Mujer TAURO Hombre PISCIS

Tanto el silencio como el rugido del Toro son una experiencia que conoce, tarde o temprano, todo aquel que tiene el Sol, la Luna o el ascendente en Piscis y que está asociado con Tauro. Pero esto vale, sobre todo, para el Pez de sexo masculino. Cuando la chica Tauro juega a las canicas románticas, dispara a ganar, y para quedarse con todas las de su rival. Pero cuando olvida su sentido común, termina jugando a la gallina ciega, y éste es un juego en el que podría perder, a menos que haga un poco de trampa y espíe por debajo del pañuelo ceñido sobre sus ojos. Esto es lo que le conviene hacer, si juega con un Pez. Seguramente él hará un poco de trampa, mirando por debajo de su venda, para ver a dónde podría llevarlo la relación. Si le parece que lo conduce al anzuelo de una unión permanente, es posible que se comporte como un mal perdedor y que huya antes de que lo atrapen. Pero éste no es más que un acto reflejo propio de Neptuno, y volverá.

Quizás el instinto que lo induce a regresar lo esté guiando correctamente, porque una relación amorosa entre este hombre y esta mujer lleva implícitas muchas posibilidades de dicha perdurable. Al Toro y al Pez les gusta la paz y el silencio. Ambos son partidarios de no remover el avispero. ¿Para qué buscarse problemas? Ella opina que ya se nos presentan bastantes todos los días, espontáneamente, sin que los busquemos. El hombre Piscis asiente de todo corazón. A su juicio, si nombras los problemas, éstos te caerán encima en un santiamén. Así que- no los menciones donde la Señora Mala Suerte pueda oírte, o ésta abrirá sin vacilar la Caja de Pandora y no podrás culpar de ello a nadie más que a ti mismo. Bueno, no es exactamente así. Rara vez los Piscis son los responsables de sus desventuras. El Pez se complica por naturaleza en las desgracias ajenas, porque es un excelente escucha. Otro elemento que estos dos signos solares tienen a menudo en común es el siguiente: después de tomar muchas precauciones para eludir las algas pegajosas (el Piscis) o los alambres de espino y las zarzas (el Tauro), ambos tienen muchas probabilidades de caer presa, igualmente, del desánimo, por su proclividad a la cavilación, y por sus tendencias pesimistas. Pero la chica Tauro es a menudo más paciente, y está más segura del desenlace final, que el hombre Piscis, interiormente sobresaltado.

A ella no le importa montar una trampa para osos, con el fin de cazar algo o a alguien que desea, y esperar luego sin un murmullo de fastidio, tanto como sea necesario, hasta que se cierren los dientes. En verdad, incluso es posible que le guste esperar a las personas cuando se retrasan, porque esto le brinda la oportunidad de practicar su calma en situaciones de emergencia. Es bueno que tenga esta cualidad si piensa comprometerse en serio con un Pez, porque la mayoría de los hombres Piscis nunca en la vida han llegado puntualmente. A menos que tengan un signo lunar o ascendente Virgo, u otro más estable. Hay algunos hombres Piscis que llegan tarde al trabajo, al cine, a las citas con el dentista, a la fiesta de Navidad y a sus propias bodas (a !as que a veces no llegan nunca).

Tal vez el hombre Piscis se pregunte cuál es la verdadera imagen que tiene de él la chica Tauro. No le importa realmente, pero tal vez se lo pregunte. El Pez habitualmente no acumula muchos síntomas de ansiedad cuando está enamorado. O por lo menos no los acumula en la superficie. Es posible que se inquiete un poco por los gastos del alquiler, por el verdadero sentido de la vida, por lo que le reserva el futuro y por cosas parecidas, pero para Piscis el romance es un estado natural. Este hombre inteligente, afable, poético, si es un Pez típico, se siente muy cómodo en las aguas románticas, donde probablemente aprendió a nadar y zambullirse a una edad sorprendentemente temprana. La chica Tauro aún estaba suspirando con las películas románticas cuando él ya planeaba su primera seducción (o, lo que es más probable, estaba siendo seducido). El amor, o la plena realización de éste, es un fenómeno tardío para la mujer Tauro media, y quizá por ello lo aprecia y lo valora más que las mujeres nacidas bajo otros signos solares.

Lo que determina que todo le parezca excepcional y excitante, ya se trate de la Navidad, del Día de los Santos Inocentes, o del primer beso, es la espera. Cualquiera que sea la imagen que ella tenga de él, espero que trate de entenderlo a mitad de camino. Y digo a mitad de camino, porque podrá considerarse afortunada si no la desconcierta totalmente desde el comienzo. El es tan totalmente distinto de todos los otros hombres que ha conocido en su vida, que no podrá dejar de sentirse secretamente excitada por su naturaleza misteriosamente esquiva, aunque normalmente ella no confía en una personalidad complicada o cambiante. Esto se debe a la poderosa vibración magnética 3-11 que existe entre ellos, una configuración de signos solares que implica un vínculo kármico y que es responsable del fuerte sentimiento compulsivo que existe en la relación. La mujer Tauro también puede sentirse muy atraída por ciertos hombres Escorpión, pero la atracción será primordialmente física. Cuando se trata de un hombre Piscis, el fenómeno es más profundo y no se explica tan fácilmente. Además, es harto evidente que el Pez necesita a alguien que cocine para él, que crea en él, que lo reconforte y lo ame, talentos todos éstos en los que la chica Tauro sobresale.

Es posible que ella se deje llevar esporádicamente por la autocompasión y los presagios tenebrosos. Pero cuando retome su perspectiva, se someterá nuevamente a la mansa influencia de Venus y recuperará su antiguo comportamiento agradable. Cuando la mujer Tauro se muestra tal como es, está firmemente convencida de que todo se puede curar con una bañera llena de agua tibia, un tazón de sopa caliente, algunos razonamientos serenos y unos pocos chistes. Y esto se aplica tanto a los contratiempos triviales como a una tragedia de gran magnitud. Es posible que las complicadas depresiones del hombre Piscis necesiten una terapia más completa e intrincada, y menos prosaica, pero igualmente disfrutará de sus tratamientos. Ella ejerce una influencia innegablemente tranquilizadora y relajante sobre su espíritu cuando está alterado.

Desde el punto de vista sexual, estos dos se entienden bien. El enfoque neptuniano que él tiene del sexo se puede describir en dos palabras: sensual y romántico. El de ella, también. Los dos están resueltos a captar todos los matices y tonalidades de la experiencia sensual que es posible conocer dentro de la envoltura carnal, de modo que probablemente existirá una excelente compenetración entre ellos en el plano físico. El hombre Piscis vive casi exclusivamente en su sistema nervioso psíquico y a través de él. En su comportamiento sexual, como en todas sus actividades, anhela evadirse a un cielo cada vez más distante… «a cualquier parte, a cualquier parte que esté fuera del mundo!». La chica Tauro «capta» instintivamente a través de sus sentidos. Tiene un carisma sereno, un aura sosegante, un tacto exquisitamente tierno, y un deseo instintivo de envolver al hombre que ama con un cálido afecto… y de consquillearlo con las tenues plumas del humor. Combinen esto con sus susurros de medianoche, con sus suaves curvas venusinas, y entenderán por qué generalmente vibran al son del mismo ritmo emocional. Su propensión femenina a someterse mansamente a su hombre, sin tratar de dominarlo, satisface inmensamente al varón Piscis, que puede haber vivido algunas pesadillas románticas con mujeres más agresivas.

Tauro y Piscis saben comunicarse claramente sus deseos recíprocos, así como satisfacerlos, de modo que su unión física puede implicar una bella experiencia de pasión terrenal y éxtasis extraterreno. Sin embargo, la felicidad plena de su convivencia dependerá de la especie a la que pertenece el Pez, o sea, si pertenece a la especie que se sumerge (por su propia voluntad) o a la que nada velozmente río arriba. Si es uno de los sumergidos, que acechan entre las conchas del fondo del océano con la esperanza de encontrar allá abajo el continente perdido de la Atlántida —o que quizá se limitan a meditar sobre una teoría científica abstracta en medio dee la paz fresca y verdosa— es posible que sea inmune a todas las sirenas, incluidas las más seductoras. Mejor dicho, a menos que encuentre una con dos poderosos pies sólidamente plantados en tierra firme, y dispuesta a apuntarlo emocional y financieramente hasta que él haga realidad su sueño.

Tal vez una chica Tauro ‘acepte desempeñar este doble papel durante un tiempo. Pero después se despertará la pausada cólera del Toro. Si él gravita durante un lapso exagerado sobre su paciencia con lo que ella interpreta como falta de sentido común y desprecio por la seguridad, tendrá uno de sus raros pero violentos accesos de ira, y cuando amaine el estruendo, el Pez ya habrá desaparecido silenciosamente. Pero ella no lo notará, porque una vez que esta chica toma una decisión, no mira atrás. Ha leído la historia de alguien que lo hizo, y que por su debilidad se trasformó en una columna de sal. Aunque se trate de un Pez activo, nadador, con aletas más fuertes y escamas más resistentes, es posible que ella tampoco comprenda su idiosincrasia, lo que le cuesta lidiar con las lágrimas y los infortunios y los sablazos de todo el mundo. El Pez puede ser prodigiosamente listo y creativo, en aguas claras. Pero si ella las enloda constantemente con su testarudez terrenal, y los demás las contaminan con las limitaciones que imponen a su tiempo y su compasión, es posible que él vaya a buscar el solaz de unos cuantos arco iris on the rocks en el bar de la esquina. Entonces ella empezará a poner mala cara o a enfurruñarse. Y éste es el principio del fin. La triple fórmula para destrozar el corazón de una chica Tauro abarca: promesas falsas, engaños y vagabundeos ociosos. La triple fórmula para curarlo abarca: sinceridad, fidelidad y fiabilidad. Si él lo recuerda, éste puede ser el principio del fin de su soledad.

Si ella acepta que el Pez necesita períodos de contemplación solitaria para relajar sus nervios maltrechos, él siempre volverá a su serenidad, en busca de unos cuantos chistes, un baño tibio, un tazón de sopa caliente… y esos susurros de la medianoche y éste puede ser el comienzo de un amor tan excepcional, y tan digno de la espera, como la mañana de Navidad. Bajo la pasión que experimentan se encuentra el cálido cimiento de la vibración 3-11 de verdadera amistad… que nunca deja de profundizar el amor, cuando ha pasado la prueba del tiempo.

Adaptación de Linda Goodman

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: