La relación CÁNCER-PISCIS

El Pez y el Cangrejo marchan juntos, trabajando, divirtiéndose o conversando al ritmo de la armoniosa melodía de la configuración de signos solares 5-9. Exceptuando aquellos casos en que sus luminarias, ascendentes o planetas natales están gravemente enfrentados en sus horóscopos, la mayoría de las asociaciones Cáncer-Piscis son relativamente apacibles y mansas. La atracción simpática es a menudo instantánea y llamativa. Parecen entenderse el uno al otro mejor de lo que entienden a los restantes mortales… y ciertamente mucho mejor de lo que los restantes mortales los entienden a ellos. Regidos por la Luna (Cáncer) y Neptuno (Piscis), los tres —Piscis es un signo dual, simbolizado por dos Peces— son igualmente reservados, sensibles, versátiles y cambiantes. Los estados de ánimo del Pez son controlados por las mareas de las emociones de Piscis, que fluyen y refluyen sujetas a una forma compleja de sincronía con las mareas oceánicas. Tratar de descubrir el talante exacto de un Piscis en un momento dado es como tratar de especificar el color de una madreperla. ¿Es rosada? ¿Blanca? ¿Amarilla pálida? ¿Azul clara? ¿Gris perlada? Cuando crees haberlo identificado, el reflejo de la luz fluctúa un poco, y el color cambia. Como los caprichos del Pez son gobernados místicamente por las mareas, se podría decir que reciben la influencia indirecta de la Luna.

La Luna influye directamente sobre los Cangrejos, y por tanto éstos son quizás un poco más previsibles. El hombre o mujer Piscis puede pronosticar con razonable precisión los estados de ánimo del Cangrejo, con sólo verificar las fases lunares en el almanaque, pero es posible que al Cáncer le resulte más difícil diagramar los cambios de talante de un amigo, socio, pariente, amante o consorte Piscis, en un momento dado. Esto genera un excitante juego de conjeturas entre ambos, que alivia la monotonía de ganarse el pan de todos los días y de discutir la forma de gastarlo… aunque a veces les resulta difícil perdonarse recíprocamente sus infracciones. ¿La cólera y el agravio resultante fueron algo perdurable, o sólo el subproducto de un estado de ánimo cambiante? La configuración 5-9, aunque favorable, no tiene el poder de conferir una garantía absoluta de compatibilidad constante entre los agraciados por sus vibraciones beneficiosas. Siempre habrá conflictos que exigirán una relativa transacción, y que emanarán no sólo de posibles aspectos Sol-Luna negativos entre sus cartas natales, sino también de determinadas cualidades de sus personalidades solares individuales. Es previsible que el tema económico genere algunas olas de grandes dimensiones dentro de la relación entre estos dos signos de Agua. Normalmente, el Pez ve el dinero como una interrupción fastidiosa, como un mal inevitable, que se debe abordar con el menor esfuerzo posible, para luego desecharlo y, si la suerte ayuda, olvidarlo, hasta la próxima vez que reclame su renuente atención. Generalmente las personas regidas por Neptuno son descuidadas con el dinero, casi nunca ahorrativas y no demuestran mucho interés por acumularlo sobre el papel en forma de cuentas bancarias, por contarlo y atesorarlo, para luego volver a contarlo y a atesorarlo, calculando detalles irritantes como intereses, beneficios, pérdidas y otras cosas parecidas. Esto es muy poco creativo, muy poco imaginativo y francamente tedioso.

A la inversa, los Cangrejos abordan los asuntos financieros con mucha más veneración y mucho más respeto que los Piscis. Para el Cáncer típico, el tintineo de las monedas es una melodía sedante, y el crujido de los billetes doblados (o de las acciones) es casi una sinfonía. Los Cangrejos entienden muy bien todas las complejidades del interés compuesto, y es posible que intenten machacar estas teorías en la mente soñadora de Piscis, con muy poco éxito. La cautela y la economía son las contraseñas de Cáncer. Todas las personas regidas por la Luna alimentan un miedo inconsciente a la pobreza que le crea a uno que otro Cangrejo algunos hábitos extravagantes y graciosos. Si la cautela y la economía son las contraseñas de Cáncer, las de Neptuno son la informalidad y la generosidad, y a veces el despilfarro (excepto en el caso de aquellos Peces cuyos horóscopos contienen importantes posiciones planetarias en Cáncer, Virgo, Tauro o Capricornio). El único tipo de seguridad que realmente despierta el interés del Pez es la seguridad de la intimidad personal y de la libertad para vivir sin que lo molesten… y sin molestar a los demás. El «vive y deja vivir» de Piscis se parece mucho al de Acuario, y quizás es aún más pronunciado. A la mayoría de los Peces no se les ocurriría ni en sueños decirle a otra persona cómo debe vivir su vida, pero en verdad algunos Piscis son un poco curiosos en lo que concierne a la vida personal de sus amigos y parientes. No se entremeten ni espían, pero tienden a manifestar algo más que una pizca de interés por cualquier chisme flotante que pase por casualidad al alcance de sus oídos.

Los hombres y mujeres Cáncer son más posesivos y exigentes, más propensos a tratar de moldear a los demás a su gusto y paladar. Además, a los Cangrejos les encanta sonsacar los secretos ajenos, mientras conservan los suyos guardados bajo dos vueltas de llave para preservarlos de los curiosos. De una manera u otra, sutilmente, se apañan para averiguar lo que piensas, pero cuando intentan desentrañar qué es lo que ellos piensan realmente, se encierran en sus caparazones de Cangrejo, y se niegan a confesar o admitir lo que están tratando de sonsacarles. Sin embargo, el Pez es más afortunado que otros signos solares (excepto Escorpión) a la hora de descubrir los secretos de los Cangrejos hombres y mujeres. Esto se debe a que Piscis es un escucha comprensivo reconfortante. En una asociación con Cáncer, el oído compasivo de Neptuno tendrá un buen ajetreo. Nadie tiene tantas pesadillas, tantos recuerdos obsesivos de cosas bellas y tristes, tantos ensueños y trémulas esperanzas para desembuchar, como un Cangrejo. Habrá diálogos sobre la mamá de Cáncer (ya tratará a la criatura lunar cruel o bondadosamente, ya fuera una pecadora o una santa), quejas porque «nadie me comprende»… cataratas de lágrimas, risitas tremolantes… carcajadas de Pájaro Loco… chistes y sollozos… preguntas y respuestas… toda clase de dilemas cotidianos.

¡Oh, cuánta dicha! El puro éxtasis de que te escuche alguien auténticamente considerado, alguien que sabe lo que significa sentirse tan abandonado e inseguro… estar tan solo y vacilante… alguien que se regocija desinteresadamente de tus éxitos y triunfos… que se apiada de tus fracasos y desencantos. La copa de Cáncer rebosará de alivio. Probablemente también se derramarán la humildad y la bondad de Piscis, hasta que se agote la energía de Neptuno (frágil en el mejor de los casos). Pero volverá, siempre, y lo importante es que generalmente Piscis no se resentirá, excepto en circunstancias raras, justificables. El Pez nunca se limita a simular interés por las confidencias del Cangrejo. Su interés es real, la preocupación que experimenta es genuina, y no la expresa sólo por cortesía. Por supuesto, los doce signos solares se solazan con el reconfortante consuelo de las sesiones psicoanalíticas de Neptuno, pero nadie valorará el confesionario de Piscis, abierto 7 días por semana, durante las 24 horas, más sinceramente que el Cangrejo, agradecido.

Uno de los mayores peligros que encierra esta asociación 5-9, por lo demás apacible y extraordinariamente comprensiva (sin contar los enfurruñamientos por cuestiones de dinero) es el del alcohol y las drogas, o el de la «evasión» menor mediante la ensoñación y la pereza. La afición a la bebida, estimulada por una exagerada vida social, puede atraer al Cangrejo y el Pez a aguas demasiado profundas para ambos, y deben estar siempre alertas contra los placeres de la carne que los tientan seductoramente. También será mejor que ambos se mantengan a una distancia saludable de la magia negra, la hipnosis, las sesiones de espiritismo y otras áreas marginales del ocultismo, porque las vibraciones combinadas de sus signos de Agua pueden llevarlos fácilmente a ahogarse en fenómenos que son engañadoramente excitantes… y pueden resultar trágicos. Dado que Cáncer ama sinceramente el hogar y la lumbre, el más propenso a escuchar la llamada obsesionante de la fiebre de viajar, y a cambiar de escena, será el Pez. Pero el Cangrejo también puede dejarse fascinar (aunque con menos frecuencia) por el fulgor que brilla fuera de la cueva doméstica, y entonces se arrastra (o se bambolea) para ir a investigar y se extravía entre las dunas de arena, sin poder hallar el camino de regreso al hogar que abandonó. Cuando sucede esto, incluso la Luna regente de Cáncer parece ponerse de mal talante, se niega a alumbrar la senda de retorno, y eclipsa su bella faz lunar, hasta que el Cangrejo solitario y deambulante se muestra suficientemente arrepentido.

Por mucho que afirmen lo contrario, los Cangrejos varones y hembras son muy desgraciados cuando llevan una vida nómada, porque ambos nacieron para anidar confortablemente en sus propios hogares, rodeados por las fragancias familiares de ayer, por losviejos amigos y por los barrios que conocen. (También cerca de mamá y papá… de los niños y de la familia.) A veces, un Cangrejo cambiará la cuna de lo que conoce y le inspira confianza por la emoción de la ambición. El dinero puede sumir al Cáncer típico en un estado hipnótico, catatónico, durante meses, e incluso durante años. La posibilidad de ganar y acumular fortunas colosales seduce a muchos Cangrejos y los aleja de la lumbre del hogar y del manzano que crece en el jardín del fondo. Pero sus corazones se niegan a seguir a sus cuerpos, se quedan tercamente atrás y los llaman en voz baja, en sueños… incitándolos a regresar. Normalmente, el hogar no encierra tantos atractivos sentimentales para el Pez como para la mayoría de los Cáncer. Piscis disfruta de la cómoda seguridad de una base doméstica, pero Neptuno hace repicar constantemente los címbalos de una música lejana en el oído interno del Pez, por muy prosaica que sea la vida de éste. El Pez está listo para nadar aguas arriba hasta otro lago, al menor estímulo, e incluso se arriesga a flotar por el gran océano, con tal de que su imaginación creativa no se sofoque en medio de la uniformidad y la monotonía tediosas. Durante un tiempo, el Cangrejo y el Pez lo pasarán maravillosamente viajando juntos, a donde sea. Entonces el corazón que Cáncer dejó atrás empezará a tironear de la personalidad lunar durante la noche (sobre todo durante la Luna llena) para que regrese. Probablemente el Pez también volverá (para complacer al Cangrejo) pero a regañadientes. Para los regidos por Neptuno, el cambio es la sustancia de la vida. Los hombres y mujeres Piscis urden sus sueños con hilos de imaginación centelleante, y después quedan atrapados con frecuencia en los problemas ajenos o en las faenas mundanas, y no les queda más remedio que archivar dichos sueños en un estante, donde acumulan polvo y esperan la llegada de una mañana mágica en la cual se presentará súbitamente la libertad necesaria para trocarlos en realidad. Curiosamente, en el momento crucial, Piscis suele vacilar, pues no está seguro de que los sueños sean suficientemente sólidos como para suministrarle protección durante un viaje hasta el fondo del abismo ignoto. Si la vacilación se prolonga, la oportunidad de conquistar la libertad pasa de largo, dice ¡adiós!… y desaparece antes de que el Pez se mueva.

Entonces él (o ella) vuelve a embarrancarse en los arrecifes de la existencia común, y debe esperar otra mañana refulgente. A veces esta llega… y a veces no. Pero Piscis nunca deja de esperar y anhelar. Mientras el Pez aguarde, la vida no será aburrida. Siempre podrá escuchar las fascinantes historias del Cangrejo, por vía postal o mediante llamadas telefónicas desde allí donde está perdido y nostálgico, extrañando el columpio del porche de su casa. O de labios de un camarada, amigo o consorte Cáncer más próximo… que tal vez tentará al Pez para que se zambulla al presentarse la próxima oportunidad dorada antes de que ésta pase de largo, sin preocuparse por la posibilidad de que sea un espejismo. Piscis sonreirá. Porque, al fin y al cabo, el Pez fue quien primero le enseñó al Cangrejo a dejar de preocuparse por el mañana.

Adaptación de Linda Goodman

Si quieres un análisis personalizado de tu relación de pareja, puedes escribirme.

Amada Astral

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.