Hombre CÁNCER Mujer ESCORPIÓN

Resultado de imagen para parejas arabes

Esta relación funciona mejor cuando la mujer es el Cangrejo y el hombre el Escorpión. Sin embargo, puesto que sbre estos enamorados influyen las vibraciones de la configuración de signos solares 5-9, su sexo no menoscabará seriamente sus posibilidades de lograr la armonía. El planeta regente de ella, Plutón, es más fuerte, y más activo, que la regente de él, la Luna, pero, por otra parte, la esencia del signo cardinal de él es más poderosa, en la interacción, que la esencia del signo fijo de ella. Cardinal tiene la connotación de conducir, mientras que fijo tiene la connotación de no seguir, y éste es uno de los problemas más importantes que se plantearán entre estas dos personas por lo demás bien sintonizadas. Lean las dos últimas oraciones varias veces, y entenderan cómo se resuelve, en última instancia, el susodicho problema. Hace falta meditar. Compartirán varias cualidades: la afabilidad, la lealtad, la vehemencia emocional y la gran imaginación. Juntos, pueden crear toda clase de elementos maravillosos: un amor poderoso, uno o más niños agraciados por las estrellas, o una gran carrera. La palabra clave es crear. Cáncer y Escorpión pueden convertirse en una tremenda fuerza regeneradora cuando combinan sus auras. Seguramente Sara y Abraham eran consortes Cáncer-Escorpión, y poco importan quién era el Cáncer y quién el Escorpión. Porque Sara concibió un hijo, engendrado por Abraham, surgido del fondo de su deseo mutuamente apasionado, mucho después de haber pasado lo que quienes se guían por el ilusorio calendario cronológico llamarían la «edad fértil» de ella y la «edad viril» de él. Para demostrar cuán ilusorios son estos términos, cuando nació su hijo cada uno de ellos tenía (literalmente) varios centenares de años, y esto sólo es un milagro para quienes actualmente tienen el cerebro o el alma lavado por las falacias de las compañías de seguros y otras entidades afines sobre el «lapso normal de vida».

«¿Hay algo imposible para el Señor?», le preguntaron a Abraham. No. Tampoco hay nada imposible para los hijos del Señor —(o de nuestros Co-Creadores) — los que fuimos hechos a su imagen y semejanza. Cáncer y Escorpión comparten con Capricornio y Tauro la tendencia a la longevidad. En realidad, todos los signos solares tienen un potencial de vida de quinientos a mil años, más o menos, en el mismo cuerpo carnal, sin un proceso de envejecimiento, pero estos signos solares específicos encabezan la marcha hacia el esclarecimiento. Los capricornianos demuestran la inversión de la edad, a medida que «envejecen» en el tiempo terrenal. Tauro nos demuestra cómo la serenidad y la paciencia reducen el desgaste del cuerpo, en razón de lo cual los Toros conservan su fuerza cuando ya hace mucho que la mayoría de los otros han capitulado. Cáncer exhibe la tenacidad necesaria, y Escorpión conoce, en un nivel aún inconsciente (que no tardará en ser consciente), los secretos alquímicos de la regeneración celular que hacen posible la longevidad. Naturalmente, si todos aprendieran —o cuando todos aprendan— el secreto de Abraham y Sara, este milagro parecería crear un problema demográfico, en razón de esas nuevas almas que nacerían, simultáneamente, como bebés. Existe una solución para este aparente problema matemático, pero es demasiado complicada para explorarla en este libro, así que deberé dejarla para otro posterior, en el que procuraremos abordar todas estas cuestiones más a fondo.

Como el Cangrejo y la chica Escorpión tienen más probabilidades que la mayoría de los habitantes del planeta de pasar una cantidad considerable de años en la Tierra, es una suerte que sean más compatibles y armoniosos que muchas otras parejas. Seguramente nunca se aburrirán el uno del otro durante los primeros siglos. Además de los vicios y virtudes que comparten, existen unos pocos rasgos que no comparten, y éstos serán, de cuando en cuando, factores de discordia. Él no posee la vehemencia emocional de ella, estimulada por Plutón, ni la casi compulsión de ella a reaccionar violentamente cuando la encolerizan, y esto puede convertirse en un problema peligroso para su dicha si un exceso de picaduras de la cola del Escorpión hace que el Cangrejo macho se recluya permanentemente en su duro caparazón. Hay otra diferencia, esparcida entre las fluidas analogías de carácter, que podría descalabrar su relación, a saber, la incapacidad de ella para comprender la exagerada cautela de él, su timidez ocasional… y su renuencia a dejar que la suerte guíe su destino. A la mujer Escorpión le resulta difícil entender su falta lunar de coraje cuando se presenta un desafío que exige una confrontación directa, tanto con los extraños como dentro de su relación personal. Ella deberá recordar que todos los Cangrejos dan uno o dos pasos hacia el costado o hacia atrás antes de arremeter de frente, lo cual les concede tiempo para sopesar cuidadosamente todas las posibilidades.

Por esto, él es un estratega más sagaz de lo que ella supone, tanto en lo material como en lo emocional. No obstante su feminidad y circunspección exteriores, esta chica no le teme a nada, ni en el Cielo ni en el Infierno (ni en la Tierra), a menos que su Sol haya sido seriamente menoscabado por planetas maléficos a la hora del nacimiento, y por consiguiente las vacilaciones de él la intrigarán y la inquietarán. Asimismo, la predisposición de ella a zambullirse en turbulencias emocionales y situaciones desconocidas que podrían ser peligrosas, lo asustará y preocupará a él. Muchas veces, una oleada de humor del Pájaro Loco disolverá rápidamente sus conflictos. No hay nada más sorprendente, ni refrescante, que el tránsito súbito del hombre Cáncer a la risa, después de una de sus etapas lúgubres, cautelosas, quisquillosas y coléricas. Ella, necesita de esta risa, porque con demasiada frecuencia la mujer Escorpión está tan profundamente abstraída con los misterios de la vida que no puede reírse despreocupadamente. El humor cura. Es un puente que salva el abismo de cualquier tipo de malentendido. Pero el humor tiene dos caras. La forma más rápida de destruir a un enemigo no consiste en recurrir a la agresión o la crueldad verbal, sino en emplear la burla sutil. El Cangrejo debe tener la precaución de no exagerar su sentido de la divina comedia de la vida hasta el punto de provocarla y hacerla sentir ridícula. La vanidad y la naturaleza básicamente seria de ella la hacen renuente a reírse de los chistes dirigidos contra su propia persona. Las burlas exageradas o una broma inoportuna pueden ofenderla. Y ya saben qué hacen los Escorpiones ofendidos: se toman el desquite. Cuando esta mujer esté realmente furiosa (cosa que no sucederá a menudo, gracias al control emocional que ha perfeccionado con grandes esfuerzos a lo largo de los años) su compañero Cáncer podrá considerarse afortunado de tener su caparazón de cangrejo bajo el que podrá refugiarse hasta que pase la tormenta, o hasta que el volcán deje de arrojar lava, según cuál sea la alegoría más apropiada.

El carácter de él tampoco es algo que se pueda tomar a la ligera. Cuando ofenden sus sentimientos tiernos, delicados, puede enfurruñarse, agredir o rezongar durante días, semanas, o meses, y en casos extremos durante años. Ni siquiera la poderosa fuerza del regente de ella. Plutón puede expulsar al Cangrejo de su caparazón protector cuando quiere permanecer allí, cultivando sus heridas y magulladuras emocionales. Muy bien, aquí viene. He estado esperando el momento de abordar el tema, lenta y cuidadosamente. Aunque la suya es la configuración de compatibilidad 5-9, generalmente armoniosa, entre ellos se levanta un COLOSAL peñasco que deberán circundar mansamente… o dinamitar desde el principio. Una palabra de siete letras. Interesante. Siete es el número de Neptuno, y Neptuno gobierna, entre otras cosas más positivas, el engaño. Pero me estoy dejando arrastrar a matices metafísicos (quizá no desprovistos de pertinencia). La palabra es «secreto». Tanto él como ella experimentan un placer perverso en guardar secretos… y ninguno de los dos soporta que le oculten un secreto. ¿Tienen clara la imagen? Reflexionen. Evidentemente, algo o alguien deberá ceder… más que un palmo. Quizá varios metros. Elevadlos a kilómetros, según cuáles sean sus signos lunares. Es cierto que compartirán más secretos entre ellos que con quienes estén fuera de su periferia personal. Sin embargo, habrá momentos en que el Cangrejo callará un secreto que ella arde en deseos de sonsacarle, y otros momentos en que su mujer se reservará un misterio que él tiene unas ganas locas de conocer. El Cáncer no puede conciliar el sueño, literalmente, si cree que alguien, sobre todo su pareja, le oculta un secreto, por insignificante que éste sea y, sinceramente, por poco que le incumba. En idénticas circunstancias. a la mujer Escorpión la consume la curiosidad. La diferencia consiste en que él revelará su ansiedad mordiéndose las uñas, enfurruñándose o haciendo chasquear las pinzas. Ella ocultará su deseo de saber detrás del frío aplomo y de la indiferencia superficial que cubren su torbellino interior, y le arrancará a él más secretos que los que él le arrancará a ella, porque la mujer Escorpión sabe emplear la técnica del interrogatorio sutil, taimado. hasta que su víctima desembucha el secreto involuntariamente. (Víctima es la palabra apropiada.)

Esto dejará frustrado al Cangrejo, que se jacta de su sagacidad para guardar las cosas en la boca, aunque no las tenga. ¿Qué consejo puedo darles, en mi condición de astróloga? Lamento tener que contestar que no se me ocurre ninguno. Podría decirles a estos dos que sean lo más veraces que puedan, el uno con el otro, pero no lo serán. De modo que sencillamente deberán reñir, y después se reconciliarán en la cama. No pretendí ser chistosa, porque este hombre y esta mujer han sido agraciados, sexualmente, con el don de lograr juntos una magnífica satisfacción física. Sus auras tienen colores complementarios: son armoniosas, y la luz aural que los rodea durante su acoplamiento casi siempre está matizada por los tonos irisados del amor… a menos que en sus cartas haya alguna estática Sol-Luna que genere algunos tintes lodosos. A los niños concebidos mediante las vibraciones de los signos solares 5-9, cuando el intercambio Sol-Luna también es favorable, se los llama apropiadamente «hijos del amor». Aunque este fenómeno puede ocurrir entre parejas de todos los signos solares, sucede más a menudo con las vibraciones 5-9. Cuando un hombre y una mujer se unen sexualmente, irradian una luz aural, y ésta atrae a las almas del plano astral que buscan una vía para nacer. La luz aural del amor capta en su corriente magnética a las almas más benévolas y evolucionadas, en tanto que el acoplamiento exclusivamente lascivo capta en el cauce natal a las almas menos evolucionadas o aún no sensibles. Como ambos tipos de alma deben entrar en la rueda natal del Karma para su esclarecimiento gradual y últimamente seguro, cada una a su tiempo, incluso el acoplamiento lascivo cumple un fin en el Plan Universal, aunque estas parejas tienen por supuesto la obligación eterna de esforzarse constantemente por sumar a la lascivia la ternura del auténtico amor. Generalmente el Cangrejo y el Escorpión no necesitan que les recuerden estas responsabilidades cósmicas.

Su armonía básica genera casi siempre una química sexual que es al mismo tiempo consciente y estimulante. Cáncer y Escorpión combinan instintivamente lo mental y lo emocional con lo físico, y ésta es la clave secreta de un éxtasis que nunca experimentan quienes separan el deseo sexual de los otros componentes de su personalidad, buscando sólo lo sensual. Las dimensiones adicionales de afecto y afinidad mental que Cáncer y Escorpión aportan al sexo, desembocan en un tipo de acto amoroso al que sólo acceden un porcentaje relativamente pequeño de parejas, en cualquier encarnación específica. Esto explica la poderosa atracción inicial entre dos enamorados de esta configuración de signos solares, el dolor corrosivo que sienten cuando se separan… y las muchas ocasiones que tienen de «volver a intentarlo» después de una pelea. La mujer Escorpión toma muy en serio, casi con fervor religioso, su compromiso de amar. Pero si descubre que no le retribuyen el amor, terminará por seguir a su corazón a otra parte, sin remordimientos. Que esto le sirva de advertencia al hombre que la valora. El hombre Cáncer tiene humores cambiantes; a menudo es remilgado y exigente. Necesita que aplaquen tiernamente sus frecuentes pesadillas inconscientes y conscientes para desplegar su personalidad afable y divertida. De lo contrario se volverá más gruñón y solitario, hasta que el lado agradable de su naturaleza y su imaginación bella y romántica, desaparezcan por completo, y él se aleje arrastrándose melancólicamente —de soslayo, por supuesto, como es propio del Cangrejo— rumbo a la casa de su madre, que siempre lo comprende. Tanto si ésta aún vive, como si ha muerto, sigue siendo la única mujer que alguna vez lo ha comprendido cabalmente. Bastará que se lo preguntes a él, cualquier día. Te contará todo lo que sabe de ella. Y si se trata de uno de esos Cangrejos muy infortunados que fueron adoptados, o que perdieron a la madre cuando eran muy pequeños, soñará con ella, e intuirá que ella lo habría comprendido. Cáncer alimenta una gran añoranza por su madre.

Los sueños de Cáncer, como las percepciones de Escorpión, son muy vulnerables, y necesitan que los protejan amablemente de la cruda realidad. Estos dos deben cuidarse mutuamente… pues dado que el auténtico amor es muy raro en estos tiempos, ningún otro tratará a la chica Águila con tanta veneración como su hombre Cáncer, y nadie más tratará los sueños de él tan tiernamente como su dama Escorpión… excepto su propia madre. Ésta aprueba su unión. Crean: la aprueba… y desde donde esté en la Tierra, ya sea en el otro extremo del continente o en la acera de enfrente, o desde el Cielo… le envía a la compañera Escorpión de su hijo su simpatía secreta. El manso Cangrejo perdonará a su mujer Escorpión engañosamente apacible, más que cualquier otro hombre, sus circunstanciales accesos de cólera borrascosa y sus palabras hirientes o sus actos vengativos, porque en su infancia aprendió una lección que no ha olvidado nunca. Él sabe que la antítesis del amor no es el odio… la antítesis del amor es la indiferencia. Lo que recibirá de su mujer regida por Plutón podrá ser cualquier cosa menos indiferencia. Claro que ella es capaz de desentenderse por completo de aquellos por los que siente desprecio, como si no existieran. Y para ella, no existen. Sin embargo. cuando se trata del hombre al que alguna vez se entregó, al que alguna vez amó —cualquiera que sea el lapso transcurrido desde entonces: años, o un día— ella pierde este poder que le ha conferido Plutón. Y éste es un secreto que guarda muy bien. Poco importa la máscara de hielo que ella usa para disfrazar el dolor o el tormento de su decisión. Sus pasiones pueden saltar del amor al odio, y viceversa… pero la indiferencia respecto del hombre que la ha poseído totalmente es una emoción que esta dama nunca conseguirá manipular. Y éste es el punto de partida para el hombre lunar.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja o del amor en tu vida, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Sinastría de Almas

La Sinastría de Almas: esta nueva Sinastría incluye todos los asteroides del amor que la hacen más profunda y completa. Valentin (447) Adorea (268) Niño (4580) Juno (3) Alma (390) Karma (3811) Amor (1221) Unión (1585) Destino (6583) Compañero (8490) Caballero (29391) Cupido (763) Lujuria (4386) y más. También analizamos si se trata de relaciones de almas o llamas gemelas o afines como Eros y Psique, Orfeo y Eurídice, Zeus y Hera. O se trata de relaciones tóxicas o kármicas a través de Nessus y Deyanira, Plutón y Perséfone, Eco y Narciso, Asmodeo y Lilith como las parejas mitológicas. Esta es una gran oportunidad para que conozcas las fortalezas y debilidades de tu relación y saber si se trata de un vínculo predestinado.

$75.00

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .