Hombre VIRGO Mujer CAPRICORNIO

Puesto que las cabras prefieren encararse con la verdad sin flaquezas, a la mujer capricorniana que cree que podrá cambiar al hombre Virgo amado en lo que ella considera la imagen correcta de un amante, esposo, padre y respetable proveedor de fondos, le advierto aquí mismo, desde el punto de vista astrológico, que no será un juego de niños alcanzar esa meta. El hombre Virgen aún continúa sometido a la influencia parcial de su regente, Mercurio. Esto le confiere por añadidura, además de las lejanas pero obstinadas vibraciones de resistencia de Vulcano, el intelecto vivo y la ágil perspicacia de Mercurio, junto con la técnica de Mercurio para evadirse rápidamente, con pies alados, de las situaciones incómodas. Por consiguiente, a la larga, existe más o menos el mismo porcentaje de probabilidades de que él termine por ser quien la acomoda a ella a su criterio sobre la forma en que se deben medir las cosas, y no a la inversa. Y es posible que, por lo menos al principio, su criterio no incluya el matrimonio. Lo que lo ofusca no es sólo la idea de un compromiso de larga duración, sino la restricción de su libertad, la necesidad de acoplar sus hábitos personales a los hábitos personales extraños y desconocidos de otro ser, la falta de… bueno, la falta de intimidad que trae aparejado el matrimonio. ¿Y si ella resultara ser una de esas personas que llenan el botiquín del cuarto de baño con todos sus aderezos de belleza femenina, sus cosméticos y cosas parecidas, sin dejarle espacio a él para su leche de magnesia, sus múltiples antiácidos, su polen de abeja, sus vitaminas, sus apósitos, su yodo, sus vendas, su Alka Seltzer, sus analgésicos, sus alicates para las uñas de los pies y su dentífrico? No, no es una de esas personas. Pocas, poquísimas chicas Cabra son adictas a los afeites y los productos de belleza. Saturno dotó a la mayoría de ellas con un cutis impecable que sólo mejora con el transcurso de los años. Como todas las capricornianas parecen más jóvenes a medida que envejecen, no necesitan de esos artificios. Las aburren y además son costosos. La Cabra no alimenta la intención de financiar a Revlon, para que esta firma pueda comprar espacios publicitarios que la fastidian con interrupciones mientras mira la televisión. Bueno, está bien, pero podría tener más o menos otra docena de hábitos capaces de ofuscarlo. Por ejemplo, a él le gusta que le sirvan sus huevos de determinada manera, y tardó años en adiestrar a determinado camarero de su restaurante favorito para que se los prepare en la forma correcta… ¿Cuánto tardará en enseñarle a ella? Incluso podría ser una de esas mujeres que hablan incesantemente por teléfono, o peor aún, en la cama, costumbre que volverá a producirle jaquecas, o un nuevo ataque de transtornos intestinales. Él acaba de pagarle dos meses de su sueldo a un homeópata para que lo libre del asma y de la alergia a los jabones perfumados, de las jaquecas y de los transtornos intestinales (en realidad, un fuerte estreñimiento) y no está dispuesto a volver a pasar por ese suplicio, si puede evitarlo. Probablemente sus preocupaciones son injustificadas. Puesto que se trata de una capricorniana, no sería extraño que sepa preparar huevos, y ciertamente no es propensa a comportarse como una máquina parlante en el teléfono, en la cama… ni en ninguna otra parte.

Si él la ama realmente, deberá hacer un balance, controlarse, y comprender las ansiedades que genera en esta afable dama que es realmente una dama —tan competente, leal y atractiva— al encapricharse en no formalizar y legalizar su amor. Ella no nació para vivir un amorío interminable. El hecho de trasgredir las convenciones la hace sentir vagamente incómoda, no puede soportar la desaprobación de su familia… y tiene ambiciones definidas para el futuro. A su juicio, la vida y el amor deben tener una finalidad clara, una orientación y una meta concretas. Además, probablemente querrá ser madre algún día. No llenar la casa de hijos, eso no. Pero quizás uno. O posiblemente dos. Y le gustaría que tengan otro apellido, además del de ella. Harán falta más que unas pocas generaciones para que los cambios de la era de Acuario extirpen de los cromosomas de la chica Cabra su veneración innata por el círculo familiar, su arraigada convicción de que debe ser protegido como baluarte de la civilización misma. Tiene razón, desde luego. Los capricornianos generalmente la tienen. Saturno, su regente, simboliza la sabiduría adquirida mediante la experiencia, la fe en lo antiguo y fiable sobre lo nuevo y dudoso que aún no ha sido puesto a prueba. Al final, siempre se demuestra que el juicio de Saturno es el correcto. A veces se necesitan muchos años, incluso siglos, de paciencia, pero el mismo Saturno nunca se equivoca. Por eso a veces los capricornianos están tan deprimidos. Esto se les contagia de Saturno, como una enfermedad. Claro que te sientes solo y deprimido cuando sabes tanto y debes esperar tanto tiempo para compartir tu sabiduría, mientras en el ínterin todos te detestan, te llaman presumido y remilgado. O, peor aún, se burlan de ti porque no comprenden que el Padre Cronos justificará tu sabiduría. Esto deprimiría a cualquiera. Deprimió al Viejo Saturno (el Maestro del Karma planetario) durante tantos eones, que no es raro que quienes nacen bajo su influencia caigan periódicamente en una glacial melancolía, y se queden sentados, cavilando, sin ninguna razón visible. Pero existe una razón para los accesos de laconismo de esta mujer, y ahora ya saben cuál es… aunque es posible que ella no lo sepa. La capricorniana sólo sabe que a veces experimenta una congoja y una sensación de soledad inexplicables, un sentimiento de que todo es inútil… y mientras se encuentra en este estado ni siquiera la mejor noticia del mundo podría arrancarle una sonrisa de alegría. No, hasta que haya cambiado de talante. El hombre Virgo que la ama no le prestará un gran servicio si empeora los períodos de desconsuelo de la chica Cabra sumándoles la preocupación por lo que dirá la gente si no planean casarse. De cuando en cuando será la capricorniana la que eludirá el altar, porque éste podría convertirse en una circunspección displicente. Pero la separación los conmueve hasta las raíces, cualquiera que sea el medio que emplean para escapar de la desolación. Por supuesto, las heridas pueden cicatrizar finalmente, pero esto lleva mucho, mucho tiempo.

Puesto que la separación es tan dolorosa para los amantes del elemento Tierra guiados por la vibración 5-9, vale la pena que hagan grandes esfuerzos para transigir en sus desavenencias. Con las excepciones siempre presentes que confirman la regla, cuando Virgo y Capricornio (o cualesquiera otras parejas de signo de Tierra) ponen fin a su relación, esto raramente se explica por la muerte de su amor… o por la intromisión de una tercera persona. Es casi siempre la ambición, la carrera o la meta de uno, lo que deja al otro rezagado. Generalmente ésta es la semilla del problema, aunque la oculten o le pongan otros rótulos. Tanto el hombre Virgo como su chica Cabra son tercos. Cuando se sienten agraviados ambos utilizan la frialdad como arma… para devolver el agravio. Ambos son reservados, y para el uno y el otro… el amor es algo muy íntimo. Pero ninguno de los dos dejará al otro en la estacada, si puede evitarlo. Son leales. Y la lealtad es el cimiento más sólido sobre el que se puede edificar un amor perdurable. Aunque parezca que el amor ha sido destruido, siempre se puede reconstruir sobre la base firme de una lealtad inconmovible que no se resquebrajó en los días de frío glacia. que soportó el fuego de la cólera y el embate de todo tipo de emociones pasajeras. Cuando Capricornio y Virgo tienen una desavenencia, pueden fingir que la canción ha terminado. Pero no es así. Ese sólo fue el primer verso. Hay estribillos que aún no entonaron. Una noche se encontrarán en una fiesta, donde cada uno aborrecerá interiormente a las multitudes y deseará estar en otra parte… en cualquier lugar menos en medio del bullicioso tumulto de personas que intercambian palabras huecas. Entonces ala comprenderá que el único remanso dentro de esa habitación está en los ojos de él, que la contemplan dulcemente, pero a la expectativa. Él comprenderá que el único sosiego y la única paz dentro de esa habitación están en la sonrisa vacilante de ella. Observa que ella parece aún más joven ahora que hace años, cuando se conocieron. (Por supuesto, los capricornianos rejuvenecen a medida que pasan los años, favorecidos por el don de Saturno de la inversión cronológica, ganado con tantas penurias.) Ella observa que él es evidentemente más inteligente, reflexivo y completo, cuando se lo compara con todos los otros hombres que exhiben su sofisticación rebuscada, su comportamiento agresivo, sus chistes gastados, sus actitudes decadentes. El humor tímido de él es mucho más sensible. Al cabo de un rato, el hombre Virgo se acercará a su chica Cabra… lentamente, pero con mucho, mucho aplomo, y volverá a decirle «hola». Ella intentará contestarle con un saludo circunspecto, altanero… pero inesperadamente las palabras se le atascarán en la garganta, y se limitará a sonreírle, en silencio. No importa. Porque eso sigue allí. El estremecimiento que los une. El saber. La intimidad. Es hora de iniciar el segundo estribillo de su canción, con la vieja melodía conocida, pero con nueva letra.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Anuncios

5 Comments

  1. Eres increíble. Le doy gracias a Dios el haberte leído. No creo en las brujas. Pero tu tienes un don que me hace vacilar. Si encuentras tro la paz en su mirada, basta que me tomé las manos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: