Mujer CÁNCER Hombre CAPRICORNIO

Imagen relacionada

Cuando una chica Cáncer se siente atraída por un hombre capricorniano (o por cualquier otro hombre), piensa en las tres M. Alimenta tres sueños, mientras arroja monedas en todos los pozos de los deseos que encuentra en su trayecto. Tiene tres objetivos en su cabecita dura como un caparazón de cangrejo. El orden de importancia puede variar para cada chica Cangrejo, pero a todas las mujeres Cáncer las consume una de las seis variaciones de las tres M, que son las siguientes:

matrimonio – maternidad – moneda

maternidad – moneda – matrimonio

moneda – matrimonio – maternidad

matrimonio – moneda – maternidad

maternidad – matrimonio – moneda

moneda – maternidad – matrimonio

Éstos, con sus seis variaciones de prioridades, son los objetivos de la mujer Cangrejo. Las necesidades de esta mujer son ligeramente distintas de sus objetivos. Sus necesidades son las tres S, cuyo orden de importancia no varía para la doncella lunar. Todas contribuyen en igual medida a su paz espiritual:

solidaridad – serenidad – seguridad

Una de las características más enternecedoras de la doncella lunar consiste en que, aunque necesita y busca afanosamente las tres S en toda relación, y aunque sus objetivos son siempre las tres M, está dispuesta a brindarle a cambio a su hombre una mullida cuna de bienestar emocional. Puede ser la más comprensiva, afectuosa, leal y protectora de las mujeres. En sus momentos de mejor comportamiento, la mujer Cáncer es muy apegada… y mejor aún, también es dúctil y paciente, y ciertamente es una excelente compañera para el hombre capricorniano. La mujer Tauro es paciente, pero no muy dúctil. La mujer Géminis es dúctil, pero no muy paciente. La mujer Cáncer posee estos dos rasgos admirables. En cuanto al apego, muchas mujeres están apegadas a los hombres que aman, pero ninguna tanto como ésta. La Cabra, que valora tanto la lumbre del hogar, se sentirá especialmente regocijado por la profunda afición que esta mujer siente por la «familia». La mujer Cáncer siempre tiene un aire ligeramente desvalido y cautivante, y el hombre capricorniano lo intuye antes que la mayoría de los otros. Lo que esta mujer necesita es un hombre fuerte en quien apoyarse, alguien capaz de despejar todas sus preocupaciones y de apaciguar todos sus temores… alguien sobre cuyo hombro pueda llorar de vez en cuando. Pero no es tan desvalida como parece. Cáncer, como no ceso de repetíroslo, es un signo cardinal de liderazgo. La doncella lunar prefiere mandar encauzando el destino de su hombre con dulzura, discretamente, desde un segundo plano… si está enamorada. Cuando no lo está, la chica Cáncer puede ser muy ambiciosa en su carrera, y hará prácticamente cualquier cosa con tal de llegar a la cima.

Toda mujer Cáncer busca secretamente un buen sostén de familia, y el capricorniano ciertamente lo es. Es siempre ambicioso (tanto como ella) y generalmente triunfa. En verdad, él es a menudo el paradigma de todo lo que a ella le gustaría ser, sin poder lograrlo, por su excesiva vulnerabilidad. A la inversa, ella es, para la Cabra, el modelo de todas las cualidades lunares que, en lo más recóndito de su alma, él anhela poseer, inútilmente, porque no es suficientemente vulnerable. Por tanto, casi desde el momento en que estos dos se encuentran, experimentan una inconfundible estima recíproca que es una de las bases más sólidas del amor. El capricorniano puede ser al mismo tiempo conservador y dominante en alto grado. A la chica Cáncer no la fastidia la primera cualidad, porque ella misma también es, hasta cierto punto, exageradamente conservadora. En cuanto a que la dominen, no lo tolerará en ninguna asociación… a menos que esté enamorada. Cuando esta mujer se enamora, al principio se someterá a la dominación de la Cabra por el deseo de salvaguardar la paz, pero es probable que olvide gradualmente que está fingiendo, y que se acomode definitivamente a una posición sumisa… ¡lo cual no está tan mal! Después de Piscis, no hay otra mujer que experimente tanto placer secreto cuando el hombre que adora la controla y la conquista. Y si hay un hombre capaz de ser dominante, tierno y afectuoso al mismo tiempo, dicho hombre es éste. Así que todo se desarrolla en condiciones favorables para ambos, habitualmente. A menos, claro está, que en el horóscopo de la chica Cangrejo haya un signo lunar o ascendente más fogoso o agresivo.

Es curioso lo que sucede con los capricornianos. Aunque tengan mucho éxito en su esfuerzo por librarse de la rígida disciplina que Saturno impone a su personalidad, en las cuestiones importantes volverán a las andadas. En otras palabras, cualesquiera sean sus hechos o dichos pasajeros, la Cabra es una Cabra. O… el que fue una vez capricorniano, seguirá siéndolo hasta el fin. Ni más ni menos. Normalmente, este hombre estará en franco desacuerdo con la teoría del «matrimonio abierto». En lo que concierne al matrimonio es conservador, aunque a veces se empeñe en parecer «actualizado» de labios para afuera. Esencialmente opina que el puesto de la mujer está en el hogar. Aunque permita que su esposa trabaje o se consagre a su propia carrera, cuando nazcan los hijos mirará con malos ojos a la mujer que pretende que otra persona se ocupe de la función maternal mientras ella se dedica a sus actividades particulares. Si es un capricorniano típico, pensará que el puesto de la madre está junto a sus hijos, por lo menos mientras éstos son muy pequeños. Tampoco lo hará feliz el gasto frívolo o excesivo, ya se trate del dinero de él, del de ella, o del de ambos. Aunque la doncella lunar cobre su propio sueldo, es probable que él asuma la responsabilidad de precaverla y asesorarla en materia de despilfarros. Claro que él no tendrá muchas oportunidades de reñirla por sus derroches. Ella cuida el dinero tanto como él (a menos que su signo lunar o ascendente esté en Aries, en Leo o en Géminis, y entonces tendrá crisis nerviosas de culpa, periódicas y menores, cada vez que incurra en despilfarros).

Tratándose de esta chica, la mayoría de los sermones financieros de él girarán en torno de la proporción de los ingresos individuales o conjuntos que deberán ahorrar, y de la forma de invertir inteligentemente el superávit acumulado. Puesto que él es un signo de Tierra, lo más probable es que piense que la mejor forma de asegurarse para el futuro consiste en comprar propiedades inmuebles o tierras. Y si ella discrepa, tal vez dirá acerca de la mayor o menor sensatez de las inversiones en tierras: «Es un producto que ya no se fabrica». Este tipo de aserto concreto, práctico, ayuda a ganar las discusiones al ponerles punto final bruscamente, y es un ejemplo de las afirmaciones irrebatibles que los capricornianos se especializan en formular cuando los apremian. Él aprobará el hábito que ella tiene de guardar objetos. Capricornio está convencido de que es posible encontrar una aplicación práctica absolutamente a todo, y de que no hay que deshacerse de nada hasta que se le haya exprimido hasta la última gota de utilidad. Si ella es una Cáncer típica, compartirá vehementemente esta filosofía. Yo conozco (de veras) a una mujer Cáncer, con un signo lunar y ascendente en Capricornio, que lava y enjuaga realmente las bolsitas de plásticos que venden enrolladas (para guardar verduras, etcétera) y vuelve a utilizarlas una y otra vez, hasta que se rompen. Un rollo de bolsitas le dura, aproximadamente, un par de años. La mujer Cáncer se adaptará con mucha más facilidad que cualquier otra a la introversión del capricorniano, a su propensión a «cuidar de sus negocios» y a proceder sensatamente. Pero quizá no se adaptará tan bien a su falta de entusiasmo por el cambio. Regida por la Luna inconstante, ella necesita cambios ocasionales en su vida, y viajes periódicos. Tal vez le resulte un poco difícil convencerlo de que su vida sería más fecunda si no se quedaran demasiado tiempo en un mismo lugar y si no sustentaran siempre las mismas ideas.

Es que, por mucho que se esfuerce, este hombre nunca conseguirá zafarse totalmente de las restricciones que Saturno le impone a su naturaleza íntima. Incluso detrás de la fachada de un hombre Cabra aparentemente extrovertido, se oculta el adusto y viejo Saturno. Siempre e inevitablemente. En algunos capricornianos el tinte de conservadurismo puede estar diluido con un color pastel más claro, pero nunca es posible cubrirlo por completo con una capa de pintura. Sí, puede ser digno de ser amado. Afectuoso. Tierno. Afable. Extravagante y gracioso. Todo esto. Pero igualmente lo rige Saturno, y esto es inevitable. Debajo de las lentejuelas de una estrella capricorniana del rock and roll, por ejemplo, se oculta un retrato del abuelo, con su reloj de bolsillo y su cadena… con su chaleco… y con una mueca de desaprobación contra los botarates. La vida sexual del hombre capricorniano puede abarcar desde lo francamente erótico y sensual hasta lo tierno y afectuoso. Si tanto su Sol como su Venus están muy «mal aspectados» con la quinta u octava casa del horóscopo, se lanzará a la experimentación múltiple. Pero el hombre Cabra típico tiene pocas aventuras, y casi siempre se propone entablar una relación permanente. Más o menos lo mismo se puede decir acerca de la vida amorosa de la mujer Cáncer. Todo depende. Sin embargo, lo que desea interiormente es entablar una relación perdurable, aunque recurra más de lo que le gustaría al método de prueba y error… para hallarla. Hay algo absolutamente seguro. El hombre capricorniano sentirá que su disfrute físico del amor aumenta muchísimo en compañía de esta mujer. Aunque él es capaz de desarrollar una expresión sexual y una intimidad física profundas y estables (su instinto sexual es poderoso y nunca decae), es posible que carezca de ese tipo de imaginación sensible que convierte el acoplamiento entre dos personas en una forma trémula y extática de compartir la propia personalidad.

Ésta es una dimensión sexual que la doncella lunar aportará a su relación, y el hombre Cabra quedará conmovedoramente agradecido por el esclarecimiento. La fuerza y la lealtad de él, la estabilidad de su amor, típica de Saturno, permitirán que ella se relaje en sus brazos, sin ese temor al menoscabo que podría experimentar en compañía de un amante o un marido menos fiable. Él puede suministrarle el reaseguro emocional que necesita, en tanto que ella le suministra la delicadeza y el romance que tanta falta le hacen, y de los que está desprovisto… y después de un tiempo, con suficientes intercambios compartidos de esta naturaleza, su amor físico se convertirá en un vínculo de unión fuerte y perdurable. Conozco a una mujer Cáncer que actualmente está separada de su marido Capricornio. Tienen muchos problemas, pero éstos son esencialmente menores, y no hay ninguno que no pueda ser atenuado y solucionado con un poco más de comprensión, con un poco menos de egoísmo por ambas partes. Los hombres capricornianos pueden ser cruelmente egoístas. Siempre alimentan la tendencia, hasta cierto punto, de utilizar a las personas, sin preocuparse mucho por los sentimientos de éstas. Una de las aflicciones de esa pareja consistía en la ineptitud de él para expresarle su amor físicamente, después del más ligero altercado. Parecía de piedra, me explicó ella, y era totalmente indiferente a sus tímidas insinuaciones de ternura. Y entonces ella le volvía la espalda, llorando en silencio, secretamente. Hace poco esta doncella lunar me confesó, ansiosamente: «En todas esas ocasiones sentía mucha compasión por mí misma… me dormía llorando, replegándome cada vez más dentro de mi caparazón de dolor. Pero desde que nos separamos he tenido mucho tiempo para reflexionar. Ahora sé muchas cosas, y lo compadezco más a él>>.

Por fin ella ha encontrado la llave mágica para abrir el corazón de él. Ahora sólo falta que la utilice. Si lo aborda con su nueva comprensión, estarán más unidos que nunca. Cuando una doncella lunar aprende a dejar de apiadarse de sí misma y a encauzar en cambio su compasión hacia el capricorniano amado, descubre hasta qué punto éste es incapaz de liberar el poder y el deleite emocional que experimenta por dentro. Vale la pena ayudarlo a darles rienda suelta. Porque ningún amor es más portentoso, más perdurable, que el de Capricornio, amor éste que aguarda en la cumbre de la montaña la hora de agraciar a quienes tienen la paciencia y el coraje de escalarla hasta la altura indispensable para disfrutarlo. Es un trayecto escabroso, lleno de cornisas rocosas… y con el peligro permanente de despeñarse… pero el paisaje que se contempla desde la cima es inefable, indescriptible. Como una vislumbre de la eternidad. Saturno nos somete a pruebas difíciles, pero sus recompensas son colosales.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más sobre tu relación de pareja o del amor en tu vida, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

 

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

 

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

 

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Anuncios

4 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.