La relación GÉMINIS-VIRGO

Es posible, en verdad, que los traviesos Gemelos Géminis les parezcan, a los Virgos más cuerdos y serios, unos niños insensibles. Siempre andan corriendo en pos de telarañas y espejismos, brincando como saltamontes, y tienen accesos de locura de verano y tratan de estar en dos lugares a la vez. Desde el punto de vista del típico Virgo realista, es obvio que los bruscos cambios de sentimientos y de ideas que sufre el Géminis son un defecto que hay que corregir inmediatamente. La perfección no es una cualidad que a los Géminis les guste cultivar. Valoran, quizás incluso admiran — y ciertamente necesitan— las actitudes más estables de Virgo, y a menudo los tranquiliza descubrir que el pariente, amigo, socio, amante o consorte Virgo sigue allí, en el mismo lugar donde Géminis lo dejó cuando voló por unas pocas horas (o semanas, o meses, o años) para indagar qué sucedía allende la montaña. Pero si los regaña cuando regresan, sencillamente volverán a largarse. A los niños no les gusta que los regañen. Y todos los Géminis son esencialmente niños de alma. Los Virgo, en cambio, no. Los Virgo se sienten muy responsables por los deberes vitales y tienen una conciencia madura de la fiabilidad. Se ciñen a esta esencia de su signo solar, o en caso contrario se sienten culpables y esto les produce urticaria, úlceras, o hipo. A la inversa, Géminis rara vez se siente culpable de algo. O por lo menos no lo demuestra. En el caso de Virgo, todo está a la vista. Sobre todo las preocupaciones secretas, acuciantes. Como Virgo rige las vísceras, los intestinos y el plexo solar, estas preocupaciones, que al principio se traducen en un ceño ligeramente fruncido, y después en los labios apretados, pueden producir verdaderas infecciones o alteraciones en aquellas áreas. Cuanto más secretas sean las desazones, tanto más fácil será que se manifiesten mediante náuseas, indigestiones o estreñimiento. Estas personas deberían desahogarlas más a menudo, hablar de ellas, expresarse, decir lo que piensan (pero no demasiado a menudo, porque entonces no serian fieles a su signo solar).

Géminis es un experto en sacarlo todo a la luz, excepto cuando se trata de infortunados Géminis con un ascendente o Luna en Virgo. A éstos les encantaría conversar alegremente y esparcir ideas, y sin embargo, se encierran en un silencio desasosegado, mientras se miran los dedos y cuentan las líneas de las palmas de sus manos que cruzan con ademán nervioso. El conflicto puede ser muy serio. La mayoría de los Géminis, empero, podrían enseñar productivamente a los Virgo la manera de sobresalir en la charla gregaria, en los chistes y la espontaneidad. Es indiscutible que Virgo sabe deletrear todas estas palabras, pero ponerlas en acción es otra cosa. El intelecto de Virgo está tan aguzado como el de Géminis (gracias a Mercurio, que gusta atribuirse el gobierno de estos dos signos, con su casco de plata y sus talones alados). Los Géminis ejecutan rápidos malabarismos con los pensamientos y generan ideas, que a menudo parecen brotar del aire, su elemento natural, pero Virgo casi nunca es malabarista ni creativo. Los Vírgenes están demasiado ocupados discriminando y distinguiendo y separando los hechos de las fantasías, muchas veces con lo que podría parecer una precisión excesiva. El explorador-experimentador Géminis busca el espíritu de la ley. El purista-estadístico Virgo se ciñe a la letra de la ley.

A la mayoría de los Virgo les resulta difícil entender el concepto de «dinero», porque abarca una cantidad fascinante de centavos. Géminis piensa en gran escala, en términos más vastos, y normalmente arroja los centavos sueltos a los pozos de los deseos, sin contarlos. ¿Lanzar una moneda intachable a las aguas turbias en aras de una superstición estúpida? Otra vez aparece la arruga en el ceño de Virgo, ¿la ven? Empieza a fruncir la frente sobre esos ojos claros, hermosos. Ahora que entiendan algunas de las diferencias obvias entre estos dos signos solares, pueden imaginar el torbellino que debe de bullir en el pecho de un Virgo con un ascendente o Luna Géminis, o de un Géminis en la situación inversa. Tener que enfrentar semejante variante metodológica con un compañero extraño es suficientemente lacerante, sin necesidad de tener que enfrentarla todas las mañanas en el espejo, agazapada en su propio carácter y personalidad. Envíenles muchas tarjetas de solidaridad. Algunos, como he dicho en otra parte, se convierten en despertadores humanos; otros se sientan sobre un balancín de indecisión, incómodos cuando hablan y dos veces más incómodos cuando están callados.

Sobre la asociación Géminis-Virgo influye una configuración de signos solares 4-10, así que su relación mutua nunca descansará sobre la frivolidad pura y el escapismo. La seriedad y el respeto (o la falta de éste) se entrelazarán con los eslabones que unen a éstos dos, y a ambos les resultará difícil comprender cabalmente los verdaderos objetivos y la filosofía básica de la otra parte. Esto no se debe interpretar en el sentido de que no pueden generar juntos una cálida armonía. Sólo se trata de que habrá que alimentar pródigamente las chimeneas y los hogares con el carbón de la comprensión y la tolerancia mutuas. Sin embargo, al fin se pueden lograr, con un poco de esfuerzo, la paz y la compatibilidad, porque a menudo existe, oculto bajo las desavenencias superficiales de estos dos, un sutil intercambio de lealtad y afecto. Hay que admitir que el hombre o la mujer Virgo promedio no se dedica a provocar conflictos, y generalmente tampoco se apresura a reaccionar cuando éstos se producen, a diferencia de los Géminis, que siempre montan una tempestad con un solo soplo de aire turbulento, y que frecuentemente arremeten como huracanes ante lo que interpretan como el continuo hostigamiento crítico de Virgo. Por supuesto, para Géminis una pelea no es realmente una pelea, sino sólo un duelo intelectual. Para el signo de Tierra Virgo las controversias son más profundas, y las ofensas son más perdurables. La amistad y las otras relaciones entre estos dos pueden ser estables, y en unos pocos casos íntimas, pero lo que normalmente los hace confluir en primer lugar es una comunidad de intereses en el plano profesional o intelectual, o en la órbita de la familia o los deberes, como en el caso de todas las personas influidas por la vibración 4-10.

La mayoría de los Virgo parecen humildes y modestos, y casi nunca se muestran excesivamente pundonorosos y orgullosos, pero convendrá que el Géminis refrene su lengua cáustica en los momentos cruciales, porque habitualmente los Virgo son muy sensibles cuando alguien ofende su escaso orgullo. Los signos más agresivos no entienden en absoluto al Virgo; pero al Géminis que encuentra demasiado extenuante al Aries, demasiado arrogante al Leo y demasiado altanero al Escorpión, puede resultarle relajante la compañía del Virgo habitualmente dulce y cortés. Además, el Géminis puede experimentar una sensación de alivio en razón de que con el Virgo no es necesario competir como con otros signos solares. Los Virgo exhiben una humildad conmovedora y atractiva, una modestia personal que despierta poca envidia o resentimiento. Pero igualmente a los pájaros de Mercurio se les pueden erizar un poco las plumas cuando se enteran de que, si bien Virgo nunca estará en condiciones de correr tan velozmente como Géminis y rara vez podrá arrebatarle un Gran Premio a los Gemelos, a veces se las apaña para quedarse con el puesto más codiciado sin siquiera insinuar que lo ambiciona y, por supuesto, sin disputárselo a nadie. A menudo los jefes de partido eligen como candidatos de transacción, dentro de las trastiendas políticas saturadas de humo, y en la órbita municipal, estatal o nacional, a los individuos con signos solares, ascendentes o signos lunares Virgo, lo cual fastidia considerablemente a los signos solares más extrovertidos, que han estado seduciendo plácidamente a los votantes en la primera fila, confiados en la victoria, mientras que el Virgo sale de la retaguardia: un advenedizo que triunfa súbita e inesperadamente sobre los caballos preferidos de la pista.

En cualquier disputa entre Géminis y Virgo, aquél casi siempre ganará el primer round, porque arremete con más rapidez y es más veloz para las réplicas. Pero ganar una batalla no implica ganar la guerra. No implica ganar nada cuando se trata de los Virgo, pues éstos saben que lo que parece ser un aserto absolutamente veraz puede estar igualmente sobrecargado de errores y de insinuaciones equívocas. El mayor talento de los Gemelos Géminis consiste en una fascinante capacidad para torcer la verdad y la mentira de modo tal que se entrelazan y se confunden. Esta táctica engaña a casi todos menos a un Virgo. Un vendedor Géminis de carros que enumera demasiados datos con excesiva rapidez puede ahuyentar realmente a un cliente potencial Virgo. No encontrarán a muchos Virgo jugando bowling montando en las ruedas gigantes y carruseles de los parques de atracciones, en los cuales a los Géminis les encanta girar. Tampoco son muy aficionados a los copos de azúcar mercuriales. Pura azúcar y aire, sin ningún valor nutritivo. Géminis tiene una cautivante cualidad mágica que atrae y excita a los Vírgenes más tímidos, y este elemento puede generar el misterio suficiente para que la relación sea permanentemente seductora. El problema consiste en que los Virgo no quedan satisfechos hasta que descubren con exactitud cómo se ejecuta el truco mágico, y la clave de la existencia de Géminis consiste en probar algo a partir de la nada, en extraer la realidad de la ilusión pura. Para el Virgo de mentalidad práctica, la realidad nunca puede ser ilusión, y a la ilusión tampoco se la puede denominar nunca realidad.

Éste no es más que otro juego de palabras geminiano. Generalmente los pájaros de Mercurio han revoloteado por una docena de ocupaciones antes de cumplir treinta años, en tanto que los Virgo a menudo se ofuscan cuando les piden que introduzcan aunque sólo sea una pequeña modificación en su rutina burocrática. En cuanto al cambio de empleo, esto es algo que los Virgo normalmente encaran con la misma circunspección con que se elige al Presidente. En verdad, con mucha más circunspección que la que se ha puesto de manifiesto en las elecciones de los últimos años. Géminis tiene una cautivante cualidad mágica que atrae y excita a los Vírgenes más tímidos, y este elemento puede generar el misterio suficiente para que la relación sea permanentemente seductora. El problema consiste en que los Virgo no quedan satisfechos hasta que descubren con exactitud cómo se ejecuta el truco mágico, y la clave de la existencia de Géminis consiste en probar algo a partir de la nada, en extraer la realidad de la ilusión pura.

No obstante sus diferencias y las tensiones engendradas por los tironeos con que sus soles en cuadratura ponen a prueba sus almas mediante la difícil vibración 4-10, Géminis y Virgo comparten una encantadora curiosidad, una inteligencia excepcional y cierto comportamiento cautivante y agraciado, que les permite corretear unos cuantos miles de kilómetros, juntos y felices, por los maizales del cambiante país de Oz. Pero si pretenden seguir unidos cuando lleguen a la presencia del Gran Mago (que, desde luego, es un Géminis), tal vez deberán adaptarse y transigir de cuando en cuando. Los magos Géminis, fascinados por toda clase de maravillas, deberán recordar que el Leñador de Lata que marchaba por el sendero junto con Dorothy y sus amigos era un Virgo, un alma bondadosa y afable, pero solitaria, que buscaba ansiosamente un corazón humano. Y fue el sagaz Mago Géminis el que descubrió que Virgo siempre había tenido un corazón, sin darse cuenta de ello, oculto dentro de una envoltura de metal frío, y sin embargo más grande que cualquiera de los otros. ¡Eso es magia!

Adaptación de Linda Goodman

Si quieres un análisis detallado de tu relación de pareja puedes escribirme y solicitar una consulta. El pago se hace vía Paypal.

Amada Astral

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: