Hombre CÁNCER Mujer CAPRICORNIO

El hombre Cáncer, diga lo que dijere, y por mucho que lo niegue, pretende que lo mimen como un niño y que se ajetreen por él. Disfruta de ello, y de cuando en cuando puede aprovecharse del fuerte sentimiento de responsabilidad de la chica capricorniana. La Capricornio se esmerará por complacer al hombre que ama, sin quejarse ni autocompadecerse, pero si él le exige que se doblegue demasiado para acomodarse a sus estados de ánimo cambiantes, se rebelará, por mucho que lo ame. En honor a la verdad, ambos pueden ser algo más que un poco egoístas. A primera vista, no hay dos personas que parezcan exteriormente menos egoístas que el Cangrejo y la Cabra. Él es normalmente afable, considerado y cortés, con una actitud casi anticuada respecto de las mujeres, y sobre todo respecto de su propia mujer. Ella es, hasta cierto punto, parte de su patrimonio, y los Cangrejos valoran mucho su patrimonio. Sin embargo, es posible que a veces él reclame mucho más que lo que da, con la pretensión de que lo arrullen y lo acunen hasta apaciguarlo cada vez que moquea y que tiene un berrinche, y si ella no lo hace, es sencillamente porque no lo ama, y punto… por lo menos, no tanto como lo amaba su madre. Si ella es una capricorniana típica, probablemente es bastante circunspecta y recatada, incluso humilde, y siempre está dispuesta a prestar ayuda en las situaciones críticas. (Las Cabras son realmente sobresalientes en las crisis. Las emergencias son su especialidad y hacen aflorar sus mejores características personales.) Igualmente, no permitirá que la utilicen más allá de un límite razonable, ni siquiera en aras del amor. Es muy consciente de sus derechos humanos, y se niega a servir de felpudo. No obstante sus modales femeninos, atractivos y delicados, tiene ideas personales muy firmes. No se trata de una dama propensa a agitar las pestañas y a hacer insinuaciones. Lo que desea de veras, lo pedirá abiertamente… o luchará por obtenerlo, con dientes y uñas. Lo que le gusta, sencillamente lo cogerá, y lo que le disgusta lo hará desaparecer de su vida, perentoriamente.

No es en absoluto moldeable ni sumisa. No se bate estrepitosamente contra lo que la ofusca. Se limita a desconectarse, y después tiene la precaución de eludir a esa persona o situación, a veces definitivamente. Este comportamiento se parece mucho al de la mujer Escorpión, y aunque el precio emocional que paga la mujer Cabra es mucho menor que el que paga la mujer Escorpión, la cual siempre queda muy afectada, aunque no lo demuestre. La capricorniana no es exageradamente sensible, así que quizá deberá tener mucho tacto con el Cangrejo, pues éste sí es exageradamente susceptible y se traumatiza con mucha facilidad. El no tiene ni remotamente la piel tan dura como ella. Si ella lo critica o lo contradice seriamente, él generalmente no descansará hasta que la capricorniana se «retracte», le diga que lo ama, y le confiese que él no tiene verdaderos defectos por lo que a ella concierne. Al principio él intentará engatusarla o tomar las cosas a la ligera, bromeando con pocas ganas; después formulará insinuaciones más claras; y como último recurso, se enfurruñará. Él encontrará múltiples argumentos para defender su posición, porque este hombre no descansará en paz ni se calmará mientras no llegue a algún tipo de acuerdo después de una pelea. Si ella permite que el conflicto se prolongue demasiado. él se encerrará en su caparazón, y no habrá acuerdo posible. Los Cangrejos se aferran tenazmente a los argumentos y a sus propias opiniones, como a casi todo lo demás. Pero se trata de un hombre afable, y bastará el menor elogio y estímulo para reanimarlo. La mujer Capricornio que lo ama deberá seguir reconfortándolo, hasta que él ya no necesite obligarla a admitir que se trata de una gran persona y que lo adora. Así procedía mamá, ¿entiendes? Ella le repetía sin cesar que era un chico estupendo, y que sus enemigos no lo comprendían realmente.

En los casos extremos, él interpretará esto en el sentido de que todos quienes no coinciden con él son sus enemigos, incluida la mujer que ama. Pretende que en la edad adulta lo traten con la misma comprensión con que lo trataban en su infancia. Y su actitud no es tan absurda como parece. ¿Acaso no nos gustaría a todos que nos comprendieran? La diferencia consiste en que la mayoría de nosotros desistimos de esta pretensión cuando aún somos muy jóvenes. El Cangrejo cree que éste es un derecho que le corresponde, y nunca cesa de reivindicarlo. Pide respeto. Comprensión. Amor. Afecto. Estima. La capricorniana típica no es tan experta en esto. Es práctica y sensata. Piensa que él debería saber que lo ama, y que si discrepan de cuando en cuando, ello no significa que lo odia. Los excesos de susceptibilidad y las emociones exageradas ofuscan a la capricorniana y la ponen nerviosa. No se trata de que no tenga corazón, sino de que no sabe muy bien cómo reaccionar, qué es lo que debe hacer o decir, exactamente… y teme equivocarse, así que prefiere no hacer nada con tal de no herirlo involuntariamente. Es demasiado modesta. Tiene una inteligencia lúcida que la ayuda a hallar soluciones donde los demás fracasan, junto con una aptitud fiable para concentrarse y meditar sobre un problema hasta resolverlo, y generalmente procede con buen criterio. De modo que debería poner un poco más de empeño cuando se trata de aplicar estos talentos a sus conflictos emocionales. Así la vida en general sería mucho más fácil para ambos.

La necesidad que él experimenta de contar con la aprobación y la estima de ella no levanta un obstáculo insalvable entre ambos. Bastará que él no incurra en tantos enfurruñamientos quisquillosos y que ella sea un poco más tierna y compasiva. Desde luego, en honor a la verdad, ella también necesita que la estimen, pero no lo confesará ni en un billón de años, y ciertamente no lo pedirá jamás. El Cangrejo no es más experto que la Cabra en eso de repartir palmaditas en la cabeza, porque nunca debió estimar a mamá ni palmearla a ella en la cabeza: se limitaba a aceptar sus halagos, y supongo que es por eso por lo que los hijos siempre se aprovechan de los padres demasiado cariñosos. Los mejores dones que estos dos pueden intercambiar son un abrazo o un beso extra, unas pocas lisonjas adicionales, sonrisas más frecuentes. Ambos necesitan iguales dosis de atención, y la única diferencia consiste en que él no es tímido para pedir lo que le hace falta, en tanto que ella es renuente a confesar o a exhibir francamente cualquier necesidad emocional que le parezca indebida. La capricorniana suele ser bastante poco agraciada en su juventud, y se torna visiblemente más bella a medida que pasan los años, lo cual es uno de los raros pero muy concretos dones de su regente Saturno. Sin embargo, a su belleza la acompaña una cabeza muy dura (que también es un don de Saturno). No es un simple copo insustancial de frivolidad femenina. Esta chica está afianzada por la fortaleza… mucha fortaleza. El Cangrejo tiende a ser tímido cuando joven, y a medida que pasan los años adquiere más confianza y seguridad en sí mismo, y desarrolla un maravilloso sentido del humor. Destila simpatía, habla suavemente, y tiene modales delicados y reconfortantes… pero su mente es ágil y sagaz, y él también posee una cabeza muy dura. Se ha dicho que Cáncer tiene el corazón tierno y la cabeza dura (lo cual ciertamente es mejor que tener el corazón duro y la cabeza tierna!) pero que la cabeza y el corazón de la capricorniana son ambos de roca.

Esto no es justo. Quien lo dijo probablemente había tratado de engatusar a esta dama, y ella no se había dejado embaucar por sus halagos. Su corazón es un corazón de mujer, pero ella no lo lleva desguarnecido, a merced de todos los golpes. ¿Tal vez porque es muy vulnerable? Nada de tal vez. Efectivamente es muy vulnerable. No se puede negar que las cualidades que la capricorniana ha heredado de su planeta regente, Saturno, son la prudencia, la cautela, y la autoprotección, pero, a pesar de todo ello, es una mujer… con todos los ensueños y anhelos de una mujer. La feminidad no ha de ser necesariamente sinónimo de culpabilidad. Ella posee una especie de sentimiento tímido (y por tanto superatractivo), de esos que resultan tanto más conmovedores cuanto que no son cultivados con frivolidad. No es fingido, sino muy auténtico, y proviene de su corazón… también muy auténtico. Cáncer y Capricornio se toman tan en serio su contigüidad física como todo lo demás, pero les resulta difícil confesarse recíprocamente lo que significa para ellos su intimidad. No saben expresar muy bien que su fusión amorosa les hace prestar más atención a toda clase de maravillas. Ella dirá sencillamente: «Mira cómo ese rayo de sol se posa sobre la copa del pino. Casi huelo las piñas desde aquí. ¿Vamos a caminar un poco?»… cuando lo que realmente piensa es: después de haber estado juntos me siento como nunca, y el mundo me parece mucho más bello. Él se limitará a contestar: «Sí, caminemos. Tienes razón. Qué hermosa mañana», cuando lo que en realidad piensa es: tú eres hermosa… te amo. Sobre todo si sus aspectos Sol-Luna son armoniosos, su relación física puede ser fecunda y trascendente, una de esas profundas experiencias que resultan del poderoso magnetismo de los imanes de su polaridad astrológica: la oposición de sus signos solares. En verdad, puede ser tan sagrada para ellos, que a veces incluso dudarán si semejante pasión existió realmente, o si sólo la soñaron. Es posible que él se formule esta pregunta en voz alta una mañana, mientras yace junto a ella, y que ella comente con su espíritu práctico y su sentido común típicos de Capricornio: «Bueno, cuando no puedes creer algo, supongo que significa que se trata de una cosa especial y buena, porque cuando se trata de algo malo, no te quedan dudas: estás más que seguro de que sucedió realmente». Entonces se acurrucará contra él y murmurará: «No estoy segura de lo de anoche. ¿Te parece que ocurrió de veras?». Con una de sus plácidas sonrisitas. Es como una clave secreta. Entonces él le dará una respuesta que eliminará todas las dudas.

Hasta cierto punto, los dos añorarán el ayer, aunque quizá la nostalgia actúe con más frecuencia sobre el corazón de él que sobre el de ella… e incluso le hará desear a veces, al Cangrejo, que fuera posible volver a vivir en el pasado. Si por lo menos existiera, en alguna parte, suspira él, una agencia de propiedades que vendiese casas en una calle de antaño, con todos sus recuerdos de entonces redivivos. La chica Cabra es suficientemente sensata como para comprender que el pasado siempre parece más bello en sueños de lo que lo fue en la realidad… de modo que tiene más interés en forjar un presente auténtico, que sea tal como el ayer sólo parece haber sido, mejorando mucho el pasado. Al fin y al cabo, el pasado no incluía su descubrimiento mutuo. Pero el presente sí, y ahora también lo incluirá el futuro. Cuando ella encarrile la vívida imaginación lunar de él del ayer al mañana, se desplazarán en la dirección espiral del Círculo, que abarca el alfa y el omega de la solución al enigma del amor.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

 

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

 

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

 

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Anuncios

4 Comments

  1. Bello blog …es como si estubiera mirando mi hisotria ..Gracias muy bonita la explicacion y sierta por lo menos para mi que soy Capricorniana y mi esposo que es Cancer .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.