Mujer TAURO Hombre SAGITARIO

Ahí está él, rebotando alegremente como una típica pelota de goma jupiterina, pensando que tiene una nueva y formidable amiga con quien practicar camaradería, y puesto que se trata de una mujer, bueno, quién sabe. Eso podría significar una estupenda relación amorosa, o aún mejor, quizás una amistad platónica para toda la vida. Como a Sagitario le gusta tanto la verdad, ya es casi hora de que la afronte. Si se trata de una chica Tauro, ella no se coloca mentalmente en el papel de camarada o de participante indefensa en un amorío fortuito. Se reserva otro muy distinto. El Arquero que me lea probablemente fingirá asombro y murmurará para sus adentros: «¿Qué significa esto?». ¿Cómo que qué significa? Significa el matrimonio, esto es lo que significa, y él no debería sorprenderse. Por tratarse de un hombre que se jacta de su honestidad, el Sagitario puede ser muy taimado en relación con el romance. Tal vez piensa que siempre ganará en su juego favorito llamado: «Ámala ahora, abandónala después», pero si su compañera es una chica Tauro será mejor que se prepare para perder la partida… o para perderla a ella.

La mujer Tauro tiene excelentes razones para enamorarse del Sagitario. Éste es un idealista, un compañero jovial cuando ella está melancólica, un conversador inteligente, un soñador, un filósofo, un astuto hombre de negocios… y un chiquillo que necesita cuidados. Ciertamente no se puede pretender que la mujer Tauro resista el impacto de semejante hombre. Tampoco es extraño que no lo haya escuchado ni siquiera cuando él le explicó claramente, la primera noche, cómo eran las cosas. Ella tenía la cabeza en las nubes, allí arriba donde él esparce todo su entusiasmo. La excitación del Arquero es contagiosa. Pero a veces él olvida que es un signo de Fuego. ¿Saben qué hace el fuego? Estalla en llamas. Y más llamas. Tendrá que enfriarse si no quiere quemarse con sus propias chispas… o quedar sepultado bajo la cólera terrenal de ella, que puede desplomarse como un alud cuando él inflama su amor y después omite apagar el incendio. Con lo menos que se conformará la mujer Tauro cuando esté enamorada será con la condición de amante permanente o de concubina, aunque no le gustará ni una ni otra situación, y en todo caso no hará más que ganar tiempo. Lo que no soportará será formar parte del harén del Arquero.

No es irracionalmente celosa, como podría serlo una Leo o una ariana. Sin embargo, es posesiva, lo cual implica que su concepción del amor descansa sobre la exclusividad. Esta mujer nunca habría aceptado una propuesta de un polígamo. La mujer Toro no desconfiará sin fundamento de su hombre, pero tampoco le dará metros de cuerda para que después él la ate. En verdad, este hombre es capaz de ser muy fiel, a la mujer que ama realmente. Su problema reside en que se equivoca al elegir, lo cual le hace perder a la compañera apropiada. Al principio, a la chica Tauro le parecerá que su franqueza y su desparpajo son genuinos y sanos. La misma impresión le producirá su falta de hipocresía. Ella no perdería ni un segundo de su tiempo con un embustero o un farsante, y por tanto admirará su honestidad. Mejor dicho, la admirará hasta el día (o la noche) en que él le dé un testimonio dolorosamente claro de dicha honestidad al comunicarle: «Nena, lo pasaremos muy bien juntos si somos sinceros el uno con el otro desde el principio. Por ejemplo, ayer me encontré con esta vieja amiga, y me pidió que pase el fin de semana con ella. Ya sabes cuánto me gusta pasear. ¿Puedes encontrar algo para distraerte hasta que yo regrese?».

Cuando el Arquero se muestre tan veraz, es posible que ella se distraiga partiéndole la cabeza con algo. Aunque al Sagitario lo gobierna la sinceridad en el ámbito del romance, a ésta no siempre la acompaña una preocupación delicada por los sentimientos de su pareja. Sin embargo, si ella intenta desentenderse de las flechas lacerantes de su franqueza, es posible que le encuentre cualidades que una mujer impulsiva y con menos paciencia nunca llegará a conocer. Cuando el Arquero encuentra a una mujer que lo comprenda en la medida necesaria para amarlo y confiar en él, su personalidad se expandirá hasta llegar al apogeo. No existe un amante más entusiasta ni un marido más cariñoso que un Sagitario al que le demuestran mucho amor y confianza. Él parece un enorme y cordial perro pastor, quizás un poco torpe, pero afectuoso, feliz y fiel, ¿y quién podría poner en duda su sinceridad juguetona? Necesita una mujer que crea en todos sus sueños, y que-no le pinche constantemente sus globos con las agujas de la duda y las reconvenciones. Él necesita una compañera alegre para llevarla de excursión, alguien que lo desafíe con su propia independencia, que intercambie con él ideas estimulantes, que le conceda mucha libertad y que también lo sofoque con mucho afecto.

Éste es un compromiso descomunal para cualquier mujer, pero es probable que la chica Tauro pueda cumplirlo, excepto quizás en lo que concierne al intercambio de ideas. Ella es espabilada (tal vez incluso demasiado espabilada), pero se destaca más como escucha que como protagonista de deliberaciones audaces. Tauro necesita rumiar las ideas delirantes durante un tiempo antes de entusiasrmarse tanto como él, y además desconfía de las ideas que se intercambian porque botan de un lado a otro. Pero su espíritu práctico y su sentido común suministran un excelente contrapeso para la temeraria tendencia de él a jugarlo todo a cara o cruz. Él debería valorar su enfoque práctico sin pretender que ella marchara continuamente a la par de su frenético ímpetu creativo. Además, de cuando en cuando es bueno descansar contra un mullido cojín de feminidad ronroneante. Él puede hacer botar las ideas con sus amigos, y disfrutar con ella de otros pasatiempos.

El Sagitario que se siente reprimido puede dar la impresión de que se somete, porque tiende a sacar el mejor partido, siempre con optimismo, de la situación imperante, pero finalmente se pondrá irritable y sarcástico, y entonces la unión distará de ser feliz. Si ella tiene la Luna en un signo de Fuego o Aire, o él tiene la Luna en su signo de Tierra o Agua, podrán pasarlo muy bien juntos. De lo contrario, es posible que de cuando en cuando su relación sea un poco escabrosa. Él busca una camarada espiritual que lo acompañe a retozar por los montes. Ella necesita un hombre fiable, previsible, que se siente junto al fuego y le tome la mano. No se trata de que la mujer Tauro desee pasarse la vida en la cocina revolviendo los tallarines, pero tampoco es de las que quieren pasarla dando vueltas en la rueda gigante de un parque de atracciones ni masticando frutas exóticas. Ésta es una chica leal y afectuosa. Es paciente y controlada, bondadosa y jovial. Su personalidad es ocurrente, hospitalaria y desenvuelta. Parece tan mansa, tan buena y tan desmesuradamente tranquila, que nadie la creería capaz de encolerizarse. Pero cuando la provocan hasta hacerle perder la paciencia, tiene arranques de furia irracional, desprovistos de toda lógica.

Sagitario no es el signo menos susceptible de provocar estos raros arrebatos de cólera. El Arquero marcha muy poco por detrás de Leo, Escorpión y Acuario en la escala de aptitudes para empujar al Toro a una reacción cataclísmica. La mujer Tauro deberá ponerse en guardia contra el método que emplea el Arquero para enseñarle a ella (y aprender él) mediante el sistema de la indagación dialogada. Él es un experto en la materia. Sagitario puede sonsacar las emociones más profundas y las opiniones más íntimas mediante este interrogatorio minucioso. Tauro no siempre quiere que salgan a luz sus emociones más profundas y sus opiniones más íntimas. Ella no husmea en la vida de los demás. ¿Por qué los demás habrían de husmear en la suya? La ardiente curiosidad de Sagitario, que es una consecuencia natural de su mentalidad brillante y lógica, no siempre la complacerá. Tampoco la entusiasmará el método sagaz que emplea para repreguntar informalmente, cuando ella tiene un secreto que le gustaría considerar propio (y conservar para sí).

Es posible que su relación física sea satisfactoria, si ambos tratan de entender sus respectivas naturalezas y necesidades sexuales, que son distintas. Cuando una mujer refuerza la excelente opinión que el Arquero tiene de sí mismo (cosa que la mujer Tauro puede lograr) el deseo que ella le inspira a él aumenta. Las emociones terrenales de ella son profundamente estimuladas por las fogosas de él, y a él lo enorgullecerá el obvio placer femenino que a ella le produce la sumisión sexual. Pero Sagitario busca una experiencia emocional que está situada por encima y más allá de la pasión concreta. Como él mismo no sabe muy bien de qué se trata, es posible que ella nunca adivine su anhelo, y ambos sólo podrían tener conciencia de una vaga insatisfacción anónima. Ella es una mujer cálida y sensual, pero no le resulta fácil expresar las emociones que experimenta con tanta intensidad. Sólo puede demostrar su amor mediante el sentido del tacto. Para ella esto debería bastar, y el silencio es oro cuando hace el amor.

Pero el idealista Sagitario desea analizar, y después expresar, física y verbalmente, el milagro de la satisfacción. Es posible que él sienta que está acariciando a la Esfinge, y ella podría decidir que le está haciendo el amor el auténtico Centauro, una mitad del cual arde de pasión animal en tanto que la otra se halla abstraída en pensamientos situados más allá del horizonte de la realidad. El Arquero vive consumido por la actividad mental, y por ello busca y necesita disfrutar la libertad democrática que implica el hecho de poder estar en compañía de hombres y mujeres de todas las condiciones sociales, más o menos como su hermano Acuario. Desafía a la opinión pública, su honestidad no admite transacciones, es bastante indiferente respecto de la vida doméstica, y se desentiende de sus propios vínculos parentales. La mujer Tauro es lo opuesto a todo esto. Si sus respectivas luminarias se encuentran en un aspecto negativo, el matrimonio entre ellos puede estar tan cargado de devoción e irritación como el de Sócrates y su esposa, Xantipa. Ésta creaba concienzudamente una atmósfera hogareña cálida y confortable para el filósofo, pero le resultaba tan frustrante e imposible vivir con él que periódicamente le vaciaba sobre la cabeza el recipiente de las aguas servidas de la casa.

Es posible que no lleguen a semejante extremo, pero al Arquero lo fastidiará que el Toro no reaccione con entusiasmo ante su espontaneidad, en tanto que ella sentirá que los sueños dispersos, la dejadez y la desconsideración de él, la transportan al borde de la furia. Éste es un hombre que silba antes de desayunar, y ésta es una mujer convencida de que ello significa que él llorará antes de la cena. Sólo encontrarán la dicha juntos si ella está dispuesta a descongelar sus silencios helados cuando él necesita su comprensión, y si él está dispuesto a refrenar su carácter fogoso cuando no puede salirse con la suya. Y ambos deben recordar esto: Como en las fuerzas del Yin y el Yang, el falso orgullo es lo opuesto del auténtico amor.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta. El pago se hace vía Paypal.

Amada Astral

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

 

Anuncios

7 Comments

  1. buenisimo post, yo soy hombre sagitario y la verdad que mujer tauro que he conocido me encanta mucho. dicen que no son compatibles pero yo no lo creo, si es cierto que sagitario es inestable pero cuando sagitario se enamora de verdad, es capaz de comprometerse y llevar una relacion duradera y feliz (con altos y bajos como todo en la vida). a mi me encanta una chica de tauro y por mi que fueramos novios siempre. exito y amor para todos

    Me gusta

  2. Increible, estoy en relación con Marcos (19 años) y yo Constanza de 17 años. Fuimos novios cuando él tenia 17 y yo 14, dejamos de hablarnos por 5 años (decisión de él) y hoy en día somos pareja nuevamente, su descripción ha sido perfecta en todo sentido, quedé asombrada realmente, felicitaciones

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: