dice o piensa. Limítate a ser auténtico y todo se arreglará. Al fin y al cabo, nadie puede conformar a todos, y el Sagitario regido por Júpiter es la persona ideal para enseñarle a Virgo que es inútil tratar de complacer «perfectamente» al mundo íntegro. Sagitario exhortará a Virgo a distenderse, y Virgo le enseñará a Sagitario la forma de ahorrarse caídas embarazosas, para lo cual deberá marchar un poco más despacio (verbalmente y en todo lo demás).

La promesa del invierno, en virtud de la cual la magia de la Tierra hará volver la primavera, sería un tema muy apropiado para la relación Virgo-Sagitario. Pero antes, por supuesto, el Arquero deberá enterrar su arco, y prometer que nunca hará sufrir a ninguna criatura, humana o animal (¡sobre todo a los Virgo!) con sus flechas de Júpiter. Entonces el o la Virgen y el Centauro podrán cogerse de la mano para entonar el primer coro de la Música de las Esferas, junto con todas las ballenas, águilas, lobos y aves que encuentren por casualidad en su camino… acercándonos a todos un poco más a la sinfonía de la paz. El Sagitario Francesco Bernardolne, de Assisi, con su Luna en Virgo, los favorecerá con la bendición de su sonrisa, y cantará junto con ellos… en re bemol.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas un análisis detallado de tu relación de pareja, escríbeme y solicita tu Sinastría.

Amada Astral

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: