Mujer TAURO Hombre VIRGO

Es casi imposible que una mujer Tauro seduzca a un hombre Virgo. Pero no deberá sentirse inferior por esto. Es casi imposible que cualquier mujer seduzca a un hombre Virgo. Recuerden que Narciso era presuntamente Virgo (aunque si lo era, tenía un ascendente Aries y la Luna en Leo). La leyenda astrológica ha catalogado a Narciso como Virgo porque la mayoría de los Virgo son un poco egocéntricos, no porque sean egoístas como Leo, ni malcriados como Aries, sino porque simbólicamente todos quienes son técnica y literalmente Vírgenes (varones y hembras), están absortos en sí mismos e ignoran lo que significa en verdad estar completamente despiertos en todos los sentidos. Este hombre no soporta la idea de ningún tipo de entrega personal, que implica una falta de autodisciplina. Tampoco le interesa demasiado la conquista. Por ello no es sorprendente que no lo entusiasme mucho el Día de los Enamorados, San Valentín. Sin embargo, la chica Tauro lleva un poco de ventaja a sus hermanas astrológicas para el caso de que resuelva inculcarle al Virgen la conciencia de lo que hace rotar al mundo para aquellos que disfrutan del viaje. Es posible que él no la persiga jadeando por el Sendero de los Enamorados, pero tampoco es probable que huya de ella.

Puesto que sus soles natales están recíprocamente en aspecto trígono, esta relación se halla muy favorecida desde el principio. Sus naturalezas, metas y deseos son similares. Influidos por una doble vibración de Tierra, la casi siempre armoniosa configuración de signos solares 5-9, ambos son individuos estables, sensatos, que preferirían que los sorprendieran haciendo cualquier cosa menos entretenerse con fantasías, caprichos o veleidades. Ella es apaciguadora, y tiene una voz agradable, sosegada. Él es afable y tiene una enunciación clara. Así que, naturalmente, no se ponen los nervios de punta el uno al otro. Si la chica Tauro echa correctamente sus cartas (y esta metáfora no es muy apropiada porque a pocos signos de Tierra les gustan los juegos de azar), lo tendrá comiendo de su mano antes de que él atine a descubrir lo que le ha sucedido… e incluso conseguirá que vuelva a tomar un bocado de última hora en su cocina. Lo que le ha sucedido es que se ha sentido cómodo. Una mujer que habla y se mueve tan sensual y lentamente casi nunca se equivoca. A menos que usted mismo sea un hombre Virgo, sencillamente no podrá imaginar qué cómodo es estar en compañía de alguien, que no comete siempre errores y traspiés que usted se siente obligado a descubrir y enmendar. ¿Nunca nadie le ha dicho que la crítica compulsiva no es muy divertida? Puede ser extenuante. Ninguno de los dos se encoleriza con mucha frecuencia ni con mucha facilidad. Tienen en común un carácter bastante tranquilo, pacífico (si bien es posible que él se muerda las uñas y parpadee un poco más que ella). Igualmente, cuando la mujer Toro se enfurece, el estallido es tremendo, aunque sea muy raro, y puede dejar cicatrices profundas.

Cuando Virgo se decide por fin a tener un berrinche, generalmente se trata de una emoción bastante ligera, superficial, que no dura mucho y que por cierto no cala profundamente en su alma. No se puede decir lo mismo de las preocupaciones. Las preocupaciones del Virgo sí penetran a fondo, pero no necesariamente en su alma. Se asientan en la región del estómago y los intestinos, y por eso cuando la visita para tomar ese bocado de última hora siempre hurga en la despensa… para investigar si tiene un digestivo a mano. Ahora bien, si ella tuviera mal carácter, como otras mujeres, tal vez la ofendería esta aparente difamación contra sus artes culinarias. Pero la chica Tauro típica aceptará con ecuanimidad las pequeñas peculiaridades de su amante Virgo, a menos, por supuesto, que su Luna o ascendente esté en un signo más sensible. Los Virgo no describen sus aprensiones cada pocos minutos. Ni siquiera las proclaman a gritos cada pocas horas. No ven la ventaja de ventilarlas una vez por año, y algunos Virgo se tragan sus angustias durante décadas. ¿Imaginan el efecto que esto puede causar su vuestro sistema digestivo, para no hablar del inconsciente ni de la psiquis. También es la causa primordial de la artritis y el reumatismo. Siempre he pensado que Hamlet pudo haber sido un signo lunar Virgo, como lo reveló al decir: «Podría estar encerrado en la cáscara de una nuez, y considerarme rey del espacio infinito, si no fuera porque sueño». Normalmente los Virgo se quedan muy satisfechos cuando disponen de espacios pequeños como cáscaras de nueces, donde pueden desperezar sus egos y sus ambiciones. Normalmente se conforman con ser trabajadores, corteses y serviciales… con poder urdir sus pequeñas telarañas de esperanza, sin pisotear a los demás. El problema consiste en esos condenados sueños. Todos saben (y nadie mejor que Virgo) que los malos sueños y las pesadillas provenientes de emociones reprimidas pueden generar todo tipo de problemas: desde un ataque de gastritis y un ligero estreñimiento hasta úlceras. Es entonces cuando entra en escena la mujer Tauro. No para asistirlo como si estuviera enfermo, sino para sosegarlo con su filosofía práctica acerca de las pesadillas.

TAURO: Si tienes una mente y un cuerpo sanos, y materializas tus emociones, las pesadillas no existen. Y punto.

VIRGO: ¿Pero cómo puedes mantener la mente, el cuerpo y las emociones sanos, cuando todo se derrumba alrededor de ti, cuando al mundo lo gobiernan locos furiosos, cuando se te ha dañado el carro, cuando has perdido el paraguas, cuando has olvidado pagar tu seguro, y cuando tienes las medias llenos de agujeros, y…?

TAURO: (enérgicamente). Las personas a las que las aman como se debe tienen mentes cuerpos y emociones sanas, felices y realizadas. Un buen baño caliente y un tazón de sopa sustanciosa y nutritiva resuelven cualquier problema.

Ella lo hace parecer tan sencillo (y lo es, realmente) que él dejará de preocuparse, porque obviamente la que lo ama en la forma debida es una mujer al mismo tiempo sensata y sensual. Por lo menos, dejará de preocuparse temporalmente, mientras le mordisquea el fragante lóbulo de la oreja. Al hombre Virgo le repugna la mayoría de los olores artificiales. Le gusta que todo sea natural, como lo planeó la Madre Naturaleza. Pero le complace bastante el aroma fresco, femenino, del jabón perfumado, sobre todo en la oreja de la mujer comprensiva que escucha tranquilamente sus preocupaciones, sin ofuscarse ella también. Ella es una escucha excelente, y él puede ser fascinante cuando habla. Generalmente la conversación del hombre Virgo es muy inteligente, sagaz, lúcida e interesante, aunque no sea siempre tremendamente contundente. Desde el punto de vista sexual, ambos entran en la categoría de los tipos silenciosos. Ella es silenciosa porque prefiere participar en el acto amoroso sin distraerse con requiebros románticos verbales, y sumergiéndose, simplemente, en las intimidades de la unión con el hombre que ama tan a fondo. Él es silencioso porque de todas maneras no se le ocurren muchas cosas alucinantes o espontáneas para decir acerca del sexo, y aunque se le ocurrieran, probablemente se sentiría tan abochornado que no podría decirlas en una reunión de personas de ambos sexos (ellos dos juntos a solas son una reunión de personas de ambos sexos… para Virgo). Él no es frígido, y no tiene nada contra el sexo. En verdad, un hombre Virgo puede generar una gran belleza en la expresión física del amor al fusionar el deseo con la ternura emocional, estimulado por la excitación mental. Pero el tipo de sexualidad que carece del elemento enaltecedor de su propósito más sublime no lo conmueve en absoluto.

Ella no objetará esta actitud… como no la objetaría ninguna mujer auténtica. Probablemente ella se considerará afortunada por el hecho de compartir con él una experiencia de tan dulce afecto y pasión, y efectivamente lo es. Lo es. El amor de Virgo arde con un intenso calor incandescente que satisface con una profundidad más mística que la llama roja y efímera de los amantes más informales. No se trata de que él no sepa emplear el toque ligero del romance, si quiere y cuando quiere. Este hombre no es de los que se duermen mientras están haciendo el amor, aunque hayan oído ese rumor. (Lo mantiene demasiado despierto la preocupación por saber si su compañera está conforme o no con su comportamiento sexual.) Algunos hombres Virgo se enredan en docenas de aventuras insustanciales, porque son expertos en el arte de jugar al amor.

Desde el punto de vista sexual, ambos entran en la categoría de los tipos silenciosos. Ella es silenciosa porque prefiere participar en el acto amoroso sin distraerse con requiebros románticos verbales, y sumergiéndose, simplemente, en las intimidades de la unión con el hombre que ama tan a fondo. Él es silencioso porque de todas maneras no se le ocurren muchas cosas alucinantes o espontáneas para decir acerca del sexo, y aunque se le ocurrieran, probablemente se sentiría tan abochornado que no podría decirlas en una reunión de personas de ambos sexos (ellos dos juntos a solas son una reunión de personas de ambos sexos… para Virgo). Él no es frígido, y no tiene nada contra el sexo. En verdad, un hombre Virgo puede generar una gran belleza en la expresión física del amor al fusionar el deseo con la ternura emocional, estimulado por la excitación mental. Pero el tipo de sexualidad que carece del elemento enaltecedor de su propósito más sublime no lo conmueve en absoluto. Ella no objetará esta actitud… como no la objetaría ninguna mujer auténtica. Probablemente ella se considerará afortunada por el hecho de compartir con él una experiencia de tan dulce afecto y pasión, y efectivamente lo es. Lo es. El amor de Virgo arde con un intenso calor incandescente que satisface con una profundidad más mística que la llama roja y efímera de los amantes más informales.

Como este hombre nunca elige como compañera a una chica ligera de cascos, no tarda en cansarse de la vacuidad del juego, y entonces está listo para una relación permanente. Si en ese momento estuviera transitando casualmente por el jardín de una chica Tauro, será inmensamente susceptible a un romance serio, que culminará en boda. Para decirlo en lenguaje claro, es una presa fácil. Ella deberá recordar, empero, que el matrimonio no es una condición natural para un Virgen, aunque si alguien puede hacer que aquel parezca más confortable que restrictivo, ésa es la mujer Tauro. Mientras ella no lo haga sentir prisionero, será arcilla en sus manos. Tampoco deberá tener miedo de concederle demasiada libertad. Aunque le afloje mucho la cuerda, es probable que él la use sólo para encontrar el camino de regreso a ella en la oscuridad. En última instancia, el Virgo es casi un animal de costumbres. Se ha habituado al rostro de ella, a su oreja fragante, a su propia ducha privada, al jugo de naranja que ella le exprime todas las mañanas, y a encontrar todas sus camisas pulcramente apiladas en el cajón, sin una orla alrededor del cuello.

Es posible que él no entienda por qué ella necesita rodearse con tantos lujos, y que ella se queje de que las ideas que él sustenta acerca de la comodidad personal son un poco espartanas, pero ninguno de los dos es aficionado a despilfarrar el dinero con indiferencia… así que rara vez discutirán por cuestiones económicas. Con o sin un aspecto Sol-Luna armonioso entre ellos, este hombre y esta mujer pueden confiar en que la plácida empatía de la vibración 5-9 tenderá un manto de comprensión sobre cualquier conflicto, y mitigará cada disputa con una dosis de indulgencia. No es fácil conformar a un Virgen, pero la mujer Tauro puede estar muy cerca de lograrlo, y sabe conmover el corazón escéptico del hombre Virgo con su propia variedad de devoción afectuosa, desinteresada. Si ella persevera (y en esto consiste gran parte de su talento… en perseverar), es posible que, después de un tiempo, también aprenda el arte de la crítica de Virgo. Entonces podrá enviarle una tarjeta de San Valentín, en verso, que dirá (en parte):

… para ser absolutamente sincera

como tú me has enseñado esmeradamente a ser

te diré que aún estás un poco descentrado

al investigar la verdad sin resultados

y al ocuparte exclusivamente de lo tuyo…

al jugar con trivialidades al leer libros sobre Buda para aprender a morir

antes de haber empezado a vivir

al forzar las emociones por un cedazo estéril

y al frotar tu inmaculada torre de marfil

con estropajos

todas las mañanas

… pero estás mejorando.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta. El pago se hace vía Paypal.

Amada Astral

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: