La relación ARIES-CÁNCER

El Cangrejo puede ponerse un poco tenso y nervioso cuando gira en un carrusel ariano. Como el metabolismo físico-emocional lunar es más delicado y fluctuante, los Carneros pueden agotar a las personas lunares con su excesivo entusiasmo ariano, que inflama, ocasionalmente, incluso a los arianos más afines a las ovejas (y recuerden que éstos son minoría). Por consiguiente, el Carnero entusiasta, un poco temerario, posiblemente tendrá a menudo la impresión de que el Cangrejo desaprueba su conducta. ¿Qué es lo que estos Cáncer pretenden que hagas?, se pregunta Aries. ¿Que sepultes tu confianza y cultives un complejo de inferioridad, sólo para conformarlos? No necesariamente. Es cierto que tal vez los Cangrejos se sentirían considerablemente más cómodos si se pudieran mitigar un poco los impulsivos ritmos marcianos, para adaptarlos a su propia música de órgano, más cauta. Pero la inseguridad básica de Cáncer no ganará nada si Aries se suma a él (o a ella) para gemir juntos «nadie-me-ama-todos me-odian-qué-infeliz-soy». En una asociación o relación basta con un trauma de esta índole. ¿Para qué ensayar dos? Muy pocas personas se dan cuenta de que los hombres y mujeres (y niños) arianos buscan frenéticamente la aceptación mientras cortejan febrilmente el rechazo con su comportamiento impulsivo y desconsiderado. Entre esos pocos que se dan cuenta están los Cáncer, que a su vez son anormalmente sensibles al agravio. Incluso mientras parecen fastidiados por la impetuosidad de Aries; intuyen, con su aguda perspicacia, que los Carneros no son siempre tan fieros como parecen indicarlo sus actos. Merced a dicha intuición, entre estos dos signos solares pueden urdirse algunas relaciones hermosas y sólidas. Sin embargo, como la suya es una configuración de vibraciones 4-10, esta asociación se produce más a menudo en un ámbito profesional, comercial o familiar inevitable, que en otro romántico.

Las personalidades superiores de dos personas cualesquiera influidas por la vibración 4-10 posiblemente podrán entenderse de esta manera, en razón del Karma más pesado, que es necesario nivelar y armonizar, y puesto que la naturaleza humana es como es, pocas personas elegirían las tensiones y conflictos de una confrontación de almas 4-10 si hubiera otra opción. Naturalmente, también hay compromisos amorosos y conyugales entre Aries y Cáncer, de tiempo en tiempo. Sólo se trata de que cuando uno encuentra equipos formados por un Carnero y un Cangrejo, éstos son más a menudo parientes o compañeros de trabajo, o son un jefe y un subordinado, o forman otro tipo de asociación profesional. Incluso aquellos Carneros y Cangrejos que experimentan una atracción romántica mutua se conocen generalmente en una atmósfera profesional o familiar, o entablan su primera conversación en torno de temas profesionales o familiares. Si el aspecto Sol-Luna de sus cartas natales es armonioso, esta combinación puede tener un éxito financiero sorprendente y puede ser emocionalmente compatible. Pero si existe un aspecto luminario o ascendente negativo entre sus horóscopos, deberán escalar algunas pendientes empinadas y deberán someter sus almas a muchas pruebas de durabilidad.

A Aries le gusta triunfar y necesita triunfar. También le complace mandar. Ahora bien, Cáncer no tiene nada contra el triunfo ni contra el liderazgo. En cuanto a este último, recordemos que Cáncer es un signo cardinal de liderazgo, no obstante el esfuerzo del Cangrejo por ocultar su deseo de mando tras un velo de fingida indiferencia. Aries también es un signo cardinal, y como los cuernos del Carnero son tan duros como el caparazón del Cangrejo, es previsible que se produzcan algunas escaramuzas para decidir quién sigue al líder en cualquier juego en el que intervengan. Éste es un problema intrincado, porque cuando hay dos líderes, ¿cómo se determina quién es el que sigue al otro? (Sobre todo cuando ninguno de los dos tiene la intención de ocupar el segundo puesto.) La situación parece irresoluble, pero no lo es. Pueden caminar a la par, sin que ninguno de los dos marche a la cabeza, ni atrás. Esto se llama transacción. Cáncer tiende a transar con menos pena que Aries, así que generalmente es el Cangrejo el que debe tomar la iniciativa y proponer la tregua. Es posible que Aries también lo intente, pero se las ingeniará de alguna manera para decir algo inconveniente, en términos inconvenientes, con una dosis excesiva de ego, después de lo cual el Cangrejo hará chasquea furiosamente las pinzas, o se echará a llorar desconsoladamente. Muy bien, así que ahora los tenemos (esperemos que así sea) a la par hacia la meta triunfal, al principio pacíficamente, hasta que vuelven a aflorar las diferencias entre sus personalidades y estrategias. El Cangrejo sigue una trayectoria un poco zigzagueante. y nunca avanza en línea recta como el Carnero, franco e inequívoco. La marcha de Cáncer es siempre circunspecta, encubierta y cuidadosa, aunque cuente muchos chistes por el camino para distraer a su acompañante y evitar que éste note su técnica.

Mientras el Carnero siempre está resuelto a lanzar por la borda el peso muerto y a despejar las cubiertas para la acción, el Cangrejo quiere asegurarse de que nadie arroja al bebé con el agua del baño, por así decir. Confieso que ésta es una figura literaria muy heterogénea, pero lícita cuando se discute y describe a Aries y Cáncer. Ninguna metáfora, analogía o alegoría unilateral bastaría para acomodar a estos terráqueos divergentes, que a menudo se miran el uno al otro como si provinieran de estrellas o galaxias distintas. La vida es, para Aries, una colosal competición desafiante. Arremete de cabeza contra los obstáculos, incluso cuando debe hacer un gran esfuerzo para encontrarlos. Si no están allí, Aries creará unos cuantos, porque, ¿qué gracia tiene una competición en la que no hay que vencer obstáculos? En verdad, los obstáculos atraen a Aries como imanes. Al Carnero lo fastidian y aburren las avenencias constantes y ubicuas. Cuando otra persona se niega a pelear o polemizar, Aries se siente desalentado o furioso. Semejante comportamiento le quita toda emoción a la vida. Frente a cualquier tipo de oposición bulle la adrenalina de Marte y la vitalidad de Aries se recarga instantáneamente. Dejen que asome un conflicto en el horizonte, y el Carnero estará en la gloria, enfrentará valerosamente la emoción del desafío, y experimentará la explosiva excitación de abordarlo victoriosamente. Esto no tiene nada de malo, siempre que Aries se detenga de vez en cuando para observar que no está solo (o sola) en el mundo, y que los demás también tienen sentimientos. Los Aries no pretenden pisotear la sensibilidad de nadie, pero están tan obsesionados por llegar a su meta (y puede incluir en esta definición a las escasas ovejas más introvertidas, junto con los Carneros más ostentosos), que pueden ser desconsiderados e irreflexivos sin darse cuenta de ello. Exceptuando a los escasos Aries que tienen un Sol o un Marte natal muy «mal aspectado», el Carnero típico jamás maltrataría a alguien premeditadamente. Sin embargo, él (o ella) maltrata a los demás, y sobre todo a los Cangrejos hipersensibles.

A esta altura ya verán que uno de los problemas que se plantean entre Aries y Cáncer es el de la sensibilidad vulnerable. Los Aries tienen poca o ninguna conciencia de esta debilidad peculiar suya… que choca con la imagen que tienen de sí mismos como individuos fuertes. Por ello, cuando lastiman a un Aries, la reacción de éste, influida por Marte, consiste en negar inmediatamente el hecho, o en montar en cólera como medio de defensa. La vulnerabilidad de Cáncer está cuidadosamente oculta, de modo que su reacción típica, cuando lo lastiman, consiste en meterse dentro del caparazón del Cangrejo y enfurruñarse. Si la herida es suficientemente profunda, la reacción puede llegar acompañada por algunos litros de lágrimas, y a veces la sensibilidad lunar asoma desde atrás del humor lunático. Cuando estos dos se agravian recíprocamente, uno de ellos (Cáncer) se sume en la congoja como si ésta fuera una mancha de tinta, o en un silencio ofendido, jalonado por rabiosos chasquidos de pinzas. El otro (Aries), frustrado por la estrategia evasiva de Cáncer, se siente impotente para adoptar medidas encaminadas a resolver el desacuerdo que los separa, y es posible que se ponga furioso y que se desahogue con una avalancha de palabras y actos que, previsiblemente, sólo servirán para inducir al Cangrejo a sepultarse aún más profundamente en las arenas del enfurruñamiento silencioso.

Volvamos por un momento a la Naturaleza, siguiendo los cauces del simbolismo astrológico, e imaginemos a un carnero exacerbado que machaca con sus cuernos el duro caparazón de un cangrejo impenetrable, el cual excava frenéticamente la arena de la playa, cada vez a mayor profundidad. ¿De la playa? ¿Qué hace un carnero retozando en la playa, junto al océano misterioso, al fin y al cabo? Está fuera de su elemento. (Él o ella, si se trata de una mujer ariana.) Así como el cangrejo se extraviaría si intentara arrastrarse por las laderas rocosas de la montaña donde el carnero está más cómodo. Hace falta un trígono o conjunción Sol- Luna entre sus horóscopos, o una gran dosis de comprensión por parte de ambos, para reunir a estas dos criaturas astrológicas muy diferentes en un terreno emocional mutuamente aceptable. Incluso entonces, aunque aprendan a tolerarse recíprocamente, y a ayudarse a crecer, evolucionar y aprender, sus diferencias seguirán siendo claramente visibles. Es cierto que los Cáncer pueden esconderse en el closet cuando alguien hiere su sensibilidad, y que normalmente son lacónicos y reflexivos (excepto cuando nos hacen reír con sus bromas), pero los Aries no deberían considerarlos totalmente impasibles, maleables o incapaces de resistir. Tal vez no enarbolen la espada llameante de Marte y prefieran enfrentar los obstáculos con serenidad, discreción y paciencia, pero los Cangrejos no son seres trémulos, blandos y medrosos. Corrección: sí son seres trémulos, blandos y medrosos, pero el Carnero no debería olvidar el duro caparazón bajo el cual se ocultan mientras tiritan y tiemblan.

No es aconsejable golpearlo con los nudillos. En tanto que el Carnero es propenso a atacar instantánea y abiertamente cuando amenazan su seguridad, el hombre o la mujer Cáncer intentará, primeramente, buscar con la mayor prudencia posible la causa subyacente del problema, y después maniobrará para zafarse gradualmente de él, con una estrategia secreta y una tenacidad increíble. Nunca hay que descuidar ni subestimar la capacidad del Cangrejo para prenderse al dedo del pie, a la oreja, al dedo de la mano… o a una idea, hasta que obtiene lo que desea. (Esto vale tanto para los Cangrejos hombres como para los Cangrejos mujeres.) Aries y Cáncer tienen distintas motivaciones, diferentes actitudes respecto de la vida… y diferentes metas. Pero si cada uno de ellos le cede al otro una pizca de su bondad intrínseca, las vidas de ambos se enriquecerán mucho. Ésta es una combinación de Fuego y Agua; por tanto, cada uno de ellos sabe inconscientemente que el otro (la otra) puede destruirlo. Un exceso de Fuego ariano puede deshidratar los delicados sentimientos de Cáncer. Un exceso de Agua de Cáncer puede ahogar el entusiasmo y las radiantes esperanzas del Carnero. En astrología, el Fuego representa el optimismo, y el Agua el pesimismo. Los dos elementos parecen ser incompatibles, pero otra palabra para designar el pesimismo es «cautela», algo con lo que Aries le convendría experimentar… y otra palabra para designar el optimismo es «fe», una virtud que le resultaría muy útil a Cáncer . Si estuvieran dispuestos a tomarse el tiempo necesario para traducir el mensaje destinado a sus respectivos corazones, quién sabe hasta qué alturas podrían remontarse juntos el Carnero y el Cangrejo. Quizás hasta la Luna… o hasta Marte.

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas realizar un análisis de pareja personalizado, puedes escribirme y solicitar una consulta. El pago se hace vía PayPal desde cualquier parte del mundo

Amada Astral

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: