La relación CÁNCER-SAGITARIO

Cáncer es extremadamente sensible. ¡Oh!, muy, muy sensible. Con una aguda conciencia de la connotación más sutil,  de todos los matices de cada comentario y excepcionalmente vulnerable al agravio.  Y aquí tenemos al Arquero, alegre y entusiasta, esencialmente bondadoso, pero a veces brutalmente  franco y dueño apenas de una pizca de tacto. Digamos media pizca.  ¿Qué sucede cuando un Cáncer hipersensible y cauteloso anda a los tumbos con un Sagitario  despreocupado e informal, cuya especialidad consiste en disparar flechas cargadas de verdades que duelen,  aunque sea involuntariamente? En realidad, todo depende de las fases de la Luna. Como a Cáncer lo rigen las  vibraciones cambiantes de la Luna, el Cangrejo puede reaccionar de diversas maneras ante los «hondazos y  flechas de inicua fortuna» (y ante los inicuos comentarios del Arquero). Contraatacando con un chasquido de  pinzas, o pellizcando fuertemente (los Cangrejos tienen pinzas filosas). Quizás arrastrándose dentro del duro  caparazón de cangrejo para ocultarse y enfurruñarse, temblando como un cuenco de gelatina frente a  semejante indignidad. O quedándose sencillamente donde está sentado, hondamente herido, derramando  lágrimas titilantes.

El Cangrejo desconsolado, desanimado, sumido en una tenebrosa melancolía por el trato cruel que  dispensó a sus sentimientos una persona desconsiderada, es uno de los espectáculos más tristes de la tierra o el  mar. Realmente abruma el alma ver a una de estas criaturas divertidas y versátiles reducida a sollozos. Incluso  cuando intentan ocultar valerosamente su dolor, sus papadas se estremecen patéticamente y sus ojos mansos  te miran con tanto reproche que sienten deseos de llorar.  Ésta es a menudo la reacción del Arquero que acaba de descubrir que ha dicho o hecho involuntariamente  algo que le produjo a un amigo, socio, pariente, amante o consorte Cáncer la atroz angustia lunar del rechazo.  Instantáneamente contrito por haber infligido semejante daño con un discurso descuidado, el Arquero  intentará mitigar con palabras «reconfortantes» la herida que abrió. Por ejemplo: «Caray, lamento haberte ofendido diciendo que eres tonto. No llores. Así que no eres un coloso intelectual. Hay muchas cosas más  importantes que ser inteligente. ¿Esto te consuela?»  Aunque parezca extraño, a menudo los sagaces Cangrejos comprenderán finalmente que es inútil tratar de  hacer entender a los Arqueros su falta de tacto, y el episodio les parecerá divertido y se echarán a reír  histéricamente. En realidad, muchas veces la asociación estrecha con el Arquero es, a la larga, beneficiosa  para Cáncer. Quizá sea dolorosa durante un tiempo, pero es posible que al fin los Cangrejos aprendan la  valiosa lección de que no deben ser tan sensibles. Como todo es relativo, otra ventaja consiste en que, después  de tratar con un Sagitario, al Cangrejo le parecerá que los circunstanciales comentarios desconsiderados de  todos sus otros conocidos son, por comparación, fragantes rosas de halago, y así la vida se le hará más  llevadera.

Es más o menos lo que te ocurre cuando has estado llorando por un dolor de muelas, y de pronto te  fracturas una pierna. Olvidas por completo la muela palpitante. O cuando has estado rezongando y quejándote  por una pequeña picadura de abeja en la nariz, y aparece un Sagitario que te asesta un golpe en el coco con una estaca verbal. Lo único cortés es agradecerle al Sagitario que te haya curado para siempre de gimotear por  una picadura de abeja, ¿correcto? Correcto. Unas pocas puntadas, y tu cabeza (o tu confianza en ti mismo)  quedará como nueva. Ahora los Arqueros estarán haciendo ademanes de asentimiento, convencidos de que todas estas observaciones son muy lógicas y filosóficas. Incluso es posible que algunos estén diciendo: «¡Es  verdad! No hay mal que por bien no venga». (Los Sagitario son tan aficionados como los Libra a este  aforismo panglosiano.) Realmente no siempre es fácil imaginar a un Sagitario como un portador de bienes  cuando te apunta la flecha de Júpiter directamente al talón de Aquiles, pero la verdad es que los Arqueros son  optimistas. Casi tanto como los Libra, aunque con una pizca adicional de escepticismo.  Hay momentos en que la sensibilidad y la comprensión de Cáncer, combinadas con la llana franqueza de  Sagitario, pueden producir una amalgama favorable de cualidades, que desemboca en un pensamiento muy  lúcido, tanto si se fusionan mediante la asociación entre un Cangrejo y un Arquero individuales, como si se  combinan dentro de una misma persona.

Durante esta asociación de la configuración de signos solares 6-8, el Cangrejo y el Arquero reñirán por el  tema del dinero, pues éste siempre quema los bolsillos de Sagitario. Y casi nunca quema los de Cáncer. Es  más posible que a los de este último les reviente las costuras, por su peso, porque a los Cangrejos les gusta acumular grandes cantidades de metálico, y prefieren conservarlo constantemente lo más cerca posible de sus  personas. Sus peleas serán frecuentes en el área de las finanzas, pero es probable que puedan llegar a algún  tipo de compromiso, mediante un acuerdo amistoso. A juicio de la astrología, lo mejor será que Cáncer insista  en zurcir y coser maternal (o paternalmente) los agujeros que las quemaduras producidas por el dinero abren  en los bolsillos de Sagitario (al mismo tiempo que le enseñan al Arquero, afablemente, a ser más ahorrativo),  y que Sagitario se ofrezca gentilmente para hacerse cargo de una parte del dinero del Cangrejo con el fin de invertirlo, evitando así que revienten las costuras de sus bolsillos. Los Arqueros tienen una suerte prodigiosa  en áreas tales como la de los juegos de azar y la Bolsa (el mayor de los juegos de azar). Esto producirá  beneficios por partida doble: Cáncer aprenderá a ser más generoso y dadivoso, y los Cangrejos también se  sentirán halagados cuando descubran gradualmente que Sagitario tiene un método para duplicar rápidamente  su capital conjunto… a veces, claro está. Cualquiera puede tener una mala racha, y en esas raras ocasiones  (dado que el Sagitario típico está tan agraciado por la suerte de Júpiter que no sufrirá grandes pérdidas  reiteradamente) el Cangrejo debe abstenerse de encolerizarse, enfurruñarse y regañar. De lo contrario, el  Arquero se irá en un santiamén, después de disparar los dardos de algunos comentarios pertinentes sobre la  tacañería, y de comprometerse a no hacer más favores a desagradecidos (o desagradecidas), lo cual provocará  el llanto del Cáncer.

El hombre o la mujer Cáncer será inevitablemente (aunque desde un segundo plano) el sutil conductor de  esta asociación 6-8 entre dos personas tan distintas entre sí. Porque el Cangrejo es cardinal y el Sagitario es  mutable. La persona cardinal está secretamente resuelta a mandar, y aborrece francamente el tener que recibir  órdenes de los demás. Esto puede generar algunas dificultades, porque aunque el Sagitario mutable no tiene  especial interés en convertirse en líder (los Arqueros prefieren galopar de un lado a otro comunicando ideas),  lo cierto es que al Sagitario también le disgusta activa (y abiertamente) recibir órdenes. Es posible que el  extremo humano del Centauro dualista de Sagitario se resigne alegre y filosóficamente, pero el extremo equino  lanzará abundantes coces, y se encabritará de cuando en cuando. Ya saben que Sagitario es mitad equino y  mitad humano, tanto simbólica como literalmente. Este es uno de los signos solares dobles y duales. Aunque  el extremo humano es muy espabilado, y a menudo es extraordinariamente estudioso e intelectual y sustenta  una filosofía optimista, el extremo equino (que es el posterior) es igualmente terco, contradictor,  imprevisible… y asombrosamente veloz para eludir los problemas. También es propenso a cocear  peligrosamente cuando amenazan su libertad.

Como los Cangrejos no pueden controlar realmente su espíritu posesivo innato (que, correctamente  usado, puede convertirse en la cálida y reconfortante virtud del comportamiento protector solícito), deberán  proceder con cautela para no reprimir involuntariamente la libertad de los Arqueros, que la necesitan en  grandes dosis para expresar su personalidad. Por supuesto, los Cangrejos son cautelosos por instinto, de modo  que bastará que desplieguen parte de la cautela natural de su signo solar y la traduzcan en la precaución de no  sofocar la libertad de expresión y de acción de Sagitario. Si Cáncer consigue poner en práctica esta estrategia,  y si los Arqueros se acostumbran a contar aunque sólo sea periódicamente hasta diez o veinte antes de meter  la pata (y de machacar los delicados sentimientos del Cangrejo con comentarios contundentes) estos dos  podrán pasarlo bastante bien en su mutua compañía.  De alguna manera, Sagitario terminará ayudando a Cáncer, con una actitud servicial, porque los Arqueros  intuyen en los Cangrejos regidos por la Luna un misterio que están ansiosos por resolver. Como la curiosidad  de Sagitario es acuciante, siempre habrá algo que lo tendrá fascinado, y despertará su interés en rondar por la  playa de Cáncer, bajo la Luna llena, observando el flujo y reflujo de la marea… entre una y otra carrera por la  pista cuando el Centauro se impaciente y necesite pasar un rato solo corriendo contra el viento, al que casi  siempre le ganará por el hocico. Y esto fascina al Cangrejo.  A Sagitario —que está dotado del buen humor benigno y benévolo de Júpiter— le encanta hacer  picardías a los demás, pero es posible que a veces Cáncer no capte su intención. Entonces el Arquero le dará  al Cangrejo un ligero codazo… y al fin la criatura lunar se reirá hasta llorar. No sólo por la naturaleza de la  broma. Sino porque a Cáncer lo conmueven hondamente la ingenuidad y el idealismo del valeroso y optimista  Sagitario, que a cada rato cae torpemente y después se levanta con una sonrisa radiante… para repetir la  tentativa de llegar al círculo del ganador.

Aquellas veces que Júpiter autorice al Centauro a conquistar la  victoria, el Arquero feliz y generoso probablemente vuelva trotando a la costa, y ofrecerá compartir la mitad  de su buena fortuna con el amigo o pariente Cáncer, llenando nuevamente los bolsillos del Cangrejo con  júbilo infantil. Júpiter rige lo desmesurado, lo expansivo, y a veces sólo el Cangrejo sabe realmente cuán  grande puede ser el corazón de Júpiter. Algún día, de alguna manera, Sagitario le enseñará a Cáncer las  maravillosas recompensas de la generosidad, y guiará a los Cangrejos interiormente tímidos, temerosos, hacia  la religión Sagitaria de la verdad. Entonces no habrá más penas ni suspiros… «porque Dios enjugará todas las  lágrimas de sus ojos». ¿Cómo podrían llorar cuando están riendo de la última torpeza enternecedora del valeroso Arquero?

Adaptación de Linda Goodman

Si quieres un análisis detallado de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

 

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

 

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

 

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

Anuncios

2 Comments

  1. Me encanto. Despues de tropezar más de una vez .he caído rendida a un hermoso cangrejo tan bello tan bello .que he olvidado mis torpezas .pienso cuento hasta mil antes de hacerlo sentir mal .sólo hermosas expresiones salen de mi corazon

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.