La relación TAURO-VIRGO

Resultado de imagen para parejas tumblr hipster

Los Virgo admiran la tenacidad de los Tauro, aunque casi no toleran el empecinamiento del Toro ante una equivocación evidente. Tauro se queda casi pasmado ante la agilidad mental de Virgo, pero los Toros no sienten mucha simpatía por los fanáticos de la salud, ni por los maniáticos de la limpieza, ni por las sutilezas del bizantinismo de Virgo. Pero, ¿qué importan algunas pequeñas diferencias entre amigos? Normalmente estos dos encontrarán muchos elementos para cimentar un entendimiento cordial, y entre dichos elementos no ocupará un lugar secundario el sentido común. Sin embargo, es posible que a veces el nombre de la citada cualidad fastidie al escrupuloso Virgo, pues éste sabe que el sentido en cuestión dista mucho de ser común. Es extremadamente raro. Pueden estar seguros de que algún día el Virgo logrará corregir finalmente esta inexactitud específica del lenguaje. Tauro y Virgo se aferrarán tenazmente a sus respectivos principios mientras el resto de la sociedad se dispara en una danza demencial de tragedia… y de frívola estupidez. Ni el Toro ni la Virgen hacen muchas distinciones entre la tragedia y la frívola estupidez. Según su sensata opinión, la segunda conduce rectamente a la primera. Los Virgo recuerdan todas las imperfecciones que han visto en su vida, desde la cortina desgarrada de una ducha hasta el defecto de carácter de un amigo.

Los recuerdos son dolorosos, y en razón de ellos los Virgo están eternamente desilusionados, para no hablar del pesimismo que alimentan respecto de la naturaleza humana. Igualmente, de alguna manera, los Virgo casi parecen disfrutar con el recuerdo de las grietas y los recovecos polvorientos de la vida. Este les sirve para ocupar sus mentes lúcidas y activas. Tauro también recuerda todo lo que ha visto, aunque el Toro no desea realmente recordar. Una voz interior recriminatoria les dice a los Toros que derrochar el tiempo es hasta cierto punto pecaminoso… y que derrocharlo en cosas pasadas que no se pueden cambiar no es un despilfarro menor. Sin embargo, se sujetan irremediablemente a sus viejos recuerdos, y a las lecciones que han aprendido, come si éstas estuvieran grabadas en piedra sobre sus frentes. En general, los Virgo alimentan temores más complicados (incluso por su propia salud y por el riesgo de accidente) que los Tauro. Lo que temen los Toros no es de naturaleza física.

Ésta no es una pareja vivaz que desearían contratar para encargarle que venda urgentemente un inmueble, o que escriba en colaboración un libro de cuentos de hadas, o que promueva la venta de acciones para incautos en una agencia de transacciones clandestinas, o que controle un juego vertiginoso. Ambos nacieron bajo signos de Tierra femeninos y negativos. Lo que significa que son pasivos y receptivos (femeninos), desconfiados y un poco timoratos y cautelosos (negativos), aunque muy íntegros y fiables (Tierra). Es un milagro que lleguen a conocerse. Sin embargo, una vez que juntan el coraje y la agresividad necesaria para intercambiar saludos, y para concertar una cita con el fin de volver a encontrarse (a la cual acudirán puntualmente), la amistad, o la sociedad comercial, o lo que sea (por lo general una combinación de ambas), probablemente florecerá con lentitud, seguridad y sosiego, hasta convertirse en una hermosa relación. Dentro de un grupo familiar, estos dos son casi siempre los que se entienden bien y los que se sienten aislados de los demás radicales congregados en torno de la mesa del desayuno.

Una vez conocí a un músico Tauro y a un cantante Virgo. Acostumbraban reunirse casi todas las mañanas ). El Toro era —y continúa siendo— un compositor extraordinariamente talentoso. Con o sin una educación musical formal, llegará finalmente a la cúspide de su profesión. Pero alimenta el típico resentimiento de Tauro contra el destino, porque las responsabilidades familiares le impidieron concurrir a una academia de primera, y por consiguiente lleva un pesado rencor a cuestas (que puede abrumar un poco tu postura, junto con tu ánimo, cuando también andas cargado todo el día con una guitarra eléctrica). Este Toro desconfía de los cantantes que desean interpretar sus piezas musicales sin pagarle antes, o sin firmar un contrato, y también se niega obstinadamente a dejar que un o una intérprete entone sus canciones si no las considera apropiadas para esa persona. Sin embargo, el vocalista Virgo casi siempre podía persuadir o disuadir al Toro de cualquier cosa. El cantante Virgen (y por supuesto utilizo el término Virgen en su acepción simbólica) era remilgado y exigente cuando seleccionaba los materiales que grababa, e invariablemente quería modificar una nota aquí o una palabra allá, en la letra, antes de convencerse de que la canción era suficientemente perfecta como para casar con su voz impecable y con su juicio certero sobre los gustos del público. Igualmente, hacía menos objeciones a las canciones del Tauro que a las de cualquier otro, porque sobre la asociación entre Tauro y Virgo influye la armoniosa configuración de signos solares 5-9. De alguna manera, sonaban claras y auténticas a su oído crítico y ultrasensible. Estos dos pensaron asociarse para montar una editorial de partituras, pero a Virgo lo rige el inquieto planeta Mercurio, y así fue como el cantante Virgen se fastidió y hartó finalmente de la falta de agresividad del Toro, abandonó la ciudad, y se casó con una espabilada chica Sagitario, que lo estimuló durante un tiempo (dado que Sagitario y Virgo tienen una tensa configuración de signos solares 4-10, el lapso fue muy breve, pero aún podrán reconciliarse, porque sus estrellas se cruzan nuevamente).

La relación lo benefició, no obstante su brevedad, porque todos los Virgo necesitan desesperadamente que los estimulen, y después de que lo tocaron las vibraciones alegres y dichosas, típicas de Júpiter, de la Sagitario, el vocalista Virgen se encarriló finalmente hacia otras áreas del mundo del espectáculo que a su juicio él podría perfeccionar con su dedicación afable, cortés y puntillosa. Tauro se limitó a encoger sus robustos hombros, acomodó el rencor que llevaba a cuestas y la correa de su guitarra, y siguió rasgueando y avanzando parsimoniosamente, esperando en silencio su gran oportunidad. (Cuando se trata de Tauro, tiene que ser grande, descomunal, o será mejor que la olviden.) Me han contado que ahora está escribiendo la partitura musical para una película, donde actuarán dos estrellas de primera magnitud. La paciencia tiene premio. Así es como Tauro triunfa a menudo sobre Virgo… a fuerza de paciencia. Tauro siempre la tiene. Virgo carece generalmente de ella. Exteriormente, los o las Vírgenes parecen ser tranquilos, serenos y pacientes, pero sus mentes se ajetrean sin parar, y los llenan con toda clase de frustraciones interiores cuando las cosas no suceden exactamente como a ellos les gusta, y tan rápidamente como querrían.

La carne desea y puede permanecer sobre la Tierra (durante un tiempo) pero su actitud mental es versátil e inquieta. Mercurio es en realidad el regente del signo de Aire Géminis, y no está muy cómodo en su asociación temporal con el signo de Tierra Virgo. En consecuencia (tal vez por puro aburrimiento) el taimado Mercurio agita a veces a los Vírgenes y los hace incurrir en un comportamiento que contradice su auténtica naturaleza y que choca con sus deseos más íntimos. De todas maneras, siempre será más natural que Tauro triunfe en mayor escala que Virgo (cosa que los Vírgenes no les preocupa demasiado), porque Tauro es un signo fijo, y «fijo» significa, en astrología, estable, organizado y extraordinariamente capacitado para levantar cimientos perdurables debajo de una carrera, de una casa (lo cual la convertirá en una casa imperecedera) o de un matrimonio. Virgo es un signo mutable, y «mutable» significa que cambia, que se mueve de un lado a otro, que comunica entre terceros, que lleva información y verdades de aquí para allá, con opiniones tanto verticales como horizontales. Los Vírgenes no experimentan una necesidad devoradora de construir un gran imperio ni de pasearse en un auto deslumbrante entre aclamaciones, mientras el confetti llueve sobre ellos y les arruina el pulcro peinado.

La obsesión de Virgo consiste en servir al mundo y a todos los individuos que lo habitan —para lo cual les enseña sus faltas, con el fin de introducir orden en el caos y la anarquía— y en acumular al mismo tiempo una dosis razonable de seguridad personal para el futuro. Si por un accidente del Destino a un Virgo le tocara pasar bajo el resplandor de uno de los focos de la fama, él (o ella) se ruborizaría, tal vez disfrutaría tímidamente durante un breve lapso y después se enajenaría a menudo a la prensa con sus comentarios críticos, manifestaría su irritación contra el gran público vociferante y sucio… y finalmente ejercitaría la opción que le corresponde a Virgo por derecho de nacimiento, y tomaría la decisión firme y categórica de replegarse a la vida muy privada que la mayoría de los Virgo buscan por encima de todo. Tauro también desea recluirse. Y generalmente los Toros saben muy bien dónde se recluirán. En el campo. Tarde o temprano, entre los seis y los sesenta años de edad, todo Toro, macho o hembra, gravitará fuerte y rectamente hacia la campiña… hacia cualquier lugar de ésta donde los Tauro puedan consagrarse a su pasión por la Buena Tierra, los árboles, la hierba y los mansos arroyos, libres de la intromisión de individuos bulliciosos, necios, charlatanes. Pero cuando los Toros se asientan finalmente entre las gallinas y los patos y las vacas y las pilas de heno, no quieren que su seguridad dependa de la veleidosa Madre Naturaleza y sus cosechas. Por ello soportarán la confusión y la frivolidad de las ciudades, aunque sea durante muchos años, para poder partir, luego, con un bulto voluminoso bajo el brazo… un bulto que no contendrá precisamente lo que los granjeros utilizan para hacer que la hierba crezca verde. Los Tauro desconfían de esta sustancia, en todas sus formas. Contendrá algo que ya es verde: bellos y crujientes billetes,

Cuando Tauro y Virgo exhiben un aspecto Sol-Luna armonioso entre sus cartas natales, sumado a la armonía natural de su configuración de signos solares 5-9, pueden retirarse dichosamente al campo, juntos. Los Toros se plantarán satisfechos sobre sus bienes, mientras las Vírgenes van y vienen entre la granja y la ciudad para comprar provisiones… y deshacer entuertos de vez en cuando. Quizá Virgo refunfuñe un poco empezará a manifestar sus vibraciones poderosas y magnéticas a través de las personalidades de todos los Vírgenes, y los hará más fuertes y resistentes, y menos propensos a cambiar de caballos, de ideas, de chicas o de carrera en medio del río de las pequeñas ofuscaciones e irritaciones de la vida. De todas maneras, siempre será más natural que Tauro triunfe en mayor escala que Virgo (cosa que a los Vírgenes no les preocupa demasiado), porque Tauro es un signo fijo, y «fijo» significa, en astrología, estable, organizado y extraordinariamente capacitado para levantar cimientos perdurables debajo de una carrera, de una casa (lo cual la convertirá en una casa imperecedera) o de un matrimonio. Virgo es un signo mutable, y «mutable» significa que cambia, que se mueve de un lado a otro, que comunica entre terceros, que lleva información y verdades de aquí para allá, con opiniones tanto verticales como horizontales.

Hay que confesar, astrológicamente, que los Virgo pueden ser tan porfiados como los Tauro. La única diferencia consiste en que la porfía de los Toros es de tipo fijo, bastante general, en tanto que la de los Vírgenes es de tipo bizantino, detallado. Si alguna vez Tauro y Virgo resuelven escribir un libro juntos, el Toro cuidará que el argumento sea consistente. Virgo suministrará el diálogo, y corregirá los errores de ortografía y gramaticales, la puntuación y otras imperfecciones. Tauro agregará luego un humor sustancioso, lo comercializará inteligentemente y se ocupará de que produzca utilidades. A veces la gente piensa que los Vírgenes son tan tímidos y retraídos, y tan corteses, que no pueden ser desmedidamente críticos. Pero lo son.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas realizar un análisis de pareja personalizado, puedes escribirme y solicitar una consulta. El pago se hace vía PayPal desde cualquier parte del mundo.

Amada Astral 

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: