Hombre LEO Mujer ESCORPIÓN

Resultado de imagen para amor de adolescentes

Ella miente, como a veces lo hacen los Escorpión, esforzándose desesperadamente por ocultar sus sentimientos más íntimos. ¿Que no tiene verdadera experiencia? Tiene la experiencia de infinitas encarnaciones en la sabiduría de Plutón. No hagan caso de esta deliberada denigración de sí misma. Curiosamente, es la consecuencia del ego de él. No. Quizás ego no es la palabra correcta. Es su confianza en sí mismo, exhibida con tanta naturalidad e informalidad, lo que primero influye para que la chica Escorpión se deje fascinar por el León carismático. Ella también tiene confianza en sí misma (en verdad, muchísima más que él), pero es incapaz de proyectar su confianza con tanta confianza. Sé que esto parece confuso, pero relean y le encontrarán sentido. De modo que la mujer Escorpión encuentra en el Leo muchos rasgos dignos de admiración, e incluso de respeto. A diferencia de ella, él ha descubierto la forma de hacerle saber al mundo cuán seguro de sí mismo se siente por dentro… aunque no se sienta tan seguro. A ella le parece a menudo que su confianza en su propio conocimiento interior, del que ella está siempre segura, permanecerá eternamente encerrada dentro de ella. Quizás él tiene la llave… y si es así… ¡qué jubilosa libertad puede conferirle a ella!

Ella lo atrae a él por razones casi idénticas. Generalmente la Escorpión no tiene conciencia del sereno aplomo y de la sabiduría interior que proyecta sobre los demás con sólo una mirada profunda, profunda. La mayoría de los destinatarios de su mirada sencillamente se acoquinan y giran la cabeza para eludir… no saben muy bien qué… sólo están seguros de que se trata de algo que quieren eludir. Al León valeroso, audaz, no le sucede lo mismo. La mirada de ella lo fascina. A veces siente que se ahoga en las aguas frescas y plácidas de sus ojos, y a veces siente que aprende misterios místicos mediante una silenciosa transferencia de conocimientos. En otras ocasiones se siente peligrosamente próximo a ser absorbido por la tempestad de las olas bullentes y arrolladoras que se ocultan detrás de la mirada de Escorpión. y para Leo esto no es horripilante ni aterrador… sino que es francamente excitante.

Ella le envidia su capacidad para irradiar tanta calidez. Como ella pertenece a un signo de Agua, por mucho que desee otra cosa, la tibieza que experimenta se trueca en cierto grado de frialdad y desapego, incluso con aquellos que más ama. Pero al hombre Leo lo rige el Sol ardiente, incluso cuando está encolerizado o de mal humor. Es imposible estar cerca de un León y no sentir cómo el calor de los rayos del Sol se infiltra en todo tu ser. Como si te regodearas frente a un hogar confortable, cuando el León está contento; como si te entibiaras frente a unos carbones incandescentes, cuando no siente nada especial; o como si experimentaras la emoción de presenciar un colosal incendio de bosques, cuando está excitado. Si al menos ella pudiera desahogar sus propias emociones, mucho más profundas, con tan pródiga despreocupación. Ella no cesa de esforzarse en vano por exhibir más abiertamente sus sentimientos, y entonces aparece este hombre espectacular, que es capaz de demostrar su orgullo y sus prejuicios con tan poco esfuerzo y con tanta gracia. Incluso marcha garbosamente, como si fuera un gran gato que está al acecho en la jungla, con una inconfundible majestuosidad soberana en su paso. No es extraño que ella se enamore apasionadamente de él. No es extraño que lo adore. Y tampoco es extraño que la chica Escorpión magnetice al hombre Leo. No hay nada en el mundo que le produzca más placer que sentirse adorado. A menos que sea sentirse venerado.

Cuando la serpiente se introduce furtivamente en su Edén verde y fresco ambos quedan sorprendidos, heridos y desencantados. ¿Qué pudo haber ocurrido? Tantas cosas siguen estando en orden… ¿qué pudo haber fallado? No es difícil identificar los problemas. Si uno le pregunta a una mujer Escorpión qué es lo que más le molesta de su pareja Leo en una palabra, seguro te dirá: —Arrogancia. Y si preguntamos el hombre Leo qué le molesta de su pareja Escorpio, seguro te dirá:— Silencio.

Es cierto que los silencios de la mujer Escorpión pueden frustrar y enfurecer al hombre Leo. Éste es más gregario en lo que concierne a sus gustos y disgustos, necesita expresar verbalmente sus dichas y desdichas. A un hombre Leo nunca se le ocurre pensar que son su dominación constante y sus aires de superioridad los que empujan al silencio a su mujer regida por Plutón… y tampoco se le ocurre pensar a Leo que él posee el mismo rasgo que objeta en su compañera Escorpión. En el caso de él se llama enfurruñamiento. La mujer Escorpión se siente hondamente herida y encolerizada por la insufrible arrogancia del León, y sin embargo pocas veces comprende que lo único que se necesitaría para acabar con ésta sería el esfuerzo que le costaría a ella tributarle un halago sincero (los Escorpión no pueden tributar otros) en medio de uno de los altaneros sermones que él le endilga… y entonces él ronroneará complacido, olvidando por completo el motivo de sus rugidos. Basta un poco de introspección. Claro que Escorpión es más experto que Leo en introspecciones, pero Leo es más magnánimo que Escorpión así que están bastante bien equilibrados… o podrían estarlo, si quisieran.

La relación sexual entre un León y un Escorpión hembra puede ser un poco intermitente. Puede inflamarse y enfriarse, por turno. Ella siente que la cálida fuerza de él es erótica, de una manera confortable y afectuosa. Él siente que la vehemencia secreta y silenciosa de la pasión de ella implica un desafío sensual para su naturaleza romántica e impulsiva. Con cierta consideración mutua —por ejemplo, un poco más de expresión verbal por parte de ella, y un poco más de miramientos sensibles por parte de él— podrán salvaguardar el deseo que experimentaron cuando se encontraron y se amaron por primera vez. Pero si ella exagera sus silencios, y él exagera su arrogancia, es posible que la poderosa afinidad química que los unió inicialmente se reduzca a un afecto mitigado y aburrido, y que los auténticos acoplamientos se produzcan cada vez con menos frecuencia… hasta llegar a la frigidez en ella y a la impotencia en él. La mujer Escorpión ya sabe lo que todo hombre Leo necesita aprender: que la vida sexual feliz no emana de los apetitos pasajeros del cuerpo. Emana de la mente y el corazón, y después se transforma gradualmente en ese tipo de deseo físico que desemboca en la paz y la satisfacción emocionales.

Algo que a menudo produce un enfriamiento sexual entre estos dos es el resentimiento a veces vehemente de ella contra el séquito de admiradoras que rodean al hombre Leo y que lo siguen como cachorrillos reverentes y ávidos de cariño… y que él se niega a alejar con un frío rechazo. En verdad disfruta con ello, ¿pueden imaginarlo? Sí. Yo puedo imaginarlo. El León necesita revolcarse de vez en cuando en el bálsamo de la adoración, pero esto casi nunca desembocará en la infidelidad. Nunca, en verdad, si su consorte combate esta amenaza con la más poderosa de las armas: la fuerza tremenda del AMOR. El hombre Leo que encuentra suficiente adoración y emoción en su casa, en su propia madriguera, nunca se alejará del orgullo de la jungla que comparte con su consorte. Así es como se distingue a las mujeres de las chicas. Ella debería desecharlo con una risa. Esto es lo que él hace, interiormente, si quieren saber la verdad. El instinto más recóndito de Leo es la lealtad. Se necesitan muchos celos injustificados para modificar su naturaleza básica. La deducción lógica puede hacerle pensar a la mujer Escorpión que si el séquito femenino de su León lo admira y lo desea a él, él debe admirar y desear igualmente a sus seguidoras. Pero la «deducción lógica» es a veces una de las hermanas más engañosas de la mentira. Es muy probable que, empujada por el agravio y el resentimiento, justificados o no, la mujer Escorpión incurra, personalmente, en una infidelidad.

Deberás analizar muy cuidadosamente esta reacción drástica ante la frustración que le producen sus problemas, porque el Leo no podrá perdonar una deslealtad física, sea lo que fuere lo que ha hecho o dejado de hacer para merecerla. Sí, sé que esto es egoísta, pero así son los Leo. Con muy raras excepciones, si un León descubre que su pareja lo ha traicionado con otro hombre, ahí terminará todo. Y Leo debe saber esto: hace falta un gran despliegue de lo que tal vez él no reconoce en sí mismo como arrogancia, mucha insensibilidad respecto de las necesidades más intrínsecas de ella, para empujar a esta mujer a los brazos de otro hombre. Si esto llegara a suceder alguna vez, él deberá preguntarse qué era lo que ella anhelaba con tanta vehemencia y él le negó, quizás inconscientemente. A lo mejor era un hijo… una carrera… o sólo un poco más de compasión y dulce comprensión de sus sentimientos… un poco más de ternura a ratos. Cuando el abismo del orgullo y el mal humor se ensancha tanto que ambos se resisten a correr el riesgo de franquearlo, casi siempre es ella quien debe tomar la iniciativa. Aunque él desee ávidamente la reconciliación, a un León le resulta doloroso humillarse con una disculpa. Teme que semejante confesión de arrepentimiento le haga perder el control de su hogar, de su mujer y, peor aún, la imagen de superioridad y autoridad que él tiene de sí mismo. Y así, pugnando por conservar su identidad como amo de la relación, él cargará a menudo la culpa sobre los hombros inocentes de ella, con la ansiosa esperanza de que ella la acepte, para entonces poder perdonarla majestuosamente… después de lo cual todo volverá a ser luminoso y cálido entre ellos.

Lamentablemente, muchos hombres Leo no conocen otro medio para renovar la armonía. A su mujer Escorpión le resultará más fácil tomar la iniciativa de la reconciliación. Ésta no es una mujer común, sino extraordinaria, con sentimientos muy profundos. Para un León, cualquier dosis de afecto es preferible al silencio y la soledad. En cambio, la mujer Escorpión prefiere estar sola antes de que le den a compartir sólo la mitad de un corazón. Y en esto consiste el inmenso océano de diferencia que separa a los controlados por la cuadratura de la configuración de signos solares 4-10, océano éste que sólo puede ser franqueado por un puente de amor.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más del amor en tu vida, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

Sinastría de Almas

La Sinastría de Almas: esta nueva Sinastría incluye todos los asteroides del amor que la hacen más profunda y completa. Valentin (447) Adorea (268) Niño (4580) Juno (3) Alma (390) Karma (3811) Amor (1221) Unión (1585) Destino (6583) Compañero (8490) Caballero (29391) Cupido (763) Lujuria (4386) y más. También analizamos si se trata de relaciones de almas o llamas gemelas o afines como Eros y Psique, Orfeo y Eurídice, Zeus y Hera. O se trata de relaciones tóxicas o kármicas a través de Nessus y Deyanira, Plutón y Perséfone, Eco y Narciso, Asmodeo y Lilith como las parejas mitológicas. Esta es una gran oportunidad para que conozcas las fortalezas y debilidades de tu relación y saber si se trata de un vínculo predestinado.

$75.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .