Mujer LEO Hombre ESCORPIÓN

Resultado de imagen para parejas africanas

La profunda laguna de la naturaleza interior del hombre Escorpión triunfará inevitablemente y empañará la defensa llameante de la Leona en cualquier conflicto grave que los enfrente. El es un signo de Agua, y el agua es el más fuerte de los elementos. El fuego consume, ¿y qué queda por conquistar después de que el adversario ha sido consumido? Pero el agua sencillamente cae gota a gota, y horada incluso la superficie de la roca y el granito, ciñéndose estrictamente a sus planes. Ni siquiera un peñasco arrojado al cauce de un arroyo cambiará el curso de éste. Pero lancen una tea ardiente al océano, ¿y cuánto duran las llamas? Por supuesto, la dimensión de la masa de agua puede modificar el resultado. Una inmensa hoguera hará crepitar, y luego desaparecer, a unas pocas gotas de agua. Pero la mayoría de las mujeres Leo y los hombres Escorpión están mejor concertados, y en las asociaciones más comunes entre las Leo y los Escorpión cuyas vibraciones individuales están equilibradas, triunfará la laguna (el agua). Escorpión tiene mucha más experiencia espiritual que Leo, porque marcha delante de éste en la rueda del horóscopo. Es útil saberlo desde el comienzo. Esto puede complicarse, empero, porque nadie sabe con certeza cuál de los dos signos solares le lleva la delantera al otro en el número de viajes alrededor de la rueda. Sin embargo, pueden estar seguros de que incluso una Leona que describe su millonésima vuelta alrededor del círculo ha sido situada por su propia personalidad superior, en determinada encarnación, dentro de la vibración del signo solar de Leo porque aún no ha asimilado por completo todas las lecciones de los siete signos siguientes.

Como Escorpión se encuentra astralmente más adelantado —aunque sólo realice su milésimo viaje circular, comparativamente— en esta relación especial, dentro de esta existencia particular, el Karma le ha encomendado la misión de enseñarle a ella algunas cosas que necesita aprender, le guste o no… y puedo garantizaros que la idea no la entusiasmará. Lo mismo vale cuando se invierten los sexos y se trata del hombre Leo y la mujer Escorpión. Leo no puede luchar contra este Kismet predestinado, estrellado, y ganar, así que lo más prudente será que se relaje y lo acepte. Es posible que los modales visibles de la chica Leo sean cálidos, generosos, gregarios y amistosos. Pero esto no significa que le regocije descubrir que está siendo disecada como si fuera una mariposa, bajo la mirada increíblemente penetrante y fija de un Escorpión que intenta sondear las profundidades de su mente, de su corazón y de su alma, para no hablar de su cuerpo. Si los ojos del Escorpión se vuelven demasiado íntimos en demasiado poco tiempo, ella no vacilará en transmutar su elemento Agua en hielo con su glacial majestuosidad soberana, aunque se sienta magnéticamente atraída por él. A la Leona le disgusta que los extraños la traten con familiaridad, así que esperen a conocerla mejor antes de hacerla entrar con la mirada en un trance hipnótico de Plutón. Uno no mira fijamente a la reina. Este comportamiento puede determinar que ella les haga expulsar del baile con un ademán despectivo y altanero.

Es posible que el primer conflicto se desencadene por cuestiones de dinero. A ella le gusta gastarlo, aunque pueda demostrar un espíritu sorprendentemente práctico a la hora de resolver cómo y dónde lo distribuirá, incurriendo sólo esporádicamente en derroches estrafalarios. De vez en cuando él también puede ser conmovedoramente generoso, pero pondrá mala cara cuando ella intente controlar los gastos de él. Al mismo tiempo, él no tendrá escrúpulos en controlar los gastos de ella, e infortunadamente ambos comparten esta contradicción de carácter que es algo más que un poco egoísta. Es rara la Leona que se somete a este tipo de arreglo sin lanzar rugidos periódicos de indignación femenina. Un presupuesto conjunto siempre les traerá problemas a los dos. Ella gastará pródigamente, pero adoptará una actitud petulante o francamente hostil cuando él alegue que se han agotado los fondos del mes. El hombre Escorpión sólo tolerará esta situación durante un lapso muy limitado. Después se replegará en una atmósfera de silencios amenazadores y miradas pétreas, que no es precisamente la más apropiada para que florezca el amor. Podrán instaurar la armonía si resuelven operar con cuentas bancarias separadas, sin formularse preguntas ni pedirse cuentas respecto de lo que cada uno gastó en esto o aquello, aunque él haya tenido que regalarle una porción de sus ingresos para que ella pudiera abrir su cuenta corriente. Sin embargo esto casi nunca será necesario, porque la mujer Leo típica ya tendrá algún dinero ahorrado cuando conozca a su Águila y se enamore de él. El noventa y cinco por ciento de las Leonas trabajan.

Es posible que después de aparearse dichosamente con el hombre que adora le encante empaparse durante un tiempo en la vida doméstica, pero no tardará en sentir la apremiante necesidad de esparcir sus rayos luminosos, y entonces empezará a anhelar una actividad extrahogareña que refuerce su sentimiento de importancia personal. A la mujer Leo sólo le basta administrar una casa para sentirse feliz cuando ésta es la Casa Blanca, un castillo gigantesco levantado en lo alto de una colina barrida por el viento, o el vasto imperio de, digamos, un magnate naviero griego… como en el caso de Jacqueline Kennedy Onassis, cuyo apellido de soltera era Bouvier. Jackie no necesitaba ponerse a trabajar para asegurar su subsistencia cuando tuvo la gran desdicha de enviudar por segunda vez. Pero cuando ya no tuvo un hogar en el cual enseñorearse, su sangre astrológicamente azul le ordenó demostrar al mundo que valía realmente como ser humano, así que saltó a una oficina, un escritorio y una carrera literaria… de la que aún no se ha dicho la última palabra.

El entendimiento sexual entre una Leona y un Águila podría ser delicado. La forma apasionada y un poco mística de hacer el amor que lo caracteriza a él deleitará al principio a la romántica que hay en ella… pero a medida que transcurra el tiempo, esta mujer necesitará más declaraciones verbales de afecto, y demostraciones más sustanciosas, imaginativas y tangibles de su adoración. El Escorpión encontrará irresistiblemente excitante la extraña combinación de altivez y fuego que caracteriza a la Leona, y pocas veces se cansará de la forma en que lo desafía eternamente a la conquista. Pero si él se siente rechazado con demasiada frecuencia por su fría majestuosidad, perderá aquel magnetismo animal que la hizo desfallecer al principio, y quizás incluso la castigará quedándose dormido mientras ella yace a su lado, sintiéndose vacía y sola. Una de las tácticas más crueles de defensa y represalia que emplea el Escorpión como método de venganza cuando lo han herido, aunque la utilice inconscientemente, consiste en la negación del placer sexual.

Si este hombre y esta mujer se esfuerzan realmente, pueden crear juntos una atmósfera bellísima, a pesar del obstáculo que implica su configuración de signos solares 4-10 en cuadratura. Tienen muchos elementos en contra desde el principio, pero tienen a favor su libre albedrío recíproco. Imaginen un lago sereno, despejado, a la luz de la luna, sobre cuya superficie discurren mil llamas refulgentes que despiden chispas de color brillante hacia el cielo aterciopelado de la medianoche. ¿Cómo es posible que las llamas permanezcan sobre el agua sin apagarse? Es que están encendidas sobre troncos flotantes que las sostienen. Para el signo de Fuego , Leo y el signo de Agua Escorpión, estos troncos flotantes pueden simbolizar un objetivo común. Cuando el Águila y su Leona encuentran este objetivo (o carrera) común, acorde con los sueños de ambos, y marchan juntos en pos de él, pueden ejecutar el hechizo alquímico de combinar la pasión y el poder para transmutar la desdicha en milagros. La pasión de él… el poder de ella. O la pasión de ella… el poder de él. No importa, porque los dos disfrutan de la una y el otro.

Sus aflicciones empezarán cuando él leve anclas rumbo a una aventura emocionante, sin llevarla consigo, dejándola sentada bajo la tabla de planchar… o a la inversa, cuando ella se vaya a bailar impulsivamente bajo el sol de agosto, y lo deje a él celebrando solo el Día de Acción de Gracias durante un frío mes de noviembre. Debajo de la personalidad rutilante y valerosa de la mujer Leo yace sepultada una profunda inseguridad. Si su consorte le niega el derecho a la individualidad, puede volverse tan resentida e inquieta como una Leona enjaulada en el zoo. En cuanto a él, la vehemente necesidad que experimenta el Escorpión de la refulgencia de ella, para que le ilumine la vida, puede generar algunos accesos violentos de celos y espíritu posesivo, típicos de Plutón. El tendrá que comprender que esta mujer sencillamente debe regodearse de cuando en cuando bajo el foco de la admiración… pues de lo contrario se consumirá casi literalmente. Si a veces sus adoradores son hombres, ello no implica que sea promiscua, sino que ejerce su derecho real a ser venerada. El Águila posesiva no soporta ver cómo otros hombres cortejan a su mujer, pero esto es lo que debe prever que pasará si la deja sola. La Leona nunca se conformará con sentarse junto al fuego, haciendo calceta para su consorte, puliendo las pasiones de éste por la noche, y espolvoreando talco sobre el complejo de superioridad del Escorpión cada mañana antes de que éste se pierda en el mundo tentador velado por la bruma.

Por tanto, si estos dos enamorados no hacen las cosas juntos, a veces su camino podrá estar erizado de piedras. Pero… ¿saben qué se hace con las piedras? Se las elimina. Basta levantarlas y arrojarlas al costado. Si ella puede aprender a valorar la seguridad emocional y la devoción excepcional que él le ofrece… y si él puede aprender a valorar auténticamente el espíritu cálido, generoso y radiante de ella, lograrán transmutar la cuadratura astrológica de tensión y conflicto entre sus soles natales en la energía igualmente poderosa del cuadrado, para crear un vínculo de unión asombrosamente fuerte. Porque el amor, como un barco, siempre es más seguro y resistente después de que se ha probado su capacidad marinera. La Leona, aunque fue coqueta en su juventud, será leal y fiel a su consorte. Y aunque entre los desconocedores de la astrología tenga fama de estar obsesionado por el sexo, el hombre Escorpión siente la compulsión interior y concreta de explorar sus misterios, para después elevarlo a la pureza de una experiencia espiritual. Si este hombre y esta mujer se miraran profundamente a los ojos, sondeando sus auténticas personalidades, verían que no tienen necesidad de celarse ni de competir entre ellos.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja o del amor en tu vida, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Sinastría de Almas

La Sinastría de Almas: esta nueva Sinastría incluye todos los asteroides del amor que la hacen más profunda y completa. Valentin (447) Adorea (268) Niño (4580) Juno (3) Alma (390) Karma (3811) Amor (1221) Unión (1585) Destino (6583) Compañero (8490) Caballero (29391) Cupido (763) Lujuria (4386) y más. También analizamos si se trata de relaciones de almas o llamas gemelas o afines como Eros y Psique, Orfeo y Eurídice, Zeus y Hera. O se trata de relaciones tóxicas o kármicas a través de Nessus y Deyanira, Plutón y Perséfone, Eco y Narciso, Asmodeo y Lilith como las parejas mitológicas. Esta es una gran oportunidad para que conozcas las fortalezas y debilidades de tu relación y saber si se trata de un vínculo predestinado.

$75.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .