La relación LEO-CAPRICORNIO

 

Como siento una estima especial por los Leo, me apena tener que transmitirles una información astrológica desagradable, que sé por anticipado que será como una espina puntiaguda hincada en sus zarpas enormes y acolchadas. Pero soy astróloga, y por tanto estoy consagrada a la verdad, a toda la verdad, y a nada más que la verdad, y que Saturno me ayude. Bueno, listo, «¡ayúdame, pues, Saturno! Vamos, ayúdame. No te quedes ahí en el cielo, titilando con tu helada luz azul. Saturno acaba de hacerme un guiño. Esto significa que ha accedido a encauzar por mi intermedio las palabras que escriba en este capítulo, en un tono severo y sesudo, pero afectuoso. Así que recuerden, por favor, que no soy la autora de lo que están a punto de leer. El autor es Saturno, cuya inmensa fuerza granítica nunca se deja intimidar, ni siquiera por el brillo enceguecedor del regente de Leo, el Sol. Saturno es el regente planetario del signo solar Capricornio. La mayoría de las Cabras son estudiosos natos, y su actitud respecto de los diplomas, los títulos y cualquier elemento de naturaleza escolástica es casi reverente. También veneran el círculo familiar, aunque éste tenga una configuración cuadrada u oblonga. Y el dinero. Sí, junto con Tauro y Cáncer, veneran el dinero. Capricornio considera que el dinero es la única garantía contra el sufrimiento humano. Para la Cabra, una de las necesidades absolutas de la vida es una cuenta de ahorros. Los capricornianos tienden a ser un poco engreídos respecto de sus árboles genealógicos, de su reputación en la comunidad, de su status social y de cuestiones parecidas.Tranquilo, Leo. Enseguida te abriremos la jaula y te dejaremos salir. ¿Ves? Apenas se menciona la palabra «orgulloso», Leo salta como una ansiosa rebanada de pan en la tostadora. Pero para ser justos con los Leones y las Leonas, también saltan y se sienten convocados por la mención de la crueldad y la injusticia.

Rugen con majestuosa indignación, alzando sus nobles cabezas, siempre listos para defender a los inermes, para proteger a los desheredados… y para liberar el espíritu humano aprisionado. Aún no, Leo. Pronto. Estamos explicando la motivación de Capricornio para que ustedes y las Cabras se entiendan mejor, único fin de este capítulo. También les estamos dictando una lección indispensable para inculcarles la paciencia de Saturno. Dado que el mantra de Capricornio es «yo utilizo», las Cabras pueden ser, de vez en cuando, un poco egoístas. A esto lo llaman defensa propia. Exactamente la misma justificación que Leo da para ser insoportablemente arrogante. Defensa propia. Contra todos esos seres inferiores. Ésta es una configuración de signos solares 6-8, donde Leo representa para Capricornio las cuestiones de la octava Casa, y Capricornio representa para Leo las cuestiones de la sexta Casa. Se trata de una asociación interesante. Si Leo está dispuesto a tolerar algunas observaciones dolorosas, explicaré por qué. Hay que admitir que es imposible zafarse de la influencia restrictiva que Saturno ejerce sobre el chispeante entusiasmo y la cálida y radiante personalidad de Leo… y que es difícil que los capricornianos se sientan exageradamente impresionados por el redoble de los tam-tams que los grandes gatos baten orgullosos de sus colosales hazañas. No hay manera de que Leo supere finalmente a las Cabras, porque Capricornio está delante de Leo en la rueda astrológica y kármica de la vida. Leo es innegablemente sabio, pero la Cabra lo es aún más. Leo es un signo fijo, y por tanto un poco terco, pero la Cabra terrenal es más terca y para colmo es autoritaria, porque Capricornio es un signo cardinal. Aún más autoritaria que Leo, pero con mucha más discreción, con menos aparatosidad. Leo es un organizador práctico reconocido, pero Capricornio lo es aún más.

Arriba ese ánimo. Gatitos tímidos, Leones y Leonas. Comprendo que todo esto ha sido como arrojar pasteles de crema contra su ego, pero. ¿recuerdan que dije que su configuración de signos solares 6-8 con Capricornio es interesante? He aquí a qué me refería. A pesar de que la Cabra es una pizca más sabia y más terca que ustedes, más práctica… e incluso más autoritaria, en cualquier relación estrecha con una persona regida por Saturno, la Cabra representará, para Leo, la sexta Casa astrológica. La sexta Casa astrológica representa el servicio. Por consiguiente, los planetas decretan que de alguna manera, aunque ésta sea sutil o marginal, los capricornianos deben prestar algún tipo de «servicio» a cualquier Leo con el que estén estrechamente asociados. ¡Listo! ¿Esto los reconforta? Es como, bueno… veamos… es como el hecho en virtud del cual la madre y el padre saben más que su pequeño, y sin embargo están obligados a «servirlo». Veo que los Leo me fulminan con la mirada, heridos en su orgullo. Lo siento. No ha sido una buena alegoría. Quiero decir, ha sido buena, pero no apropiada para mitigar el dolor de las zarpas del León, todavía martirizadas por la restricción que Capricornio le impone a Leo. (¿Me atreveré a declarar la superioridad de Capricornio sobre Leo? No, no me atreveré.) Qué tal si imaginamos a los capricornianos (cualquiera que sea su edad cronológica) como abuelos bondadosos, pero enérgicos, que sirven a los Leo aconsejándolos desde la atalaya de la sabiduría, en virtud de que ven las cosas desde la cima de la montaña. Quizás esto le resulta más fácil de tragar, al Leo. Es como tomar el aceite de ricino o comer las espinacas y los espárragos cuando eres niño. No es agradable, pero te conviene capitular y dejar de resistirte, por tu propio bien y en aras de tus propios intereses. Leo y Capricornio experimentan una curiosidad mutua. Los Grandes Gatos fascinan a los capricornianos, a los que les encantaría saber qué es lo que los hace ser como son. Normalmente, las Cabras no son curiosas, pero Leo les plantea un enigma que no les desagradaría resolver, aunque no perderán el sueño por esto. Por otro lado, Leo intuye interiormente que los consejos de Capricornio son bien intencionados, y es posible que los escuche de vez en cuando. No siempre, pero sí de vez en cuando.

Capricornio observa un poco divertido las extravagancias en que incurre Leo al hablar y al vestirse. Posiblemente, en el fondo del corazón, a la (o el) Cabra le gustaría tener una dosis de la temeridad del León. A menudo, el capricorniano se siente extrañamente conmovido por la inmensa envergadura de los objetivos de Leo, intrigado por su generosidad y por su despreocupación respecto de la seguridad financiera, y quizás un poco envidioso ante el coraje con que Leo sueña sueños tan gigantescos y luego tiene la soberbia de ordenar vanidosamente que se materialicen. ¿Cómo se atreven a no materializarse? A menos que en el horóscopo del León o la Leona haya un signo lunar o ascendente cauteloso, estos seres no manifestarán una preocupación exagerada por los días lluviosos, ni los alterará demasiado la posibilidad de empobrecerse o fracasar. Ésta es una actitud totalmente opuesta a la de cautela y preocupación por el mañana que manifiesta la Cabra típica. Estos dos son muy distintos. En lo que concierne a sus peinados y su indumentaria, a su aptitud para ser pacientes (Capricornio puede serlo, Leo no), a sus comportamientos bancarios (Capricornio es un poco tacaño, Leo un poco manirroto), a su lenguaje (Capricornio es un poco tímido y afable. Leo es elocuente e histriónico), (Capricornio es observador, cauteloso y calculador, Leo es temerario e impulsivo), a veces parecen provenir de dos universos diferentes.

Si el Sol y la Luna de sus horóscopos están en cuadratura u oposición, cada uno hará que el otro se sienta notablemente incómodo: Leo pensará interiormente que Capricornio es frío, egoísta, insensible y soso, y la Cabra pensará interiormente que Leo es despilfarrador y descuidado, egocéntrico y presuntuoso… pues ambos se «verán a través de un cristal oscuro» y sólo captarán la cara negativa de la medalla de sus respectivos caracteres. En cambio, si dichas luminarias están en posición favorable la una respecto de la otra en sus cartas natales, Capricornio suministrará una sólida base intelectual y emocional sobre la que Leo podrá encender algunas hogueras perdurables, hablando en términos simbólicos. Hablando en términos realistas, la Cabra se beneficiará si imita la visión de Leo y su fe en el futuro, así como el León o la Leona encontrará en la lealtad de un amigo, socio, pariente, amante o consorte capricorniano un refugio seguro y confortable, familiar y fiable, cuando los fuegos de artificio se extingan con un chisporroteo en los días lluviosos. El comportamiento competitivo puede convertirlos en enemigos declarados o secretos. Pero la cooperación puede generar entre ellos una relación sólida y duradera, nutrida en la tierra fecunda de la paciencia silenciosa de Capricornio y entibiada por la fuerza vivificante del Sol benévolo de Leo… cuando son considerados con sus respectivos sentimientos, y cuando se turnan en sus esfuerzos por ser tolerantes con sus respectivos puntos de vista aparentemente ajenos. Leo representa para Capricornio, extraña y obsesivamente, como en todas las configuraciones de signos solares 6-8, la octava Casa del misterio sexual, la muerte, el nacimiento, la reencarnación, la regeneración… y «el dinero de los demás». Esto asume a menudo formas inusitadas en su relación, una de las cuales consiste a veces en el hecho de que la asociación le suministra a Capricornio, por intermedio de Leo, alguna experiencia de muerte o de asuntos afines a la muerte, conectados con su encuentro.

Capricornio penetrará mucho más a fondo en la verdad si escudriña periódicamente la vida con los poderosos binoculares de Leo. Éste verá la verdad más claramente si mira de vez en cuando el mundo a través de los ojos serenos y equilibrados de Capricornio. El hecho de entender súbitamente los verdaderos ideales que mueven a alguien completamente distinto de uno mismo implica siempre una sorpresa mágica, que confiere el poder de abrir una mente cerrada al aire refrescante de la comprensión, comprensión ésta que conmueve el corazón con un inesperado acceso de ternura… y con el despertar de la compasión. Leo tiene una necesidad desesperada de asimilar e imitar la afable humildad y paciencia que Saturno le inculca a Capricornio con tanta severidad, pero también con tanta sabiduría y tanto acierto. Capricornio tiene una necesidad igualmente desesperada de sentir cómo los cálidos rayos del Sol de Leo brillan sobre la soledad espiritual de Saturno, porque nadie puede liberar los anhelos prisioneros de la Cabra tan milagrosamente como un Leo, que afortunadamente nació libre. Creo que el Viejo Saturno manejó la canalización de las palabras de este capítulo con bastante sensatez aunque con un poco de pomposidad, ¿no les parece? Deberíamos agradecérselo, y quizás incluso deberíamos darle un abrazo de oso… porque si bien Saturno tiende a eludir las alabanzas con un tímido rubor de turbación, como los hombres, mujeres y niños capricornianos que rige, su sosegado corazón late más deprisa, y casi estalla de júbilo silencioso, cuando recibe la bendición de una estima sincera y afectuosa.

Sí, los planetas también se pueden ruborizar, como las Cabras humanas. Observen esta noche a Saturno en el cielo, y comprueben si ese antiguo astro no parece titilar con un poco más de brillo que de costumbre, con su fulgor de color azul glacial teñido por un ligerísimo tono rosado… por el amor. Saben que Venus no es el único astro al que pueden impetrar sus deseos. Rueguen algo a Saturno. Tal vez la espera y las pruebas a que será sometida su alma durarán más tiempo, antes de que lo que deseas se materialice, pero cuando se materialice, la dicha durará… y durará… y durará.

Adaptación de Linda Goodman

Si quieres un análisis personalizado de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Sinastría de Almas

La Sinastría de Almas: esta nueva Sinastría incluye todos los asteroides del amor que la hacen más profunda y completa. Valentin (447) Adorea (268) Niño (4580) Juno (3) Alma (390) Karma (3811) Amor (1221) Unión (1585) Destino (6583) Compañero (8490) Caballero (29391) Cupido (763) Lujuria (4386) y más. También analizamos si se trata de relaciones de almas o llamas gemelas o afines como Eros y Psique, Orfeo y Eurídice, Zeus y Hera. O se trata de relaciones tóxicas o kármicas a través de Nessus y Deyanira, Plutón y Perséfone, Eco y Narciso, Asmodeo y Lilith como las parejas mitológicas. Esta es una gran oportunidad para que conozcas las fortalezas y debilidades de tu relación y saber si se trata de un vínculo predestinado.

$75.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Coaching de amor o parejas

Con estas consultas trabajamos todos los temas que te inquieten con respecto a tu relación o el amor en tu vida.

$33.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .