La relación TAURO-LIBRA

https://i1.wp.com/paraellas.net/wp-content/uploads/2010/06/Compatibilidad-de-los-signosTauro-y-Libra.jpg

Cualquiera que desee entender una asociación entre Tauro y Libra (actualmente regidos ambos por Venus) deberá contemplar los elementos. Éste es el primer paso para saber quién ocupa el primer lugar y quién el segundo en cualquier competición entre dos individuos muy distintos entre sí. No lleguen a la conclusión apresurada de que el terrenal Tauro es mucho más fuerte que el aéreo Libra, y que a ambos podría reducirlos a cenizas un signo de Fuego rugiente como Aries, Leo o Sagitario. Tanto la Tierra como el Fuego pueden parecer más peligrosos que el Aire. La Tierra es ciertamente más pesada. El Fuego es ciertamente más devorador. Todos sabemos el daño que puede causar un terremoto, o un volcán llameante. Seguramente una masa de Aire (la esencia de Libra), tan etérea como es, y constantemente en movimiento, no puede causar mucho daño, cuando se la compara con una sólida montaña de Tierra, como Tauro.

Para descubrir la verdad deberán recurrir a la física y la química. El aire es el principal sustento de la vida. Todos necesitamos aire para respirar, y por tanto es reconfortante, para no decir útil tenerlo a mano. ¿Pero saben que, estadísticamente, el aire mata a más gente todos los años, de una manera u otra, que todos los otros elementos juntos? Tal vez el aire sea invisible. Tal vez no tenga forma definida, y ciertamente no parece capaz de afectar a algo tan material como la Tierra. Sin embargo, si alguna vez han paseado entre los cocoteros de las islas mientras las azotaba un tifón, sabrán que las cosas no son siempre lo que parecen ser. Especialmente el Aire. Y especialmente Libra, el cardinal de los tres signos de Aire (los otros dos son Géminis y Acuario). Libra representa el elemento astrológico Aire en su forma más activa. Fin de la lección. Fin de la moraleja. ¿Fin de la advertencia? Sí, mejor así… fin de la advertencia para aquellos Toros que creen que pueden pisar con fuerza la Balanza de Libra y someter a estas apacibles personas. Libra no es en absoluto pasivo, queridos Toros. He aquí a esta persona absolutamente encantadora (excepto cuando él o ella representa el papel de «cocodrilo malhumorado»), esta criatura con hoyuelos, hermosa (o hermoso), con ojos brillantes, sagaces, con una sonrisa que entibia las fibras del corazón, y de espíritu sereno, expresión mansa e inocente… y voz que trae vagas reminiscencias del repicar de las campanas de una iglesia en las alturas de los alpes suizos. Claro que una persona obviamente tan dulce y afable no podría entrañar una amenaza. Ah, pero los modales sosegados de Libra no son más que el suave camuflaje merced al cual la aguzada lanza de la mente lúcida y lógica de Libra puede penetrar con un mínimo de resistencia. Libra sabe muy bien que la inmadura temeridad de Aries, la ruda franqueza de Sagitario, la arrogancia de Leo… y la inconmovible testarudez de Tauro, no son más que obstáculos levantados en el camino del éxito.

Redundan en perjuicio del objetivo personal concreto: ganar la controversia y salirse con la suya, que es lo único que cuenta en última instancia para Libra. Y deben admitir que este tipo de deducción es, por sí misma, una clara e inatacable muestra de la lógica de Libra. Los caballeros Libra se parecen mucho a las damas de su mismo signo, en este contexto. ¿Dicen que Venus también rige a Tauro? Sí, pero con serias reservas. Por tanto, si bien los Toros también disfrutan de la dulzura, la ternura y la delicadeza de Venus, ésta no les dispensa todos sus favores (por ejemplo, su estrategia secreta) como a los Libra. Más o menos así como la mujer no les cuenta sus secretos a todos los hombres que guía y sobre los cuales influye… sino sólo a su auténtico amante, el que posee su corazón.

La idiosincrasia del hombre, la mujer o el niño Tauro medio tiene un componente de inercia general que hace que los Toros acaten instintivamente las costumbres de su comunidad, oficina, escuela o círculo familiar, las convenciones de la sociedad y las leyes de su gobierno. Sin embargo, si interrogan a fondo a los Toros, descubrirán que éstos no obedecen necesariamente porque crean que aquellas personas y leyes tengan razón y sean justas. Lo hacen porque los Tauro típicos están convencidos de que desdeñar las convenciones o trasgredir las leyes puede generar problemas y conflictos, y Venus les advierte a los Toros que eviten semejante estado de cosas a cualquier precio… consejo que también imparte a los Libra: Lo que sucede es que estos dos lo reciben y lo aplican de manera distinta. Cuando a un Tauro lo colocan en una situación límite, no le falta fuerza ni coraje. Muy lejos de ello. A la hora de la contienda. los Toros de cualquier edad, y de ambos sexos, defenderán ferozmente sus principios personales y a sus seres queridos. (iLes conviene creerme!)

Pero a Tauro le parece totalmente absurdo remover las aguas o arriesgar una agitación violenta sólo para ganar una controversia de menor cuantía. Libra no opina lo mismo. La razón misma de existir del individuo Libra, cuyo símbolo es la Balanza equilibrada en un punto de perfecta armonía y justicia, consiste en ganar una discusión o un dictamen intelectual, aunque su cuantía sea menor, mayor o intermedia. Si se planteara cualquier tipo de tema polémico, los Tauro típicos se limitarán a bostezar, o a encogerse de hombros, y explicarán mansamente (con esa voz sustanciosa, melosa, que compite en atractivo con la voz untuosa y cremosa de Libra) que les resulta totalmente indiferente lo que sucede respecto de una cuestión demasiado insignificante para despertar su interés… o demasiado trascendente para concernirles. Pero no existe nada que por ser demasiado insignificante o demasiado trascendente, no necesite que Libra lo sopese y lo juzgue cuidadosamente.

¿Hay que pintar el cuarto de baño de color rosa o de color verde? ¿Debemos entablar un juicio? ¿El cepillo de dientes eléctrico limpia mejor? ¿La policía debe apalear a los jóvenes que se limitan a expresar su idealismo y su odio a la hipocresía? Por otro lado, ¿es justo que los jóvenes insulten a los policías llamándolos «cerdos» cuando se limitan a cumplir con su deber y mantener el orden? ¿Debemos tolerar la censura en un país consagrado a la libertad de palabra y pensamiento? Por otro lado, con toda justicia, ¿la ausencia de una censura básica es responsable de la degeneración moral de nuestra juventud? Pero, reconsiderando, ¿cómo puede haber libertad si existe algún tipo de censura? ¿El jogging es saludable o perjudicial? ¿Debería imponerse el uso generalizado de la energía solar (en lugar de la nuclear) y de los inodoros sin agua… por serias razones ecológicas? ¿Acaso algún día conocerán a este siglo como la «Edad Oscura» de la medicina? ¿Si pinto el cuarto de baño de color rosa, en lugar de verde, desentonará con las toallas amarillas? ¿Si lo pinto de color verde, en lugar de rosa, parecerá un cuarto de hospital?

Resultado de imagen para gifs de parejas en blanco y negro

Ahora entiendan por qué los Libra deben descansar mucho. No es justo llamarlos flojos. Cuando alguien desarrolla tanta actividad mental desde el momento en que se despierta por la mañana y no puede decidir por qué lado se bajará de la cama, hasta que se acuesta por la noche y no puede decidir si se pondrá la mitad superior o la mitad inferior del pijama, es lógico que de vez en cuando se sienta un poco hastiado y exhausto. Para no decir un poco nervioso. La mayoría de los Tauro quedan hastiados y exhaustos de sólo escuchar cómo un Libra sopesa todas estas alternativas. A los Toros les parece demencial. Lo que sientes (y por tanto sabes) es lo correcto. No permitas que nadie te aparte un ápice de tu posición… y NO HABLES DEL TEMA. Ésta es la filosofía del Tauro medio o típico acerca de las decisiones, en apretada síntesis. Para los Toros, la polémica perpetua es la ocupación más inútil, ruinosa y por consiguiente pecaminosa que se pueda imaginar. Nunca nadie gana realmente una discusión, excepto la persona que consigue dormirse y roncar hasta que termina. Nunca nadie sale victorioso de una controversia, ¿verdad?

Las discusiones con los Tauro que Libra inicia, manipula y finalmente gana, pueden abarcar todos los temas, desde los políticos a los religiosos. Respecto de estos últimos, una vez escuché involuntariamente una conversación entre un sacerdote católico Libra (jesuita, por supuesto) y un obstinado joven Toro, que había rechazado tercamente una beca para estudiar en la Universidad y que estaba empecinado en convertirse en futbolista profesional. Observen que ni siquiera se menciona el tema del fútbol.

Comienzo del conflicto:

LIBRA: (empezando). Supongo que alegas creer en Dios.

TAURO: Claro que sí.

LIBRA: ¿Entonces por qué no rezas, para que Él te dicte tu vocación, si no sabes con certeza si quieres o no estudiar derecho?

TAURO: Estoy seguro de que no quiero estudiarlo. (Libra pierde el primer round. Pero no importa. La treta no sirvió. Esta vez.)

LIBRA: (siempre adelante). Pero, ¿por qué no rezas, por si te has equivocado?

TAURO: Porque me sentiría ridículo, por eso. Rezar no es científico.

LIBRA: ¿Y sin embargo dices que crees en Dios?

TAURO: (tercamente). Claro que sí. Ya se lo he dicho.

LIBRA: (parsimoniosamente). ¿Entonces por qué no crees que Él es suficientemente sabio y misericordioso para guiarte?

TAURO: Porque nunca he oído hablar a Dios. Nadie lo ha oído. No es científico.

LIBRA: ¿No crees que Él puede contestar las plegarias? ¿Un Dios en el que tanto crees? ¿Cómo es posible que Dios sea tan impotente?

TAURO: Acabo de decírselo. Nunca lo he oído hablar. Científicamente, es imposible que hable.

LIBRA: Ya veo. No estarás conforme hasta que Dios se te aparezca en carne y hueso y te diga: «¡Eh! ¿Por qué no estudias ciencias? ¡Serías un científico estupendo! Olvida el derecho, jovencito. Tu destino está en otra parte». Quieres que te hable como le habló a Moisés, detrás de la zarza ardiente.

TAURO: (auténticamente pasmado). ¿Cómo se dio cuenta de que prefiero ser científico y no abogado?

LIBRA: (luciendo una celestial sonrisa victoriosa, típica de Venus). Porque esta mañana recé por ti, en la misa… y de pronto Dios se lo reveló a mi inconsciente. Como ves, contestó a mi plegaria, sin pronunciar una sola palabra.

TAURO: ¡Caray! Está bien, padre. A partir de ahora, rezaré cada vez que deba tomar una decisión. ¿Puede ocuparse de que me pasen la beca de la facultad de derecho a la de biología? Ni siquiera estaba seguro de lo que deseaba hacer hasta que usted me lo hizo ver. ¿Diría que ésta ha sido una revelación divina?

LIBRA: Eso es precisamente lo que ha sido, mi joven amigo. Esto es lo que logra la oración. Mañana consultaré con un colega mío y te daré la respuesta antes de la noche. Fin del conflicto.

Los Libra utilizan lo que se denomina «método socrático» de discusión. Hay que observarlos con detenimiento. Y escucharlos con cuidado. El Tauro que pone mucho empeño en resistirse y no presta atención a la lógica de Libra, puede tropezar con su propia obstinación. Ésta es una asociación influida por la configuración de signos solares 6-8, lo cual significa que Tauro representa, para Libra, la octava casa astrológica de misterio intrigante (entre otras cosas). Por supuesto. A Libra le encantaría resolver el misterio y descubrir cómo se las apañan los Toros para mantenerse tan tranquilos e impasibles en medio de las controversias privadas y públicas que bullen en derredor, tan indemnes a los traumas mentales, tan ofensivamente capaces de dormir durante toda la noche, como plácidos bebés, sin sufrir nunca el insomnio de la toma de decisiones que tortura a los Libra, a veces hasta la madrugada… cuando el Buen Dios sabe que necesitan su sueño de belleza, su descanso, tanto como los Tauro, y aún más, para conservar su equilibrio.

Libra representa, para Tauro, la sexta casa astrológica de servicio, entre otras cosas. Por supuesto. ¿Acaso nuestro científico Tauro en ciernes no se las arregló de alguna manera para conseguir que el cura Libra le prestara el servicio de mover algunas influencias, en su beneficio? Con sólo comentar en broma que quería ser futbolista profesional. Cuando este Toro nació, su Sol natal estaba en Tauro, pero la Luna y el ascendente estaban ambos en Libra.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas un análisis detallado de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$45.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: