Hombre GÉMINIS Mujer ACUARIO

Resultado de imagen para ian somerhalder y su esposa

Hay muchas razones por las que es seguro que estos dos se prestarán recíproca atención en una multitud, pero la principal consiste en que ambos oyen un tenue acorde musical. La chica Acuario ha pensado siempre que nadie la comprende de veras. La mayoría de las personas la juzgan equivocadamente, suponen que juega sólo con la mitad del mazo de cartas, que tiene una imaginación alucinada y desbordante, que es una florecilla loca que ha nacido varios siglos antes de su tiempo. Todos menos él. El hombre Géminis ha pensado siempre que nadie lo comprende de veras. La mayoría de las personas lo juzgan equivocadamente, suponen que no es de fiar, que unas veces es demasiado locuaz, que otras veces es demasiado caprichoso, inmaduro… y totalmente irresponsable. Todos menos ella. La primera toma de conciencia de la afinidad que existe entre Géminis y Acuario siempre me recuerda el encuentro entre el Principito de Saint-Exupéry y el piloto. En su infancia, el piloto había dibujado una boa constrictor que se había tragado un elefante y que, infortunadamente, parecía un sombrero. Durante toda su vida, cualquiera que fuese la persona a la que mostraba su dibujo, nadie reconocía a la boa constrictor que se ha tragado un elefante. Te pedí que me dibujes una oveja». Éste es el ligero acorde musical al que me refiero. Sin una sola explicación… ¡alguien sabe! Sólo la música, y nunca las simples palabras, puede describir la fuente de pura alegría que brota en el alma cuando, después de muchos años de búsqueda inútil y solitaria, uno encuentra a otro ser que reconoce y comprende realmente (no aproximadamente, sino realmente) todos los anhelos secretos y tentativas de comunicarse que los demás han ridiculizado o ignorado anteriormente. Más adelante, este primer ligero acorde de la música de las esferas, aunque bello y largamente esperado, contiene una o dos notas desafinadas, intercaladas en la sinfonía de amor entre Géminis y Acuario.

Pero éste no es más que un pequeño lastre cuando se lo compara con los ritmos fracturados y las melodías discordantes que ambos debieron soportar hasta que por fin se encontraron el uno al otro. Aunque ninguna relación es perfecta, una configuración de signos solares 5-9 a menudo está más próxima a serlo que la mayoría de las otras. Si los aspectos Sol-Luna entre ellos están en conjunción, en sextil o en trígono, pueden alcanzar una rara armonía en el vivir y en el amar. Incluso sin la ayuda planetaria, son más compatibles que muchos otros, y generalmente seguirán siendo amigos, perdure o no el romance. Los signos solares que están en aspecto trígono se complementan en condiciones que sólo las personas implicadas pueden valorar. Pero una de ellas siempre se adelanta a la otra en la rueda zodiacal, en el nivel del alma, en las lecciones kármicas. En este caso, la mujer Acuario es un poco más sabia, en un sentido inconsciente, espiritual, que el hombre Géminis al que ama. De modo que le tocará a ella ser más generosa y tolerante. La tolerancia les surge espontáneamente a la mayoría de los Acuario, que son básicamente desprejuiciados y que conocen bien el significado de la frase: «Ayuda a cruzar al bote de tu hermano y, ¡regocíjate!, el tuyo propio llegará a la orilla». Urano les inculca el humanitarismo a los Aguadores, y le infunde a la mujer Acuario un espíritu fraternal. Es posible que ella tenga demasiados amigos, demasiados, por lo menos, para los hombres nacidos bajo otros signos solares.

Tal vez el hombre Géminis no encuentre tiempo para indignarse contra los extraños pájaros que ella congrega en torno de sí, porque está demasiado ocupado con su propia actividad gregaria. Sólo unos pocos geminianos, con graves desavenencias planetarias en su horóscopo natal, son misántropos. En el hogar del Aguador y el pájaro de Mercurio raramente reina la paz. Si ambos son representantes típicos de sus signos solares, la casa estará más a menudo llena que vacía. Estos dos cometerán muchos errores mientras intentan amarse en la opulencia y la indigencia, para bien o para mal. Pero serán errores interesantes, casi nunca aburridos. Es posible que él cometa el error de presumir que ella tolerará sus pequeñas mentiras inocentes. Ella se indignará cuando él manipule la verdad o la distorsione. Las mujeres Acuario suelen aducir que son veraces e intachables en todo sentido. Viven su vida y nunca mienten, tanto si la sociedad las aprueba como si las censura. Pero el hombre Géminis es lo suficientemente sagaz y astuto como para analizar la forma peculiar de deshonestidad que practica ella, y que consiste en perpetrar pecados de omisión. Ella dice la verdad, es cierto… pero a veces sólo parte de ella, sólo lo que desea revelar, y se reserva la verdad íntegra, sin jugar jamás todas sus cartas al mismo tiempo.

Cuando él la acusa de proceder así, ella se muestra sorprendida y ofendida. Es posible que él le recuerde que tiene otras técnicas para no ser totalmente veraz, a saber, una manera de expresar sus auténticos sentimientos con una fraseología que casi nadie podría interpretar correctamente. El juego de sinceridad que se desarrolla entre Géminis y Acuario es complicado, y quizás ellos son los únicos que pueden desatar los nudos. A veces lo hacen. A veces, no. Nunca cesan de intentarlo. Ambos disfrutan de los juegos mentales y son detectives aficionados, instintivamente alertas a todos los matices. Este talento es obvio en Géminis y está más encubierto en Acuario, bajo la máscara superficial de inocencia atónita y de distanciamiento. El error que ella podría cometer consistiría en esperar que lo que él dice tenga el significado exacto que le corresponde. Géminis utiliza las palabras como si fueran bendiciones para cautivar, estimular, persuadir y engatusar, y a veces como si fueran armas para mofarse, provocar y lastimar. Pronuncia discursos que la magnetizan y cautivan su atención, y que después la hechizan… o puede destrozarle el corazón con su variante mercurial de sarcasmos cáusticos y comentarios cortantes. Casi siempre es un error llorar delante de un hombre Géminis. Él no soporta las lágrimas. Las escenas emocionales vehementes lo asustan como a un niño. Y entonces reacciona a menudo con las que parecen ser palabras frías y desconsideradas, que usa nuevamente como armas, esta vez para protegerse del dolor que acompaña a la compasión.

Este hombre no quiere sufrir, si puede evitarlo. El arte de la sátira lo inventó Géminis, que entreteje oraciones con las palabras de la misma manera en que el prestidigitador enhebra cuentas multicolores, extrae otro conejo de su chistera, y otro pañuelo flotante de su manga en el último momento, arrancándole al público un suspiro y una exclamación de asombro. Hoy es feliz, mañana es desdichado, y al día siguiente se muestra jovial y exuberante. Sus emociones son genuinas, auténticas. Lo que sucede es que no duran. Generalmente la chica Acuario puede tolerar sus humores cambiantes mejor que las demás mujeres, por una excelente razón. La mitad del tiempo apenas lo nota. No nota nada. ¿Ven esa expresión nebulosa, brumosa, distante, de sus ojos? La ha adquirido navegando allí lejos entre las nubes en su propia longitud de onda, en algún tramo del futuro, momentáneamente desconectada de la Tierra y los terráqueos, incluyendo los estados de ánimo gemelos de él. Él puede pasar de la desesperación suicida a la serenidad antes de que ella tome conciencia de lo que ocurre.

En su juventud, la chica Acuario rodea a su amante de ensueño con un halo centelleante de imposible belleza teñida con todas las gamas del arco iris, halo éste que jamás podría acomodarse a la cabeza y los hombros del hombre promedio, con la cantidad corriente de taras y defectos de carácter. Pero ella aprende a ocultar su propia vulnerabilidad bajo el disfraz de una fría, desapegada y amistosa actitud de «seamos buenos camaradas», mientras se conforma con algo menos, sin dejar de acariciar en secreto, constantemente, las ilusiones sentimentales de su juventud. Por tanto, cuanto mayor sea ella cuando conozca a Géminis, tanto menos peligro correrá de que éste la hiera con la ligereza de su comportamiento respecto del amor. El de ella puede competir en ligereza con el de él… ahora. Casi todos los Acuario tienen esta extraña distorsión. Si se casan más de una vez, generalmente el matrimonio definitivo se concertará en una etapa avanzada de la vida, cuando encuentren a alguien que necesite la sabiduría de Urano. Entonces ella transformará a este hombre en el amante astral de su adolescencia, y finalmente materializará dentro de los límites de lo posible su ideal primitivo de combinar el amor con la amistad. El último amante podría ser un Géminis, que también desea combinar el amor y la amistad y que es tan proclive como ella a confundir los dos sentimientos.

Juntos, pueden demostrarse mutuamente la falsedad de las acusaciones formuladas por ex amantes que los han tildado de fríos. Géminis y Acuario tienden a dar sólo tanto como se necesita y se espera y pocas veces reclaman más de lo que se da, y por tanto logran a menudo un equilibrio feliz en la unión sexual. A menos que uno de ellos, o ambos, tengan a Venus o Marte en muy mala posición en la carta natal, obtendrán en su unión física una mayor satisfacción sexual que la experimentada anteriormente con ex amantes… probablemente que la que podrán experimentar en el futuro con otros nuevos. Por supuesto. «probablemente» no es seguramente, pero encierra una promesa más firme que «posiblemente». ¿No se dieron cuenta de que cuando eran niños, y pedían ir al circo, si un adulto decía que «posiblemente» podrías ir, se les caía el alma a los pies, y si decía que «probablemente» podrías ir, el alma se les levantaba un poco, y si decía que «seguramente» podrías ir el alma volvía a su lugar, y su corazón palpitaba frenéticamente de júbilo y gratitud y emoción?

Tanto Géminis como Acuario son más propensos a la pasión del alma que a la de los sentidos, y comunican su amor por medios emocionales más intrincados que la simple entrega física a la sensación. Casi siempre, cuando se produce una ruptura en su relación, estos dos pueden mantenerse casi tan compenetrados y encontrar casi tanta afinidad mutua como al principio. Cuando Géminis y Acuario se sienten heridos, los dos se refugian en una amistad segura, protectora, desprovista de exigencias emocionales. La amistad es algo maravilloso, pero a veces Géminis y Acuario sacrificarán el amor por ella, porque el amor exige más fe y más confianza que una relación entre camaradas. Entre este hombre y esta mujer existe un marcado misticismo, un hilo de luz reverberante que conecta sus almas, si son auténticamente compatibles, como sucede en el caso de Aries y Leo, de Tauro y Capricornio… y de todas las configuraciones de signos solares 5-9. Si les place, podrán tirar de este hilo para atraerse nuevamente el uno hacia el otro. Por supuesto, no todas las vibraciones 5-9 corresponden a almas gemelas, pero aquellas que sí corresponden ayudan a que los compañeros del alma se reconozcan con más facilidad y disfruten de una comunión más espontánea que la que podría ser concedida a los auténticos amantes regidos por la influencia de otras configuraciones de signos solares.

Mientras él comprenda que cuando ella ríe es posible que esté sollozando interiormente. y que cuando llora es posible que se regocije interiormente… y mientras ella comprenda que él puede alejarse volando hoy y retornar mañana (o la semana próxima, el mes próximo o el año próximo… pero que finalmente retornará), experimentarán más placer que dolor en su relación amorosa. Juntos, Géminis y Acuario pueden hacer milagros, como el de fusionar varias realidades en una sola, hechizada. Entre ellos existe este vínculo de sentimientos, esta locura compartida… y la soledad. Nunca confundirían sus respectivos dibujos de una boa con el vulgar dibujo de un sombrero.

Adaptación de Linda Goodman

Si quieres un análisis detallado de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

 

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Anuncios

6 Comments

  1. Wooowww, es mi relación con una acuario , actualmente .estoy totalmente sorprendido, hojala sea yo su ultimo géminis a nuestra edad y por lo que hemos pasado, nos lo merecemos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.