Hombre VIRGO Mujer ESCORPIÓN

Un mensaje astrológico para la chica Escorpión que se formula preguntas acerca de un hombre Virgo que le ha cautivado la vista y casi le ha atrapado el corazón: Vamos, ámalo. Te necesita. Puedes ayudarlo. Este hombre tiene un problema. Siempre tiene un problema, cualquiera que sea la categoría de Virgo a la que pertenece, y hay varias categorías. De todos modos, el problema estará hecho a medida de sus necesidades individuales. En realidad, los hombres Virgo tienen más de un problema. Tienen los suyos personales, que vienen en diversas formas y tallas, más los de todas las personas caóticas, desaliñadas y negligentes que conoce, cuyas vidas son un tremendo desbarajuste. Pero lo que reviste más urgencia para la dama Águila es su problema particular en cualquier momento dado. Con su propensión mística y su poderosa penetración telepática, ella es la persona indicada para ayudarlo a resolver dicho problema. Éste puede ser delicado y trivial, o de naturaleza seria. Fuera como fuere, ella es necesaria.

Por ejemplo, ella podría estar enamorada del tipo de hombre Virgo que posee una imaginación sencillamente asombrosa, a veces demasiado vívida, con su mundo mental —regido por Mercurio y Vulcano— poblado por toda clase de criaturas ajenas a esta dimensión, que él puede describir con un detallismo exquisito, a veces alarmante, que abarca hasta el último pelo de la barba y hasta la última escoba. Esto será especialmente cierto si él tiene una Luna o ascendente en Escorpión, cosa muy posible si estos dos se sienten recíprocamente atraídos: él y esta mujer Escorpión enigmática, que desea protegerlo, respetarlo y amarlo, todo al mismo tiempo. Una influencia de Escorpión en su carta natal puede determinar que los compañeros de juegos mentales e imaginarios de Virgo sean… bueno, personajes poco juguetones. Bajo una vibración de Escorpión en su propia natividad de Virgo, podrían asumir formas en verdad extrañas, tenebrosas y siniestras, que lo inducirían a aterrarse por la compulsión en virtud de la cual Virgo tiende a investigar todo lo que va desde la brujería hasta el vudú, desde la hipnosis hasta la donación. Algunos hombres Virgo son tan propensos a investigar ávidamente todo lo relacionado con el mal, a pesar —o quizás en razón— de su pureza intrínseca, que pueden realizar algunas incursiones realmente tétricas por las zonas crepusculares de la psiquis humana. Pero esto es, en verdad, beneficioso, porque cuando esté muerto de miedo como consecuencia de su exploración pulcra, cuidadosa y minuciosa de las tinieblas, y cuando esté inmovilizado por un vago desasosiego que tiene vergüenza de confesar, con las mantas estiradas sobre la cabeza, ocultándose de sí mismo, ella sabrá con precisión cuáles son los botones que debe apretar para hacerlo salir de su tienda.

«¡Válgame Dios! — exclamará ella, con fingido horror—. ¡Pues mira eso! En la esquina de esta colcha hay cinco hilos sueltos… no, más exactamente son seis, y el forro de satén tiene un desgarrón.» La cabeza del hombre Virgo asomará instantáneamente de abajo de su manta de color chocolate, con los ojos todo lo brillantes que pueden ser, para verificar la imperfección que ella acaba de señalar, y la enmendará rápidamente. Ella es una mujer sagaz. O ella podría estar liada con otro tipo de hombre Virgo, ligeramente mayoritario, que es incapaz, por mucho que se esfuerce, de ver las flores ocultas por las espinas, o la nieve oculta por el cieno. Por muy agudo que sea su intelecto —y probablemente lo es, porque todos los Virgo son tipos espabilados, con mentes sagaces, analíticas— sus sentidos astrales más finos están tan mal sintonizados que no puede ver el ruido de las olas ni oír la Luna llena, y menos aún puede ver la «Rhapsody in Blue» de Gershwin… u oír la música de un cuadro de Andrew Wyeth. Ésta es una verdadera desventaja, como podrán imaginar. A diferencia de los Virgo de imaginación hiperactiva, descritos en el primer ejemplo, estos otros, más típicos, sólo poseen una pizca de imaginación, y ello es triste de ver, aunque no se trata de un problema que los poderes de la mujer Escorpión no estén en condiciones de solucionar. Como modelo de este tipo de Virgen, conozco a un hombre Virgo muy apuesto, superinteligente, que es dulce y afable con los perros y los niños, y que está agraciado por una multitud de virtudes encomiables. Mirándolo, nadie adivinaría que tiene un problema a su nombre. Pero, ay, sí lo tiene. Su hermano Leo, con la Luna en Escorpión igualmente atractivo y superinteligente, pero más sagaz, más perspicaz y más sensible, le dio un ejemplar de El principito de St. Exupéry para que lo leyera, con la esperanza de que este libro le abriera nuevas perspectivas excitantes. Fue una esperanza vana.

La única reacción del Virgen, después de leerlo, consistió en dedicar varios minutos a explicar cuidadosamente a su hermano las razones exactas por la que no era posible que alguien viviese en un asteroide. Se lo explicó todo de una manera muy correcta, científica y lógica, y, por supuesto, cortésmente (todos los Virgo son muy bien educados). Cuando su hermano le dijo que se le había escapado todo el mensaje del libro, una arruga de perplejidad surcó sus rasgos perfectamente cincelados. «¿Qué lección puede extraer un adulto de un libro infantil?», preguntó. Tanto daría preguntar qué lecciones se pueden extraer de los niños mismos. Tanto daría no creer en los elfos ni en los druidas ni en los trasgos… ni en ningún tipo de magia. ¿Imaginan lo que habría dicho este Virgo hace veinte años, cuando él y su hermano eran adolescentes, si éste hubiera comentado que sería interesante dar un paseo por la Luna? Por supuesto, hay muchos Virgo más lúcidos que éste (y es posible que incluso él vuelva a leer algún día el libro de St. Exupéry, con una mentalidad más abierta), pero el Virgen medio, cualquiera sea su tipo individual, necesita aprender, hasta cierto punto, que las cosas realmente importantes de la vida son aquellas que sólo se ven con el corazón… y la mujer Escorpión es una excelente maestra de lo intangible.

La faena de enseñarle a este hombre que hay más cosas en el Cielo y en la Tierra, que las que tú puedes soñar con tu regla de cálculo y tus gérmenes de trigo, tu queso de soja y tus pastillas antiácidas… la obligará a movilizar todo su talento de concentración. El hombre Virgo es sensacional con los detalles y un poco confuso con el cuadro general. Necesita una mujer que lo trate con paciencia mientras le enseña todo lo referente a los asteroides, las auras, la inversión de la gravedad y la proyección astral… aunque, si ella está enamorada del primer tipo de Virgo al que nos referimos en el comienzo de esta sección, deberá proceder con tacto en el contexto de lo astral, en razón de todos esos duendecillos que pueblan sus sueños. Un exceso de concentración en este tema podría generar —y disculpen por favor mi franqueza escatológica— un fuerte acceso de la dolencia eterna de Virgo, el estreñimiento. La lección más importante será la que ella podrá dictarle acerca de los pájaros y las abejas. Los pájaros y las abejas han sido tradicionalmente elementos auxiliares para enseñar la función sexual (y sin duda ella también deberá dictarle bastantes lecciones sobre este tema), pero aquí me refiero a ellos en un sentido literal. Un buen punto de partida será el enigma de la Naturaleza que concierne al abejorro común. Según todas las leyes inflexibles, tipo Virgo, de la física y la aerodinámica, relacionadas con el peso del cuerpo, la envergadura de las alas, y así sucesivamente, el abejorro está diseñado de manera tal que no debería poder volar. Afortunadamente, ni los Virgo ni los científicos han conseguido comunicar todavía esta lógica irrefutable al abejorro y, por ello, sumido en su ignorancia abismal, el alegre y confiado bichito… ¡continúa volando!Se necesita una paciencia colosal a la hora de inculcar al hombre Virgo este gran secreto de la metafísica, porque él forzará considerablemente sus células grises con el objeto de resolver el enigma, finalmente se verá obligado a confesar que no puede elucidarlo… y como consecuencia de ello podría sufrir un pequeño colapso nervioso, junto con su estreñimiento y su permanente indigestión. Es francamente perverso hacerlo lidiar con los tres al mismo tiempo. Cualesquiera que sean las lecciones que esté dictando a este hombre inteligente y afable, la mujer Escorpión deberá tener en cuenta que es posible que él se distraiga cuando la tenga suficientemente cerca como para oler su perfume… suficientemente cerca para estirar la mano y tocarla… suficientemente cerca para que a él se le embrollen los procesos mentales, como para que se le acelere el pulso, como para que sus pensamientos se encaucen hacia otro tipo de meditación sobre los pájaros y las abejas. Normalmente, la relación sexual de esta pareja con una configuración de signos solares 3-11 exige que ambas partes hagan ajustes, pero puede convertirse gradualmente en una experiencia muy bella, después de hechos estos ajustes. Quizás a ella le resultará más fácil que a él expresar físicamente su amor. Si esta operación es siempre menos que perfecta es posible que él cavile y se pregunte qué es lo que falla, y que se culpe a sí mismo. (Los Virgo se culpan a sí mismos por casi todo.) Ella sabe instintivamente que el acto amoroso es como todas las otras áreas de contacto humano entre aquellos que se aman: a veces es un milagro de goce mutuo, a veces es sólo un plácido intercambio de afecto, en otras oportunidades es apasionadamente vehemente, pero siempre contribuye a acercarlos a la resolución de un misterio… el misterio de sus respectivos sueños y necesidades más recónditos. La naturaleza emocional de él es un poco más fría y controlada que la de ella. Sin embargo, él anhela aprender los secretos intangibles e inefables del apareamiento, que ella parece conocer tan instintivamente. Ella, a su vez, se siente atraída por la honestidad y la simplicidad cabales que él aporta a su intimidad, porque aunque Escorpión experimenta mucha curiosidad por los aspectos sensuales del sexo, también intuye interiormente la pureza de su significado y su potencial místico. Ni los Virgo ni los Escorpión entregan nunca su personalidad íntegra a la fusión sexual. Ambos retienen, por distintos motivos, un núcleo privado, intacto, de su esencia.

La conquista de la consumación total conjunta es un desafío que puede seguir estimulándolos durante todos los años de su romance, porque el ocultamiento puede terminar en cualquier momento —o nunca— permitiéndoles alcanzar la verdadera integridad. No es sorprendente que esta expectación tácita, pero profundamente sentida, enriquezca a menudo, el lado sexual de su relación, en lugar de perjudicarlo. «La ambición del hombre… y la de la mujer… debe exceder su alcance, porque si no, ¿para qué está el cielo?» Como él tiene una naturaleza indagadora, se sentirá lastimado por los silencios de ella. Este hombre es curioso y necesita conocer y entender todo lo que lo rodea. Sobre todo a la mujer que ama, pero ella no es fácil de sondear. Él tendrá más éxito si comprende que las fórmulas previsibles no siempre sirven para resolver la ecuación humana. Esta es esquiva, a diferencia de un problema de trigonometría, y el resultado no se puede calcular previamente. Las teorías científicas y los asertos financieros se entienden con la mente. A una mujer sólo se la entiende con el corazón… y éste casi nunca es lógico. El hombre Virgo puede pasar de la ternura cariñosa y los modales afables al entrometimiento, el sarcasmo y la actitud fríamente analítica. Si exagera este último cambio de actitud, es posible que lo lamente. La mujer Escorpión que ha sido lastimada más de una vez se sentirá inconscientemente impulsada a dar una lección a quien la ha herido. Si él no aprende, y continúa repitiendo el error, lo dejará. Pero le advertirá, con mucha anticipación, que no se siente feliz. Si él está sintonizado con su pareja en la frecuencia del amor, captará las señales a tiempo para restañar la herida y salvar su romance. Estos dos tienen mucho en común, como la honestidad y la integridad básicas, la sed de conocimiento y la perseverancia. Serán amigos, además de amantes, y se defenderán de amenazas exteriores. Cuando ellos mismos causan la desdicha del uno o el otro, él tiene la sensatez suficiente para inducirla a discutir el problema, sin dejar que la emoción se imponga por completo a la razón. Si comparten un aspecto luminario (Sol-Luna) o ascendente negativo entre sus natividades, es posible que ninguno de los dos sea muy sensato. Es posible que él se repliegue en una dureza pétrea y se refugie dentro de sí mismo, enfurruñado.

Es posible que ella tenga accesos vehementes y alarmantes de cólera. Igualmente, a los amigos siempre les resulta mucho más fácil reconciliarse que a los amantes, y como sobre estos dos influye la vibración 3-11, y por tanto son al mismo tiempo amigos y amantes, ni siquiera una discrepancia violenta marcará necesariamente el final de su relación. Podría implicar, por el contrario, el comienzo de una nueva comprensión. Hay muchas lecciones que este hombre y esta mujer pueden dictarse recíprocamente. En el pasado, muchas personas intentaron hacerle ver a él con el corazón, y fracasaron. Pero en compañía de ella, está dispuesto a intentarlo. En el pasado, muchas personas intentaron persuadirla de que no debía desconfiar tanto de la felicidad, de que debía ser más franca con sus sentimientos, y no lo lograron. Pero en compañía de él, está dispuesta a intentarlo. Quizás esto se debe a que, como observó sabiamente Goethe… sólo aprendemos realmente de aquellos que amamos.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja o del amor en tu vida, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Sinastría de Almas

La Sinastría de Almas: esta nueva Sinastría incluye todos los asteroides del amor que la hacen más profunda y completa. Valentin (447) Adorea (268) Niño (4580) Juno (3) Alma (390) Karma (3811) Amor (1221) Unión (1585) Destino (6583) Compañero (8490) Caballero (29391) Cupido (763) Lujuria (4386) y más. También analizamos si se trata de relaciones de almas o llamas gemelas o afines como Eros y Psique, Orfeo y Eurídice, Zeus y Hera. O se trata de relaciones tóxicas o kármicas a través de Nessus y Deyanira, Plutón y Perséfone, Eco y Narciso, Asmodeo y Lilith como las parejas mitológicas. Esta es una gran oportunidad para que conozcas las fortalezas y debilidades de tu relación y saber si se trata de un vínculo predestinado.

$75.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .