La relación ARIES-VIRGO

En verdad chocaban constantemente… si veían una nube frente a ellos, cuanto más trataban de eludirla, tanto más seguro era que chocaban con ella. A Aries le gusta generalizar, odia ocuparse de los detalles y lo aburre el análisis minucioso. Virgo es minucioso, le gusta analizar los detalles y odia las generalidades. Esto les da -una idea de la distancia que existe, para empezar, entre estos dos signos solares… y ya que hemos empezado, he aquí algunos otros datos. Los Carneros inician todos sus actos a partir del sentimiento puro: confían en sus emociones y dudan de los excesos del espíritu práctico. Los Virgo son prácticos, confían en su intelecto, y dudan de los sentimientos y las emociones puros. Cuando los Aries están ofuscados, generalmente lo gritan desde los tejados y exhiben sus agravios para ventilarlos. Cuando los Virgo están ofuscados, lo ocultan y encierran sus agravios para que junten la herrumbre del resentimiento. Los Carneros descuidan su salud física y sin embargo casi nunca padecen enfermedades crónicas. Los Virgo cuidan extremadamente su salud física, y sin embargo se quejan a menudo de que padecen síntomas diversos de enfermedad. Y ésta no es más que una lista parcial de sus diferencias.

Ambos casi siempre se apresuran a ayudar a los demás, aunque sus motivaciones son un poco distintas. Los arianos lo hacen porque se complacen en ser causa de felicidad, dado que esto les prueba que pueden ejecutar un milagro de menor envergadura cada vez que se presenta la ocasión. Los Virgo lo hacen porque al Virginiano le pone nervioso permanecer inactivo y ver cómo la confusión se convierte en caos, cuando, a juicio de su espíritu práctico, bastaría un mínimo de pensamiento lúcido para desenredar la maraña. El Virgo se adelanta instintivamente, aplica un tijeretazo y un corte aquí y allá, y después sigue su camino sin esperar ni desear muestras de gratitud. Aries tampoco se quedará mucho tiempo a la espera del agradecimiento, pero crean cuando les digo que el Carnero lo desea. Si no se lo tributan, el Aries se sentirá agraviado y enfadado, a diferencia del Virgo, que de todas maneras no espera realmente mucho de la gente, y por tanto puede despreocuparse de la ingratitud y tildarla como otra de las muchas imperfecciones de la naturaleza humana. Es cierto que ambos gravitan hacia la pureza de intenciones. Ambos anhelan ávidamente la belleza del espíritu y buscan un ideal rutilante. Aries y Virgo cabalgan juntos buscando la verdad y la hermosura, pero cuando sus corceles blancos como la nieve llegan a una bifurcación del camino, marchar en direcciones distintas.

Los Carneros creen ciega e instintivamente que encontrarán lo que buscan, a pesar de todos los desengaños y de la aparente imposibilidad de obtener el éxito. Los Virgo alimentan pocas esperanzas, o ninguna, de descubrir algún día el Santo Grial, y si lo descubrieran, estén seguros de que le hallarían un defecto. Sin embargo, no obstante todas estas disparidades en sus pautas personales, el Carnero y el Virgo pueden encontrar un extraño consuelo en su relación cuando sus caminos se cruzan. Si se trata de negocios, los resultados de la asociación serán casi siempre la admiración y el respeto, y un deseo mutuo de ayudarse. Si se trata de amistad, ésta probablemente se encauzará hacia los negocios en algún punto del trayecto. En el círculo familiar, la fusión de estas dos idiosincrasias divergentes, influidas por la vibración de la configuración de signos solares 6-8, también podrá generar muchas satisfacciones reconfortantes. Aries y Virgo se cuentan a menudo secretos que no le confiarían a nadie más. Parecen intuir que la confianza mutua implícita en esta confesión íntima no será violada… y pocas veces lo es, aunque al Carnero le resulte difícil entender cómo pudo haberse gestado la situación que le describió Virgo, dada su propia filosofía personal. Asimismo, el Virgo se sentirá sinceramente compenetrado con las experiencias del Carnero, aunque íntimamente no atinará a comprender cómo éste pudo permitir que se materializaran.

Sin embargo, aunque Aries y Virgo estén unidos muy estrechamente, el primero no podrá dejar de intuir la mueca de disgusto del segundo cuando él (o ella) llegue tarde a una cita, cometa una necedad o actúe descuidada e irresponsablemente. Al Carnero nunca le resulta tan fácil como al Virgo disfrutar del trabajo. Lo que a Aries se le antoja una remolonería inofensiva, Virgo lo interpreta como un derroche casi pecaminoso de tiempo valioso. Por supuesto, después de despachar debidamente sus obligaciones de trabajo, de estudio o de familia (que pueden reclamar tiempo y atenciones interminables), y cuando ya no pueden experimentar remordimientos de conciencia porque todas las cosas están correctamente archivadas en sus respectivos casilleros, los Virgo disfrutan a menudo de una vida privada bastante interesante y, en raras ocasiones, incluso escandalosamente poco ortodoxa, una vez liberados de sus preocupaciones compulsivas. Más tarde o más temprano, después de que estos dos hayan pasado un lapso razonable juntos, el Carnero seguramente le recordará al Virgo su propensión a preocuparse innecesariamente, y recibirá una respuesta de este tenor: «¿De qué preocupaciones compulsivas me hablas? Yo no permito que nada me preocupe excesivamente». Oído lo cual es probable que el Aries replique: «¿Ah, no? ¿Qué me dices de aquella mañana de la semana pasada en que omitiste tu ducha diaria porque no encontraste el jabón que usas siempre y que no puedes sustituir por otro… esa misma mañana en que te cayó una mancha de tinta sobre el zapato y encontraste una mosca en la sopa a la hora de la comida? Durante varios días tuviste una jaqueca atroz y una indigestión nerviosa».

Probablemente Virgo contestará: «Lo que dices es un poco exagerado e incorrecto. La indigestión duró sólo tres horas y cuarenta y cinco minutos, y fue producto de esa horrible sopa grasienta que tomé, y no de mis nervios. La jaqueca duró sesenta y cinco minutos —no varios días— y se debió a que la noche anterior no dormí bastante, y no a que estuviera compulsivamente preocupado. No omití ducharme porque no encontraba la pastilla de jabón que uso habitualmente, sino porque iba a llegar tarde a una cita. En cuanto a la tinta, es u na que había usado durante un par de años. No puedo darme el lujo de ser tan indiferente como tú respecto del dinero». Este último comentario le sirve a Virgo para acusar discretamente a Aries de derrochar el dinero. Los Virgo tienen la precaución de conservar una escrupulosa amabilidad cuando están ofuscados, de modo que su cortesía típica mitiga su irritabilidad. Como los Virgo son muy analíticos y aficionados a la claridad, los Aries suelen considerarlos remilgados y fríos. Sin embargo, lejos de ser fríos, los Virgo se destacan entre todos los signos solares por ser los más íntimamente sentimentales. (Aquí la palabra clave es «íntimamente». Esta es la que causa todos los malentendidos.) Su misma puntillosidad es testimonio de los elevados ideales a los que deben ceñirse las personas y las cosas. y cuando no se ciñen a ellos… bueno, cualquiera tendría accesos periódicos de exasperación, si lo desilusionaran constantemente.

Los Virgo están a menudo nerviosos en presencia de los Aries porque al Virgen le disgusta ser abiertamente enérgico… y el trato con el Carnero obliga a serlo. La impulsividad ariana puede determinar que el Virgo se sienta secretamente incompetente porque carece de medios para modificar una situación, de modo que a veces tratará de encubrir este sentimiento con una actitud crítica, una especie de desaprobación silenciosa. En realidad poco importa de qué especie es. Cualquier tipo de desaprobación ofuscará al Aries, aunque sólo se insinúe vagamente y no se exprese con palabras. Igualmente la siente o la intuye. El hombre o mujer Aries típico no anda en busca de discusiones razonables, ni de los comentarios fríos y sensatos del Virgo acerca de lo que es bueno y malo, acerca de lo que es correcto y práctico y lo que no lo es. Los Carneros reaccionan maravillosamente ante la generosidad de espíritu de los demás y pésimamente ante la pomposidad o la crítica. El Aries íntimamente asociado a un Virgo se rebelará a menudo y luchará en defensa de su identidad porque considera que la conversación serena y racional es un mal sustituto de la calidez afectuosa, la cordialidad y la franqueza.

Sin embargo, cuando el Sol y la Luna de sus cartas están colocados en un aspecto favorable, Aries y Virgo pueden agraciarse el uno al otro con bienaventuranzas recíprocas. En una asociación Aries-Virgo en la que opera esta influencia luminaria armoniosa, es posible que el Carnero descubra con sorpresa que sigue el ejemplo sereno de Virgo y que presta seria atención a sus consejos siempre bien intencionados y útiles. Y los Virgo también descubrirán con sorpresa que se dejan engatusar por los Carneros, quienes les hacen perder muchas de sus inhibiciones y desechar varios estratos de su conducta generalmente sosegada. Para que esta combinación se fusione mansamente sólo hace falta, en realidad, que cada individuo dedique más tiempo a concentrarse en las virtudes del otro que a hurgar en las diferencias. El dependiente del supermercado que frunce el ceño en la caja registradora y lo regaña a usted de mala manera porque no ocupa el lugar que le corresponde en la cola, probablemente es un Virgo. Pero el dependiente de sonrisa plácida, de modales apacibles y expresión espabilada que le informa cortésmente dónde están las cosas y dónde podrá hallar los melones frescos, y que lo ayuda jovialmente a recoger los productos que usted dejó caer del carro, probablemente también es un Virgo.

El cliente que reclama con talante agresivo que lo atiendan inmediatamente en un comercio, que deja todas las prendas colgadas en una percha del vestuario después de habérselas probado apresuradamente y de haber decidido que son todas espantosas… probablemente es un Aries. Pero la persona cordial y confiada que le presta diez dólares a un forastero extraviado, sin siquiera preguntarle para qué los necesita, probablemente también es un Aries. Lo que el Virgo pocas veces comprende es que el Aries intuye infaliblemente si el interés que aquel demuestra por su bienestar emana auténticamente del cariño, el afecto o la amistad… o sólo de sentido del deber. Y cuando emana de este último, el Carnero preferirá apañarse solo antes que aceptar la ayuda de alguien que no la ofrece de corazón y con sincera comprensión, por mucho que necesite la asistencia y el consejo de Virgo.

Sin embargo, aunque a primera vista Aries y Virgo parezcan muy distantes el uno del otro, ambos podrán recibir algunas sorpresas agradables si echan a andar juntos y tienen la precaución de eludir las zarzas y las espinas del desacuerdo. El Virgo puede encontrar en el Carnero a alguien realmente digno de que lo ayuden a progresar, a alguien que como compensación derramará sobre el Virgo un torrente de gratitud vehementemente entusiasta y conmovedora, a alguien que quizás incluso conseguirá abrir las puertecitas de las inhibiciones y los anhelos secretos de Virgo. En el Virgo, los Carneros hallarán la estima sincera que necesitan… y un corazón tan honesto y leal como el suyo propio. Virgo puede enseñarle a Aries a descubrir la belleza de las insignificancias, a comprender que es prudente esperar, a creer en el triunfo final de la paciencia. El Aries puede enseñarle al Virgo a descubrirse y a creer en sí mismo.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas realizar un análisis de pareja personalizado, puedes escribirme y solicitar una consulta. El pago se hace vía PayPal desde cualquier parte del mundo.

Amada Astral 💗

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

 

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: