La relación LEO – LIBRA

Imagen relacionada

 

Cuando se trata de Leo y Libra, el tema de la conversación importa muy poco. Cualquiera que sea el asunto que está sobre el tapete, pueden tener la certeza de que Leo se mostrará amablemente autoritario, y de que Libra discutirá, a menudo tomando partido por los dos bandos al mismo tiempo, para asegurarse de que no se le escapa ningún dato sobresaliente. Esta combinación genera un intercambio bastante copioso de brisas dialécticas que van desde lo tibio hasta lo caliente. Leo espera que sus dictámenes sean recibidos con una aprobación más o menos ciega, si no con franca admiración, y con algunas genuflexiones respetuosas intercaladas de vez en cuando, y a Libra le encanta debatir (los Libra lo llaman discutir) cada ítem al que se le pueda atribuir la menor posibilidad de opción. Pero la opción ya ha sido hecha (sabiamente, por supuesto) antes de que Leo haya hablado. ¿No se dieron cuenta? No. Libra no se dio cuenta. ¿Cómo es posible optar inteligentemente entre dos alternativas sin discutir los pros y los contras durante un lapso razonable? El problema consiste en que, para Libra, el «lapso razonable» se puede prolongar durante mucho tiempo. Leo no debería enfadarse e impacientarse. Tanta indecisión es más dolorosa para el Libra que para quienes son forzados a participar en la balanza.

Leo debe aprender que cuando Libra habla de «discutir» no piensa en escenas dramáticas ni en accesos de cólera. Por amor de Dios, ese comportamiento es antipático. Impide entablar una relación afable, equilibrada, y destruye toda posibilidad de armonía. Como la armonía, el equilibrio y la paz son una santísima trinidad para todo hombre, mujer o niño Libra, hay que comprender que en verdad ellos no inician todas estas controversias con el fin de reñir, sino sólo para despejar la atmósfera y para que todos tengan un enfoque equitativo y lógico del problema. ¿Lo ven? Leo no siempre lo verá, pero quizá lo vea con más frecuencia que la mayoría de las otras personas. La equidad es una virtud sagrada para Libra. Es interesante observar cuántos escritores que no saben nada de astrología captan las características de los signos solares sin darse cuenta de ello.

Como ésta es una configuración de signos solares 3-11, existirá una gran comunicación entre ellos en diversos niveles. Leo y Libra entablan con más facilidad que muchas otras personas una auténtica amistad. La suya es una vibración sextil, y por tanto la vida les brindará una sucesión casi interminable de oportunidades, y el uso que hagan de ellas es cosa que dependerá de sus signos lunares individuales y de otros aspectos planetarios entre sus natividades. Cuando Leo y Libra suman sus fuerzas pueden lograrlo casi todo: desde un amorío o un matrimonio afortunado hasta una sana amistad o una buena transacción comercial. Sus elementos son el Aire y el Fuego, y cuando el primero aviva al segundo y lo hace brillar con más intensidad, los dos se benefician… siempre que Leo tenga la precaución de no consumir todo el oxígeno de los etéreos procesos mentales de Libra. Las exhibiciones desagradables del mal genio de Leo pueden determinar que al fin Libra se aleje flotando. Cualquier tipo de conflicto desequilibra los platillos de la Balanza de Libra y deja la mitad de la pareja regida por Venus en un estado de depresión, sentimiento éste que es ajeno a un signo solar normalmente vivaz, optimista y alegre. Sin embargo, concordarán en suficientes temas como para que su relación tenga más tramos llanos que escabrosos. Ambos comparten el mismo sentimiento de indignación respecto de las injusticias de toda índole.

Leo es afectuoso y magnánimo; Libra es justo e imparcial. Cuando combinen estas características, no dejarán pisotear a muchos desheredados, y pocas «causas perdidas» seguirán siéndolo. Los desheredados y las causas perdidas ejercen una extraña atracción sobre ellos dos, y sin embargo su idealismo es más práctico que soñador, lo cual probablemente explica por qué tienen tanto éxito. Nadie mejor que Leo y Libra para transformar en victoria la derrota de un aparente perdedor. Ambos son buenos aliados en un mal trance. El Leo regido por el Sol los defenderá, y el Libra regido por Venus derramará un bálsamo tan sedante sobre sus heridas que éstas cicatrizarán casi instantáneamente. A Leo le resulta tan difícil decir «sí» como a Libra decir «no», y ésta es una de las razones por las cuales se llevan tan bien. Será mejor que lo explique. La orgullosa personalidad del Leo de uno u otro sexo dirá normalmente «¡No!» en lugar de «sí» cuando le ordenen hacer algo. Los reyes y las reinas nacen para dar órdenes, no para obedecerlas. Libra sabe instintivamente cuál es la forma justa de manejar el ego de Leo, y por tanto puede transformar un rugido en un ronroneo mediante el simple recurso de hacer pasar la orden por una petición. Esto se llama halagar. Los Libra casi nunca ordenan. Lisonjean, engatusan y «sugieren» tan dulce y afablemente que Leo nunca sospecha que lo o la están manipulando para que haga exactamente lo que Libra quiere. ¡Oh, estos Libra son melosos! Maravillosamente melosos.

Como los Libra aborrecen la tensión que genera el hecho de contestar las órdenes majestuosas de Leo con un «no» categórico, prefieren capitular con un melodioso «sí» antes que provocar un altercado (a menos que se trate de una cuestión candente), lo cual deja complacidos a los grandes gatos. Pero recuerden que la artimaña en virtud de la cual Venus finge no ser autoritario cuando manipula una situación, y su norma de contestar con un jubiloso «sí» más a menudo que con un colérico «no», a pesar de sus atractivos, no impiden que Libra ejerza su derecho natural de «discutir» brevemente antes de ceder. Confío en que todos ya hayan entendido que «discutir» es el eufemismo que emplea Libra para designar el acto de controvertir. Pero una controversia no desemboca necesariamente en una trifulca, ¿verdad? Sólo se trata de un agradable y simpático intercambio de ideas. Esta sutil estrategia despistará a Leo más a menudo de lo que podrían imaginar, y muy pocas veces se dará cuenta de que lo están encauzando precisamente hacia donde Libra desea, mediante la técnica del halago y mediante el talento de Venus para imponerse telepáticamente a la naturaleza humana.

Hay momentos en que el optimismo permanente de Libra (¡Que tenga un día estupendo!), fastidia a otros signos solares, pero a los grandes gatos más bien les gusta. Estas dos personas reflejan las vibraciones de las fuerzas diurnas, masculinas y positivas, así que las verán más a menudo esparciendo la luz y el sol que sumiéndose melancólicamente en la oscuridad. Hasta cierto punto, todo León o Leona experimenta el deseo de proteger a los débiles e indefensos, y hasta cierto punto, todo Libra alimenta el anhelo vehemente de ver cómo se hace justicia. Estas intenciones muy afines constituyen la base de su relación de simpatía. También comparten una gran necesidad de dar rienda suelta a su expresión creadora, preferentemente en las artes, pero los dos pueden dedicarse con igual regocijo a administrar un hospital, una zapatería o un hogar, siempre que ello estimule el libre desahogo de su creatividad. Sin embargo, cada uno de ellos está más conforme cuando lleva la batuta, y esto puede generar fricciones esporádicas. A Libra le gusta mandar porque el suyo es un signo cardinal de liderazgo. A Leo le gusta mandar porque… bueno… ¿cómo es posible que un rey o una reina no mande? Los Leones y Leonas no nacieron bajo un signo solar cardinal, pero sí nacieron bajo un signo solar fijo, y un «egocéntrico fijo» no difiere de un líder. Si se coartara alguna de estas necesidades básicas de Leo y Libra, el primero puede convertirse en un gato enfurruñado o gruñón, y el segundo en un cocodrilo malhumorado, confundido y frustrado. Es posible que entonces se interrumpa su armonía, y que la normal benevolencia sonriente de Leo se trasforme en exigencias arrogantes, y que las amables discusiones de Libra degeneren rápidamente en reyertas.

Aunque siempre existe la posibilidad de que el orgullo y la vanidad de Leo, combinados con la fuerza y el autoritarismo del signo, se tornen insoportables para el Libra regido por Venus, más delicado y afable, generalmente la inmensa capacidad de Leo para avivar el entusiasmo latente de los demás equilibrará con creces la Balanza de esta relación. Libra deberá acordarse de tributar al hombre, mujer o niño Leo una dosis apropiada de respeto y admiración. No es fácil. Igualmente, Libra puede movilizar toda la simpatía de Venus para lograrlo. Nadie puede formular un cumplido con más dulzura que Libra, y nadie puede valorarlo con más regocijo que Leo. Estos individuos Libra adoran todo lo bello. Los Leo prefieren lo más grande y lo mejor. Así que juntos pueden ser más que un poco despilfarradores, a menos que uno de ellos, o ambos, tengan la Luna en un signo más económico, como Tauro, Capricornio, Virgo o Cáncer. Con ambas Lunas en Aire o Fuego, como sus soles, estos dos pueden dilapidar el dinero pródigamente y volcarse a los lujos. Mientras derrochan. es posible que entablen algunas discusiones acerca de dónde deben hacerlo.

Libra admira el coraje y la voluntad de Leo para mover montañas, si es necesario, y a veces siente la tentación de edificar unas cuantas, sólo por el gusto de ver cómo el gato majestuoso las derriba. Es posible que las montañas las construya con palabras, y no con rocas, pero éste es un juego que los dos sienten la tentación de jugar. Les encanta desafiarse recíprocamente a una competición de ingenio. Hay que destacar una diferencia capital entre ambos. El sentido del humor de Leo se agota a menudo cuando la broma recae sobre él (o ella). Libra acepta ser el blanco de la broma con espíritu más equitativo. No hay duda de que el Sol y Venus armonizan en la galaxia, así que una asociación de cualquier tipo entre el León y el o la Libra deberá iluminar el firmamento que se despliega sobre sus cabezas. Casi todas sus cualidades y los rasgos de su carácter se compaginan bien. Ambos son artísticos y sentimentales. A ambos les gustan los halagos y la emoción. Leo más o menos exige la felicidad de la vida y el amor… y Libra la espera como algo natural. Existe una diferencia neta entre «exigir» y «esperar». No mucha, pero existe. Si Leo ruge demasiado a menudo, e insiste en reivindicar su derecho a todos los «bis», es posible que Libra se sienta finalmente obligado a recordarle al León o la Leona que una banda de goma se estira en ambas direcciones, que lo que sube debe bajar, que las luces rojas y las luces verdes son igualmente necesarias para evitar los accidentes de tránsito, y… bueno, ya saben… todos esos actos de equilibrio lógico que practica Libra. Cosa curiosa, es posible que en verdad Leo escuche mansamente, que se disculpe y que vuelva la hoja. Ningún otro signo solar puede conducir tan apaciblemente al gran gato a la pista del circo para que se revuelque y haga piruetas.

El secreto de los domadores de animales está en los ojos y el látigo. Los ojos de Libra son dulces y afectuosos. Su látigo es invisible, y cuando azota, parece de terciopelo. El Gatito ronronea. «¡Eres tan superior!», exclama Libra, luciendo sus hoyuelos. Y parten los dos, en la carroza real. ¿A dónde van? Oh, no lo sé. A algún lugar adonde Leo no quería ir… a hacer algo que Leo se negaba categóricamente a hacer. ¿Pueden creerlo? Los portentos que es posible lograr con un poco de amable persuasión y un látigo de terciopelo son maravillosos.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas un análisis de tu relación de pareja puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Sinastría de Almas

La Sinastría de Almas: esta nueva Sinastría incluye todos los asteroides del amor que la hacen más profunda y completa. Valentin (447) Adorea (268) Niño (4580) Juno (3) Alma (390) Karma (3811) Amor (1221) Unión (1585) Destino (6583) Compañero (8490) Caballero (29391) Cupido (763) Lujuria (4386) y más. También analizamos si se trata de relaciones de almas o llamas gemelas o afines como Eros y Psique, Orfeo y Eurídice, Zeus y Hera. O se trata de relaciones tóxicas o kármicas a través de Nessus y Deyanira, Plutón y Perséfone, Eco y Narciso, Asmodeo y Lilith como las parejas mitológicas. Esta es una gran oportunidad para que conozcas las fortalezas y debilidades de tu relación y saber si se trata de un vínculo predestinado.

$75.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .