La relación ARIES-ACUARIO

Aries y Acuario tienen este elemento sobresaliente en común: ambos se sienten curiosamente atraídos por cualquier cosa nueva hasta que le extraen toda la diversión y la verdad. Entonces se deshacen de ella y pasan a la próxima aventura nueva y excitante. Estos dos no miran atrás ni lloriquean por el pasado, si son representantes típicos de sus signos solares. Para el Carnero, el hoy es siempre mucho más emocionante que el ayer. Para el Aguador de Acuario, el mañana es mil veces más fantástico que el ayer o el hoy. De vez en cuando, se apartan por separado del carril del tiempo, en algún punto situado entre el pasado, el presente y el futuro, y chocan frontalmente el uno con el otro, en un encuentro que no forma parte del itinerario consciente de ninguno de los dos. Siempre se trata de un encuentro interesante, y predestinado, planeado en una instancia superior mucho antes de que cualquiera de los dos hubiera nacido. Aries y Acuario son influidos por la vibración de signos solares 3-11, y la fusión de sus auras los lleva a las experiencias compartidas del viaje, la educación y el descubrimiento espiritual… y a los recuerdos kármicos de reencarnaciones anteriores, así como a las esperanzas, los deseos y los ensueños de la existencia actual. Ya ves por qué se encuentran recíprocamente fascinantes. Los Aries se precipitan sobre las cosas con una dedicación total (por el momento), entusiasmados y totalmente comprometidos con lo que está ocurriendo. Acuario es igualmente entusiasta, pero esta gente no se precipita sobre nada. Los Aguadores abordan todas las experiencias con un desapego premeditado, husmean, se rascan la cabeza… desde una distancia segura. Así pueden disfrutar de ellas sin complicarse ni atarse. Por supuesto esta sutil diferencia psicológica no los ayudará a diferenciarlos cuando se crucen con ellos por la calle. Pero hay otros medios. Es posible que el Carnero corra, arrojando confetti y disparando bengalas. Es posible que el Acuario pedalee en un uniciclo. Ambos se destacan en medio de la multitud. Uno de los significados de la vibración 3-11 entre amigos, parientes, socios. amantes o cónyuges es: la obligación kármica. La asociación o relación implica ya sea un intercambio de grandes bienaventuranzas y dichas… o una gran aflicción que uno le produce al otro, quizás en forma de responsabilidad, con efectos de largo alcance sobre la vida de ambos.

El Acuario que tiene la dicha de contar con un amigo Aries que lo (o la) acompaña durante largos meses de tribulaciones o enfermedad (personal o en la familia), cuando nadie se preocupa o lo ayuda… puede preguntarse: «Por qué lo ha hecho?». El Carnero se limita a devolver un favor de una vida (sepultada en el inconsciente) durante la cual recibió una ayuda análoga. Quizás en el curso de este proceso, el Carnero recibe una dosis de esclarecimiento que lo encarrila hacia una carrera futura, hacia una meta o un sueño inesperado que no le habría sido revelado de ninguna otra manera, salvo en aquellas circunstancias en que el Carnero le ofrece ayuda al Acuario. Al invertir los signos se puede presentar la misma situación, con muchas variaciones en el tema. Otro Acuario administra los negocios de un Aries y le evita problemas al Carnero con los recaudadores de impuestos y los acreedores, le desbroza las marañas financieras y le consigue préstamos milagrosos en condiciones imposibles… motivado inconscientemente por el recuerdo que lleva en el alma de la ayuda monetaria que recibió de Aries en otra época y en otro lugar… y así paga una deuda kármica. Un hombre Aries tiene un íntimo amigo de su mismo sexo, cuya esposa Acuario ve la amistad con malos ojos. Ella recela ilógicamente del Carnero, y él, a su vez, experimenta una tensión inexplicable cuando ella entra en la habitación. Es posible que al final el Carnero descalabre el matrimonio de su amigo con la mujer Acuario… o que la esposa Acuario impida que el Aries continúe una amistad valiosa con su pareja. El desenlace depende del grado de evolución al que han llegado el Carnero y el Aguador a la hora del conflicto. El Karma es complicado.

El bien o el mal que estos dos signos solares (o cualesquiera otros dos signos influidos por la vibración 3- 11) se aportan mutuamente no es casi nunca de poca envergadura. El contacto no es casual, y ellos ejercen poco control consciente sobre su resultado. Sin embargo, si Aries y Acuario meditan sobre las leyes del Karma, o la reencarnación, comprenderán por qué uno de ellos está dispuesto a ayudar al otro, y aprenderán a aceptar el favor de buen grado. O comprenderán la situación inversa —por qué los dos continúan maltratándose insensatamente el uno al otro— y merced a esta comprensión podrán poner fin a la configuración kármica mediante el sencillo acto de cancelación del Karma que consiste en perdonar y olvidar. De lo contrario, no harán más que acumular obligaciones adicionales para vidas- futuras, en las cuales las dos almas estarán encadenadas entre sí, en una sucesión interminable de estrechas relaciones, mediante la ley inevitable de la atracción y repulsión magnética, de la acción y reacción. Acuario es uno de los cuatro «signos humanos» del círculo astrológico. Los otros tres son Géminis, Virgo y Libra (a menos que contemos al Centauro, el Sagitario mitad caballo y mitad humano).

Por consiguiente, las pasiones de Acuario son más controladas que las de los Carneros, cuyos amores y odios instintivos los hacen actuar a menudo por puro impulso animal, o para la satisfacción personal del ego. Los Acuario regidos por Urano suelen evadirse de la acción instintiva, enfilando hacia el mundo de la mente superior… y el dominio de la intuición pura. Esto les concede a los Aguadores una misteriosa aptitud parapsicológica o intuitiva. A veces los Carneros también parecen ser clarividentes, pero en realidad no lo son, en el sentido estricto de la palabra. Lo que ocurre es que se precipitan de cabeza en el foco de la situación, y la acción penetrante de su planeta rector, Marte, les suministra la respuesta correcta. Aries va directa e inmediatamente al meollo del problema, sin emplear ni la lógica ni el razonamiento racional: sencillamente lo obsesiona una necesidad abrumadora de zambullirse y llegar al fondo del asunto. Los pantallazos más rápidos e intrincados de los Acuario emanan de las longitudes de onda electromagnéticas con las que están sintonizados bajo la influencia de su planeta rector. Urano, que simboliza la electricidad, entre otras cosas… y también el rayo. Los Aguadores se limitan a captar una impresión del aire, o la absorben mediante una especie de ósmosis eléctrica, sin gastar una décima parte de la energía que despliega Aries para llegar a las mismas conclusiones.

Aries y Acuario son mágicamente compatibles. Los une un cordón casi visible de comprensión de manera que incluso cuando discrepan vehementemente siempre pueden sustituir la tensión por la armonía cada vez que se lo proponen, no pueden separarse. Se trata de la simpatía natural que existe entre el Fuego y el Aire, y de algo más, el aire siempre estará avivando al fuego. Excepto cuando hay desavenencias inusitadas entre sus horóscopos, se trata de las posibilidades de comunicación sin esfuerzo que están abiertas a todas las configuraciones de signos solares 3-11, en todos los canales. La tercera casa astrológica simboliza la comunicación de todo tipo: visual, mediante la palabra impresa, y también mediante la palabra hablada, incluyendo las mentes que hablan a las mentes, los corazones que hablan a los corazones. Estos dos pueden comunicarse de todas las formas posibles, sin siquiera pronunciar palabras. A los Carneros los acusan frecuentemente de ser soñadores ingenuos, poco prácticos. A los Acuario los acusan a menudo de ser sencillamente locos. Ésta es otra razón por la cual los dos generalmente se llevan tan bien. Ambos se sienten incomprendidos por el mundo y por todos sus habitantes. Ambos también piensan que marchan por el camino correcto, separada o conjuntamente, y que es el resto del mundo el que equivoca el paso y está descarriado. Naturalmente, esto los hace confluir… para reconfortarse mutuamente y protegerse recíprocamente del Sistema.

Los Carneros son temerarios, los Aguadores están locos… pero se las arreglan para entretejer estas cualidades transformándolas en complicadas redes de duendes, milagros, arco iris y hechizos diversos. Así crean dirigibles de ensueños que, con gran sorpresa de las almas más sensatas, se remontan por los cielos azules de algunas empresas personales y comerciales delirantemente prósperas. La tolerancia de Acuario, inspirada por Urano, es un aislante que protege a la mayoría de los Aguadores de la conmoción producida por los caprichos súbitos y los anhelos muy originales y creativos de Aries. Habrá trances en los cuales los Carneros pensarán que Acuario no está totalmente en sus cabales, y en que Acuario temerá no estar en condiciones de soportar los arranques de agresividad de Marte. Sin embargo, en general, estos dos disfrutarán de una asociación demencial, fabulosa y singular. Acuario es un signo fijo, y por tanto los Aguadores pueden ser, ocasionalmente, más que un poco tercos. Pero la terquedad no hará mella en Aries. Sólo el amor y la bondad. En grandes dosis.

Es posible que los Aguadores intenten esclarecer a los Carneros con sus teorías acerca de la inmersión del ego, aduciendo que esto genera paz y felicidad. Pero a Aries lo asusta sumergir el ego, tanto como sentirse devorado por un túnel oscuro. «¿Dónde me deja eso a mí? ¿Dónde estaré yo, el Mí-de-Mí… en una especie de vacío eterno?», se pregunta el Carnero. Los arianos nunca son expertos en el estado yoga del Nirvana. Perder la conciencia de ti mismo… ¿eso es el éxtasis? En este sentido, Aries tiene intuitivamente razón. La mayoría de conceptos de Acuario están años luz por delante de su tiempo, y sin embargo no son más infalibles o inmunes al error de juicio que las ideas de Aries… aunque de todas maneras la sabiduría uraniana será vertida del pequeño cántaro marrón de Acuario, se la pidan o no. «Todos los problemas humanos emanan del énfasis desmedido en las emociones y de la exageración del sentimiento personal», afirma Acuario. «Las personas que niegan sus emociones y sepultan sus sentimientos personales son frías y desalmadas, y están privadas de todo esclarecimiento y percepción», replica Aries.

Entonces… ¿a dónde van desde esa calle sin salida? Vuelven a sus duendes, milagros, arco iris… y dirigibles de ensueños.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: