Mujer CÁNCER Hombre CÁNCER

Cuando una chica Cangrejo y un chico Cangrejo se sienten tentados a espiar fuera de sus caparazones protectores durante el tiempo necesario para enamorarse, generalmente querrán casarse, porque la seguridad emocional es muy importante para ellos. Es posible que algunos intenten tolerar durante un tiempo un acuerdo de convivencia informal, pero será por un lapso muy breve. Estos dos prefieren —y necesitan— realmente el calor y la protección de una relación aprobada por la sociedad y consolidada por la ley. Es muy dudoso que un Cáncer se sienta cómodo durante mucho tiempo bajo el peso psicológico de una unión ilícita. (¿Qué pensaría mamá?) Sólo esos raros y solitarios hijos de la Luna que han sido irremisiblemente apartados del vínculo parental, por una razón u otra, conseguirán adaptarse con éxito al amor sin matrimonio, e incluso ellos agacharán la cabeza al cruzarse con los vecinos. La promiscuidad despreocupada de la revolución sexual de la era de Acuario ha pasado de largo junto al hombre y la mujer Cáncer medios y típicos. La tradición y la naturaleza sacrosanta de la vida hogareña están tan profundamente implantadas en el inconsciente lunar, que no se las puede desechar sin una gran turbación espiritual, y no hagan caso de lo que diga al respecto algún petulante pájaro loco Cáncer, conocido de ustedes, que intenta parecer «actualizado». Escuchen a las estrellas. Son más viejas y sabias.

Una vez que la configuración de signos solares 1-1 de Cáncer-Cáncer está plantada y florece en el chico y la chica Cangrejos que se han convertido en «una carne», éstos seguramente descubrirán muchas cosas para hacer juntos, fundadas sobre los intereses que tienen en común. Por ejemplo, hojear los álbumes de fotos familiares, riendo de sus respectivas imágenes infantiles; coleccionar sellos y monedas antiguos; llorar el uno sobre el hombro reconfortante del otro; viajar; intercambiar sueños y pesadillas; leer o escribir poesías; cantar o escuchar música; corretear por la playa recogiendo los maderos que ha traído la marea; practicar buceo; elevar deseos a la Luna nueva y compartir la locura lunar bajo la luna llena. Ella puede cocinar para él y él puede ganar dinero para ella. Puesto que Cáncer es un signo femenino, y puesto que el carisma lunar de los Cangrejos tanto varones como hembras es como es, él puede cocinar para ella, y ella puede ganar dinero para él. Lo uno o lo otro. A todos los hombres Cáncer les gusta la buena mesa, y la mayoría de ellos son excelentes cocineros. A todas las mujeres Cáncer les gustan los ingresos suplementarios, y la mayoría de ellas son expertas en ganarlos. Y viceversa, cuando se trata de un chico y una chica Cangrejos. Las crisis emocionales de llanto (y los períodos de enfurruñamiento) ocuparán el primer lugar en la lista de las posibles áreas de conflicto, y convertirán los kleenex en un componente importante del presupuesto.

Ambos moquean, sollozan y lloran mucho: durante las películas tristes, por las desconsideraciones reales o imaginarias del cónyuge, por su infancia perdida, y a veces sin ninguna razón, como no sea porque sus emociones sufren altibajos sincronizados con las fases de la Luna. Como he dicho, los alimentos seguirán en orden de importancia, y habrá acuerdos dichosos o altercados lacrimosos respecto del restaurante al que irán a cenar (durante el noviazgo) o de la forma de cocinar y servir la comida en casa (después de la luna de miel). Aquellos raros Cangrejos que se despreocupan informalmente de los alimentos —del dónde, el cuándo y el cómo comer— tienen la Luna o el ascendente en Géminis, Acuario, Sagitario o Aries, o fueron seguramente adoptados, y les mintieron acerca de la fecha precisa de su nacimiento. Los manjares fabulosos —y abundantes— son un derecho natural de Cáncer. Al Cangrejo típico lo conmueve pensar que alguien pasa hambre, y lo aterroriza literalmente pensar que él mismo puede pasar hambre. Ambas posibilidades hacen asomar lágrimas a sus ojos. Algunos de los hombres y mujeres más sinceros y sensibles entre aquellos que experimentan profundos anhelos de ayudar a las masas hambrientas (sobre todo a los niños) de los países pobres, son Cáncer (también lo son algunos de los compradores más frecuentes de balanzas para el cuarto de baño, aunque comparten este último privilegio con muchos Tauro y Libra).

Después de las pataletas emocionales y los ajetreos por la comida, vienen los hijos: la formación de una familia. Si uno de ellos tiene posiciones planetarias natales que indican aversión a la prole, el otro se resentirá y se enfurruñará. Si los dos anhelan tener querubines, encontrarán justificativos para sus avenencias y desavenencias cuando los polluelos estén en condiciones de abandonar el nido. Algunas madres Cáncer opinan que el «nene» no tiene edad suficiente para salir con una chica o para vivir solo en su propio apartamento hasta que cumple treinta o treinta y cinco años. Algunos padres (y madres) piensan que su hija no debe casarse hasta que aparezca un pretendiente en ciernes sano, rico y sabio, que la venere como si fuese una perla rara de perfecta feminidad, que tenga una reputación intachable… y que gane mucho dinero al año. El lugar siguiente en la lista de factores que encierran un potencial de armonía y tensión entre dos Cangrejos enamorados, lo ocupa el dinero. En realidad, el dinero ocupa el primer lugar en el orden de prioridades de Cáncer, pero a veces la ofuscación del romance determina que al principio esta pareja se oculte recíprocamente sus traumas económicos, por considerar que implican upa intromisión impropia y discordante en la sinfonía del amor. Tienen razón. Es así. Sin embargo, será mejor que afronten desde el principio este conflicto. Cuentas bancarias independientes. Esto es lo que yo aconsejaría, categóricamente. Cuentas bancarias independientes, y también independientes las cuentas de ahorros, las carteras de acciones, las colecciones de sellos y las cuentas de gastos. Así cada uno podrá acumular tantos billetes verdes como se le antoje, y podrá practicar en secreto, sin que el otro lo sepa, la poca o mucha tacañería o generosidad que le inculcaron sus experiencias infantiles. Cáncer es hipersensible, y respecto del dinero más que respecto de cualquier otra cosa. Quizá sea inútil pretender que oculten sus finanzas individuales, porque estos dos son igualmente expertos en guardar secretos y en sonsacárselos el uno al otro.

Por último, pero ciertamente no porque sea menos importante, tenemos el área del sexo. Ojalá intenten comprender las peculiaridades de su símbolo astrológico común, el Cangrejo. Como he señalado antes, todos los cangrejos de la Naturaleza, machos y hembras, tienen el hábito de alcanzar el objetivo deseado desplazándose primeramente hacia atrás o de costado, con aparente indiferencia, para después arremeter súbitamente hacia adelante. Si ambos se fijan en la memoria esta tendencia intrínseca, ella será menos proclive a deshacerse en lágrimas de rechazo y abandono cuando él le anuncie despreocupadamente una noche que se irá a dormir en el sofá para presenciar el eclipse de Luna desde el ventanal de la sala. En cambio sonreirá para sus adentros, segura de que el verdadero propósito de él consiste en seguirla muy pronto a la cama, excitado por sus anhelos lunares después de que ella le haya dado un beso de despedida en el sofá, dejando una estela de perfume y luciendo el camisón favorito de él. Y él será menos propenso a sufrir un impasse impotente de temores masculinos cuando en su aniversario ella le vuelva fríamente la espalda y murmure: «Buenas noches, cariño, no te olvides de poner el despertador en hora», después de haberlo invitado durante toda la tarde, con la mirada, a practicar una emocionante repetición de su noche de bodas. En cambio, él podrá sonreír y esperar que ella le transmita sus verdaderos deseos, para lo cual deslizará lentamente sus pies fríos hasta tocar los pies calientes de él, o utilizará alguna sutileza análoga.

Ambos son propensos a jugar a las adivinanzas sexuales, ocultando su pasión porque tienen miedo de ser rechazados o de descubrir que la necesidad de unión no es recíproca, y por eso a menudo, cada uno se vale de artimañas para que sea el otro quien tome la iniciativa. Si se exceptúa este hábito de jugar al escondite por la noche, encontrarán una rara satisfacción en las manifestaciones físicas de su amor. Ninguno de ellos busca, ni desea afrontar, una pasión sexual exigente. Aunque ambos son inmensamente receptivos a la sensualidad, y capaces de responder profundamente a ella, en el acto amoroso necesitan más afecto que erotismo. El Cangrejo varón o hembra puede sentirse abrumado si su pareja no crea el clima apropiado para el sexo, con zalamerias preliminares y tiernas caricias, o si, peor aún, omite ratificar afectuosamente su cariño, después de la consumación. El romance es una parte integral de la excitación y la sofisticación sexuales de Cáncer. El chico o la chica Cangrejo que no se sienta amado durante el día, reaccionará violentamente contra los escarceos nocturnos de su pareja, y después se replegará dentro de un caparazón solitario de frigidez, con la esperanza de que lo induzcan a salir y a reencontrarse con el deseo mediante frecuentes disculpas y palabras tranquilizadoras. Es posible que cuando estos dos se encuentren por primera vez, sus reacciones sexuales iniciales estén teñidas por la timidez y la cautela. Entonces, súbitamente, bajo la luna llena, que puede obrar sobre Cáncer como un extraño afrodisíaco místico, avanzarán (como el cangrejo simbólico de la naturaleza) para hacer lo que se les ocurre espontáneamente, y la suerte decidirá quién seduce a quién. La poesía y la música nunca dejan de acelerar las pulsaciones sexuales de los amantes Cáncer, pero a éstos les resultará difícil, si no imposible, expresar su amor cuando estén preocupados por asuntos económicos. Una racha de pobreza puede interrumpir temporalmente sus vidas sexuales, y el hecho de no sentirse estimados también puede enfriar considerablemente su pasión.

Cuando su relación física decae, no necesitan concurrir a una clínica de terapia sexual ni consumir una bolsita de galletas de ginseng. Lo que necesitan es mucho dinero, mucho afecto, mucha comprensión… Generalmente, este hombre y esta mujer serán fieles. La infidelidad es rara entre los Cáncer. Si se produjera, es más probable que el espíritu posesivo lunar genere una tenaz determinación de esperar la salida del rival y no un despliegue de celos. La reserva es una característica que deberán reprimir en el comienzo de su relación. Aunque a los Cangrejos de uno y otro sexo les gusta guardar secretos, a ninguno de los dos le agrada que le oculten secretos a él, o a ella. Si se esfuerzan por ser más francos y expansivos, menos sutiles y esquivos, se evitarán muchos disgustos. Es posible que él piense que ella le oculta un amante, cuando en realidad está tan callada y preocupada porque su madre no le contestó la última carta, o porque él no elogió su comida, y ni siquiera se fijó en su nuevo camisón. Y es posible que ella sospeche que él se va con otra mujer, cuando su verdadero secreto consiste en que está preocupado porque no sabe si podrá pagar la próxima cuota del auto, o porque ella olvidó decirle «gracias por amarme» durante tres semanas íntegras a la hora de despertar. En cualquiera de estos casos, una confesión sincera volverá a ponerlo todo en su lugar, y trocará las lágrimas en risas… porque ambos poseen la virtud salvadora del humor, que también es el antídoto más seguro y eficaz cuando se toman a sí mismos demasiado en serio.

Más que en el caso de cualesquiera otros amantes de la configuración de signos solares 1-1, el grado de compatibilidad entre la doncella lunar y su manso Cangrejo dependerá de sus signos lunares individuales, y del aspecto formado entre sus lunas natales. Si éste es armonioso, su compenetración superará con creces su acritud. Si no lo es, este hombre y esta mujer tendrán muchas probabilidades de enriquecerse juntos… y también es probable que se traten recíprocamente con mucha más ternura y cariño que los que cualquiera de ellos podría encontrar o recibir en compañía de otra persona. Es posible que se agredan bajo la luna menguante, pero cuando ésta crezca, los dos navegarán por un mar de imaginación hasta un mundo encantador de azulado delirio y plateado hechizo, ligeramente perfumado con talco para bebés. La luz de la Luna les sienta… a ambos.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más sobre tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar tu Sinastría personaliza o hacer una consulta especial del amor.

Amada Astral

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: