La relación VIRGO-CAPRICORNIO

Resultado de imagen para pareja hipster

Un fuerte vínculo que existe entre Vírgenes y Cabras consiste en que ambos tienen la misma necesidad de pasar por personas formales, y en razón de ello hablan, se comportan y viven de la manera más formal posible, para no despertar la desaprobación ni el escarnio de amigos, parientes y vecinos. Uno no se convierte en el hazmerreír de los demás si puede evitarlo… y uno puede evitarlo si lo intenta. Para ser respetado hay que ser respetable. Nada puede ser más claro ni preciso que esto. Un segundo vínculo fuerte que existe entre estos dos signos de Tierra —cuyos cuatro pies simbólicos están plantados en el suelo con tanta firmeza y espíritu práctico como pueden estarlo los pies sin llegar al extremo de clavados— consiste en la actitud que comparten respecto del dinero. Este es algo que uno gana. Es algo que uno ahorra. Es algo que uno gasta frugal y prudentemente. Es algo que uno jamás derrocha ni despilfarra negligentemente. Otro fuerte vínculo que los une consiste en lo que ambos piensan respecto del deber y la responsabilidad. Los aman. Los adoran. Él o la Virgen y la Cabra estarían igualmente perdidos y desorientados sin ellos. Denles una misión sagrada, un deber para ejecutar, una responsabilidad para cumplir… y estarán en el séptimo cielo. He aquí un lugar interesante en el cual estar: el séptimo cielo (sobre todo para Capricornio). Porque hace mucho tiempo que los místicos arguyen, y que los antiguos sugieren, que Saturno, regente de Capricornio, es un planeta heptadimensional. Bueno, no puedo explicaros en detalle qué significa, Pero quizás en términos generales… Verán, aquí, en la Tierra, existimos, vivimos en un planeta tridimensional, que nos da a la gran mayoría de nosotros, por lo menos, una conciencia tridimensional (de la verdad). La siguiente, o cuarta dimensión, es el tiempo mismo. Muy einsteniano. Entra en los conceptos lineales y esas cosas. El nivel que sigue al cuarto es (lógicamente) el quinto. El nivel de conciencia de la quinta dimensión tiene algo que ver con Vulcano, el verdadero regente de los Virgo, pero no puedo decir exactamente de qué se trata. Si pasamos a la sexta dimensión y a la siguiente, bueno… enfóquenlo así: si no sabemos ni remotamente con qué están asociadas la quinta y la sexta dimensión, en qué consisten, etcétera, no es extraño que la séptima dimensión de Saturno nos deje totalmente desconcertados. Quiero decir, ¿cómo podrán comprender la séptima si no saben un rábano de la quinta y la sexta? Esto es el más puro sentido común, ¿no es cierto?

Y esto es algo más que comparten Virgo y Capricornio: el puro sentido común. Llevan la cabeza bien puesta sobre los hombros. Pero estamos hablando de las dimensiones, lo cual es sensato y práctico, porque todos nos hallamos asociados con ellas, nos guste o no. ¿No es interesante que la palabra «dimensión» contenga en su seno las palabras «die» y «dies», que en inglés significan «morir» y «muere»? Particularmente interesante porque uno debe experimentar algún tipo de muerte para llegar a una dimensión superior. (Sin embargo, no se trata, necesariamente, de la muerte del cuerpo carnal.) Ahora ven cuán apropiado resulta esto, porque Saturno, el regente de Capricornio, es el planeta astrológicamente asociado a las cuestiones vinculadas con la muerte. (Saturno y Plutón rigen entre los dos, la muerte en todas sus diversas formas.) Nuestra charla sobre las dimensiones no es una digresión. No para las Cabras y los o las Vírgenes, ambos superconscientes de que es muy sano ejercitar de cuando en cuando los músculos mentales, para no hablar de los tendones espirituales. Volvamos a las dimensiones, pues. Tomemos una sombra. ¿Qué es una sombra? Es un objeto bidimensional, que tiene altura y anchura pero carece de profundidad, ¿correcto? Sí, correcto. Virgo se limitó a hacer un ademán de asentimiento, y Virgo siempre sabe qué es lo correcto. Capricornio sigue callado. Las Cabras nunca ofrecen una opinión ni endosan nada hasta haber tenido tiempo para practicar una larga y minuciosa deliberación… en tanto que Mercurio, el regente adoptivo de los Virgo, los induce a hablar un poco más deprisa (pero nunca descuidada ni impulsivamente).

Los Virgo y los capricornianos tienen algo en común con todos nosotros, porque aquí, en este planeta tridimensional llamado Tierra, somos, todos nosotros, entes tridimensionales. Tenemos altura, anchura… y profundidad. (La profundidad es el tercer requisito para la tercera dimensión.) Por supuesto, también los tiene un edificio, así que aparentemente el hecho de ser tridimensional no implica una gran distinción. Igualmente, la conciencia tridimensional es algo con lo que debemos cargar, así que continuemos. Nosotros (y la Biblioteca Pública de Nueva York) somos objetos Tridimensionales, y cuando el Hermano Sol (una faceta vital de esta meditación) brilla sobre nosotros, a través de nosotros, desde atrás de nosotros o lo que sea (la terminología es relativamente poco importante), nosotros, objetos tridimensionales, podemos proyectar una sombra bidimensional sobre la calzada o el suelo, ¿correcto? Virgo dice que sí. Es correcto. Capricornio sigue callado. Un objeto unidimensional es una línea fina que sólo tiene altura (longitud) y ninguna anchura y ciertamente ninguna profundidad. Tal vez nos resulte imposible imaginarlo, pero tengan la certeza de que existe. De lo que se trata es de lo siguiente: si nosotros somos objetos tridimensionales. que proyectamos sombras bidimensionales (pero sólo con la ayuda del Hermano Sol o de uno de sus auxiliares más débiles: las bombillas), entonces, ¡Piensen! ¿No se infiere que nosotros mismos podríamos ser sólo sombras tridimensionales, proyectadas por nuestras personalidades cuatridimensionales? Ahora tanto Virgo como Capricornio se han quedado callados. Bueno, les diré, incluso sin buscar su aprobación. Claro que esto es lo que somos. Esto es exactamente lo que somos: sombras tridimensionales que han sido proyectadas (mediante la alquimia de una luz muchas veces más brillante e intensa que la del mismo Hermano Sol) por seres cuatridimensionales llamados supra-consciente, personalidad superior, ángel superior de la propia personalidad, y así sucesivamente. Existen muchos nombres para los entes cuatridimensionales que nos proyectan a nosotros como sus sombras. Capricornio piensa ahora en los edificios, y Virgo cavila acerca de la Biblioteca Pública de Nueva York. No. Los edificios no tienen un supraconsciente. La diferencia entre las sombras bidimensionales que proyectan ellos y las que proyectamos nosotros consiste en que sus sombras no pueden moverse. Ni ellos ni nada superior que ellos tiene alguna opción al respecto. Ellos deberían alegrarse de que por lo menos les permitamos proyectar una sombra estable, inmóvil, de que los autoricemos a ser tridimensionales. Y se lo permitimos, porque nosotros creamos estos objetos inanimados a nuestra propia imagen «en 3-D», como saben. Como las muñecas, los trenes de juguete y otros objetos parecidos. Para nuestra propia diversión, para albergarnos y para otros fines triviales o serios. ¿Qué opción tienen nuestras sombras? No pueden moverse sin nuestra decisión. Las controlamos, tal como nuestras personalidades superiores nos controlan a nosotros. La única forma de conquistar este tipo de control sobre nosotros mismos (nuestros destinos) consiste en tomar contacto con el ser cuatridimensional que ejerce el control, sintonizarnos con él, cooperar con él, y reclamar algún derecho de opción sobre nuestras «personalidades sombra», o acaso debería decir sobre nosotros mismos, que no somos más que sombras.

Nuestras propias sombras son unas tontas, porque si no lo fueran podrían hacer lo mismo: pedirnos a nosotros que les demos a ellas más derecho de opción sobre sus propias personalidades. El escritor James Barrie quiso que el simbolismo de Peter Pan y su sombra fuera mucho más profundo que el que corresponde sencillamente a un entretenido cuento infantil. Por supuesto, ninguno de los entes multidimensionales tiene absolutamente ningún poder sin el Sol y sin las luminarias aún más formidables y más lejanas. En su ausencia, todos los seres, cualquiera que sea su nivel dimensional de conciencia, son marionetas impotentes. Incluso nosotros. ¡Alabado sea el Hermano Sol! Asimismo, el poder de nuestras portentosas personalidades supraconscientes cuatridimensionales para «proyectar nuestras sombras» depende totalmente de una luz aún más rutilante que la de nuestro Sol. Los prismas o cristales no crearían colores brillantes y movedizos sin la luz. En la oscuridad no hay arco iris. En la oscuridad, los vitraux son lúgubres y carecen de vida. No hay reflejos. En efecto, sé bondadoso con tu sombra. Ella te necesita. Tú eres su creador. Lo que tú haces y piensas, ella también lo hace y lo piensa.

Bueno, Virgo y Capricornio, ¿pueden probar que las sombras no piensan? Crean, es posible que no presten constantemente atención consciente a su sombra, pero sin ella estarían perdidos y a la deriva, sin la responsabilidad de Saturno o Virgo. La echarían de menos tremendamente. Porque vivir sin su sombra implicaría vivir en la oscuridad. Ahora entienden por qué Peter Pan quedó tan alterado cuando perdió su sombra. ¿Y no creen que Wendy fue amable y bondadosa cuando se la cosió, cuando se la adosó para que nunca la extraviara? Wendy era Cáncer, pero coserle la sombra a Peter, para que estuviera segura, fue una idea tan práctica que obviamente debía tener un ascendente Virgo y la Luna en Capricornio. En cuanto a tratar de imaginar qué aspecto tendría un ser penta o heptadimensional, creo que no se equivocarían mucho si imaginaran que el «ser» heptadimensional se parece mucho a Capricornio y se comporta como éste. Severo, pero cariñoso. Sabio. Paciente y sosegado, estable, fiable y digno de confianza. (Pero también algo más que un poco terco.) Como la mayoría de las otras Cabras. El «ser» o ente pentadimensional se parece mucho a Virgo. Severo, pero cariñoso. Sabio. Paciente y sosegado, estable, fiable y digno de confianza. (Pero también un poco crítico, malhumorado e inquieto.) Ahora ya saben a qué se parecen los «ángeles» de la dimensión superior. A una Cabra y una Virgen. Por lo menos cuando se bajan de la escalera mecánica en los pisos quinto y séptimo. Es posible que no sepamos mucho más que cuando empezamos, pero les advertí que no podría explicarlo todo detalladamente. Sólo en términos generales… Los Virgo aborrecen vehementemente las generalidades. Son hombres y mujeres refinados, con una mente alerta, una sensibilidad aguzada y un exquisito discernimiento. Analizan todos los sentimientos, y después dicen que ellos no son en absoluto así. (Esto se explica porque analizan el análisis que ustedes le practican.)

Las Cabras no encuentran nada que objetar en la actitud de Virgo. Les parece sensatamente cauteloso que los Virgo dediquen tiempo y esfuerzos a desmontar los relojes y los problemas y las personas para asegurarse de que sus mecanismos se encuentran en buenas condiciones antes de «comprar» el reloj, resolver el problema o decidirse a entablar amistad con la persona. Tanto Virgo como Capricornio tienen un cierto aire de dulzura y afabilidad, un comportamiento tímido y reservado que parece hacerlos confluir silenciosamente. Habrá momentos en que Capricornio pensará que Virgo se preocupa demasiado, y discute exageradamente las cosas. Posiblemente habrá momentos en que Virgo pensará que Capricornio es demasiado terco e inflexible, y que se niega a contemporizar o a someterse a la excitación del estímulo mental. Sin embargo, estos dos tienen muchas más semejanzas que diferencias, muchos más elementos de compatibilidad que de desencuentro. Su asociación está agraciada por la comprensiva configuración de signos solares 5-9, en razón de lo cual les resulta más fácil entenderse y perdonarse sus respectivos errores. Todo capricorniano proyecta una forma singular de displicencia. Cuando aparece un obstáculo, las Cabras se limitan a sortearlo y siguen trepando sistemáticamente hasta la cúspide de su meta. Esto es lo que hace que a veces las personas regidas por Saturno parezcan frías y desconsideradas: su carencia de respuesta emocional visible frente a la tensión y el apremio. Opinan que los despliegues innecesarios de emoción son ruinosos y extremadamente improductivos. La mayoría de los signos solares son incapaces de comprender semejante actitud, y por eso la interpretan equivocadamente como una prueba de crueldad o, cuando menos, de falta de calor humano. Sin embargo, un Virgo sabrá instintivamente que el capricorniano está en verdad desolado detrás del telón de hierro de la compostura saturniana, y las Cabras quedan agradecidas por la compasión de la Virgen.

Asimismo, Capricornio comprende el dolor que experimenta Virgo cuando otros lo (o la) acusan de ser crítico, remilgado y petulante. Nadie puede entender mejor que un hombre o una mujer de Saturno la automortificación o el remordimiento de Virgo por haber descuidado el deber y la responsabilidad. Capricornio intuye los dulces sueños y anhelos encerrados dentro de Virgo, que tanto necesitan desahogarse y que sin embargo son retenidos implacablemente bajo un manto superficial de circunspección y timidez. Las Cabras lo saben. Porque son muy parecidas. Ellas también alimentan deseos difíciles de expresar. Capricornio sabe que Virgo no dice la verdad cuando afirma que prefiere estar solo (o sola). Éste no es más que un recurso fácil para ocultar tu soledad de aquellos que se limitarían a escarnecerte si supieran cuán vulnerable eres, cuán vacío te sientes a veces. Sí, Capricornio sabe muy bien que Virgo necesita simular que es más autónomo de lo que en realidad es, y se da cuenta que ésta es una manera de protegerse contra el dolor. Tanto Capricornio como Virgo se toman la vida en serio. Ambos son formales y sinceros, leales y fiables. Y ambos conocen la frustración de ser los guardianes, a menudo subestimados, del sentido común y el espíritu práctico entre aquellos que encuentran aburrida «la rutina» y que son capaces de acomodarse a los procesos vitales con una displicencia y una despreocupación que no están al alcance de los capricornianos.

Sí, la quinta y la séptima dimensión de conciencia tienen mucho en común. Para empezar, el 5 y el 7 son números «impares», y no «pares». Hay un aislamiento implícito en el hecho de ser «impar», en tanto que las personas «pares» son más adaptables. Los y las Vírgenes y Cabras se sienten regocijados cuando están juntos, porque conocen sus respectivos secretos. Se confían sus intimidades el uno al otro, y esto les permite reír y llorar juntos y compartir el tipo de excitación, de ensueños y de experiencias fecundas que sólo pueden disfrutar cabalmente los signos de Tierra. En el seno de la Tierra yacen vetas de oro puro, a la espera de que las descubran, así como en el seno de los mansos corazones de Virgo y Capricornio yacen vetas de sabiduría de oro puro, mucho más bellas que cualquier mineral jamás exhumado, vetas reservadas para quienes son pacientes y saben dónde buscar.

Adaptación de Linda Goodman

Si quieres un análisis personalizado de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Sinastría de Almas

La Sinastría de Almas: esta nueva Sinastría incluye todos los asteroides del amor que la hacen más profunda y completa. Valentin (447) Adorea (268) Niño (4580) Juno (3) Alma (390) Karma (3811) Amor (1221) Unión (1585) Destino (6583) Compañero (8490) Caballero (29391) Cupido (763) Lujuria (4386) y más. También analizamos si se trata de relaciones de almas o llamas gemelas o afines como Eros y Psique, Orfeo y Eurídice, Zeus y Hera. O se trata de relaciones tóxicas o kármicas a través de Nessus y Deyanira, Plutón y Perséfone, Eco y Narciso, Asmodeo Y lilith como las parejas mitológicas. Esta es una gran oportunidad para que conozcas las fortalezas y debilidades de tu relación y saber si se trata de un vínculo predestinado.

$75.00

 

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

 

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

 

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.