Mujer TAURO Hombre GÉMINIS

Resultado de imagen para parejas de viejos negros

Mientras la mujer Tauro está sentada bajo el rosal, bordando cuidadosamente una tela con las palabras «Hogar, dulce Hogar», el hombre Géminis hace tamborilear sus dedos inquietos sobre la ventana, y canta. Cualquiera que sea el punto de la carretera de la vida donde se han encontrado estos dos (estos tres, si contamos a la invisible personalidad gemela de él), finalmente llegarán a una bifurcación que los obligará a arrojar una moneda al aire para resolver cuál de los dos ramales habrán de seguir: el que conduce a un matrimonio cómodo y convencional, o el que conduce a una relación informal, sin compromisos del corazón. Corrijo: Él arrojará la moneda. Ella consultará a su sentido común, para verificar si ha equivocado el rumbo. Una vez que la chica Tauro esté absolutamente segura de que ama a un hombre Géminis, empezará por hacer todo lo que esté al alcance de su considerable poder para inducirlo a concertar un contrato definitivo, con ratificación social y legal. Y esta chica posee más armas para la seducción que las que ustedes pueden imaginar: sensualidad erótica, afecto tierno, humor fecundo, unos fantásticos dulces en casa, paciencia y fortaleza. Si ninguno de estos poderosos recursos femeninos diera resultado, suspirará suavemente, inhalará profundamente, y asumirá plácidamente el papel de amante, sin dejar de utilizar en secreto esas mismas armas, pero resignada a esperar hasta que él vea la luz. Su filosofía es: «Con paciencia se gana el cielo».

La mujer Tauro suele proceder inicialmente con cautela para no enredarse en las matas venenosas del romanticismo. Es posible que tarde en dejarse echar una zancadilla por la luz de la luna y las rosas, y por las promesas frágiles, al principio. Sin embargo, cuando esta dama ha caído, cae, y se necesita una grúa de acero, o un camión Mack, para levantarla. A veces su sentido común, equipado con tracción en las cuatro ruedas, viene a rescatarla. A veces no. Los Géminis son tan cautos como los Tauro para no dejarse atrapar al comienzo, pero incluso después de capitular al amor, el Pájaro de Mercurio conserva un pie ligero en la habitación y el otro posado en el umbral de entrada para levantar vuelo inmediatamente, si hace falta. Él le entregará tiernamente uno de sus corazones gemelos para que lo haga suyo y lo retenga, pero conservará el otro para el caso de que el que cedió se ensucie o se rompa, o sufra cualquier otro problema. ¿Para qué le serviría a él un corazón fracturado? Nunca podría venderlo como nuevo. Piensen en la desvalorización. Ésta es una especie de póliza de seguro de Géminis contra la desilusión. En esto es en lo que difieren. (Quiero decir, ésta es una de las cosas en que difieren.) La mujer Tauro, que habitualmente respeta tanto todos los tipos de seguro, no tiene un seguro emocional contra el sufrimiento, una vez que ha entregado su lealtad a otro ser humano. A menos que su Marte o Venus (o Sol) natal esté muy «mal aspectado», esta dama lo soportará todo hasta la pobreza. Se desentenderá serenamente de todas las extravagancias e inconstancias de su hombre regido por Mercurio, afligido de fobia al altar, y no siempre, pero sí casi siempre, triunfará.

Si en una carta natal existen determinadas cuadraturas u oposiciones planetarias, es posible que sea ella quien le destroce el corazón a él al correr en pos de las quimeras del placer sólo para atormentar a su hombre Géminis, cuyo amor es delicado e igualmente frágil. Pero ésta es la excepción a la regla, y la Tauro media se quedará plácidamente sentada frente a la chimenea, tostándose los dedos de los pies y contando tranquilamente los días que transcurren entre las visitas de su amante. Los amigos de esta mujer sentimental intentarán hacerle ver que posiblemente está desperdiciando su vida, pero no los escuchará. Insistirá tercamente en que las demoras que aplazan su matrimonio son válidas, y que mañana, la semana próxima, el mes próximo, el año próximo… todo se arreglará. Ellos se aman, y el amor puede lograrlo todo, ¿no es cierto? Sí, es cierto. Pero no cuando el amor ciego, como a veces lo es el de Tauro. A una mujer Tauro que está convencida de que tiene razón es difícil hacerle entender la verdad… verdad que consiste en que tal vez no esté todo perdido, si ella se da cuenta del peligro que entraña un callejón sin salida. con tiempo suficiente para revitalizar un poco el romance. Pero quizás ella no quiera confesar que el panorama no es tan alentador como podría serlo. Aunque es muy sensata respecto de todo lo demás, puede ser increíblemente terca cuando se trata de su propia seguridad emocional. Si él tiene la Luna en un signo de Tierra o de Agua, o si ella tiene la Luna en un signo de Fuego o de Aire, cuentan con más posibilidades de mantenerse unidos, supliendo recíprocamente sus carencias. Y éste puede ser un arreglo muy satisfactorio.

El hombre Géminis se aburre rápidamente de una misma mujer, pero esto no implica necesariamente que le sea infiel. Lo que sucede es que le gusta examinar las diversas caras de la chica que ama, verificar los matices de sus facetas emocionales… algo así como mirarla a través de espejos deformantes, para encontrar distintos estados de ánimo. Pero la mujer Tauro sólo tiene tres estados de ánimo: el de dulce y afectuosa satisfacción, el de melancolía taciturna… y el de cólera furiosa. Es posible que el hombre de Mercurio desee secretamente que ella los alterne con algunos caprichos impulsivos, alguna excitación descuidada o algún juego del escondite en el ámbito emocional, de vez en cuando. Quizás ella aborrezca el cambio, pero la mujer enamorada de un par de Gemelos geminianos deberá aprender a adaptarse a nuevas pautas. Si ella intentara hacer algo nuevo y delirante cada semana, quizá le tomaría el gusto. No tiene por qué ser algo tan extravagante como emprender viajes astrales. A lo mejor bastará con que se peine con la raya del otro lado, para variar (cuando una chica Tauro procede así, la señal está clara para el hombre que sabe leerla), o con que cambie la marca de su aceite de baño. Tal vez incluso podría tratar de pedir excusas cuando se equivoca, en lugar de enfurruñarse. La mujer Tauro tiene una manera especial de tomar partido, y de mantenerse en sus trece, negándose incluso a escuchar disculpas, y más aún a concertar una transacción.

Esta chica no se da cuenta de lo cruel y fría que parece, una vez que ha tomado una decisión y ha cerrado la puerta a todo debate ulterior. Desde el punto de vista sexual, es posible que se infiltren en su relación los mismos problemas de antagonismo entre el cambio y la terquedad. Ella quiere que la amen como corresponde, y a su juicio, la expresión física de dicho amor debe ser una experiencia rica y total. Espera de su amante una satisfacción sensual y completa, y la retribuye en igual medida. La mujer Tauro piensa que el sexo es estupendo porque engendra criaturas dulces y mimosas y porque al mismo tiempo genera paz emocional y satisfacción física: una triple bendición. Cuando hace el amor, éste no tiene nada de vaporoso. Ella quiere sentir que su hombre está allí, a su lado, íntegramente allí, todo él y no sólo las partes de su ser que no utiliza mientras sueña despierto. Como es posible que la mente Mercurial de él ande vagando con el viento, también es posible que a ella la disguste lo que interpreta como su falta de pasión terrenal, su actitud informal. Y es posible que a él le disguste lo que interpreta como la intromisión de ella en el ámbito privado de sus emociones, que el Géminis considerará sagrado aun en sus momentos de mayor intimidad. Quizás ella deba persuadirse a sí misma de que le conviene ensayar varias técnicas distintas para bajarlo de la nube en la que está posado y devolverlo a sus brazos.

De lo contrario, es posible que él se harte de aletear contra un muro de piedra, y que se torne más desapegado. Sin embargo, quizás él será más feliz de lo que sospecha si permite que ella le muestre el camino que conduce a un afecto más profundo, para lo cual deberá confiar en sus vibraciones venusinas más instintivas, y en su naturaleza mundana, en lugar de andar flotando a la deriva, fuera de contacto, cuando ella lo necesita tanto. Todos los signos de Aire tienden a desconfiar, vagamente, del sexo, a menos que éste haya sido tamizado antes por la imaginación, lo cual lo despoja a veces de su misma esencia. El hombre Géminis quiere diluir su experiencia sexual en dosis variables de ficción y fantasía.

Adaptación de Linda Goodman

Si quieres conocer más detalles de tu relación de pareja puedes escribirme y solicitar una consulta. El pago se hace vía PayPal desde cualquier parte del mundo.

Amada Astral

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$45.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Consultas de Tarot sobre el tema que desees

Te ofrecemos varias tiradas de tarot que se adaptan a lo que necesites.

$25.00

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: