La relación ARIES-ESCORPIO

En el fondo del corazón, los hombres y mujeres Aries se complacen en verse a sí mismos como piratas pintorescos, feroces. Al fin y al cabo los piratas son intrépidos, románticos y temerarios. Pero al igual que la tripulación pirata del País de Nunca Jamás, los Aries derrochan a menudo la energía de Marte en el despliegue prematuro de reacciones emocionales, y se baten a la defensiva. El Carnero nunca ataca si no lo agreden antes. Recuerden que Aries es el recién nacido simbólico del Zodíaco, y que los recién nacidos sólo gritan cuando no les prestan atención, o cuando alguien los pincha con un aguzado imperdible. Después de todo, es la única defensa que tienen contra el dolor o la negligencia. Cuando los amenaza un peligro de más envergadura, Marte, su tutor, corre a rescatarlos. Los Escorpión, sin embargo, son maestros de la ofensiva… una ofensiva urdida con inteligente y fría estrategia, exquisita paciencia y una misteriosa percepción de las debilidades ajenas. No encontrarán ningún Escorpión ofuscado, corriendo de un lado a otro ni embistiendo desatinadamente. Cuando los Escorpión embisten, apuntan directamente al blanco, con precisión mortal. Cuando les pica la cola de un Escorpión, saben que los han picado. Por eso es raro que la gente enfrente por segunda vez el poderío de Plutón. Generalmente con una vez basta y sobra.

Igualmente, es casi imposible apiadarse de los Escorpión (aunque demostrar compasión un Escorpión es casi como prestar un dólar a los zares del petróleo del Oriente Medio). Debe de ser agotador ver cómo la gente se sobresalta cuando descubre que has nacido en noviembre. Un amigo mío, ariano, tiene una secretaria de confianza a la que siempre había considerado la mujer más encantadora y más eficiente del mundo. Hasta que un día descubrió por azar que era Escorpión. Casi tuvo un colapso. Fue como si hubiera estado albergando una serpiente en su despacho. Su leal secretaria… ¿una Escorpión? El coraje normal de Marte se fue a pique cuando el Carnero reaccionó ante este alarmante golpe astrológico. Cuando se serenó, recordó la tenacidad con que la dama había trabajado durante años; su valor excepcional, mayor que el que le imponía el deber; su serenidad eficiente en casos de emergencia… y, sí, su lengua a veces cruel. Ahora bien, si usted tiene alguna noción de astrología, sabrá que ésta no es la reacción típica de un jefe Aries. Ni de ningún otro Aries. Los Carneros no se repliegan ante nadie. Curiosamente, en condiciones normales el Carnero no arremete enseguida contra un Escorpión, como lo haría contra los nacidos bajo todos los otros signos solares. En esos subyugantes ojos de Plutón, donde se refleja un sereno aplomo y una fortaleza oculta, hay algo que le trasmite un mensaje al Carnero: «Cuidado. Esta agua mansa es muy profunda. Y podrías ahogarte en ella. Eres sólo un Carnero de papel, y el Carnero pertenece a la familia de las ovejas. Conmigo no estás en tu elemento. Ahora estás en el vasto océano, que te cubre con creces, lleno de tiburones, algas marinas, extrañas criaturas nocturnas, arrecifes oscuros y misterios».

De allí proceden originalmente todos los Escorpiones: del mar. Si en estos tiempos también se los encuentra en el desierto, las arenas ardientes no son un territorio más extraño para los Carneros. Aries asimila instintivamente el mensaje, que dice: «peligro». ¡Ah, PELIGRO! Ésta es la única palabra que estimulará al Carnero y lo hará entrar en acción, así que la embestida de Marte, dirigida a enfrentar el desafío, no tarda en reemplazar a la cautela. Casi siempre es un error. Cuando se trata de un auténtico duelo, el Carnero es más resistente, atronador y enfático que el Escorpión. Pero cuando las cosas llegan a ese punto, el Escorpión típico sencillamente desaparece, envuelto en un silencio altanero, y Aries se queda rumiando el mismo enigma de siempre. ¿Él (o ella) se fue porque reconoció su derrota… o porque yo incurrí en una exageración? En otras palabras, aunque les parezca que han triunfado sobre un Escorpión, nunca lo sabrán con certeza. Siempre tendrán que tejer conjeturas. El Carnero medio no necesita muchas experiencias para aprender que el mejor sistema para tratar con un Escorpión consiste en cooperar con él… a una distancia emocional segura y respetuosa. Las intimidades del romance son otra cosa.

Aquí nos referimos a las vibraciones generales de esta configuración de signos solares 6-8, entre Aries y Escorpión en las relaciones comerciales, amistosas o familiares. Los ejemplos de la interacción Aries-Escorpio siempre son válidos, cualesquiera que sean el sexo y la edad del Carnero y el Águila implicados, y por tanto, lo que sigue se podrá aplicar apropiada y provechosamente a cualquier asociación Marte-Plutón en que el lector esté involucrado, mediante el sencillo procedimiento de cambiar los nombres y la situación específica. Los elementos básicos siguen siendo los mismos. En compañía de una persona regida por Plutón, el Aries no debe esperar encontrarse con la equidad de Libra, la compasión de Piscis o la cálida generosidad de Leo. Incluso es posible que se encuentre con un egoísmo básico superior al de Capricornio, ya que no al del mismo (o la misma) Aries. Pero Escorpión es inmensamente leal, y nunca transa en cuestiones de principio. Esto fascina al Carnero, que también es ferozmente leal, y que desprecia igualmente las componendas en materia de ideales o de integridad. Escorpión nunca capitula, nunca admite la derrota. Aries también está vehementemente consagrado a triunfar. Sólo los cobardes capitulan y se rinden. Todos lo saben. Estos dos ciertamente lo saben.

Sin embargo, existe otra cualidad de Escorpión, intangible, indefinible, que Aries no puede sondear. ¿Se trata de la fuerza de voluntad? ¿O simplemente… de la voluntad? Se trata de esta última, y es responsable del aura compacta, dotada de una fuerte carga emocional que rodea incluso a los Escorpión más tranquilos y aparentemente inofensivos. Ahora bien, esto no significa que todo Escorpión deba comportarse como Drácula. Muchos de estos hombres y mujeres tienen una personalidad innegablemente dulce y afable. Son interesantes, inteligentes y corteses. Pero no son tímidos, inseguros e indefensos… y Aries no debe dejarse engañar por sus voces sosegadas, su porte discreto y su falta de agresividad exterior. En esta asociación, es prudente recordar siempre que los elementos de Fuego y Agua son combinables, y que cada uno de ellos es capaz de destruir al otro. Conozco a un hombre Escorpión que se casó con una chica Escorpión después de un largo (y por supuesto, secreto) compromiso. Cuando el primer hijo nació en abril, mi impulso inicial consistió en ofrecerme para adoptarlo. ¿Un pequeño Carnero, sometido a la dominación restrictiva de dos Escorpión? Hay que rescatar al pequeño, me dije, antes de que aplasten por completo su ego de Marte. Pero lo cierto es que la sosegada disciplina y la sabiduría intuitiva de sus dos progenitores regidos por Plutón han beneficiado tremendamente al ariano. Una pareja de Águilas evolucionadas y esclarecidas le da un excelente ejemplo de coraje moral e integridad personal a un joven regido por Marte, que necesita y desea que lo orienten en la dirección correcta.

Los Escorpión son maestros perfectos de fuerza de voluntad y estabilidad para un Carnero explosivo, que tiende a estallar en una eclosión de entusiasmo, y después pierde interés antes de que las chispas se hayan asentado. Por supuesto, siempre existe el peligro de que el poder de Plutón ejercido sobre Marte sea demasiado riguroso. La cautela del elemento Agua de Escorpión puede aplacar a un Carnero de cualquier edad y convertirlo en un ariano tipo oveja, anormalmente introvertido y tímido, lo cual es francamente indeseable porque implica negar la personalidad innata de Marte. Sin embargo, en las asociaciones más felices Aries- Escorpión, el Carnero responderá estupendamente a la fuerza del amigo, vecino, pariente, socio, amante o consorte Águila, y tratará de imitar el aplomo de Plutón, de manera que la combinación tendrá un resultado francamente positivo. Igualmente, la mitad Escorpión de la pareja procurará desarrollar una mayor elasticidad de criterio, en relación con la idiosincrasia más abierta del Carnero, y con su enfoque mucho más libre y cordial de la vida. La frialdad emocional que Escorpión puede proyectar a ratos es capaz de destrozar el cálido corazón de Aries, así como su ánimo y su confianza en sí mismo (o en sí misma).

Habrá trances pasajeros en los que la penetrante mirada de desaprobación colérica de Escorpión, o su voluntad malograda, aterrará al Aries, y le producirá al Carnero un estremecimiento interior, aunque esté regido (o regida) por Marte. Conozco a un padre Escorpión que, cuando ya no podía seguir discutiendo porque lo frustraba la testarudez de sus tres hijos (uno de los cuales era Aries), se sumía durante unos pocos segundos en un silencio pétreo, y después pronunciaba, con voz sepulcral. las ominosas palabras de Plutón: Me acordaré de esto. Será saludable que todos los Carneros asociados con Escorpiones recuerden aquello. O sea, que el Águila jamás olvidará un agravio. Jamás. El hombre, mujer o niño Escorpión tampoco olvidará una prueba de amor o bondad. Vivirá mucho más seguro y feliz quien les deje un recuerdo de esto último, y evite dejárselo de lo primero, siempre que sea posible. Algunos Escorpiones se convierten en esclavos de su propia voluntad. Tanto que el Águila perseverará en su empresa aun después de tener la evidencia de que el camino por el que marcha le llevará irremisiblemente a la autodestrucción.

Aries entiende muy bien este tipo de compulsión vehemente, de la que luego hay que arrepentirse. Pero Aries es un signo de Fuego positivo: el cruzado temerario regido por Marte, que se siente estimulado emocionalmente por la consagración a una causa y por la excitación de una misión peligrosa. Escorpión es un signo de Agua negativo: el veterano curtido, que posee un profundo conocimiento de las realidades, y la fuerza necesaria para soportar penurias, y que no alimenta ilusiones acerca del atractivo de las bandas de música, los uniformes y las condecoraciones por heroísmo. Sus estrategias son muy distintas. Aries defiende ferozmente, en la vanguardia. Escorpión ataca súbita, inesperadamente, desde la retaguardia. En la guerra, estos dos signos solares son enemigos naturales. La paz es mejor… y empieza con el amor.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas un análisis más detallado y personalizado de tu relación de pareja, puedes escribirme y solicitar una consulta.

Amada Astral

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$64.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$54.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$33.00

Sinastría de Almas

La Sinastría de Almas: esta nueva Sinastría incluye todos los asteroides del amor que la hacen más profunda y completa. Valentin (447) Adorea (268) Niño (4580) Juno (3) Alma (390) Karma (3811) Amor (1221) Unión (1585) Destino (6583) Compañero (8490) Caballero (29391) Cupido (763) Lujuria (4386) y más. También analizamos si se trata de relaciones de almas o llamas gemelas o afines como Eros y Psique, Orfeo y Eurídice, Zeus y Hera. O se trata de relaciones tóxicas o kármicas a través de Nessus y Deyanira, Plutón y Perséfone, Eco y Narciso, Asmodeo y Lilith como las parejas mitológicas. Esta es una gran oportunidad para que conozcas las fortalezas y debilidades de tu relación y saber si se trata de un vínculo predestinado.

$75.00

Carta Compuesta de la relación: método de los puntos medios

$54.00

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .