Hombre TAURO Mujer CAPRICORNIO

 

El lado práctico del hombre Tauro reaccionará con entusiasmo (en la medida en que puede entusiasmarse un Toro) frente al lado práctico de la chica de Capricornio. El admirará su autarquía, y lo intrigará su aire de aristocrática y digna circunspección, para no hablar de su serena belleza. A Tauro no le gusta conseguir algo sin esfuerzo. Ni siquiera el amor. Y el amor de esta chica nunca se consigue sin esfuerzo. Como el Toro piensa que nada vale mucho si no debe deslomarse para conquistarlo y conservarlo, la capricorniana le interesará enseguida. El afecto de ella es difícil de ganar, porque no cede su personalidad interior a la ligera, ni rápidamente. Obviamente, entonces, el Toro considera que vale la pena correr en pos de semejante trofeo. Pero es posible que él no reaccione con el mismo fervor y entusiasmo ante su aparente falta de sentimientos. No obstante su fingida indiferencia por las sensibleras declaraciones de amor, Tauro es el más sentimental de los signos solares. No ostenta públicamente su corazón, pero lo tiene puesto donde corresponde, aunque lo lleve muy bien oculto. Late más deprisa cuando él interpreta la canción favorita de ambos, cuando aspira inesperadamente en algún lugar el perfume de ella, o-cuando oye una risa que le recuerda la de su amada.

La mujer Cabra no cae rendida como él ante los recuerdos nostálgicos cuando ha terminado el romance, ni ante sus testimonios cotidianos cuando aún perdura. Esto no implica que sea incapaz de experimentar una profunda devoción. En verdad, cuando un hombre le parece digno de su amor sensato y cabal, su lealtad supera la de cualquier otra mujer de la rueda astrológica. También puede ser tierna y divertida y afable y reconfortante, cualidades todas éstas muy bellas y femeninas. Al fin y al cabo, Capricornio es un signo femenino. Pero también es un signo de Tierra negativo —y cardinal, por añadidura—, lo cual significa que ella no admite que un hombre la domine por completo, no está dispuesta a sumergirse en sentimientos que podrían embotar su juicio o impulsarla a cometer un error con el que tendría que vivir hasta sus últimas consecuencias.

Habrán notado que no he dicho: «un error del que se arrepentirá». Capricornio no pierde tiempo en arrepentimientos, que interpreta como emociones inútiles y sensibleras. Pero se considera obligada a vivir hasta el fin las consecuencias de un acto que no se inspiró en el buen sentido. Éste es el yugo punitivo que Saturno deposita sobre sus hombros cuando se equivoca, para recordarle implacablemente que no debe volver a errar. Para ella, «vivir hasta las últimas consecuencias» implica tomar la medicina en estado puro, sin quejarse. Esta mujer hermosa y femenina es dura como la vieja bota de un buscador de oro, aunque puede alimentar sentimientos exquisitamente tiernos para con los seres más próximos y más queridos, y reúne las condiciones necesarias para ser fiel, si escogió a su compañero con el corazón y la cabeza. Cuando comete un desliz circunstancial y deja que el corazón la gobierne por sí solo, la cabeza tarda en perdonarla. Debe autocastigarse de alguna manera, tal como lo estipula la rígida disciplina de Saturno.

Pero no la abruma ese tipo de idealismo en virtud del cual la gente oculta los hechos desagradables tras un velo de evasión sentimental. Ella corrige sus errores y después continúa su marcha pesada, por el sendero escabroso, casi sin mirar hacia atrás. Se trata de una chica inmensamente práctica, dotada de una gran dosis de sentido común. Por ejemplo, pocas capricornianas se convierten en prostitutas callejeras o de lujo, pero su opción tiene poco que ver con la moralidad sentimental. Una vez conversé sobre la prostitución con una mujer Cabra. Ésta desdeñaba a las mujeres que vendían sus favores sexuales en el mercado, no porque tuviera objeciones morales o emocionales, sino porque, según sus palabras textuales: «La profesión tiene tantos intermediarios que la prostituta sale perdiendo en el plano económico, se convierte en una descastada social… y sólo puede trabajar durante un número limitado de años. ¿Qué hará después? Sencillamente no es práctico».

Así que volvamos a nuestro primer tema de discusión. El hombre Tauro admirará el sentido común y el espíritu práctico de la capricorniana, porque casan con los suyos, pero probablemente lo sobresaltará (o lesionará) su falta de sentimientos. Esto puede generar en en anhelos encontrados: seguir adelante con la relación, o interrumpirla. Pero como su afinidad química es ideal, convendrá que él se trague su sobresalto y su lesión con paciencia (otra cualidad de la que ambos están generosamente dotados) hasta que ella tome una de sus decisiones combinadas de la cabeza y el corazón y opte por amarlo y casarse con él. Después, ella será probablemente todo lo sentimental que él desea, tanto con su pareja como con ambas familias (incluidos los padres y hermanos y hermanas. No hay mejor esposa y madre que la capricorniana, cuando ésta se casa con el hombre apropiado. Tal vez al resto del mundo le parezca presumida y fría y un poco trepadora, pero su esposo, sus hijos y sus parientes sólo conocerán su ternura y su cariño.

Probablemente éstos dos no tendrán problemas graves de celos. Ni el Toro ni la Cabra se sienten tan mortalmente heridos, en lo emocional, por un acto aislado de infidelidad, como podría sentirse un signo de Fuego o de Agua. Estos dos reaccionan más bien como si alguien les hubiera robado un objeto personal valioso. El hombre Tauro se pondrá tan furioso si un intruso le roba el afecto de su esposa como si le robara el auto o el talonario de cheques, respecto de los cuales es más o menos igualmente sentimental. La chica Cabra se pondrá tan fríamente furiosa si una mujer flirtea con su marido Tauro como si sorprendiera a la muy zorra en el momento en que intenta robarle la colcha heredada de su madre o el reloj antiguo de su padre. Cuando comprendan lo doloroso que les resulta al Toro y la Cabra desprenderse del dinero o de objetos materiales, supongo que podrán decir que la infidelidad los complace tan poco a ellos como a los signos solares más emocionales. Pero ni él ni ella son propensos a arrojar por la borda una relación segura o un matrimonio seguro por un único acto de infidelidad. Los Toros y las Cabras no experimentan muchos deseos de manosear o destruir una situación existente. Las pocas veces que lo hagan, podrán estar seguros de tres cosas: 1) nunca perdonarán, 2) nunca olvidarán, 3) nunca se echarán atrás y volverán a empezar, con esperanzas renovadas en otro comienzo. Lo perdido, perdido está; lo muerto, muerto está. Es posible que los que encuentran retengan, pero los que pierden nunca lloran, cuando son Tauro o Capricornio.

Aunque no muetren lágrimas o histeria, el rechazo o el fracaso pueden, empero, herirlos profundamente. Sin embargo, ni la Cabra ni el Toro lloriquearán delante de vecinos entrometidos. Cavilarán en privado, con amarga melancolía, hasta que finalmente, al cabo de semanas, o meses, o años de aflicción interior, resolverán que no es práctico seguir penando por la leche derramada. Entonces se animarán un poco. Como ésta en una configuración de signos solares 5-9, hará falta una catástrofe realmente descomunal para romper un vínculo que han consolidado conjuntamente con intenciones sinceras. Desde el punto de vista sexual, están firme y cómodamente apareados, porque la relación física es casi siempre —no siempre pero sí casi siempre— más satisfactoria cuando el hombre es Tauro y la mujer es Capricornio que cuando se invierten los papeles. Él es un amante plácidamente sensual, lleno de destreza erótica para avivar las pasiones de ella, y sin embargo también capaz de expresarse con un sincero afecto que se combina con el tipo de respeto por el sexo (y por la feminidad) que ella reclama. Ella no pretende largas horas de romanticismo preliminar y de susurros sentimentales antes de consumar la unión física. Tampoco le pedirá a su amante o pareja que pase otras muchas horas murmurando una vez satisfecha la pasión de su amor.

La sensación natural y silenciosa de contigüidad que sigue a la unión sexual la deja conforme y colmada. ¿Para qué más? No es extraño que esta mujer esté en condiciones de seducir al Toro con más éxito que una mujer llameante de un signo de Fuego (que podría espantarlo) o que una dama versátil de un signo de Aire (que podría producirle confusión). Sin embargo, es posible que el Toro sentimental necesite más de cinco minutos para demostrarle su devoción a ella. Como la capricorniana no es más propensa a eludir sus responsabilidades conyugales o amorosas que cualquier otro tipo de deber, casi siempre reaccionará maravillosamente; procurará acomodarse al ritmo más parsimonioso con que Tauro hace el amor, y se convertirán en amantes dichosamente románticos, además de sexuales… de modo que cuando lleguen a sus bodas de oro, toda su relación sexual- amorosa estará cohesionada en una encantadora y tierna unidad. Tal vez una que otra mujer Capricornio intentará separar el sexo del amor, movida por los amargos recuerdos de una desventura juvenil. Es posible que el Toro haya adoptado la misma política, inconscientemente, y por la misma razón. (Tanto las Cabras como los Toros tienen una memoria excepcional.)

Pero juntos podrán enseñarse recíprocamente que estas dos necesidades se compaginan muy bien, y ella rescatará, merced a la ternura de él, los ensueños y la inocencia infantiles que perdió como consecuencia de la maduración prematura que experimentan todos los capricornianos… en tanto que él olvidará gradualmente sus recuerdos dolorosos de antaño, a medida que ella los sustituya afablemente con las imágenes tiernas y amorosas que recordará mañana. La entrega del Tauro típico a su familia es bastante inusitada, y esto es bueno, porque así le resultará más fácil tolerar la obsesión de la chica Cabra por la de ella. La devoción de Capricornio por los lazos familiares se puede resumir sucintamente con el poema de Milne:

cuidaba mucho de su madre aunque años sólo

tenía tres.

Estos versos describen muy bien a los regidos por Saturno, tanto si la Cabra es hombre como si es mujer. En este último caso bastará cambiar el nombre por el de ella y saber también que la pequeña «cuidaba mucho de su madre, aunque años sólo tenía tres». Y esto no es todo. También cuidará mucho de su familia cuando tenga más de cien años y sus padres estén llegando a la meta de los doscientos. A menos que una experiencia juvenil, traumática y trágica, les haya dejado una neurosis de amargo rechazo, éstos dos y sus respectivas familias nunca pasarán las fiestas a solas, y siempre tendrán las habitaciones de huéspedes atestadas. El Toro aprobará de buen talante la actitud de su chica Cabra respecto de los parientes de él y de ella, a menos que su madre, la del hombre, sea Cáncer (o que la Luna o el ascendente de él esté en Cáncer), porque entonces la situación podría tornarse un poco escabrosa. Podría producirse desde un ligero temblor emocional, de cuando en cuando, hasta un terremoto en gran escala, en determinadas ocasiones.

La madre Cáncer es muy posesiva, y la esposa Capricornio, también. (Los celos y el espíritu posesivo no son lo mismo.) Semejante situación puede hacer que la chica Cabra se sienta tironeada desde ambos lados, hasta que opte por dar cornadas (en sentido figurado) en una dirección o en otra. Pero el Toro también tiene cuernos, y es justo advertirle a la capricorniana que es muy poco probable que los vuelva contra su mamaíta. Para una mujer Capricornio —o para un Toro con la Luna o el ascendente en Cáncer— el hecho de verse forzada o forzado a elegir entre el amor y los vínculos familiares equivale a sufrir los horrores de una cámara de tortura oriental estilo Tchen. La Cabra y el Toro son buenos el uno para el otro, en muchos sentidos. Al cabo de un tiempo Tauro y Capricornio pueden llegar a estar tan íntimamente sintonizados, merced a sus años de convivencia, que incluso se leen recíprocamente los pensamientos.

ÉL: ¿Te gustaría…?

ELLA: Sí, siempre que podamos llegar a tiempo para la primera película. ¿Quieres que…?

ÉL: No, no los llames. Prefiero que vayamos solos. Recuerda…

ELLA: … nuestro primer aniversario, cuando no teníamos dinero para ir a ninguna parte, así que nos quedamos en casa, y…

ÉL: De todas maneras te pusiste tu vestido blanco de noche, y yo…

ELLA: … me derramaste el jugo encima, y yo…

ÉL: Y tú te reíste. La mayoría de las mujeres se habrían echado a llorar. Entonces yo…

ELLA: Entonces tú dijiste que estabas satisfecho de mí…

ÉL: ¿No te parece que esa fue…?

ELLA: ¿Una frase tonta y sentimental? Sí, pero nunca la he olvidado. ¡Mira la hora! Si no nos damos prisa nos perderemos la primera película. ¿Tú…?

ÉL: ¿Quieres saber si todavía tengo ganas de ir? No. Quedémonos en casa esta noche y…

ELLA: SÍ.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta. El pago se hace vía Paypal.

Amada Astral

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Anuncios

6 Comments

  1. Sabes me encantan tus historia ..siempre eh estado con un Cancer y ahora entiendo porque nunca eh sido feliz . Pero tengo la curiosidad de conocer a un Tauro .. talves algun dia Dios me ponga en mi camino a ese hombre Tauro y que porfavor no tenga a Cancer ni un primo …Gracias

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: