La Luna de Buda (Festival de Wesak)

En plenilunio, la primera luna llena del mes de Tauro, tiene lugar una de las festividades más solemnes del budismo: el festival de la Luna de Wesak. Es el día más sagrado del calendario budista en el que se celebra la existencia e iluminación de Siddharta Gautama, el Buda de la compasión.

Según la tradición esta Luna llena es muy energizante y positiva enviando ondas de compasión y paz al planeta. En todos los países de Asia con fuerte presencia budista suele ser día feriado y en general es celebrado en todas partes del mundo sin importar las creencias personales pues se trata de una actividad cuyo propósito es unir a toda la humanidad en un gran rayo de amor universal sacando siempre a relucir la mejor parte de cada cual, aquella que no habla de venganzas ni revanchas, de odios ni de racismos, de prejuicios o intolerancias sino de compasión y respeto hacia todo lo que nos rodea. Buda El primer Buda, Siddharta Gautama nació en el seno de una familia noble en Lumbiní, el reino de Kapilavatthu, una aldea del Terai -en el actual Nepal- situada a los pies de los montes Himalayas hace unos 2 600 años o sea unos seis siglos antes del nacimiento de Jesucristo. Dejó todas las riquezas de su palacio y vivió una vida de renunciante hasta su muerte impartiendo sus enseñanzas a sus discípulos y el pueblo en general. Según cuenta la historia una noche de Luna llena –similar a la de este día de Wesak- decidió no levantarse debajo del árbol en el que se había sentado, sin comer ni beber, hasta que hallara la respuesta al sufrimiento. La culminación de sus meditaciones llegó cuando tomó conciencia de que ya se había liberado definitivamente y no pesaba sobre él la ilusión del falso yo o falso ego y su verdadero ser había trascendido el espacio y el tiempo, la vida y la muerte. Al Buda se le considera universalmente uno de los grandes benefactores de la humanidad pues a lo largo de la historia sus enseñanzas han iluminado a millones de seres humanos y notables personalidades que se han inspirado en las mismas para conquistar metas elevadas sin recurrir a la violencia. El budismo es una de las pocas religiones que nunca ha entrado en guerras para imponer sus creencias a otros pueblos. Se caracteriza por practicar la tolerancia y respeto a todos enseñando que debemos obrar porque es bueno hacerlo y no por temor a un castigo o esperar recompensas, según nos enseña la Ley del Karma. Tanto es así que muchos la consideran más que una religión en el sentido tradicional, una forma de vivir, una actitud ante la vida que no pierde validez y que aún en estos tiempos modernos vale la pena asumir.

El Festival de Wesak Cada año, más y más personas de orientación espiritual están reconociendo la importancia de los tres Festivales espirituales principales de Aries, Tauro y Géminis como constituyentes de un flujo unido de energías que afectan a la conciencia humana. La Pascua, o el Festival del Cristo Resucitado, va seguido del Festival de la Luna Llena de Wesak, el Festival del Buda. Ambos se funden con la energía de la inteligencia de la raza humana durante el tercer Festival en Géminis, culminando en el Día Mundial de Invocación. Durante este período de Luna Llena, la atención se centra sobre Wesak, el Festival del Buda. Los que aceptan el hecho del Dios uno, como hacen la mayoría de las personas inteligentes en la actualidad, no tienen ninguna dificultad en aceptar igualmente que existen numerosas formas de acercarse a Él. Cada una de las principales religiones mundiales, que han surgido a través de los tiempos en diferentes épocas y entornos humanos, tiene un valor, una energía y una cualidad específicos que establecer en la consciencia humana. Las dos religiones, que han tenido mayor impacto y han estimulado los cambios más profundos en la consciencia humana durante los últimos dos mil quinientos años, han sido el resultado de la vida y trabajo de Gautama Buda y de Cristo. Tanto el Budismo en sus diversas formas como el Cristianismo bajo sus diversas denominaciones se han extendido por el mundo y juntos reúnen un numero de seguidores mayor que todas las demás religiones juntas. Para muchas personas, estas enseñanzas no constituyen algo separado o diferente, excepto como instituciones organizadas. Los valores que enseñan forman un desarrollo complementario y secuencial de los principios fundamentales. El Señor Buda funciona en la Vida planetaria como el intermediario espiritual entre el centro planetario superior, Shamballa, “donde la voluntad de Dios es conocida”, y la Jerarquía espiritual, el centro cardíaco planetario. El es la expresión de la sabiduría de Dios y el indicador del Propósito divino.

web-festival_del_wesak-11

El Buda es la encarnación de la Luz, así como el Cristo es la encarnación del Amor. Sirve durante el Festival de Wesak en el período de la Luna Llena de Tauro, para comunicar la luz de la sabiduría a la humanidad, a través del Cristo y de la Jerarquía. Cada año, mediante este acto de comunión y cooperación entre el Cristo y el Buda, se fortalece la relación planetaria entre el centro “donde la voluntad de Dios es conocida” y el centro “que llamamos la raza de los hombres”.  En la actualidad, lo más necesario es desarrollar la intuición y la discriminación de los discípulos del mundo. Deben aprender a sentir la visión superior, a responder al día de la oportunidad y a alcanzar la relación superior consciente, sea cual sea el precio para el ser inferior. Al hacer esto, deberán recordar que el ser inferior, debido a su naturaleza íntima y cerrada, parecerá anormalmente atractivo y puede transcenderse sólo a un precio infinitamente elevado. Por lo tanto, debe desarrollarse la intuición grupal, y el sentido de valores debe ajustarse mucho más adecuadamente, antes de que pueda estar a la altura de los requerimientos y cumplir su función, que es inaugurar la nueva era. El descenso de fuerza espiritual, en el tiempo del Festival de Wesak, tiene como objetivo la estimulación de la intuición de los discípulos agrupados, de los aspirantes y de la gente de buena voluntad. Las Fuerzas de Iluminación están especialmente activas durante este período de los Festivales. Emanan del centro cardíaco y están relacionadas con la comprensión y la sabiduría divinas. El Buda y el Cristo constituyen las dos expresiones más destacadas de esta energía de amor sabiduría hasta la fecha. Las Fuerzas de Iluminación afectan, especialmente, a los grandes movimientos educativos y a los foros de gentes en todas las tierras, así como afectan a la cualidad de los valores que se despliegan a través de los medios de comunicación de masas. Todas las formas de comunicación publica, los oradores, los escritores, los comentadores y los trabajadores sociales, resultan afectados por esta energía que fluye a la mente. La misma consciencia humana es, actualmente, receptora de las energías de iluminación que introducen nuevas ideas e influencian los asuntos humanos en general.

El Festival de Wesak forma un punto de cohesión para quienes, en síntesis y simbólicamente, se unen en meditación y en pensamiento reflexivo como representantes tanto del Reino de Dios como de la humanidad. Establece una solidaridad fáctica entre los acercamientos Orientales y Occidentales a un entendimiento superior, porque tanto el Cristo como el Buda están presentes y activos durante este ciclo anual. El Festival de Wesak es un Festival de Luna Llena universal, o planetario, para gentes de todas las creencias. Es un elevado punto de inspiración para el trabajo del año venidero. Todos pueden cooperar en la consciencia en este flujo singularmente disponible de energías espirituales. Todos pueden participar en la meditación y en el esfuerzo por expresar una hermandad práctica como forma de vida. El valor de semejante servicio grupal unido, en el alineamiento con el Cristo y el Buda y las Fuerzas de Iluminación, es obvio e inspirador. Mediante el empleo del mantram o plegaria mundial, la Gran Invocación, las energías disponibles pueden invocarse magnéticamente y ponerse, literalmente, al alcance de la consciencia humana. El poder de una idea colectiva hace maravillas y esta Luna llena millones de personas en todo el mundo se unirán con un pensamiento positivo con los lamas y peregrinos de Wesak dirigiendo su atención al mundo y enviándoles vibraciones de amor, compasión, tolerancia y respeto a todas las criaturas. ¡Una hermosa actividad en la que todos podemos participar y poner nuestro granito de arena para heste mundo en que vivimos un poco mejor!

Fuente:
Hermandad Blanca Misionaria

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .