Hombre ARIES Mujer PISCIS

Resultado de imagen para pareja de marineros

Los muchos caballeros que habían sido niños cuando ella era niña descubrieron simultáneamente que la amaban, y todos corrieron a su casa, excepto el señor Aries, que cogió un carro y llegó primero, y así la conquistó. Puesto que ningún hombre es más masculino que el Carnero, y ninguna mujer es más femenina que el Pez, estos dos nunca tendrán problema de confusiones respecto a su identidad sexual. Se trata de un auténtico apareamiento, en todos los sentidos de la palabra que puedan imaginar. Cuando un hombre Aries y una mujer Piscis se enamoran, la madre Naturaleza luce una sonrisa de aprobación. En el mejor de los casos, la relación hace aflorar todo el heroísmo deslumbrante de Aries y toda la tierna devoción de Piscis. Estos dos son Romeo y Julieta de carne y hueso. En el peor de los casos, puede hacer aflorar el sadismo latente de Neptuno. Aun así, si él disfruta cuando representa el papel de Amo-Despótico- de-la-Casa, y a ella la hace feliz representar el papel de la Niña-Desamparada, ¿quiénes somos nosotros para estropearles la diversión? Recuerdo muy bien la velada que pasé con unos amigos míos, un hombre Aries y su esposa Piscis. Después de que hubieron metido a sus siete hijos en la cama, el apuesto Carnero rodeó a su bella chica Pez con un brazo protector y se fueron a cenar. No tengo la menor duda de que se internarán juntos en el crepúsculo, mucho después de cumplir sus bodas de oro, tomados de la mano como novios, y él continuará siendo alto y robusto, y ella continuará siendo frágil y estando descalza. Casi hace llorar, ¿verdad?

Aries y Piscis no son compatibles, en general, durante mucho tiempo, en la medida en que él lo sería con un signo de Aire o Fuego… o ella con un signo de Tierra o Agua. Básicamente son muy distintos. Pero para decirlo con las inmortales palabras de los franceses: Vive la difference! Es posible que esto baste para atraerlos al principio. En cuanto a la transformación de la atracción elemental en una relación estable, hay muchas probabilidades de que lo logren si la Luna o el ascendente de él está en Piscis, Cáncer, Escorpión, Tauro o Capricornio… o si la Luna o el ascendente de ella está en Aries, Leo, Sagitario, Géminis o Acuario. Antes de que la chica Piscis se case, su teléfono suena constantemente, con las llamadas de una sucesión interminable de hombres que le piden citas. A ella le resulta tremendamente difícil optar entre todos. La vida está llena de frustraciones. Como la de decidir con quién se ha de casar… o si ha de permitir que más o menos media docena de ellos la protejan de la pobreza y el hastío. Cosas por el estilo. Quizá le presten sus carros, la inviten a comer. La vida es muy dura. El Movimiento de Liberación Femenina no conmueve mucho a las Piscis. La propaganda en favor de la igualdad de derechos le entra a Neptuno por un oído y le sale por el otro. La Piscis piensa que todo depende de aquello respecto de lo cual deseas liberarte. Ciertamente es así. ¡Amén, hermanas! (Y hermanos.)

Después de que se case, su teléfono seguirá sonando aproximadamente cada diez minutos durante todo el día y la noche, pero ahora se tratará de sus vecinos, parientes y amigos, que necesitan de alguien a quién puedan confiarle sus tribulaciones, de un hombro sobre el que puedan llorar. Esta tendencia a convertir su hogar en una clínica terapéutica le provocará a su marido ariano algunas pataletas marcianas. Ella debería escuchar sus problemas. Constantemente. Excepto en los días festivos, que él dedicará a descansar, o a dormir… o a irse de juerga con sus amigos. La chica Pez es una confidente exquisita. Fue así como reclutó a todos sus admiradores, a partir de la escuela primaria. También es deliciosamente humilde, y comprensiva, y así es como cae en su propia red de Neptuno. Cuando la mujer Piscis intuye, finalmente, que el ego dominante del hombre Aries que ama está sofocando su individualidad, generalmente no protesta en voz alta, ni entabla una discusión vehemente al respecto. Aunque se sienta muy desesperada, lo más probable es que siga sonriendo… pero con una expresión ausente en los ojos. Cuando él pierde la paciencia y la increpa por una nimiedad, ella normalmente no contraataca. Se limita a parpadear unas pocas veces, y bosteza. Pero el bostezo puede ser un alarido silencioso. Cuando el Pez parece flotar a la deriva y soñar, cuando sus sonrisas son ambiguas y su atención divaga, el Carnero debe preguntarse si tal vez ha descuidado las necesidades de ella para ocuparse exclusivamente de las suyas propias, cosa que es muy fácil que haga, aunque nunca intencionalmente. El ariano rara vez tiene conciencia de su egoísmo ocasional. De todas maneras, es más desconsideración que egoísmo.

Está tan absorto en vivir-ser-hacer en todo momento, qué no se toma tiempo para mirar en torno. Cuando le hacen notar que ha sido grosero o desconsiderado, se muestra invariablemente sorprendido y abochornado… y compungido. Nunca se propuso ser cruel o insensible. Nadie puede ser tan sentimental, bondadoso, absurdamente generoso y encarnizadamente leal en el amor, como el ariano. Pero la pasividad propia de Neptuno no sólo puede estimular el egoísmo desconsiderado y chovinismo latente de él, sino que también puede cegarlo e impedirle ver el daño que le ha causado a ella. Si lo nota, es muy probable que se disculpe locuazmente, y que se comporte como un perfecto ángel (hasta que vuelva a distraerse y haya que recordárselo nuevamente). Así que no se lo puede culpar de todos los males. La mujer Piscis debe aceptar que por lo menos la mitad de la responsabilidad de su propia desdicha recae sobre ella misma, y debe preguntarse si no ha abrazado con demasiado fervor el papel de mártir. No es muy necesario analizar detalladamente su relación sexual, como lo hicimos en el caso de las otras combinaciones, porque, como se desprende de los datos astrológicos enunciados al comienzo de esta sección, está claro que se trata, en el sentido sexual, de la perfecta unión Romeo-Julieta. El resultado, en el contexto de su intimidad física, no es difícil de adivinar. Ella no sólo será sensible a todos los estados de ánimo, deseos y anhelos de su amante, sino que los descifrará y satisfará casi antes de que se hayan formado. A cambio, él le brindará agradecido un excitante testimonio de su fogosidad marciana y un afecto muy tierno (a juicio de él). Ninguno de los chicos que le telefoneaban y la invitaban podría haberla preparado, emocionalmente o de otra manera, para el tipo de pasión que bulle en el corazón del Carnero, una vez que éste ha hallado a la mujer que puede considerar totalmente suya.

La chica Pez no es coqueta, entiéndanlo bien, pero lo que sucede, verán, es que… bueno, los hombres coquetean con ella.No es promiscua, sino que sólo piensa que lo más hermoso de la condición femenina es el hecho de despertar la admiración de los hombres. En cuanto al Carnero, él tampoco pertenece a la categoría de los playboys. Pero no le enfadará que el sexo opuesto le tribute de vez en cuando un poco de veneración, que él utiliza para sacar brillo a su ego. Piensa que esto forma parte de la condición masculina. Nada de esto debería generar verdaderos conflictos entre ellos, y sin embargo es probable que los genere, porque, si bien la chica Piscis suele entender a su hombre y confiar en él, Aries nunca pone tanto énfasis en la libertad de su pareja como en la suya propia. A juicio del Carnero, sus encuentros informales con otras mujeres son inocentes. Los de ella son sospechosos, e implican obviamente maniobras intencionadas encaminadas hacia un acto concreto de infidelidad. Esto no es nada justo, desde luego. Será útil que ella comprenda que la actitud de él no descansa sobre el egoísmo romántico, sino sólo sobre sus sentimientos de insuficiencia, cuidadosamente ocultos. Puesto que la compasión de Neptuno influye sobre ella y la guía, es probable que comprenda su temor secreto y que actúe en consonancia. Tenga o no razón, el hombre Aries nunca tolerará a una mujer promiscua o infiel… y un solo desliz es mucho más que suficiente para él. Si ella no se esmera a toda hora por convencer a su hombre Aries, con todo su corazón, de que le pertenece sólo a él… la pobrecilla terminará en la soledad. Junten a dos personas totalmente distintas, y se amarán cada vez menos… o cada vez más? En el caso de Aries y Piscis, las que importan no son las diferencias que los separan. Lo que importa es lo que tienen en común: el temor a sufrir. La vulnerabilidad de ella está a la vista… la de él puede estar disfrazada por su valor y su impetuosidad marcianos, pero es tan auténtica y dolorosa como la de ella.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja, puedes escribirme para una consulta personalizada.

Amada Astral 

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Anuncios

8 Comments

  1. Hola. Muy interesante. Soy mujer piscis, ascendente Tauro, luna en cáncer y mi pareja es Aries, ascendente y luna en Géminis. Cómo irá eso por favor?. Gracias!!

    Me gusta

  2. Por dios acabo de leer este hermoso y real texto,tal cual asi es y se debe ver esa relacion entre estos dos signos,pues a mi me da una luz de esperanza,mi intuicion no me fallaba,es un aries el hombre que yo necesito

    Me gusta

  3. tu manera de decir las cosas me pareció más que fascinante y creo que me sirvió demasiado para entender en la relación que me encuentro….gracias, muchas gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: