Mujer ARIES Hombre ESCORPIÓN

Resultado de imagen para parejas emos

El recibió de muy buen grado el beso que no había sido para nadie. Qué curioso. Pero ella pareció satisfecha. El hombre Escorpión penetra en la vida hasta la médula. Tiene una capacidad casi sobrehumana para enfrentar los hechos concretos que le conciernen a él y que conciernen a los demás. Así que puedes asustarte un poco cuando deja que te metas entre bastidores para ver lo que sucede realmente detrás de su máscara de seguridad inconmovible. ¿Qué hace una mujer cuando le confían semejante secreto? Si es Aries, generalmente se enamora con increíble apasionamiento. Es posible que él le permita compartir partes de su ser que jamás le reveló a nadie más. Esto se explica porque admira su falta de malicia femenina. El Escorpión responde a su fresca inocencia y a la fe que deposita en él, y se siente conmovido por su lealtad. De alguna manera, este hombre intuye que la chica. Aries, a diferencia de sus hermanas de otros signos solares, no utilizará contra él lo que sabe acerca de su naturaleza interior. La venganza nunca es un arma de Aries. Aunque el Escorpión entiende y a veces utiliza la represalia, esto sólo lo induce, extrañamente, a valorar aún más la magnanimidad del Carnero. Por tanto, entre Aries y Escorpión puede existir un amor profundo cuya devoción apasionada y compenetración espiritual pocas veces tienen par.

Como ninguno de ellos queda satisfecho hasta haber vaciado la última gota de placer de la copa del romance, forman una buena pareja emocional. Mentalmente, están todo lo distantes que pueden estar dos personas que pertenecen a la misma raza humana. Él tiene la mente de Plutón, perspicaz, crítica, cauta y escéptica. Los procesos mentales marcianos de ella son atolondrados, directos, impulsivos y simples. Esta distancia que separa sus enfoques mentales puede encauzarse por dos senderos distintos. Puede añadir intriga y encanto a su relación, fundada sobre la ley de la atracción de los opuestos… o puede «quebrantar la ley» y ensancharse hasta formar un abismo que les impedirá comunicarse, incluso en aquellos planos en los que son parecidos y compatibles. El desenlace depende casi por completo de la forma en que se avienen el Sol y la Luna de sus respectivos horóscopos. Sin embargo, antes de que la relación llegue al punto en que podrá asumir formas definitivas, el hombre habrá formulado algunas preguntas penetrantes, y nadie formula preguntas penetrantes con más minuciosidad que un Escorpión, aunque sólo lo haga con los ojos. ¿Ella tolerará, mansa y respetuosamente, la verdad fría e implacable que él le asestará con frecuencia? No. No la tolerará. (¿Mansamente? Él debe de estar bromean-do.) ¿Ella se desintegrará ante la menor picadura del Escorpión? No. Nunca se desintegrará. Su reacción ante el agravio podrá oscilar entre un berrinche infantil y un acceso de cólera violenta. ¿Ella se lamentará y sollozará porque él se queda hablando en privado durante horas con una chica guapa acerca de la proyección astral y los ritos antiguos de las brujas? ¿Si hace qué? No. No se lamentará ni sollozará. Hará otras cosas. Sus cosas. Estoy dispuesta a olvidar que él formuló esta última pregunta, si él lo está. Y será mejor que lo esté.

Una reflexión para el hombre Escorpión que lee este texto: Si ella se comporta así ahora, piense lo que será el matrimonio con esta chica. Entiendo. Ya lo ha pensado. Lógicamente. Es difícil decirle a un Escorpión algo que él ya no sepa. Pero he aquí algo que él tal vez supone que nadie sabe. No obstante los resultados que dio el test de compatibilidades, el Escorpión cree que puede inculcarle a esta chica la forma de conservar la serenidad. Además, su espíritu vital y su fogosa independencia lo fascinan. El problema podrá empezar cuando el Escorpión descubra que nunca le enseñará a controlar sus emociones y a ser tan aplomada como él. Es posible que entonces el espíritu vital y la fogosa independencia que se le antojaron virtudes deslumbrantes, pierdan su atractivo. Mientras las cosas marchen por sus carriles él aceptará los modales agresivos de Aries. Incluso es posible que disfrute de ellos. Pero si ella insiste en obligarlo a adaptarse a un modelo emocional que entra en colisión con su naturaleza, él se revolverá como un Escorpión al que le han pisado la cola… y picará. Se sabe que los escorpiones contraatacan indefectiblemente cuando los pisan, aunque el pisotón sea involuntario. ¿Pero a quién se le ocurriría pisar adrede la cola de un Escorpión? A un Carnero.

Cuando un Escorpión se enfrenta con una situación que le resulta intolerable, no pierde el tiempo tratando de apartarla del camino, como Tauro; ni urdiendo planes para eludirla, como Libra; ni aceptando que se trata de algo predestinado, como Piscis. Lo único que le devolverá la paz espiritual será la aniquilación total del obstáculo. Por ejemplo, si alguien intenta imponerle un dogma religioso que va en contra de sus propios principios, le parecerá que conformarse con atacar solamente a la iglesia impertinente sería una reacción trivial, indigna del poderío de Plutón. En cambio, se empeñará en destruir las raíces y las ramas de toda religión, y se convertirá en un ateo militante. Si un delincuente empedernido entra en su hogar y le roba, no se conformará con ayudar a la policía a capturarlo. La deshonestidad lo ha amenazado personalmente, y por tanto hay que borrarla de la faz de la Tierra, aunque ello implique condenar a los criminales más peligrosos a la silla eléctrica… e imponer una larga sentencia a los niños de seis años que roban chocolate. Cuando una lesión sentimental le produce padecimientos emocionales, no le basta con pulverizar a la chica y su amorío. Trasmutará la fuerza increíble de su voluntad en una diatriba acerba y quemante contra todas las relaciones íntimas y contra la institución misma del matrimonio. Escorpión no hace nada a medias (por supuesto, tampoco cuando se trata de ser fiel, leal e íntegro). Los hombres de Plutón construyen hasta llegar al cielo… o destruyen hasta hundirse en el infierno. Por eso son tan interesantes.

Admito que tal vez «interesantes» no sea precisamente la palabra correcta, pero toda mujer regida por Marte captará la idea global. Se trata del viejo atractivo de la masculinidad, la virilidad y la fuerza. De todos modos, sería prudente que la chica Aries que se dispone a forjar un vínculo con un hombre Escorpión analice detenidamente la naturaleza de Plutón antes de exponer su fuego rutilante a ese torrente arrollador de agua. Si tiene alguna objeción, quiero decir. A lo mejor no la tiene. El magnetismo de Escorpión garantiza prácticamente que este hombre conseguirá todo lo que ambiciona, incluida la chica. Para mantenerse impasible ante la embestida romántica de un Escorpión hace falta una objetividad que la mayoría de los Carneros no poseen, sobre todo en vista de que ésta es una configuración de signos solares 6-8. Aries es la sexta casa astrológica de servicio para Escorpión. Escorpión es la octava casa de sexo para Aries. Y esto lo sintetiza más o menos todo. Ella le presta muchos servicios, con sorprendente docilidad, y él le suministra satisfacción sexual. Por supuesto, el intercambio no es siempre tan claro y simple. Pero básicamente la relación estimulará en ella una curiosa propensión a someterse a este hombre y a permitirle que se convierta en su amante, en tanto que él satisface el hondo deseo que experimenta ella de recibir pruebas físicas del tipo de amor total y eterno que necesita. Su atracción sexual recíproca puede prolongarse hasta la vejez, sin que se mitigue ni un ápice de la pasión original. Después de la muerte puede seguir ardiendo con la misma intensidad en el plano espiritual.

Es muy probable que esta pareja se retire de las salas donde proyectan películas porno con escenas sexuales explícitas. No crean todo lo que han leído acerca de Escorpión. Esta exhibición pública de intimidades ofenderá generalmente el sentimiento que el Águila tiene muy imbuido respecto de la naturaleza privada de las relaciones humanas en la misma medida en que ofenderá el idealismo de ella. El sexo sólo podrá causarles problemas si la tendencia de ella a exagerar el fuerte atractivo que él ejerce sobre las mujeres la induce a acusarlo de infidelidad… o si la típica desconfianza de Escorpión induce a interpretar el comportamiento libre y cordial de ella con todos los hombres como un coqueteo. Él debe comprender que ella es tan honesta e idealista, en el terreno del amor, que no cometerá adulterio si no la provocan exageradamente e incluso en este caso lo confesará casi antes de haberlo cometido. A la inversa, ella debe entender que, no obstante la apasionada entrega interior de él al sexo, el concepto que Plutón tiene del amor descansa sobre la pureza y la integridad. Cuando él satisfaga en el hogar sus necesidades (que son considerables), permanecerá totalmente inmune a las artimañas de las otras mujeres, aunque una de ellas intente seducirlo descaradamente en la calle (lo cual siempre es posible en el caso de los Escorpión).

Por consiguiente, la responsabilidad por la lealtad sexual de él recae íntegramente sobre ella, y deberá asumirla o atenerse a las consecuencias. Si ella consigue tolerar su aire taciturno de superioridad, sus silencios exasperantes y sus espesas murallas de reserva, su actitud un poco mezquina (comparada con la de ella) respecto del dinero, y sus férreas convicciones acerca del bien y el mal, aunque éstas difieran de las suyas, podrá disfrutar de una dicha perdurable junto a este hombre. Pero esto implica que la mujer Aries deberá ser muy tolerante, y los Carneros no se destacan por su paciencia. Tal vez la empresa le resultará más fácil si comprende que esas firmes convicciones acerca del bien y el mal, a las que él se aferra con tanta tenacidad y vehemencia, nacieron, en el nivel inconsciente, de las semillas kármicas de la ponderación y el equilibrio que dejó el signo precedente. Libra… y que ahora se han consolidado. Todo forma parte de su proceso de crecimiento kármico, espiritual. Realmente no puede evitarlo. Si él consigue desentenderse de los accesos de celos de ella, de sus despilfarros, de sus frecuentes reclamos de atención y de su actitud emocional un poco inmadura respecto de todos los problemas, encontrará en la chica Aries a la mujer que siempre buscó. Pero los Escorpión no son, por naturaleza, propensos a desentenderse de nada. Si la Luna o el ascendente de ella está en un signo de Agua o de Tierra (con excepción de Tauro) o si la Luna o el ascendente de él está en un signo de Fuego o de Aire (con excepción de Libra), podrán arriesgarse a descubrir juntos el lugar donde vuela el Águila… las flores mágicas que crecen en la cumbre de los farallones rocosos del Carnero.

Incluso sin semejante ayuda planetaria, estos dos pueden utilizar sencillamente su libre albedrío, y decidir que desean una relación armoniosa. Cuando Plutón y Marte suman sus fuerzas, no hay literalmente nada que no puedan materializar con su voluntad, y la felicidad no es una excepción. Cuando este hombre y esta mujer formulan un deseo dirigiéndose a sus propios astros, el firmamento tiembla, los cometas pasan vertiginosa-mente, y billones de estrellitas titilantes gritan a coro un obediente: «¡sí!»

Adaptación de Linda Goodman

Si deseas conocer más sobre tu relación de pareja, puedes escribirme y encargar tu Sinastría personalizada.

 

Sinastrías de Pareja

La sinastría o análisis de compatibilidad, es el estudio comparativo de dos o más cartas natales, cuyo objetivo es interpretar y comprender la dinámica de una relación ya sea esta de amistad, pareja, familiar, sociedad u otra. Con ella podemos conocer tanto sus fortalezas como las debilidades.

$55.00

 

Consulta especial del amor

En esta consulta analizamos todos los aspectos astrales y del tarot que puedan ayudarte a comprender tu relación o tu situación sentimental actual.

$35.00

 

Tarot del amor y de la relación

En esta categoría te ofrecemos varias tiradas de tarot para revisar tu relación sentimental o lo que esa persona especial siente o piensa de ti.

$25.00

Anuncios

10 Comments

  1. Muy completo y acertado. Pero me encantaría saber más sobre los ascendentes de cada signo puesto q el es del 10 de noviembre y yo del 17 de abril.

    Me gusta

  2. Muy completo y acertado. Pero me encantaría saber más sobre los ascendentes de cada signo puesto q el es del 10 de noviembre y yo del 17 de abril. Tenemos una oportunidad?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: